1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Separación de poderes

Indultos, leyes y sentencias. A propósito del caso Hasél

El indulto en manos de un Gobierno (distinto sería que estuviese en manos del Parlamento) es una medida excepcional que jamás puede fundarse en una discrepancia “jurídica” del Gobierno con una sentencia

Miguel Pasquau Liaño 21/02/2021

<p>Detención de Pablo Hasél.</p>

Detención de Pablo Hasél.

RTVE / YOUTUBE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Perdonen que insista.

Están pidiendo el indulto de un recién condenado por delitos de expresión. El eslogan o argumento es que la sentencia es injusta y contraria a la libertad de expresión. Afortunadamente, no tengo que pronunciarme sobre si la sentencia me parece a mí justa o injusta, porque lo que vengo a decir es otra cosa: que no debe retrasarse más una reforma, con calma y cabeza pero en serio, de la legislación sobre los delitos de expresión, y si es necesario un desarrollo por ley orgánica de la libertad de expresión; y que tampoco debe retrasarse más una reforma, con perspectiva constitucional moderna, de la viejísima Ley del Indulto de 1870, convertida hoy en algo peor que un anacronismo; no por la existencia en sí del indulto, sino por su regulación. Si a una mayoría parlamentaria le parece un error la condena de prisión por la utilización de expresiones que semánticamente son violentas o laudatorias de acciones terroristas en una canción o en mensajes de Twitter, puede y debe reformar la ley; pero no creo que el indulto esté para que un Gobierno “corrija” una sentencia que no le gusta.

No debe retrasarse más una reforma, con calma y cabeza pero en serio, de la legislación sobre los delitos de expresión

Parto de la premisa de que Hasél utilizó en algunas canciones y varios tweets expresiones que pueden encajar en la literalidad de los delitos por los que ha sido condenado. Por tanto, la sentencia lo que hace es aplicar la ley desde una interpretación “posible”. Da igual que a mí me parezca la mejor interpretación o no, eso es ahora irrelevante: que esa interpretación, y por tanto esa sentencia, no convenza a no sabemos qué porcentaje de españoles no es argumento para anular la condena, ni para medidas equivalentes como lo sería un indulto a renglón seguido de la sentencia.

El indulto no es la solución. Más bien sería un fraude. El indulto en manos de un Gobierno (distinto sería que estuviese en manos del Parlamento) es una medida excepcional que jamás puede fundarse en una discrepancia “jurídica” del Gobierno con una sentencia. El Gobierno no puede decidir que una sentencia está equivocada, o que ha interpretado mal la ley. Nadie le ha dado palabra en ese asunto. Esto es una afirmación de elemental constitucionalismo en España y en cualquier país con cultura constitucional. En la distribución de poderes, las sentencias firmes están por encima de la acción de gobierno. El Parlamento sí puede, en cambio, decidir, aunque sea en vista de los argumentos de una sentencia, que debe cambiar la ley para orientar en otra dirección las decisiones de los jueces, porque éstos están sometidos al imperio de la ley, es decir, al Parlamento. El pueblo, a través de sus representantes (y de los procedimientos reglados para la elaboración de leyes), puede más que la jurisprudencia.

Indultar por discrepancia con una sentencia sería peligrosísimo. Para “sentir” ese peligro es bueno imaginar que al frente del Ministerio de Justicia estuviese un partido al que uno deteste. Imagine el ecologista que el ministro no está de acuerdo con las condenas por agresiones al medio ambiente porque “eso del medio ambiente es una tontería de progres”; o imagine una feminista que el ministro no está de acuerdo con las condenas en aplicación de los delitos de violencia de género y le parecen injustas. Imaginen que, ante una condena por esos delitos, se producen algaradas de protestas por parte de gentes que no les gusten, que reclaman al Gobierno el indulto. ¿No diríamos si el Gobierno indulta estaría “suplantando” a los jueces y burlando la ley? Si no se atreven a cambiar la ley, no tomen el atajo de cambiar la sentencia que aplica esa ley en el sentido dado por los jueces encargados de aplicarla.

El Gobierno podrá indultar a un preso por buen comportamiento o por alcanzar objetivos de reinserción, por razones humanitarias, por apreciar que la permanencia en la prisión puede causar un daño singular (más allá del daño propio de estar en prisión), o por circunstancias personales excepcionales del condenado, pero nunca por el solo hecho de que le parezca mal la sentencia.

Me he mostrado en varias ocasiones partidario de una reforma de los “delitos de expresión” (es decir, los cometidos en el ejercicio del derecho a expresar libremente lo que se piensa, lo que se desea, lo que se propugna, por abyectos que parezcan el pensamiento, el deseo o la propuesta), de tal modo que no contemplen la pena de cárcel salvo el caso en que se establezca un nexo claro entre lo manifestado públicamente y actos delictivos “de carne y hueso”. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que en esta materia es la máxima autoridad, propugna que sólo hay delito de odio si lo manifestado genera un “riesgo concreto” (y no abstracto, teórico, hipotéticamente deducible) de discriminación o violencia reales. Nuestra legislación es mejorable en esta materia (es mi opinión, obviamente discutible), porque permite condenas que en realidad no nos protegen de daños reales, por más que a una mitad de ciudadanos (cambiante, según la facha, ideología o adscripción política del condenado) les produzca una “satisfacción” vindicativa. Piensen en esto: algunos aplaudirían que condenasen a los militares retirados que dijeron desear el fusilamiento de no sé cuántos millones de rojos (deseo, sin duda, “semánticamente” violento), pese a que no veo yo un riesgo concreto de que vieran colmadas sus ansias; otros aplaudirían que condenasen a quienes desean tiros en la nuca a los que mueven los hilos, otra expresión semánticamente violenta, que expresa rabia y desdén absoluto, pero no parece ser idónea para provocar una insurrección violenta, sino para que algún colgado diga “qué guay”. Pero ni esos aplausos vindicativos, ni una manifestación multitudinaria contra una condena, pueden justificar que se dé o no un indulto, por la sencilla razón de que esa decisión no se la hemos atribuido a los gobiernos. El indulto está para otros menesteres.

Nadie debe pensar que por prender fuego en la calle está ayudando a un preso a obtener el indulto

Se pueden criticar, personal o multitudinariamente (sin violencia), las sentencias. Eso también es libertad de expresión. La movilización ciudadana puede ser un factor de cambio. Pero hay algo fundamental, sin lo que todo se derrumba en beneficio de los más poderosos: los cambios deben decidirlos quienes, cuando nos hemos puesto serios (es decir, en un “momento constitucional”) hemos dicho que tienen competencia para ello.

Cuidado con los indultos. Es verdad que la viejísima Ley del Indulto de 1870  es muy poco expresiva sobre las razones que pueden motivarlo; pero sí hay jurisprudencia postconstitucional que pone límites a esa facultad gubernamental. Uno de los límites es, o debe ser, que el indulto suponga una sustitución del poder judicial por el ejecutivo. Una facultad gubernamental de indultar concebida en términos de pura discrecionalidad es un factor importante de erosión del Estado de derecho. Es el legislador quien debe acotar los presupuestos que permitan un indulto; el Gobierno sólo debería poder determinar si, en el caso concreto, se dan esos presupuestos.

Quienes damos importancia al Parlamento echamos de menos una falta de ambición por mejorar leyes. La regulación penal de los delitos de expresión y la ley del indulto deberían estar pronto sometidas a consideración en el Congreso. Nadie debe pensar que por prender fuego en la calle está ayudando a un preso a obtener el indulto. Una democracia sin un escenario institucional limpio y claro, consciente de sus competencias y responsabilidades no es una democracia plena.

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Aramis

    El problema es justo ese alto rango de interpretabilidad del que disfrutan libremente aquellos que tienen el privilegio exclusivo de interpretarla. Justo porque la vía de la prevaricación (la de la voluntad del juez que sustituye a la voluntad de la ley), está totalmente bloqueada a voluntad de los compijueces de los Tribunales Superiores. No hay jueces independientes de «asuntos internos». La justicia española es impoluta, por definición. Así, pues, Pasquau usa intencionalmente la banalidad del argumentario de la «interpretación “posible”» para desviar la sustancia de los hechos al objeto de colocarlos en el tejado del «indulto» del gobierno socialcomunista; siempre fraudulento. Pero dado que el gobierno ni siquiera ha abierto la boca, todavía, en este asunto, la espuria acusación de «fraude» que esgrime este artículo no puede ser vista más que como una advertencia del juez Pasquau al gobierno. Es decir; toda una intromisión del poder judicial en el legítimo campo de acción del poder ejecutivo. Intromisión que realiza bajo la apariencia de posibilidad cierta de algo que no ha sucedido y no sucederá; por cuanto la Ley aplicable de 1870 no define el indulto como crítica a la manifiesta falibilidad de los jueces, sino como potestad propia del poder ejecutivo. Cláramente Pasquau quebranta aquí la propia separación de poderes del constitucionalismo español. Y todo el resto del argumentario sólo es un subterfugio retórico lanzado desde la arrogancia de una ideología juristocrática (la variante española del lawfare) contra el Estado de Derecho que se funda en la Democracia y emana del pueblo real, y no del pueblo ficta amarrado al Imperio de la Interpretación de los jurisconsultos privilegiados. El reduccionismo del pueblo real al pueblo ficta es tan brutal que corrompe las instituciones, solivianta a las gentes de buena fe y genera la profunda desconfianza en la justicia española a golpe de sentencia humillatoria. Un fenómeno que CTXT conoce bien. El pueblo no interpreta la injusticia porque la sufre en carne y hueso; la concretiza; la conoce bien. Sin embargo, el juez desde la comodidad de su despacho y la seguridad de sus ingresos sólo interpreta la ley; no hace justicia, simplemente la relativiza, y como Poncio Pilatos se lava luego las manos. Desconoce la equidad y el sentido común.

    Hace 12 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí