1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crisis política

Transformismo a la italiana

El primer ministro, Conte, intenta consolidar una mayoría estable para evitar unas elecciones antes de julio que podrían dar la victoria a la ultraderecha euroescéptica, y todavía trumpista, de Salvini y Giorgia Meloni

Steven Forti 21/01/2021

<p>Conte en el Senado el pasado martes 19 de enero.</p>

Conte en el Senado el pasado martes 19 de enero.

Senato della Repubblica

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ya se sabe que en Italia las crisis políticas no son una excepción. Hace un año y medio, desde la playa del Papeete, pinchando música y tomando mojitos, Matteo Salvini abrió la que se tachó de la crisis más “loca” de la historia republicana. Después de solo 14 meses de gobierno junto al Movimiento 5 Estrellas (M5E), el líder liguista abogó por los “plenos poderes” y puso fin al primer ejecutivo nacional-populista de Europa occidental: tenía claro que se convocarían nuevas elecciones en las que podría capitalizar el consenso creciente –la Liga obtuvo el 34% de los votos en las europeas de 2019– y gobernar con una mayoría absoluta, junto a Giorgia Meloni y Silvio Berlusconi. Sin embargo, al líder ultraderechista el tiro le salió por la culata y acabó en la oposición, tras la formación de la inesperada alianza entre los grillini y el Partido Democrático (PD), enemigos jurados hasta la semana anterior. Según todas las reconstrucciones, el deus ex machina de ese giro inesperado fue Matteo Renzi.

El ex primer ministro de centro-izquierda, que había dimitido en diciembre de 2016 tras perder el referéndum sobre la reforma constitucional y había dejado la secretaría del PD después del batacazo electoral de marzo de 2018, no quería desaparecer de la escena política. A Renzi siempre le ha gustado jugar al póquer y tomar por sorpresa aliados y adversarios, propinando incluso alguna puñalada por la espalda. Que se lo pregunten a Enrico Letta. Así, una semana después de la formación del nuevo Gobierno liderado por el mismo Giuseppe Conte, decidió abandonar el PD y formar un nuevo partido, Italia Viva (IV), contando con un puñado de diputados y senadores que eran clave para que el Ejecutivo mantuviese la mayoría en el Parlamento.

Renzi, que aspiraba aún a ser el Macron transalpino, se había convertido en una bala perdida. Luego vino el coronavirus y todo entró en una especie de stand-by

Ya en sus primeros meses de vida, el Gobierno, nacido a toda prisa para evitar regalar el país a la ultraderecha, iba falto de un verdadero programa de gobierno. Las tensiones fueron constantes: desde los presupuestos hasta unos cuantos asuntos calientes, como la intervención del Estado para evitar el cierre del maxi establecimiento siderúrgico Ilva de Taranto, la resolución de la crisis de Alitalia o el retiro de la concesión a Atlantia –es decir, la familia Benetton– de la gestión de las autopistas italianas. Renzi, que aspiraba aún a ser el Macron transalpino, se había convertido en una bala perdida. Luego vino el coronavirus y todo entró en una especie de stand-by. Al menos hasta el final del verano. Superado el escollo de las elecciones regionales –donde el Gobierno salvó los muebles– y del referéndum sobre el recorte de parlamentarios, Renzi volvió a pisar el acelerador para intentar salir de la irrelevancia: Italia Viva atesoraba el 2-3% de la intención de voto y él seguía siendo, con diferencia, el líder peor valorado por los italianos. Así llegamos a la crisis más inexplicable de la historia republicana, que tiene nuevamente al exalcalde de Florencia como protagonista. 

Renzi, ¿morir matando?

Tras un mes de profundas tensiones, con ultimátums incluidos, el pasado 13 de enero las dos ministras de Italia Viva abandonaron el Gobierno. Oficialmente, la razón fueron las divergencias acerca del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia, es decir la gestión de los fondos europeos, cuyo proyecto había sido ya modificado, tras las críticas generalizadas de todos los partidos que apoyaban al ejecutivo. Renzi no se dio por satisfecho: Italia Viva se abstuvo en el Consejo de Ministros que aprobó el nuevo plan por su falta de concreción, la existencia de demasiadas subvenciones y la escasez de inversiones, además del sistema de gestión aún muy centralizado por Conte. No cabe duda de que el plan es mejorable. Tampoco cabe duda de que el gobierno de Conte habría podido hacer más cosas en este año y medio, como Renzi ha repetido una y otra vez.

Sin embargo, teniendo en cuenta la profunda crisis debida a la pandemia y haciendo una comparación con los demás países europeos, la gestión del ejecutivo de Roma ha sido generalmente positiva. Siendo el primer país golpeado por el virus, Italia vivió un verano relativamente tranquilo y las restricciones navideñas –mucho más duras que en España– han permitido una disminución de los contagios en este comienzo de año. La vacunación va más rápida que en los demás países de la UE y, hasta el momento, la bomba social, temida por muchos en primavera, se ha evitado con varios planes de ayudas para trabajadores, autónomos y empresas. El 20 de enero se ha aprobado un nuevo aumento del presupuesto de 32.000 millones de euros, que se suman a los 108.000 millones aprobados en 2020. Además, Conte tuvo un papel relevante en la aprobación del Next Generation EU, y consiguió para Italia la mayor cuantía de los fondos, unos 209.000 millones.

Así, la ruptura de Renzi ha resultado incomprensible para la mayoría de la población. “Qué siga en el Ejecutivo y que dialogue para cambiar algunas medidas, pero que no tumbe al gobierno en un momento tan dramático para el país”, ha sido el comentario más escuchado. Fueron en buena medida también las palabras de la senadora vitalicia Liliana Segre, de 90 años, que decidió viajar hasta Roma para participar en la votación en el Senado, aunque se lo habían desaconsejado debido a su avanzada edad. De hecho, el mismo Renzi ha tenido una conducta poco coherente desde que abrió la crisis hasta el punto de que su partido se abstuvo en la votación crucial en las dos cámaras. Muchos aún se preguntan qué quería, y qué quiere, en realidad el senador de Rignano.

Las alternativas son un reajuste del actual Gobierno o la creación de uno nuevo, con las dimisiones de Conte y un nuevo voto de confianza en el Parlamento

Lo que está claro es que a Renzi no le conviene ir a elecciones ya que Italia Viva no entraría en un Parlamento en el que, además, se sentarán por primera vez 230 diputados y 115 senadores menos. Por eso, es probable que calculara que si la alianza entre PD y M5E se consolidaba y el Gobierno llegaba, como era probable, al final de la legislatura, él se encontraría completamente fuera de juego. No habría tenido margen de actuación: más bien, habría desaparecido de la política. Esta vez definitivamente. De ahí su voluntad de eliminar, políticamente hablando, a Conte y enturbiar las aguas para que pudieran darse las condiciones para nuevos equilibrios, desconectando el PD de los grillini y creando un espacio centrista con una patrulla de berlusconianos que se sienten incómodos al lado de Salvini y Meloni. Sin embargo, aunque hace un par de años nadie hubiese apostado cuatro duros al respecto, Conte se ha convertido en la clave de bóveda de la alianza entre los nietos del PCI y los hijos del excómico Beppe Grillo. Difícil, o directamente imposible, pues que Renzi consiguiese el objetivo, teniendo en cuenta además los altos niveles de consenso de que dispone Conte en la actualidad. 

Dos semanas de arenas movedizas

El lunes 18 de enero, el Gobierno consiguió la mayoría absoluta en la Cámara y el martes, tras una sesión bastante tensa, una mayoría simple (156 votos a favor, cuando la mayoría absoluta es de 161) en el Senado. Renzi no se ha salido con la suya, pero tampoco se puede decir que Conte sea el ganador de la partida. El Ejecutivo no ha caído, pero el espectro de las elecciones anticipadas no termina de desaparecer. Se abren ahora dos semanas clave en las que el ex abogado del pueblo, ya convertido en un progresista europeísta, deberá convencer a una decena de senadores centristas para que apoyen al gobierno. Es posible –en Italia hay una larga tradición de transformismo– pero no está asegurado. El martes 19 en el Senado, además de los votos de M5E, PD y los izquierdistas de Libres e Iguales (LeU), han votado a favor también la mayoría de los senadores vitalicios –como Mario Monti y Liliana Segre–, un ex del M5E, el socialista Nencini –que hasta antes de ayer estaba con Renzi– y dos de Forza Italia. Necesitarían más porque si no el Gobierno tendría una supervivencia muy precaria.

El ministro de Cultura y portavoz del PD en el Ejecutivo, Dario Franceschini, considera el voto del 19 “un punto de partida sobre el que construir una perspectiva política”. De hecho, se está trabajando en la creación de un nuevo grupo centrista, juntando a tránsfugas –se  les llama “responsables” o “constructores”– de diferentes formaciones, a partir del llamamiento que hizo Conte a liberales, socialistas y populares, las tres grandes familias políticas que, en Italia, no tienen un partido de referencia. El objetivo sería conseguir una mayoría como la que permitió la elección de Ursula von der Leyen en versión italiana, es decir con la pata (ex)populista del M5E. El grupo de los “responsables” podría ser también el futuro partido de Conte, del que se ha hablado mucho. Otras fuentes del Ejecutivo no son tan optimistas: “En las comisiones parlamentarias no tenemos la mayoría”, comentan. “Pase lo que pase, a partir de ahora, será un Vietnam, como en el segundo Gobierno de Romano Prodi. Además, la imagen que damos al país recuerdan a las peores de la Primera República”.

En síntesis, los escenarios no son halagüeños: a principios de febrero, se llevará al Parlamento el Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia, que necesita una mayoría absoluta para su aprobación. Si el Gobierno no la consigue, deberán convocarse elecciones antes de julio, cuando empieza el llamado “semestre blanco”, es decir los últimos seis meses del mandato del presidente de la República, Sergio Mattarella, en el que no se pueden convocar elecciones. Y en ese caso, la derecha –los sondeos le otorgan un 47% en la intención de voto– tiene todas las de ganar por goleada, facilitada también por la ley electoral. Las alternativas son un reajuste del actual Gobierno –con la entrada de un par de ministros “responsables”–, la opción preferida por Conte; o la creación de un nuevo Gobierno, con las dimisiones de Conte y un nuevo voto de confianza en el Parlamento, opción preferida por el PD, que podría modificar un poco los equilibrios a su favor.

Es en Bruselas donde se juega el partido clave. Y esta crisis, qué duda cabe, no reforzará a Italia a nivel europeo y, menos aún, a nivel internacional

Lo que está claro es que PD y M5E quieren romper definitivamente con Renzi. Recoser las relaciones parece prácticamente imposible. Si la operación funciona, la alianza entre demócratas y grillini se irá consolidando: en primavera hay municipales y, en las grandes ciudades, el Gobierno se juega mucho –sobre todo en Roma y Turín, gobernadas por el M5E–. Nacería así un polo progresista y europeísta que llevaría al país hasta el final de la legislatura –prevista en la primavera de 2023–, gestionaría los fondos europeos y podría tener los números para garantizarse, dentro de un año, la elección del nuevo presidente de la República. ¿Ciencia ficción? Las vías del Señor son infinitas, sobre todo en la ciudad eterna.

El partido se juega en Europa

Ahora bien, que Conte consiga tirar para adelante no significa que la situación no sea extremadamente compleja. Por un lado, después de 16 meses, este Gobierno debería demostrar qué proyecto tiene para el país. De momento, se ha mantenido más o menos unido para cerrar el paso a un ejecutivo de Salvini y debido, también, a la emergencia de  la covid. En su discurso en el Parlamento, Conte ha apuntado a una reforma fiscal –más progresiva– y a una nueva ley electoral proporcional. Es algo, pero no es suficiente. ¿Qué idea de país tiene el Gobierno en un momento crucial como el actual en el que se está decidiendo el futuro de la próxima década? No está del todo claro.

Por otro lado, aunque en Bruselas han lanzado un suspiro de alivio tras la votación del martes en el Senado, hay una honda preocupación. No solo por la estabilidad del país transalpino, sino también por la gestión de los fondos europeos. Más allá de los excesos de Renzi, la Comisión Europea se ha mostrado bastante escéptica sobre el Plan de Recuperación italiano. Los comisarios Gentiloni y Dombrovskis piden una propuesta más creíble: Italia es el país más beneficiado y esperan resultados, no subvenciones electoralistas. Es en Bruselas donde se juega el partido clave. Y esta crisis, qué duda cabe, no reforzará a Italia a nivel europeo y, menos aún, a nivel internacional, en un año en el que, además, ostenta la presidencia del G-20.

Italia parece haber vuelto a los tiempos de la Primera República,  pero sin la clase política y los partidos de aquellos años. En las próximas semanas veremos si se consigue formar una mayoría estable con un proyecto a largo plazo o si gana, una vez más, el transformismo de vuelo gallináceo. En el segundo caso, bien sea en julio o más adelante, la ultraderecha euroescéptica y aún trumpista de Salvini y Meloni tiene una autopista asfaltada para llegar al poder.

Ya se sabe que en Italia las crisis políticas no son una excepción. Hace un año y medio, desde la playa del Papeete, pinchando música y tomando mojitos, Matteo Salvini abrió la que se tachó de la crisis más “loca” de la historia republicana. Después de solo 14 meses de gobierno junto al Movimiento 5 Estrellas...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí