1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alejandro Cearreta / Miembro del Grupo internacional del Antropoceno

“La transformación que ha sufrido la Tierra desde mediados del siglo XX está siendo brutal”

Gorka Castillo Bilbao , 27/01/2021

<p>Alejandro Cearreta, en la playa de Tunelboca en Getxo (Bizkaia).</p>

Alejandro Cearreta, en la playa de Tunelboca en Getxo (Bizkaia).

G.C

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La playa de Tunelboca, una cala casi inaccesible para el ‘homo turisticus’ situada en la localidad vizcaína de Getxo, es uno de esos enigmas naturales que necesitan ser palpados para cerciorarse de que no se trata de un decorado de ciencia ficción. Del subsuelo afloran extrañas formaciones rocosas superpuestas unas sobre otras, como láminas de hojaldre recién horneado, oscuras y heterogéneas, en contraste con los sedimentos verticales del viejo acantilado. Son escorias de hierro, parva, ladrillos pulidos, plásticos y diferentes souvenirs de la era industrial bilbaína fusionados en tal magnitud que los geólogos lo veneran como un extraordinario fósil del Antropoceno a cielo abierto. Hace sol esta mañana de enero y el profesor de paleontología de la Universidad del País Vasco (EHU-UPV), Alejandro Cearreta (Bilbao, 1960), escudriña las curiosas formaciones con un pequeño martillo y un cincel. “Las rocas hablan, claro que hablan. Y nos dicen que la acción humana de estos últimos 80 años tiene similitudes con los efectos del meteorito que acabó con los dinosaurios”, asegura. Cearreta es el único científico español que forma parte del Grupo de Trabajo del Antropoceno, 34 expertos que buscan evidencias de que la Tierra ha entrado en un tiempo geológico nuevo. Una propuesta revolucionaria que no está exenta de críticas. “También la evolución biológica propuesta por Darwin fue denostada al principio. El Antropoceno permite ampliar la mirada no solo del pasado, sino del presente y también de nuestro futuro como especie”, sentencia 

¿Qué es el Antropoceno?

Es una propuesta sobre un tiempo geológico nuevo en el que los humanos somos uno de los principales agentes transformadores de la superficie terrestre. Como planteamiento científico fundamentado tiene detrás toda una narrativa geológica basada en evidencias que demuestran su verosimilitud. Hay lugares que albergan huellas sedimentarias excelentes para su investigación. Por ejemplo, en zonas costeras como la bahía de San Francisco, en algunos corales del Caribe y Australia, en cuevas de Italia, en lagos de Canadá y China, y en los hielos de la Antártida y Groenlandia. Es en estos lugares donde hemos centrado nuestro trabajo de búsqueda del estratotipo.

¿Cuándo establecen su comienzo?

El debate aún está abierto. Para algunos, se inicia hace más de un millón de años con las primeras huellas humanas. Para otros, con la domesticación de animales y la aparición de la agricultura en el Neolítico. Hay propuestas que lo establecen en la Revolución Industrial. Sin embargo, hemos decidido rechazar estas hipótesis y fijar su inicio con el comienzo de la gran aceleración, es decir, después de la II Guerra Mundial que es cuando las señales humanas en los sedimentos comienzan a ser sincrónicas y globales. Hasta ese momento no lo eran porque no todo el planeta se encontraba en la misma fase de evolución cultural y tecnológica. Por ejemplo, antes de mediados del siglo XX había sociedades que ya habían vivido la revolución industrial, pero otras no la conocían o se encontraban en su inicio, como China e India.

Algunos autores han llegado a definir el Antropoceno como el momento en el que el tiempo humano y el geológico se unifican

Si buscan la huella del hombre actual en los sedimentos, ¿qué evidencias encuentran en lugares deshabitados como la Antártida?

Tendemos a pensar que cuanto más habitado se encuentre un lugar más huellas humanas albergará, pero no siempre es así. Por ejemplo, un vertedero podría ser el paradigma de nuestra intromisión en la superficie terrestre. Sin embargo, no es el adecuado para definir el Antropoceno porque la intervención artificial del ser humano, con maquinaria pesada, etc., altera el orden de los depósitos de sedimentos y de las señales estratigráficas. Eso no ocurre en el hielo antártico gracias a que su aislamiento permite asentar evidencias extraordinariamente bien conservadas y ordenadas. Hay que tener en cuenta que uno de los principales marcadores de referencia de la geología antropocena son los isótopos radioactivos artificiales generados por las detonaciones atómicas realizadas por el hombre en la atmósfera y que en el hielo se preservan muy bien.

La playa de Tunelboca, una cala casi inaccesible en Getxo (Bizcaia) / G.C

¿Perciben el deterioro del planeta?

A los geólogos no nos corresponde realizar valoraciones morales sobre el impacto humano. Hay otras disciplinas más capacitadas para hacerlo. Los biólogos y paleontólogos, por ejemplo, pueden explicar la extinción de especies y la aparición en los sedimentos recientes de neobiota, es decir, de organismos transportados artificialmente de un lugar a otro del planeta y que son el origen de graves alteraciones en los ecosistemas e incluso de organismos modificados genéticamente. Nosotros nos centramos en encontrar evidencias, estudiar los tecnofósiles y las rocas, y en desarrollar la idea de que hemos entrado en un tiempo geológico inédito, completamente influenciado por la acción de una especie como la nuestra que se cuestiona constantemente de dónde viene y hacia dónde va. Los juicios morales pertenecen al ámbito de estudio de otros campos más capacitados.

Pero las rocas hablan.

Claro que hablan. Y mucho. Las rocas nos aportan información imprescindible para construir la historia de nuestro planeta a lo largo de miles de millones de años. Pero la excepcionalidad del Antropoceno respecto a otros tiempos geológicos anteriores es que contamos con herramientas extraordinarias para su estudio. Por ejemplo, podemos recurrir a registros instrumentales, escritos y orales, que permiten afinar el registro geológico. Y esto es fantástico. Algunos autores han llegado a definir el Antropoceno como el momento en el que el tiempo humano y el geológico se unifican. Creo que es una bonita metáfora para explicar esta idea.

Pero no todos los científicos admiten la existencia del Antropoceno. Los críticos aseguran que es imposible estudiar un tiempo geológico cuando todavía se está viviendo en él. ¿Cuál es su respuesta?

Es una contradicción porque siempre estamos en un tiempo geológico. Oficialmente, ahora estamos en el Holoceno, cuyo inicio está fijado en un estratotipo de hielo de Groenlandia fechado hace 11.700 años y que, según los detractores de nuestra propuesta, forma parte de una época que aún no ha acabado. Lo que decimos nosotros es que el final del Holoceno y el comienzo del Antropoceno se produjo a mediados del siglo XX. Tenga en cuenta que todo evoluciona conceptualmente. También la ciencia. La escala de los tiempos geológicos, que es la columna vertebral de esta ciencia, se construyó sobre la herencia que dejaron quienes hicieron geología en el pasado. Incluso la propia nomenclatura que emplearon ha cambiado. Por eso es importante destacar que no nos encontramos ante un debate religioso sobre creencias sino ante una discusión científica. Y la aceptación del término solo puede ser dirimida bajo esos parámetros. Así ocurrió, por ejemplo, con la evolución biológica propuesta por Darwin que fue tan denostada al principio. Nuestro trabajo consiste en aportar pruebas y evidencias que enriquezcan este debate. 

Una de las modificaciones que introduce el concepto de Antropoceno es que la unidad de tiempo geológico ya no puede seguir siendo el millón de años como hasta ahora

¿Qué rastro quedará de nuestra civilización dentro de miles de años cuando los fósiles de este tiempo son los plásticos, muchos de los cuáles se habrán degradado o desintegrado para entonces?

Excluir, como piden los críticos, los sedimentos actuales porque contienen plásticos e isótopos radioactivos que “solo” van a durar 100.000 años, un tiempo exiguo en la escala del tiempo geológico, nos parece incoherente porque ni siquiera sabemos si existiremos dentro de miles de años. Si eso es así, todas nuestras construcciones científicas o artísticas carecerán de valor para el resto de las especies. Sin embargo, esos materiales son muy útiles para construir mejor la historia reciente de nuestro planeta, para precisarla con mayor exactitud y para diferenciar los sedimentos holocenos de los antropocenos, incluida la tecnosfera, facilitando así la comunicación científica. Eso es muy importante. Las evidencias con las que trabajamos nos están permitiendo observar los cambios que se han producido en la superficie del planeta y comunicarlo de un modo práctico y efectivo. La divulgación es algo que toda construcción científica, desde la física a la biología, utiliza para ordenar su conocimiento.

Formaciones rocosas de la playa de Tunelboca / G.C.

La evolución de la Tierra ha sufrido una aceleración inaudita en las últimas décadas. ¿Cómo explica un fenómeno así?

Precisamente, una de las modificaciones que introduce o perfila el concepto de Antropoceno es que la unidad de tiempo geológico ya no puede seguir siendo el millón de años como hasta ahora. El motivo principal es que el proceso de transformación que ha sufrido la Tierra desde mediados del siglo XX está siendo brutal. Por eso decimos que la medida temporal debe ser la de los humanos. Y podemos demostrarlo a través de sus capas geológicas, secuenciadas año a año, algo inaudito en comparación con tiempos geológicos anteriores.

Por lo tanto, la idea del Antropoceno engloba cualquier huella humana actual. Desde el cambio climático que se está produciendo hasta la extinción de especies o la contaminación. Es un marco conceptual holístico.

Exacto. El Antropoceno tiene capacidad para derivarse en muchas facetas, algo de lo que carecen otros tiempos geológicos. Y eso le convierte en una idea interesante para otros campos del conocimiento. También para al arte. Hay muchas manifestaciones artísticas ligadas al Antropoceno. Ese marco conceptual tan amplio es una de las claves del éxito de este concepto tanto entre las ciencias como en las humanidades.

No podemos eximirnos de que estamos eliminando otras especies y de que estamos transformando la geología de la Tierra a una velocidad desconocida

Observando la evolución del planeta en los últimos 80 años, un tiempo insignificante para la historia de la Tierra, ¿qué futuro le aguarda al ser humano?

Aunque soy positivo por naturaleza, nuestro comportamiento con el entorno me está haciendo perder la esperanza. Sobre todo porque la mayor parte de nuestros actos no proceden de la ignorancia. Vivimos en una sociedad individualista y actuamos solo en función de los intereses económicos. Funcionando así resulta muy difícil concienciar a nivel global de que los cambios climáticos que se están produciendo no son naturales y nos llevan al colapso. Sabemos desde el siglo XIX que el aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera causa el efecto invernadero y, sin embargo, seguimos introduciendo CO2 en la atmósfera y, además, lo hacemos con más intensidad. Eso demuestra la estrecha dimensión temporal que tenemos sobre el resto de la naturaleza y nuestra incapacidad para resolver la contradicción dialéctica entre lo que consideramos que es bueno para la especie y lo que es bueno para los intereses económicos individuales. No veo una solución razonable, razonada y racional a nuestra crisis existencial.

En cierto modo, somos el gran meteorito que acabó con los dinosaurios.

Eso es. Hay muchas similitudes. Los efectos provocados por la actividad humana sobre la superficie terrestre también están siendo instantáneos como ocurrió con la caída del meteorito. Aquello terminó extinguiendo a los dinosaurios pero también a otros muchos organismos. La diferencia con el tiempo actual es que ahora todo está provocado por nuestra especie y, además, nos afecta directamente. Esta comparación nos ha traído muchas críticas al considerarnos excesivamente antropocéntricos. Lo único que decimos es que el gran responsable de lo que está ocurriendo en el planeta somos nosotros, los humanos. No podemos eximirnos de que estamos eliminando otras especies y de que estamos transformando la geología de la Tierra a una velocidad desconocida con anterioridad. Esas son algunas de las evidencias científicas de las que hablaba antes. El Antropoceno perfecciona la escala de los tiempos geológicos y permite ampliar la mirada no solo del pasado, sino del presente y también del futuro.

Resulta chocante que pese al nivel de conocimiento adquirido, el deterioro ambiental sigue aumentando.

Es que analizamos el mundo con un sesgo ideológico. Mire, los romanos también contaminaban el medio ambiente con su minería y sus fundiciones de metales pero pensaban que todo acababa diluido en la gran superficie de la Tierra. No eran conscientes de los efectos nocivos del zinc o el plomo que utilizaban y vertían. Pero es que nosotros sabemos todo eso desde hace décadas y aún así hemos incrementado la intensidad de una contaminación que ha empezado a generar respuestas devastadoras. Ahí está el calentamiento global, el ascenso del nivel del mar, el aumento de sustancias plásticas, de los isótopos radioactivos y de metales pesados en los sedimentos. Sabemos que las condiciones de la vida van a empeorar en los próximos años pero no reaccionamos. Al contrario, buscamos una justificación para seguir haciéndolo.

Quizá el ser humano confía ciegamente en que la técnica terminará salvándole del colapso climático.

Sí, esa es la paradoja. Es una fórmula que, a veces, se utiliza de una forma legítima y honesta porque somos animales tecnológicos, pero en muchas ocasiones nos sirve de excusa para enmascarar una realidad básica como es la de prolongar el actual sistema productivo y mantener el crecimiento hasta el infinito en un planeta que tiene límites. Hay que decrecer. En mi opinión, quien tendría que asumir esa responsabilidad, no la está sabiendo ejercer convenientemente. De hecho, estamos en una situación peor que hace 50 años, cuando comenzó a darse la voz de alarma y empezaron a conocerse los informes del Club de Roma. Casi todos los acuerdos internacionales que se han firmado en este tiempo han acabado en papel mojado y las medidas que se han tomado no son suficientes. Estamos obligados a actuar de manera más drástica.

¿Quién es Alejandro Cearreta?

Soy un geólogo apasionado por su ciencia, que ha dedicado casi cuatro décadas de trabajo a construir información científica y a intentar divulgarla porque considero que la geología es una ciencia fascinante.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí