1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Racismo y machismo

Los futbolistas se rebelan contra el acoso en las redes sociales

Jugadores y organizaciones del sector reclaman a varias plataformas medidas más contundentes para frenar los mensajes ofensivos que reciben los deportistas y sus familiares

Ricardo Uribarri 28/03/2021

<p>El futbolista del Arsenal Eddie Nketiah.</p>

El futbolista del Arsenal Eddie Nketiah.

Twitter

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Ojalá mueras de Covid”; “Espero que tengas una terrible lesión para que nunca juegues otro partido”; “Te deseo lo peor para el resto de tu vida. Confío que tengas una dolorosa muerte”; “Sé cómo Enke (jugador que se suicidó en 2009) y lánzate frente a un tren”. Estos son solo algunos ejemplos de los insultos y amenazas que reciben futbolistas, árbitros y entrenadores por redes sociales. La mayoría proceden de personas que se esconden detrás de cuentas anónimas. Un acoso que se viene produciendo desde hace tiempo, pero que sigue sin ser atajado por las empresas propietarias de las plataformas, lo que ha llevado a quienes lo sufren a alzar la voz para denunciar el problema y pedir soluciones.

En las últimas semanas hemos podido ver videos protagonizados por internacionales alemanes y uruguayos en los que denuncian esta situación. El de los germanos finaliza con la siguiente conclusión: “Un discurso de odio no es una opinión. Hay un humano al otro lado de la pantalla”. En el de los jugadores charrúas, realizado a raíz de los ataques que recibió Denis Olivera, se hacen reflexiones como que “escribir desde el anonimato no te permite decir lo que sea sin medir las consecuencias” y se transmite el lema de “seamos responsables”. El inglés Marcus Rashford, del Manchester United, publicó este contundente mensaje tras los insultos raciales recibidos: “Soy un hombre negro y estoy orgulloso de serlo. Ningún comentario va a hacerme sentir diferente”.

Los jugadores no están solos en esta lucha. Tienen el apoyo de sus clubes y de las organizaciones del sector, que han decidido reclamar mayor implicación a los que tienen la posibilidad de frenar esta situación, los dueños de redes como Facebook y Twitter, donde se producen la mayoría de estos ataques. Según un estudio hecho público por el sindicato mundial de futbolistas (FIFPro), alcanzan ya al 40% de los jugadores en Inglaterra. Muchos de los afectados no se explican como un contenido pirateado se elimina en minutos de esas plataformas y en cambio no se tomen medidas contundentes contra los excesos verbales. “El abuso en las redes sociales debería ser fácil de detener”, señala Rashford.

Los jugadores tienen el apoyo de sus clubes y de las organizaciones del sector, que han decidido reclamar mayor implicación a Facebook y Twitter

Por eso, la Premier, junto a la Federación Inglesa, las asociaciones de jugadores, entrenadores y árbitros del país británico, y la organización benéfica antidiscriminatoria Kick It Out, han mandado una carta al presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, y al director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, donde afirman que “vuestra falta de acciones ha creado la tendencia de que las personas que insultan están por encima del bien y del mal. El incansable flujo de mensajes racistas y discriminatorios se retroalimenta. Cuando más lo permiten Twitter, Facebook e Instagram, más normal se vuelve. Por razones de decencia humana usen el poder de sus sistemas globales para ponerle fin. El lenguaje utilizado es degradante, amenazante e ilegal. Causa angustia a los destinatarios y a la mayoría de personas que aborrecen el racismo, el sexismo y la discriminación de cualquier tipo. Sus plataformas siguen siendo refugios para el abuso. Una minoría ha encontrado espacios protegidos donde decir lo que quieran sin tener en cuenta la ley”.

Por el mismo camino ha ido la Liga de Fútbol Profesional de Francia, que en un comunicado señaló que “en el momento en el que el fútbol no puede estar directamente conectado con los hinchas, los protagonistas de los partidos y personas próximas a ellos son objeto de insultos racistas y de odio en las redes sociales. Jugadores, entrenadores, dirigentes… Todos ellos se han convertido en objetivo fácil de las personas que casi siempre se refugian en el anonimato de las redes sociales para insultarlos con total impunidad”. De ahí que la dirección de la patronal futbolística gala se haya reunido con responsables de las plataformas tecnológicas para reclamarles que tomen medidas para evitar esta problemática. Dirigentes de estas empresas, como el vicepresidente de Facebook para el sur de Europa, Laurent Solly, se defiende argumentando que en los últimos meses han adoptado medidas contra millones de mensajes de odio, pero reconoce que “hay mucho por hacer”. De momento, se han comprometido a trabajar con diferentes asociaciones para promover comportamientos responsables en internet y a crear un grupo de trabajo con miembros de la liga francesa para acelerar la puesta en marcha de medidas, además de reflexionar conjuntamente sobre nuevas soluciones. ¿Suficiente?

Hay quien piensa claramente que no. Son muchos los que piden tolerancia cero con estos actos, algo que no ocurre en todas las ocasiones. El club galés Swansea protestó después de que su jugador Yan Dhanda recibiera ataques raciales tras una derrota del equipo. La consecuencia para la cuenta desde la que se mandó el mensaje fue la simple desactivación de algunas funciones de mensajería de Instagram por un tiempo indeterminado. La entidad emitió un comunicado donde se mostraba “conmocionada y sorprendida por la indulgencia mostrada. Es espantoso que Facebook (propietaria de Instagram) no pueda empatizar más con la víctima de mensajes tan ofensivos”. Un portavoz de la empresa tecnológica justificó la medida con el argumento de que “creemos que es importante que la gente tenga la oportunidad de aprender de sus errores”. 

Hace dos años, los profesionales del fútbol ya dieron la voz de alarma respecto a esta problemática, promoviéndose desde Inglaterra un boicot de 24 horas a las redes sociales

En la misiva enviada por las organizaciones que comprenden el fútbol inglés a los responsables de las plataformas, se dan ideas sobre algunas de las decisiones a tomar para evitar esta situación: filtrar y bloquear mensajes antes de que se puedan enviar si contienen material racista, utilizar medidas más “robustas” para eliminar mensajes racistas, un sistema de verificación para que la policía pueda identificar a los agresores, que los reincidentes no puedan abrirse cuentas nuevas y que estas plataformas ayuden a las autoridades a la hora de identificar a los agresores. Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, el acoso no solo se circunscribe a los protagonistas del juego, sino también a sus familiares, lo que crea aún mayor angustia en los que lo sufren. El árbitro Mike Dean pidió no arbitrar un fin de semana después de que familiares suyos recibieran amenazas de muerte en sus perfiles privados.

Hace dos años, los profesionales del fútbol ya dieron la voz de alarma respecto a esta problemática, promoviéndose desde Inglaterra un boicot de 24 horas a las redes sociales bajo el lema “Enough” (Suficiente, basta). Sin embargo, esta llamada de atención no sirvió de nada, como se ha comprobado posteriormente. De ahí, que hayan surgido voces que sugieren nuevas iniciativas por parte de los afectados. Así, Piara Powar, responsable de la red FARE (Football Against Racism in Europe), organización que combate la desigualdad en el fútbol, asegura que “lo que probablemente necesitan hacer ahora los jugadores es tener su propio boicot. ¿Te imaginas si los clubes de la Premier League, aunque sea simbólicamente por un día de este año, pidieran un boicot al uso de las redes sociales por parte de sus fanáticos, no publicaran nada durante un día y luego siguieran haciéndolo hasta que las plataformas mostraron una intención seria?”.

Una idea compartida por Jonas Baer Hoffman, secretario general del sindicato mundial de futbolistas, FIFPro, que afirma que “si los jugadores empezaran a boicotear esas plataformas, las compañías lo sentirían muy rápido y probablemente reaccionarían más deprisa de lo que lo hacen ahora”. FIFPro también pide a instituciones públicas como la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, gobiernos nacionales y organizaciones internacionales relevantes, acelerar regulaciones más estrictas para proteger a sus ciudadanos. En opinión del sindicato, “se requiere una acción unida y decidida de los atletas, sus representantes colectivos, las instituciones públicas y la industria del deporte para lograr la implementación de salvaguardas adecuadas que aseguren que las plataformas sean seguras y acogedoras para todos”.

Hay quién, por el contrario, cree que no debe ser necesario llegar al boicot. El director de comunicaciones del Manchester United, Charlie Brooks, prefiere centrar el tema en la identificación de los acosadores, según dijo en la cadena Sky News: “Los jugadores no deberían tener que salir de las redes sociales, que son una gran herramienta para que se comuniquen con sus fans. Creo que el problema surge cuando a las personas que acosan se les permite esconderse detrás de cuentas anónimas. Necesitamos ver cuentas identificables y verificables. A veces hay buenas razones por las que algunas personas quieren permanecer en el anonimato, pero no debería darse el caso de que no puedan ser rastreadas o identificadas si van a continuar con este tipo de abuso”.

Después de un ataque racista sufrido por Eddie Nketiah, jugador del Arsenal, en un mensaje recibido por Twitter, el director ejecutivo del club londinense, Vinai Venkatesham, hizo público un pensamiento, durante un reciente evento sobre fútbol celebrado en Londres, con el que muchos están de acuerdo: “El abuso de tantos de nuestros futbolistas negros en las redes sociales es, probablemente y posiblemente, el mayor problema que tenemos en el juego en este momento. Los futbolistas, árbitros y entrenadores son todos seres humanos y tienen sentimientos como cualquier otra persona, y realmente no debemos subestimar el impacto que el abuso de las redes sociales puede tener en un individuo. No estoy diciendo ni por un momento que esto sea simple y fácil. Pero el fútbol, ​​los jugadores y las empresas de redes sociales deben unirse para resolver esto. Si no logramos un progreso positivo, realmente me preocupo mucho por el camino que seguimos”.

Estos ataques verbales, que se producen diariamente, necesitan encontrar una respuesta que los atajen lo antes posible. Los que los sufren, como dice uno de ellos, el técnico español del Arsenal, Mikel Arteta, ya están haciendo lo que deben: denunciarlo. De palabra y con gestos como arrodillarse antes de los partidos para hacer visible la situación: “Esto no va a parar mañana, ya lo sabemos, pero quizá podamos hacer algo a medio o largo plazo. Eso es lo que hay que intentar”. El balón está ahora en el tejado de las empresas tecnológicas. Veremos qué hacen con él.

 

“Ojalá mueras de Covid”; “Espero que tengas una terrible lesión para que nunca juegues otro partido”; “Te deseo lo peor para el resto de tu vida. Confío que tengas una dolorosa muerte”; “Sé cómo Enke (jugador que se suicidó en 2009) y lánzate frente a un tren”. Estos son solo algunos ejemplos de los insultos y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí