1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL SALÓN ELÉCTRICO

Las mil almas del cine comunista

Estos rojos sabían hacer buen cine, lo reconocerán hasta los más furibundos anticomunistas, no todo va a ser hambre y piojos

Pilar Ruiz 27/03/2021

<p>Cartel promocional de Octubre, de Serguéi Eisenstein y Grigori Aleksándrov.</p>

Cartel promocional de Octubre, de Serguéi Eisenstein y Grigori Aleksándrov.

D.P.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Una bandera roja ondea bajo la Puerta del Sol. A pesar de que el proletariado ya no exista –el capitalismo lleva décadas convenciéndonos de que todos somos clase media–, su dictadura amenaza a la democracia. Ah, qué nostalgia de los bellos tiempos del PCE de Carrillo y el eurocomunismo, incluso los de la domesticada IU que unos jóvenes se pimplaron en el pacto de los botellines. “Comunismo o Libertad”: elocuente. Aunque haga tres décadas de la caída del Muro de Berlín, si está usted radicado en Madrid –que es España– elija la papeleta adecuada o verá El acorazado Potemkin (1925) navegando por el Manzanares. Ya están calentando sus cámaras los nuevos Eisenstein, Vertov, Kuleshov, Pudovkin… Estos rojos sabían hacer buen cine, lo reconocerán hasta los más furibundos anticomunistas, no todo va a ser hambre y piojos. Al menos hasta el comienzo de las purgas; vanguardias artísticas versus realismo siberiano. Hubo que esperar décadas para ver en pantalla la pulsión destructora de la revolución rusa contra sus artistas e intelectuales: Doctor Zhivago (Lean, 1965) mostraba dos de las muchas almas bolcheviques; la del sibilino estratega y la del idealista convertido en homicida feroz. Ambos persiguen poetas (el alma de Rusia) y pasean por un Moscú de pega: era Madrid.

 No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Estación de las Delicias (Madrid), Moscú de Zhivago

Después de la caída del Muro, los cineastas rusos ajustaron cuentas de manera definitiva con su pasado soviético y estalinista. Mijalkov con ecos de Chejov en Quemado por el sol (1994) –secuela tan prescindible como la deriva ultranacionalista del director– o Chujrai en Vor, el ladrón (1998) terrible metáfora sobre Stalin como padre putativo y criminal. Los peliculeros de la órbita del Telón de Acero –término acuñado por Goebbels– también llevan décadas denunciando los crímenes comunistas (Esos subvencionados, ya se sabe; siempre hablando del pasado). Un botón de muestra: RDA, La vida de los otros (Donnersmarck, 2006) y Good bye, Lenin, (Becker, 2003); Polonia, Cold War (Pawlikowski, 2018); Rumanía, 4 meses, 3 semanas y 2 días (Mungiu, 2007). Y en la antigua Yugoslavia, Papá está en viaje de negocios (Kusturica, 1985), con padre deportado por hacer un chiste sobre Stalin. Kusturica, bosnio que defendió el ultranacionalismo serbio y los crímenes de Milosevic y Mladic durante la guerra de los Balcanes, también ha firmado un documental hagiográfico sobre Pepe Mujica (2018). Ser balcánico debe de ser complicado. 

Pero ¿se pueden hacer bromas sobre un genocida como Stalin? Las derivas censoras reprochan estas gracietas, pero los creadores no tienen dudas: no solo se puede sino que se debe. Ahí tienen la desternillante La muerte de Stalin (Iannucci, 2017), quizá más realista que un documental emitido a las 2 de la mañana. Además, hay que recordar que la bolchevique más famosa de la Historia, Ninotchka (Lubitsch, 1939) sale de una comedia pura. 

 Papeles de cine: Nina Ivanovna Yakushova, Ninotchka

Garbo bolchevique

Otro tipo de comedia es La chinoise (1967) con Godard derramando su afamada mala leche sobre el maoísmo en el que militó. Porque si alguien conoce bien el comunismo es el cine francés; llevan caminando juntos desde los años 30. A nuestro juicio, la mejor y más completa reflexión fílmica sobre las razones y sinrazones, esplendor y caída de la Revolución rusa se encuentra en El último bolchevique (1992) donde el –amado– líder del cine ensayo, Chris Marker, repasa la vida y obra de su amigo Alexander Medvedkin, director de La felicidad (1934). Metraje encontrado para un discurso intelectual y poético que destruye y reconstruye la promesa histórica de felicidad y justicia que el propio Marker compartió. ¿Complejidad? Sí; mucha. 

Cuando los comunistas no tienen sentido del humor llegan la represión y el Gulag: La confesión (1971) de Costa Gavras repasa las torturas estalinistas en los procesos de Praga de 1952 con guion de Jorge Semprún, ministro socialista de Cultura, también preso y torturado por los nazis en Buchenwald por comunista. El director de Z y Missing no se casa con nadie, siempre fiel a una izquierda enfrentada a todos los totalitarismos. Pero para represión, la versión oriental del comunismo en China y su revolución cultural filmada por Chen Kaige (Adiós a mi concubina, 1993) o Zang Yimou (To live, 1994). A ojos occidentales, el comunismo chino, ahora también capitalista, resulta complicadísimo. 

 Exposición de Cine Artístico Chino arranca en Tokio con película en 3D

Horror maoísta vs. horror vacui en Adiós a mi concubina

En la Europa del otro lado del Telón se cuenta otra película. Por ejemplo, en Italia, donde el cine tras Mussolini no se entiende sin el PCI, durante décadas el más relevante partido comunista de Occidente. Pasolini, Visconti, Scola, Zabattini, Antonioni, Pontecorvo, Cecchi D’Amico, Bellocchio, Risi… una lista comunistoide interminable. Tampoco se entiende su historia política sin el comunismo –y la guerra sucia contra él– ni su vertiente terrorista, ahí están las Brigadas Rojas de La mejor juventud (Giordana, 2003). Quizá la película más comunista de todos los tiempos sea italiana: Novecento (1976) ondea la bandera roja con emoción y épica en manos del marxista Bertolucci.

En España, el comunismo fue el Diablo al menos hasta 1975. Cosas propias de vivir en un régimen fascista, ese que ahora tiene tantos defensores. Y defensoras. Pero muchos cineastas que protagonizaron la Transición democrática militaban o eran “compañeros de viaje” del PCE. Por supuesto, hacían películas propias de “malos españoles” como Juan Antonio Bardem en Siete días de enero (1979), crónica sobre la matanza de los abogados de Atocha a manos del terrorismo de ultraderecha anticomunista. 

En estilo bien distinto y una muy libre adaptación, Gutiérrez Aragón convertía al Kurtz de El corazón de las tinieblas de Conrad en un maqui  muy asilvestrado y molesto para los mandos del Partido en El corazón del bosque (1979). Y también retrata al maquis Mario Camus en Los días del pasado (1978), interpretada por dos famosos miembros del PCE: Pepa Flores y Antonio Gades. Los dos directores cántabros nacieron en un territorio plagado de guerrilleros echados al monte tras la Guerra civil y que la población, ya fuera por miedo o admiración, convirtió en figuras legendarias. Pero la visión alternativa sobre la condición comunista la tenía que dar Eloy de la Iglesia en El diputado (1978). Pepe Sacristán, candidato a la secretaría general de un partido muy parecido al PCE, es un homosexual metidísimo en el armario. Dedo en la llaga de la homofobia roja, donde el puño en alto se solía descargar la ferocidad de la moral católica –religiones todas–, El diputado propone una metáfora eficaz: la clandestinidad de los comunistas corre pareja a la de una sexualidad social y penalmente castigada hasta hace bien poco. (Durante el franquismo, el PCE rechazó la solicitud de militancia que hizo De la Iglesia con esta frase literal: “No podemos permitir que se nos llene el Partido de maricones”. Cuando al fin fue admitido en el seno comunista, Eloy se echó a llorar diciendo: “¡Por fin soy roja!”.) Idéntico tema trata Fresa y chocolate (Gutiérrez Alea, 1993), cuando el castrismo enviaba a los homosexuales cubanos a cortar caña por contrarrevolucionarios y disidentes de los gustos oficiales. Para más abundamiento, Conducta impropia (1984), documental de Orlando Jiménez-Leal y el famoso director de fotografía Néstor Almendros, antifranquista, antibatistano y anticastrista.

Si cruzamos las 90 millas, nos topamos con Hollywood y la persecución macartista que llevó a la cárcel o al ostracismo a miles de actores, guionistas, directores y técnicos militantes o simpatizantes del partido comunista e incluso a progresistas sin adscripción política. Durante esos años de infamia, la maquinaria produjo infinidad de películas con un mensaje: el único comunista bueno es el comunista muerto. Aunque la mayoría de ellas fueran pésimas, como las producciones B de Howard Hughes, furibundo caza rojos, hay excepciones: El mensajero del miedo (Frankenheimer, 1962), inspiración de muchas otras producciones como la reciente serie Homeland (Fox) y La ley del silencio (1954), justificación muy polémica del brillantísimo director y delator Elia Kazan. Demostrando al trumpismo que en la meca del cine hay mucho rojo rencoroso, están las del otro lado desde que Espartaco (Kubrick, 1960) pusiera fin a las listas negras: Tal como éramos (Pollack, 1974),  La tapadera (Ritt, 1976); Caza de Brujas (Winkler, 1991), Buenas noches y buena suerte (Clooney, 2005) o Trumbo (Roach, 2016). 

¿Pero qué es el comunismo? La gran pregunta atañe al origen y naturaleza de una idea que, antes que nada, fue comunera. La Comuna. París, 1870  (Watkins, 2000) a medio camino entre la obra colectiva, el docudrama y la película histórica, es un maratón de seis horas sostenido por la ambición de trasladar al discurso de las imágenes el espíritu que animó la legendaria revolución que cumple 150 años. Una joya.

Según el cine y sus autores, el comunismo no tiene una sola alma sino infinitos rostros, versiones e interpretaciones sobre la forma de combatir y reparar las injusticias del mundo incluso cuando alguna de esas almas se convierte en excusa para la peor de las tiranías. Lo otro, lo que no pretende destruir las injusticias sino mantenerlas y agrandarlas, es muy sencillo de entender y fácil de encontrar: siempre se esconde tras la pregunta ¿eres comunista? 

 

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió dos novelas: El Corazón del caimán y La danza de la serpiente (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí