1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Enrique Vega Fernández / Coronel de infantería

“El rey es un capitán general sin mando en plaza”

Gerardo Tecé 7/02/2021

<p>El coronel Enrique Vega, de paisano.</p>

El coronel Enrique Vega, de paisano.

Foto cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A sus 74 años, el coronel de Infantería Enrique Vega Fernández (Madrid, 1946) puede decir que ha dedicado su vida al Ejército. 47 años de carrera militar al mando de unidades de operaciones especiales o paracaidistas y numerosas misiones internacionales. A esos 47 años hay que sumarle otros ocho. Son los que lleva en la reserva desempeñando una nueva misión que en realidad es la misma que le ha acompañado durante toda su carrera: el impulso de los valores democráticos dentro de las Fuerzas Armadas y la denuncia de los residuos franquistas que siguen sobrevolando el Ejército. Además de secretario y profesor del Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado (IUGM) de la UNED, el coronel Vega Fernández es portavoz del Manifiesto contra el franquismo en las Fuerzas Armadas y me atiende al teléfono con una voz que no disimula su edad, con un tono disciplinado que no oculta que quien está al otro lado es un militar.

Enrique, encantado de charlar con usted, pero ya sabe que me hubiese gustado tener aquí a un militar en activo con el que hablar de movimientos de ultraderecha dentro de las FF.AA. españolas. ¿Por qué es tan complicado?

Pues porque puede haber problemas como, de hecho, ya los ha habido. Problemas disciplinarios y, sobre todo, laborales. Ya sabes que la normativa militar prohíbe las expresiones de carácter político, lo cual es bastante absurdo, porque cuando se exalta al rey, por poner un ejemplo, también se está haciendo política. En este sentido, se confunde apoliticismo con apartidismo. Ahí está el caso del cabo Santos –expulsado del Ejército por firmar el mismo manifiesto del que es portavoz el coronel Enrique Vega–, que no es el primero ni será el último. Esa es una de las razones por las que quienes podemos hablar somos el personal retirado, quienes ya no estamos sujetos a esa legislación militar y por lo tanto tenemos libertad de expresión como un ciudadano más.

Pero me parece especialmente curioso que, con el reglamento militar en la mano, ese reglamento que obliga a la neutralidad política, no se atrevan a hablar militares en activo para, precisamente, denunciar que la neutralidad política se rompe habitualmente y sin consecuencias disciplinarias por parte de estas tendencias ideológicas de ultraderecha.

Volviendo al caso del cabo Santos como ejemplo, por lo que se considera que ha usado expresiones partidistas es porque firma su parte del manifiesto y acaba diciendo “salud y república” o algo así. Entonces, se aprovecha esa frase y se le dice “oiga, usted no puede decir esto porque está usted en activo”. Lo que pasa es que hay una tendencia interna en el Ejército que está normalizada: si se dice viva el rey o se hace apología de otro tipo de cosa, no se está haciendo política y si se dice viva la república, pues sí que se considera que estamos ante una expresión política. Quien decide si eso es una expresión política o partidista, y por tanto sancionable, es la cadena de mando.

En el Ejército, si se dice viva el rey no se está haciendo política, pero si se dice viva la república sí que se considera que estamos ante una expresión política

¿Hay dentro de las Fuerzas Armadas movimientos fascistas, ultraderechistas, franquistas, llámelo como quiera, organizados?

Yo no creo que haya organizaciones franquistas o neofascistas dentro del Ejército, como ha podido pasar recientemente en Alemania. Hay personas. Hay un número muy considerable de personas nostálgicas del régimen de Franco y además se da en mayor proporción dentro de las Fuerzas Armadas que en la sociedad civil. Eso sí es cierto y lo podemos constatar día a día.

Sé que me ha insistido mucho en no hablar de usted, sino del manifiesto del que es portavoz, pero creo que su historia personal puede ayudar a entender el tema del que hablamos. ¿En sus años de servicio le ha supuesto un problema haber sido un militar con valores democráticos sólidos? A propósito, ¿cuántos años de servicio han sido?

Han sido 47 años de servicio. O sea, que sé de qué hablo. Y sí, he tenido mis problemas. No excesivamente grandes nunca, pero sí que los he tenido. Por pensar como pienso y por defenderlo. Yo siempre he procurado decir lo que pienso.

¿Me puede contar alguno de esos problemas?

Por ejemplo, yo nunca ascendí a general cuando mucha gente me decía, pero oye, tú por qué no has ascendido. Claro, no voy a ser yo quien diga que me lo merecía, eso sería como decir que yo era mejor que mis compañeros que ascendieron. O ¿por qué no me han dado ese destino para el que yo creía estar capacitado? Pero claro, el sistema dentro de las Fuerzas Armadas es opaco. Hay mucha decisión personal, mucha libre designación. Así que dices: bueno, será esto o será que la persona a la que se lo han dado es más adecuada que yo.

Ha conocido usted las FF.AA. del franquismo y también las de la democracia. ¿Han sido muy distintos los problemas con los que se ha encontrado?

Te pongo dos ejemplos. Estando de capitán de cuartel en 1972 o 1973, no recuerdo bien, pero con Franco aún vivo, tuve 15 días de arresto porque un 25 de diciembre, un día que quedaban cuatro gatos en el cuartel, se me ocurrió decir que, por ser un día señalado y de fiesta, por la mañana no se tocaría diana y el desayuno y la misa serían voluntarios. Me cayeron 15 días de arresto y me llamó la atención que no me arrestaron por saltarme la parte militar, el toque de diana, sino por poner la misa voluntaria. Entendieron perfectamente que un 25 de diciembre el capitán se saltase el toque de diana, pero no que la misa fuera voluntaria. Y ya estando en democracia, año 1984, ingresé en el curso de Estado Mayor y un día, porque cuadró en una de las actividades programadas, yo dije públicamente que era ateo y de izquierdas. A partir de ese momento, aquello se convirtió en capitán Vega esto, capitán Vega lo otro… Mis propios compañeros me decían “¿qué pasa contigo?, ¿por qué te hacen esas preguntas tan raras?” Hasta que el número de suspensos fue tal que me iban a dar de baja en el curso según la normativa. Pero tuve la inmensa suerte, y esto lo digo siempre, de que fue mi propia promoción, que no pensaba ideológicamente como yo, la que dijo “esto no puede ser” y se fueron directamente al director a denunciar lo que estaba pasando: no lo están suspendiendo por motivos académicos, lo están suspendiendo porque pasó esto, por lo que dijo. Y el director lo entendió y no causé baja. De hecho, soy diplomado del Estado Mayor. Este tipo de cosas son las constatables, las evidentes. Pero ha habido muchas otras. He tenido compañeros a los que han llamado y les han dicho “ten cuidado de juntarte con este, que eres demasiado amiguete y lo tenemos aquí apuntado”. A pesar de eso, he tirado siempre para adelante. Tengo una enorme vocación militar.

Después de tantos años en la empresa, como usted lo llama, ¿por qué cree que el ambiente dentro de las Fuerzas Armadas está tan escorado a la derecha, dando sensación a veces, se lo digo desde la sociedad civil, de nido de la ultraderecha? Es algo curioso que no ocurre en otros gremios.

No creo que se pueda decir de forma tajante que las Fuerzas Armadas, igual que la Guardia Civil, sean un nido de la ultraderecha. Lo que pasa es que la mentalidad de la inmensa mayoría de oficiales y suboficiales es conservadora. Recientemente hemos visto el caso de estas cartas al rey, los chats, los manifiestos, etc., que son los que nos han hecho dar el respingo y preguntarnos qué está pasando. Si nos fijamos bien, todo esto viene de personas con una cierta edad. Son unas generaciones que yo conozco bien porque pertenezco a ellas. Son unas generaciones que nos hemos criado en los años finales de los 50, los 60, los 70. Yo lo que creo es que hay una gran nostalgia de ese tiempo. Nostalgia de ese tiempo en el que había una enorme autonomía militar respecto a la sociedad civil, nostalgia de una jurisdicción militar que abarcaba mucho más de lo que hoy abarca. En aquella época nos decían, y yo nunca entendí por qué, porque estábamos muy mal abastecidos de armamento y material, que éramos la columna vertebral del régimen. Todo esto creaba una sensación de casta especial. Y ahora de repente ya no lo somos o cada vez lo somos menos. Es nostalgia de ese tiempo. Por eso, digo siempre que se puede hablar de fascismo, pero que ya en aquella España nadie era fascista, nadie levantaba el brazo, Franco no llevaba la boina roja. Era simplemente una España terriblemente autoritaria, dependiente de los Estados Unidos y con una obsesión: el comunismo. Esa es la España de la que yo creo que son nostálgicos estos militares de los chats y las cartas al rey.

Sabemos lo que piensan los oficiales de mi generación, pero no sabemos qué piensan los oficiales jóvenes y la tropa profesional

¿Cómo son los mandos militares de hoy en día?

Ahora mismo no tenemos medios para saber qué piensa la oficialidad y la suboficialidad joven. Porque en los cuarteles hoy no se habla de esto. Al menos cuando yo me fui, hace 8 años. Hace bastantes años se hizo un estudio sobre los cadetes de las academias militares. Y el mismo estudio, el mismo método, se aplicó en distintas facultades de diferentes universidades. Sobre este tipo de cosas. Sobre mentalidades. Y salía bastante aproximado, ¿eh? No veías una mentalidad muy distinta en las academias militares con respecto a la media de los universitarios. Es decir, según aquel estudio, el abanico de mentalidades de quienes entraban en el Ejército y la Guardia Civil no era muy distinto del abanico de mentalidades que encontrábamos en otros ámbitos de formación de la sociedad civil. Lo interesante sería saber ahora cómo, una vez dentro de la institución, ha evolucionado la mentalidad de aquellos que entraron. Tenemos un vacío, porque sabemos lo que piensan los oficiales de mi generación, pero no sabemos qué piensan los oficiales jóvenes y la tropa profesional, incluidos los guardias civiles. No creo que ni las Fuerzas Armadas ni la Guardia Civil sean hoy un nido de ultraderecha, pero sí que existe mucha tendencia al autoritarismo, queda ese residuo. No hemos asimilado quizá del todo que la tropa ya es profesional.

No sabemos lo que piensan los oficiales en activo, pero sí lo que a veces permiten, comportamientos que son preocupantes. ¿Conoce el vídeo publicado por nuestros compañeros de La Marea con militares haciendo el saludo nazi y cantando canciones de la División Azul?

Sí, lo conozco. De hecho, en el vídeo creo que aparece algún suboficial. Ahí está el tema, que quien decide si eso es una expresión política o partidista, y por tanto sancionable, es la cadena de mando. En este caso del vídeo salió y actuó el Ministerio. Pero si no sale, si el asunto no se hace público, es la cadena de mando la responsable. Y, según el actual reglamento, no puede ser que un superior no corrija estas actuaciones.

Tiene usted una experiencia amplia en misiones internacionales. ¿Es muy diferente lo que ocurre en las Fuerzas Armadas españolas respecto a otros cuerpos militares europeos?

No nos diferenciamos tanto. En general, la mentalidad conservadora está bastante extendida en los ejércitos europeos y también en el norteamericano. Cosa que no es ni buena ni mala, es así. Lo que pasa es que en España tenemos una circunstancia que no se da en otros países. O que, si se dio algo parecido, se cortó de raíz. Aquí tenemos una experiencia de golpes militares relativamente recientes y que está presente en el subconsciente. Tenemos a Primo de Rivera, tenemos el golpe de 1936 y los 40 años de dictadura, tenemos el intento del 23F y otros tantos que hubo alrededor del 23F. Esto hace que las tendencias de nostalgias de otra época las tengamos más vivas que en otros lugares. En otros países puede haber una mayoría conservadora, pero no pasa de ahí. Y, como te digo, los movimientos de ultraderecha no son un problema solo nuestro. Tenemos el ejemplo de unidades en Alemania, donde se ha disuelto una compañía entera por este tipo de razones. Estamos viendo que en Europa entera, bueno, en el mundo, hay un resurgir de este tipo de ideas; llámalo neofascismos o como quieras. Y en algunos casos con un nivel de gravedad mayor que la nuestra.

Pero en Alemania se ha cortado de raíz, como usted dice. De hecho, Ángela Merkel, una señora conservadora, fue muy tajante cuando se descabezó esa compañía militar. Dijo: “Este tipo de mentalidad antidemocrática no tiene cabida en nuestra Constitución”.

Esto es muy interesante porque si te fijas, las cartas públicas, los chats esos en los que decían barbaridades y desahogos macabros, se han hecho todos en nombre de la Constitución. Se avisaba al rey. Se le avisaba de que este Gobierno se saltaba la Constitución. Este gobierno socialcomunista. Qué raro que haya aparecido la palabra comunismo, ¿verdad? La gran bestia negra del régimen de Franco. Ahora mismo, lo que hay es un gran problema de interpretación de la Constitución. Ellos hablan en nombre de la Constitución, en nombre de las leyes: hay que echar a este Gobierno para salvar la Constitución. Es un nuevo escenario político: no quieren tirar abajo la Constitución, quieren darle una interpretación que se parece más a aquello de entonces. Al rey lo entienden casi como al antiguo dictador, la máxima autoridad para que tanto Ejército como Guardia Civil tengan un ámbito amplio de autonomía. Nosotros no somos como los demás, tenemos que tener la última palabra. Por eso se ofrecen al rey: oiga, que si esto va mal, aquí estamos nosotros, hablamos los retirados que somos los que podemos, pero ahí están las Fuerzas Armadas. Esto es lo que ahora mismo está pasando. Y todo esto deriva de lo mismo, de esa nostalgia del franquismo de mucha gente dentro de las Fuerzas Armadas. Y yo interpreto que, a más edad, más proporción. Como está pasando en toda España. Vox tiene cuatro o cinco años de vida y, sin embargo, ha sabido hacerse con el estandarte del patrioterismo y de unos supuestos valores eternos.

Y, sin embargo, razón no les falta a esos militares ultraderechistas cuando hablan de la autonomía del Ejército, ahí está la herencia del franquismo en forma de artículo 8 de la Constitución.

Eso es. Ahí está el artículo 8. Y podríamos hablar de por qué está el artículo 8. Pero el artículo 8 dice lo que dice. Lo que no se puede hacer, como se pretende, es hacer una interpretación de ese artículo sin tener en cuenta para nada el resto de la Constitución. Porque hay también un artículo 97 que dice que el presidente del Gobierno dirigirá la administración civil y militar y la defensa del Estado. Un artículo que sí está desarrollado, que sí explica cuáles son las atribuciones y responsabilidades del presidente del Gobierno. Como toda la legislación que se ha hecho después, las célebres leyes de bases de la organización militar y las Fuerzas Armadas del 81 y del 84. Y, sobre todo, la Ley de Defensa Nacional de 2005, que deja nítidamente claro que la cadena de mando militar empieza en el presidente del Gobierno y se transmite a través, por este orden, del ministro de Defensa y de los jefes de Estado Mayor de la Defensa, del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire. Eso es lo que dice la Constitución y su desarrollo. Si se lee entera, se entiende.

El rey es capitán general y le corresponde consideración y respeto, pero es un capitán general sin mando en plaza

Ahora, si lo que nos interesa es otra cosa, si queremos entender que hay una autonomía militar, pues ahí acudimos al artículo 8 solamente: que sí, que está en el título preliminar, que te dice que las Fuerzas Armadas se encargan de llevar a cabo una serie de misiones trascendentales, sí, pero el 97 te dice que quien tiene y debe decidir cómo, cuándo y dónde llevarlas a cabo es el presidente del Gobierno. Pasa como con el artículo 63: el rey es el jefe supremo de las Fuerzas Armadas. ¡Pero vamos a ver! Además de ese artículo, que es muy bonito, ¿dónde viene desarrollado cuáles son las atribuciones? ¿Cuáles son las responsabilidades de ese jefe supremo? Porque con el presidente del Gobierno hay toda una legislación al respecto, igual que con el ministro de Defensa o el Jefe del Estado Mayor de la Defensa. Pero no hay nada de nada que desarrolle legalmente cuáles son las atribuciones y responsabilidades de ese jefe supremo. El rey es el jefe del Estado. Y se le debe respeto y consideración como jefe del Estado. Y es verdad que es capitán general y le corresponde consideración y respeto de capitán general. Pero es un capitán general sin mando en plaza.

¿Qué se puede hacer desde la política para ayudar a democratizar las Fuerzas Armadas?

Poco. En el manifiesto defendemos una mayor educación democrática dentro las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil, pero claro… ¿A los arquitectos, dentro de la escuela de arquitectura, les dan educación democrática? ¿A los médicos, dentro de la carrera, les enseñan educación democrática? ¿Al chaval que está aprendiendo a ser tornero le educan en esto en la Formación Profesional? Personalmente pienso que los militares somos ciudadanos, como otros cualquiera, con una obligación que cumplir y la debemos cumplir y punto. Y esta educación nos la tiene que dar la sociedad. Lo que pasa es que la sociedad ahora mismo… la ultraderecha tiene muchos votantes. Y eso se nota en el Ejército, igual que se notará en la arquitectura. Es la sociedad la que tiene que educar en valores democráticos. Pero que la institución, las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil, tienen que ser absolutamente apartidistas y dependientes del poder civil. ¡No del poder civil! ¡Dependientes del gobierno de turno! No somos independientes, ni tenemos autonomía. Y lo que haya que hacer se hace por qué, cómo, dónde y cuándo lo diga el Gobierno elegido democráticamente.

¿Cómo surgió el manifiesto del que es usted portavoz?

Lo sacamos cuando sale la carta aquella de la Fundación Francisco Franco, donde se alababa la carrera militar de Franco e intentaba justificarse la dictadura basándose en sus méritos militares. No, no, mire usted, yo no voy a meterme ahora en si Franco fue un buen o un mal militar, pero eso no puede justificar una dictadura. Alguien que sea un magnífico arquitecto, si mata a su mujer, pues por muy buen arquitecto que sea, es un asesino. Pues esto es lo mismo a nivel militar. Combatir ese tipo de ideas fue la razón de este manifiesto.

¿Cómo ha tratado la historia de este país a los militares democráticos? ¿En qué calle o plaza los ha colocado?

(Risas) En ninguna. No tienen calles ni plazas ni quienes se quedaron leales a la República. Hay un ejemplo muy claro: el de la Unión Militar Democrática. Oficiales jóvenes que en la década de los 70 decidieron que había que hacer algo. Montaron esa plataforma de forma pacífica y los echaron. Y la solución que tuvo para ellos la democracia, ya en los años 80, fue volverlos a aceptar y devolverles el rango que tenían sus compañeros de promoción, pero sin darles destino. Tuvo que llegar la ministra de Defensa Carme Chacón para que les hicieran un homenaje. Les dieron una medalla al mérito militar con distintivo blanco, que es la de menor categoría dentro de las medallas militares. Pero ahí están, todos sin destino. Se tuvieron que ir del Ejército para hacer vida civil, porque tenían que comer. Ese es el mejor ejemplo de cómo la democracia de 1978 ha tratado a este tipo de militares leales a los valores democráticos.

Tengo que reconocerle que no soy muy militarista que digamos, pero uno se cuadra encantado ante militares como usted. 

Yo lo digo siempre: la inmensa mayoría de los militares son gente normal. ¿Qué son más o menos conservadores? Pues sí. A mí me salvaron de que me echaran de la escuela del Estado Mayor. Las FF.AA. tienen muy buena gente, pero efectivamente tenemos estos problemas internos que son también de la sociedad española. Y del mundo. Ahí están Trump o Bolsonaro. Claro, cuando esto se da en los militares asusta más. Porque tenemos las armas y porque, en el caso de España, tenemos una historia reciente de golpes de Estado militares que están en el inconsciente.

A sus 74 años, el coronel de Infantería Enrique Vega Fernández (Madrid, 1946) puede decir que ha dedicado su vida al Ejército. 47 años de carrera militar al mando de unidades de operaciones especiales o paracaidistas y numerosas misiones internacionales. A esos 47 años hay que sumarle otros ocho. Son los que...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. hctrmm06

    Muy buen artículo de Tece, como de costumbre. El entrevistado, también magnifico.

    Hace 8 meses 7 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí