1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LECTURA

Las raíces históricas del terrorismo revolucionario

El recurso a la lucha armada en los sesenta y setenta fue especialmente agudo en aquellos países desarrollados en los que la modernización económica y política del periodo de entreguerras había sido más conflictiva

Ignacio Sánchez-Cuenca 31/01/2021

<p>Guardaespaldas de Aldo Moro asesinados por las Brigadas Rojas.</p>

Guardaespaldas de Aldo Moro asesinados por las Brigadas Rojas.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Gli ultimi rivoluzionari del XX secolo . Era la última ocasión . Poi le cose sono cámbiate. Il mito rivoluzionario è crollato”.
Valerio Morucci (Brigadas Rojas)

Desde la perspectiva de nuestro tiempo, la decisión tomada por tantos activistas radicales de finales de los años sesenta y principios de los setenta de tomar las armas contra el “sistema” en las democracias avanzadas resulta incomprensible. Estos revolucionarios estaban convencidos de que, pasando a la clandestinidad y matando a miembros de las fuerzas de seguridad, a funcionarios del Estado y a empresarios, conseguirían que las masas se levantaran contra el capitalismo.

La idea de que la revolución es posible en los países desarrollados puede parecer absurda hoy en día, pero en su momento tuvo sus seguidores en la izquierda. Muchos de los terroristas revolucionarios que empuñaron las armas eran estudiantes de clase media con educación superior que podrían haber tenido una exitosa carrera personal y profesional. Sin embargo, optaron por la causa de la revolución. No eran unos locos. Piénsese en Renato Curcio y Margherita Cagol, dos estudiantes de sociología de la Universidad de Trento en los años 1966-69, que se casaron y unos años más tarde crearon las Brigadas Rojas. O piénsese en personas en principio poco afines a la lucha armada que, sin embargo, quedaron fascinadas con la guerrilla urbana y finalmente se involucraron en la misma: ahí tienen a Ulrike Meinhof, una periodista de izquierdas de prestigio que conoció a los jóvenes extremistas y ayudó a organizar la Facción del Ejército Rojo (acabó suicidándose en la cárcel en 1976) (Bauer 2008); o el famoso editor y millonario Giangacomo Feltrinelli, que creó uno de los primeros grupos terroristas revolucionarios italianos de la década de 1970, el GAP (Gruppi d'Azione Partigiana): murió a la edad de 46 años, por una bomba que explotó accidentalmente mientras la estaba colocando en una línea eléctrica (Feltrinelli 2002); o el teniente coronel Otelo Saraiva de Carvalho, uno de los protagonistas de la Revolución de los Claveles de 1974, que se desencantó con el desarrollo de la democracia en Portugal y luego desempeñó un papel importante en la formación de un grupo clandestino, Forças Populares 25 de abril. Tras su detención, fue condenado a 15 años de prisión (Barra da Costa 2004: 57-58). Estos son solo algunos de los nombres destacados entre las miles de personas que participaron en el movimiento de “guerrilla urbana” que se extendió por los países ricos en la década de 1970.

Hubo gran variación en el nivel que alcanzó este tipo de terrorismo. Las Brigadas Rojas (Brigate Rosse) y Primera Línea (Prima Linea ) en Italia, la Facción del Ejército Rojo (Rote Armee Fraktion ) en Alemania, el GRAPO (Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre) en España, el Ejército Rojo Unido (Rengo Sekigun ) en Japón, la Organización Revolucionaria 17 de Noviembre en Grecia, las Fuerzas Populares 25 de abril (Forças Populares 25 de abril ) en Portugal y Acción Directa ( Action Directe) en Francia, son algunos de los grupos más conocidos. Todos tomaron la decisión crucial de matar gente. En cambio, en otros muchos países desarrollados no se formaron grupos armados o, si se formaron, no intentaron matar. Por ejemplo, en Australia, Canadá, Irlanda, los Países Bajos, Nueva Zelanda, Suiza, los países nórdicos y el Reino Unido, no hubo víctimas mortales debido al terrorismo revolucionario.

 

Ofrezco a lo largo de las páginas siguientes un análisis comparado e histórico del terrorismo revolucionario en 23 países ricos (países de la OCDE anteriores a 1994). Me centro en los efectos a largo plazo que los procesos de transformación económica y política del período de entreguerras tuvieron sobre el terrorismo revolucionario algunas décadas después. El principal desafío en los países desarrollados durante dicho periodo consistió en la incorporación de la clase trabajadora al sistema político tras el sacrificio humano de la Primera Guerra Mundial; se generó entonces la estructura moderna de los conflictos políticos (cleavages) que Lipset y Rokkan analizaron en su estudio clásico. En algunos países, el trabajo fue reprimido y se estableció un régimen autoritario (a veces fascista); en algunos otros, el trabajo se integró en el sistema y prevaleció la democracia. Las condiciones económicas y las políticas económicas variaron enormemente, añadiendo una gran tensión al conflicto capital-trabajo. En aquellos lugares en los que se practicó una solución represiva, el terrorismo revolucionario fue más intenso en la década de 1970; en otros en los que se alcanzó algún tipo de compromiso de clase, el terrorismo no llegó a surgir décadas después. El terrorismo revolucionario fue especialmente agudo allí donde el proceso de desarrollo económico y político de entreguerras había sido más conflictivo.

Para fundamentar el argumento sobre la relación entre los eventos de entreguerras y el terrorismo revolucionario, he tomado prestadas, de manera abiertamente oportunista, ideas y hallazgos de campos muy diferentes, incluyendo la Política Comparada, la Economía Política, la Historia, la Sociología Histórica, la Historia Económica, las Relaciones Internacionales, la Antropología y la Psicología Cultural. Borrar las fronteras de todas estas disciplinas ha sido crucial: los principales hallazgos de este libro han sido posibles porque he tratado de introducir variables explicativas que generalmente se han pasado por alto en la literatura sobre violencia política. Al conectar la violencia revolucionaria clandestina con las trayectorias seguidas durante los años de entreguerras, podemos entender las condiciones históricas que hicieron más probable el surgimiento de la violencia.

Muchos de los que empuñaron las armas eran estudiantes de clase media con educación superior que podrían haber tenido una exitosa carrera personal y profesional 

Gracias a este enfoque interdisciplinario, he podido cuantificar los patrones de desarrollo que los países siguieron en el período de entreguerras, lo que me ha permitido a su vez analizar estadísticamente la fuerza de la asociación entre el terrorismo revolucionario y dichos patrones. Basándome en una serie de indicadores (violencia anarquista, quiebra de la democracia, guerras civiles, niveles de desigualdad de la tierra, tipo de capitalismo y niveles de industrialización) he podido caracterizar el grado de proximidad de cada país con respecto a un modelo ideal de sociedad liberal y democrática en los años comprendidos entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial. El análisis estadístico muestra de diferentes maneras que la asociación entre los patrones de desarrollo de entreguerras y el terrorismo revolucionario es extremadamente sólida. Esta asociación no se ve afectada por el hecho de introducir factores contemporáneos. Es como si la variación entre países con respecto al terrorismo revolucionario en 1970-2000 fuera idéntica a la variación con respecto al liberalismo político y económico en 1918-39.

Los mecanismos que unen los patrones de desarrollo de entreguerras y el terrorismo revolucionario son difíciles de precisar, pues se trata de dos fenómenos que se encuentran en diferentes niveles de la realidad social. Si bien los patrones de desarrollo son fenómenos macro, el terrorismo revolucionario se produce a un nivel micro. Esta heterogeneidad complica enormemente las cosas. A pesar de estas dificultades, me centro en un mecanismo de gran importancia, a saber, las restricciones que las comunidades de apoyo imponen al ejercicio de la violencia terrorista. Según el argumento principal, en países que siguieron una trayectoria iliberal, la izquierda se radicalizó (como lo atestigua, por ejemplo, la fuerza electoral de los partidos comunistas en el período de posguerra) y, como consecuencia de ello, hubo grupos (minoritarios) que respaldaron la lucha armada. En este sentido, resulta de gran interés analizar los casos negativos, es decir, los grupos armados que tenían la capacidad de matar pero se abstuvieron de hacerlo. Estos grupos se concentran sobre todo en países con un patrón liberal en el período de entreguerras. Un examen en profundidad de estos grupos revela que la razón principal por la que mostraron moderación es precisamente por la desaprobación de los ataques letales en sus comunidades de apoyo.

En los países que siguieron la ruta no liberal durante las décadas de 1920 y 1930, la legitimidad del Estado era baja dentro de la izquierda. La experiencia autoritaria dejó heridas duraderas y recuerdos traumáticos. Además, estos países fueron más represivos en respuesta a las protestas de finales de los 60 y principios de los 70. Cuando las fuerzas de seguridad mataron a manifestantes, la izquierda interpretó estos sucesos como una señal de que el autoritarismo realmente no se había disipado y que la democracia era solo una fachada, una farsa. Esta lectura estuvo ausente en los países con un pasado liberal, incluso en los casos en que la policía también mató a activistas. Así, la represión tuvo consecuencias diferentes dependiendo de la historia política previa. Este es el mecanismo más específico que proporciono y se puede confirmar con evidencia cualitativa sobre cómo los terroristas (y la izquierda radical en general) reaccionaron a la represión estatal.

El terrorismo revolucionario sería una manifestación tardía (y más bien leve) de la naturaleza conflictiva de las sociedades menos liberales

La relación entre los patrones de desarrollo de entreguerras y el terrorismo revolucionario no debe entenderse de manera determinista. No estoy suponiendo que los sucesos de entreguerras fueron un “tratamiento clínico” cuya consecuencia (tardía) fue el terrorismo revolucionario. El terrorismo revolucionario no estaba destinado a suceder dados los acontecimientos de 1918-1939 (tal y como habría que deducir si interpretáramos esos sucesos como un “tratamiento”); en realidad, sin las movilizaciones de fines de la década de 1960, el terrorismo revolucionario no habría surgido, independientemente de los antecedentes históricos.

He tratado de reducir al mínimo el aparato conceptual utilizado en el libro. Así, es suficiente para mis propósitos distinguir entre condiciones causales y fuerzas causales. En el ejemplo clásico de la filosofía analítica, la chispa de un cortocircuito provoca un incendio. Una condición necesaria para que el cortocircuito provoque el incendio es la presencia de oxígeno. Cuando damos por supuesta la presencia del oxígeno, concluimos que el cortocircuito es la fuerza causal o evento desencadenante que produce el fuego, a pesar de que no se hubiera llegado a producir sin el oxígeno. Aplicando esta distinción a la pregunta de investigación de este trabajo, podríamos decir que mi interés principal radica en el oxígeno. La ola de radicalismo ideológico y de protesta antisistema que se extendió por la mayoría de los países desarrollados a fines de los años sesenta y principios de los setenta puede concebirse como la chispa. Los efectos de este nuevo radicalismo (la chispa) variaron dependiendo de las condiciones históricas en cada país (el nivel de oxígeno).

A pesar del proceso de convergencia entre los países en el período de posguerra, los países siguieron rutas distintas tras las movilizaciones del 68 en función de sus condiciones causales a largo plazo. Las condiciones causales históricas, por descontado, se desarrollan lentamente y tienen un fuerte poder estructural. Mientras que los eventos desencadenantes son resultado de la contingencia de la historia, las condiciones causales históricas limitan y moldean las consecuencias de dichos eventos. Se pueden distinguir tres situaciones. En algunos países no hubo ni un cortocircuito ni oxígeno (en Austria, Finlandia, Islandia, Irlanda, Luxemburgo, Nueva Zelanda y Suiza). En algunos otros, el cortocircuito ocurrió, en forma de protesta y movilización, pero el patrón liberal de entreguerras había vaciado todo el oxígeno (en Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Holanda, Noruega, el Reino Unido y Suecia). Finalmente, en el tercer grupo, se produjo un cortocircuito y había oxígeno, por lo que la llama de la violencia revolucionaria prendió (en Francia, Alemania, Grecia, Italia, Japón, Portugal, España y Estados Unidos). En Francia y Estados Unidos, el oxígeno se consumió por completo en las primeras etapas, pero en los otros seis países el fuego se extendió y el terrorismo se convirtió en un asunto grave. Curiosamente, no observamos países con oxígeno pero sin chispa: todos los países que tenían condiciones favorables para el terrorismo revolucionario acabaron experimentándolo.

Hay una segunda analogía que quizá ayude a entender mejor la tesis que defiendo. La combinación de contingencia y condiciones causales a largo plazo también puede entenderse en términos biológicos, siguiendo la fórmula célebre de Jacques Monod (1970) sobre el azar y la necesidad: las mutaciones genéticas ocurren al azar, pero sus efectos reproductivos están determinados por su adaptación al medio ambiente. La ‘tentación armada’ podría entenderse como una mutación política causada por las protestas de 1968. La mutación aparece en muchos de los países ricos, pero solo encontró un nicho favorable en Italia, España, Japón y Alemania. En países como Canadá, el Reino Unido, Holanda y Estados Unidos, la mutación se extinguió rápidamente. La mutación, evidentemente, se conecta con el azar; la adaptación al medio ambiente, por el contrario, está determinada por condiciones objetivas. De ahí la mezcla de azar y necesidad.

Por supuesto, el lector tiene derecho a preguntarse por qué el antecedente crítico más importante fue el período de entreguerras y no alguno anterior. El peligro de una regresión infinita en la cadena de causalidad es bien conocido. En lugar de profundizar en la historia, presento, de manera bastante exploratoria, una conjetura audaz sobre las raíces comunes tanto de los patrones del desarrollo en el período de entreguerras como del terrorismo revolucionario en el periodo 1970-2000. Según esta conjetura, la fuerza del individualismo en el proceso de modernización es una variable fundamental. En aquellas sociedades en las que el individuo disfrutaba de una mayor autonomía con respecto a la familia y otros grupos sociales, el patrón del desarrollo durante los años de entreguerras fue liberal y el terrorismo revolucionario letal se evitó en la década de 1970. Por el contrario, en sociedades más “familistas” o colectivistas, el patrón de entreguerras fue típicamente iliberal y se crearon grupos letales en la década de 1970. En pocas palabras, el argumento establece que en sociedades más individualistas, el cambio económico y político que vino con la expansión de la industria y el capitalismo se encontró, en términos relativos, con poca resistencia. Estas sociedades estaban mejor preparadas para la transformación producida por la modernización que aquellas otras en las que el individualismo era más débil. En los lugares en los que el individualismo se extendió insuficientemente, el proceso de modernización generó protesta, resistencia y conflicto. El terrorismo revolucionario, desde esta perspectiva, sería una manifestación tardía (y más bien leve) de la naturaleza conflictiva de las sociedades menos liberales.

-------------------------

Este texto está escrito a partir de la introducción del libro Las raíces históricas del terrorismo revolucionario. Una explicación histórica del terrorismo revolucionario en Occidente, publicado recientemente por la editorial Catarata

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Aramis

    La tesis no solo es audaz, sino que también es incendiaria por tierra mar y aire, pues disecciona la simple secuencia causal «clásica» de las ciencias físicas complicándola severamente en fuerzas y condiciones con la misma alegría con la que Moises separaba las aguas. Sin embargo, la causa sine qua non para que un cortocircuito provoque un incendio no es el oxígeno por cuanto si el pirómano eléctrico no ha pagado su factura de la luz el malogrado circuito eléctrico no tendrá energía eléctrica que genere cadena causal alguna y no habrá chispa que prenda fuego ni al butano. Pero hablar de «condiciones causales a largo plazo» es tanto como reactualizar la vieja visión chamanista de la «acción a distancia» por la que pinchando un muñeco en Córdoba, sangra tu cuñao en la Conchinchina. Así pues, también podemos decir que todos los montes de España que tenían condiciones para un incendio acabaron experimentándolo. Es de una lógica implacable. Es decir; algo que es tan cierto como que Suecia no participó en ninguna de las dos guerras mundiales. No obstante, el alineamiento «individualismo–liberal» versus «colectivistas–iliberales» resulta de un reduccionismo hercúleo que se complica cuanto más se profundiza. Momento en que el lector empieza a sacar la navaja de Occam, pues en demanda de mas evidencias que aseguren tan amplios patrones, lo más probable es que una explicación más simple sea la correcta.

    Hace 2 meses 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí