1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

proyectos innovadores

Lo rural está de vuelta

Dos ejemplos para recuperar la vida en el campo desde las ciencias sociales, la economía, la ecología o el arte

Ritama Muñoz-Rojas 13/01/2021

<p>Imagen del entorno en el que se ubica la organización Enrama, en la Sierra Norte de Madrid.</p>

Imagen del entorno en el que se ubica la organización Enrama, en la Sierra Norte de Madrid.

Enrama

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lo rural importa; poco a poco, va recuperando la presencia perdida en los años de la migración del pueblo a la ciudad, no solo para el imaginario de ese bloque anónimo que se llama sociedad, sino para personas que muchas veces son las nietas de aquellas mujeres y hombres a las que se señalaba desde el asfalto como “paletas”. Volver al campo, al pueblo, no es algo nuevo; sí algo más urgente después del revolcón que nos ha pegado la pandemia. Requiere un aprendizaje, una sabiduría que a punto hemos estado de perder por el desprecio hacia formas de vida que la cultura urbanita ha considerado durante décadas como primitivas o poco sexis. Organizaciones como Enrama o Campo Adentro se han involucrado en una vuelta a formas de vida que tienen que ver con una relación estrecha con la naturaleza, fijándose en lo que han dicho y hecho especialistas y replicando modelos de éxito. Hablamos de una vuelta a lo rural con la mirada del siglo XXI. El peligro, dicen, es idealizar. Esto no va de un simple cambio de domicilio. 

En la Sierra Norte de Madrid, en el municipio Cabanillas de la Sierra crece y da sus frutos un proyecto innovador, pionero en muchos aspectos, para cuidar y regenerar la tierra. Cuidar y regenerar la tierra deja de ser retórica en 16 hectáreas de terreno en las que esa frase que es bonita, también echa raíces y ya casi es el sueño cumplido de tres mujeres y un hombre que, desde hace dos años, trabajan para demostrar que se puede revertir el daño que estamos causando en nuestro entorno, que es posible generar un vergel allá donde el deterioro provocado por nuestros estilos de vida, producción y consumo han ido eliminando el verde del paisaje, que otras formas de habitar el planeta son posibles. Para ello se han inspirado en la experiencia y las ideas de especialistas como Yayo Herrero, Joel Salatin, Andre Voisino o Allan Savory, naturalista y ganadero que, desde hace años, viene planteando métodos para revertir los procesos de desertificación y mitigar el cambio climático, además de impulsar el pastoreo holístico. Precisamente, el primero de los grandes proyectos puesto en marcha por Enrama en la Sierra Norte de Madrid se ha centrado en esta modalidad de manejar el ganado, llamado también pastoreo rotativo, con el que cuidan y regeneran el suelo, pero también lo protegen contra incendios y otras injerencias inoportunas o no deseables en la relación con el entorno. 

Las tres mujeres fundadoras de Enrama.

“Consiste en dividir el terreno en diferentes sectores y cada sector, en pequeñas parcelas; el ganado va rotando por todas, de manera que se consigue que el suelo y el pasto de cada parcela se recuperen durante el tiempo en que el ganado está pastando en otras. Es un impacto fuerte y corto, con el que se logra la recuperación de las plantas y de la producción agrícola y ganadera y así, alimentos de mayor calidad. En nuestro caso, después de las vacas pasan las gallinas, que también hacen su trabajito de escarbar, comerse los parásitos, airear el suelo, descomponer el abono orgánico de las vacas; esto no es algo nuevo, siempre se ha practicado la trashumancia; nos basamos en las teorías de Allan Savory, que ha trabajado mucho sobre reverdecer el desierto”, explica Mar Toharia, una de las integrantes de Enrama. 

A pocos kilómetros, crece y da sus frutos otro proyecto anclado en la tierra, con horizontes amplios y mirada contemporánea, para acercarse a lo rural. Se llama Campo Adentro, tiene su sede en la Casa de Campo de Madrid, y surge como una consecuencia de la actividad de personas que vienen trabajando la relación entre el campo, la cultura, el arte, la tradición y el compromiso con el cambio social. Es un espacio que combina la investigación, la formación y la producción cultural, a través de diferentes líneas de acción. En el centro de todo, el acercamiento, consciente, reflexivo y con causa a lo rural. Desde la arquitectura, desde la sociología, con pastores, con artistas.

 

“El arte te permite muchas lecturas, relacionar sensibilidades diferentes; te da la libertad para aproximarte a todos estos agentes que no se habían relacionado antes, como pueda ser un pastor o un productor de quesos o de cervezas artesanales. Pero siempre entendiendo el arte como proceso, no nos importa tanto el resultado final, como el camino”, explica Amelie Aranguren, una de las promotoras de la iniciativa que llega desde el arte contemporáneo. Ha trabajado en el Museo Centro de Arte Reina Sofía, en la Fundación García Lorca, en el Instituto Goethe. “Es una tendencia general poner en valor y cuidar como a una joya esa relación de las personas con el campo, los animales la agricultura. Algo que no se ha perdido de milagro, porque hasta ahora se despreciaba bastante”, añade Aranguren, que los últimos días del año (2020) los dedica a un taller de pastoreo en el Centro de Acercamiento Rural de la Casa de Campo. Se han apuntado muchísimos niños, más que nunca.

Imagen del proyecto de Campo Adentro, en la Casa de Campo, en Madrid. 

“Pretendemos que se entienda lo que es trabajar en el campo y vivir del campo. Vemos que hay gente, cada vez más, que toma la decisión de irse al campo, a un pueblo, pero para llevar una vida de ciudad. Muchas de las soluciones que dan contra la despoblación es poner 5G, banda ancha; y no se trata de poder trabajar en el campo como si estuvieras en la ciudad; se trata de que ese campo siga vivo, siga produciendo, que siga despierto, cuidándonos. Es increíble cómo nos hemos podido desvincular tanto de esa manera de vivir”, declara Amelie Aranguren.

El pastoreo rotativo ha creado la primera brigada forestal vacuna, que el pasado verano se convertía en punta de lanza para la prevención de incendios en la Cañada del Monte

Lo saben bien los integrantes de Enrama. “Llevamos mucho tiempo involucradas en temas de sostenibilidad, en movimientos sociales, en proyectos de intervención social, de género con jóvenes. Decidimos venir a vivir a la sierra y poner todo eso en práctica en un entorno rural, ponerlo sobre la tierra y no dejarlo en meras teorías”, apunta Aránzazu Burgos, miembro también de Enrama, junto a Mar Toharia, Juan Manuel González y Marta Román. Desde las ciencias sociales, la biología, la economía, el periodismo o la agroecología, cada cual aporta sus conocimientos y experiencias. Cuentan además con colaboradores entre los que hay artistas, arquitectas, especialistas en permacultura y dos pastores de la zona. “Si hablamos de ecosistema, si tenemos ese enfoque, es muy importante que en nuestros proyectos existan las diferentes miradas”.

Más allá de la regeneración del suelo, la puesta en práctica del pastoreo rotativo ha creado lo que podríamos calificar como la primera brigada forestal vacuna, integrada por nueve vacas y tres terneros, que el pasado verano se convertían en punta de lanza para la prevención de incendios dentro de la Cañada del Monte (Sierra Norte de Madrid). Tanto es así, que a esta idea se ha sumado el Ayuntamiento de Cabanillas de la Sierra, la Dirección General de Emergencias de la Comunidad de Madrid, el grupo Tragsa, y le sigue la pista también la Federación Estatal de Municipios y Provincias, que ha dado eco a la iniciativa. “Esta práctica, además de reducir el riesgo de incendios forestales ha demostrado su gran valor para la fijación de carbono en los suelos; y los suelos son el mayor de los sumideros de carbono que tenemos en la tierra y por eso, acciones como las que llevan a cabo las vacas pueden ser herramientas fundamentales para hacer frente al cambio climático”.  

El ganado forma parte de uno de los proyectos de Enrama (Madrid).

La puesta en marcha de Enrama costó más de dos años. Había que buscar un terreno que se adaptara a sus planes que, escuetamente, consisten en experimentar y llevar a cabo prácticas que reviertan el cambio climático y acciones innovadoras; crear un espacio de aprendizaje, de encuentro, de búsqueda, de innovación y, además, levantar un centro de formación para los procesos de aprendizaje y los importantes intercambios de experiencias con otros colectivos o personas. 

Cada proyecto cuenta con su propia financiación, pública o privada, aunque reconocen que es todo un reto lograr ser sostenibles a lo largo del tiempo

Les gusta contar que, cuando estaban a punto de tirar la toalla, “nos encontró una impresionante finca rústica de 16,5 hectáreas de bosque mediterráneo”; encinas, fresnos o jaras, ahora acompañados de vacas, gallinas, anfibios y de un ir venir de gente que, manteniendo los protocolos para evitar el contagio del coronavirus, acuden a este espacio desde la pasada primavera para aprender, observar o participar en lo que allí se hace. “Es verdad que el centro de formación todavía no se ha podido construir, pero hemos convertido la finca entera en un aula viva, plena naturaleza”. Hoy ha habido que reubicar alguna vaca que andaba despistada y llevarla a la parcela que le corresponde. Por la tarde, toca dar de comer a las gallinas. Hace pocos días, han terminado de construir la charca de los anfibios; lo último ha sido el aterrazado: sembrar centeno en torno a la charca y acolchar el terreno por encima para que no se compacte el suelo y pueda seguir teniendo vida. “Todo lo que se hace en la finca procede de una reflexión; todo tiene sentido y todo forma parte de un ecosistema, incluidas nosotras”, explica Marta Román. Ahora, la parte demostrativa o formativa se lleva a cabo a cielo descubierto, mientras esperan que la Comunidad de Madrid dé los permisos para la construcción del centro de formación, una bioconstrucción integrada en el paisaje.

Enrama tiene en marcha ya diferentes proyectos y diferentes estrategias, que tienen que ver con regenerar. Punto muy importante es cómo hacer que sean sostenibles y viables económicamente. Cada proyecto cuenta con su propia financiación, pública o privada, aunque reconocen que es todo un reto lograr ser sostenibles a lo largo del tiempo. 

Además del pastoreo rotativo, que se hace en colaboración con el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), existe ya El Bosque Comestible, cuya idea es imitar a la naturaleza para producir comida siguiendo un procedimiento alternativo al del huerto de siempre. “Este proceso también tiene una función regeneradora y de fijación del agua, uno de los retos a los que nos tenemos que enfrentar. Tenemos que tener claro que nuestros ecosistemas tienden cada vez más a lo seco. De cintura para abajo, España cada vez está más seca y hay que plantearse cómo hacemos para acumular conseguir más agua. Generar vergeles adaptados a las circunstancias de ahora”, explica Mar Toharia. 

Está también Ciclosfera: un proyecto de divulgación del conocimiento etnobotánico; se trata de explicar la relación histórica con las plantas autóctonas, recuperar el patrimonio cultural serrano. Verde Serrano es un espacio en el que se han propuesto reunir todo lo que se está haciendo en favor de la transición ecológica en la Sierra Norte de Madrid, la primera guía local y ecológica local y de proximidad de esta zona, y la primera que se hace con estas características en el país. “Estamos recopilando todas las iniciativas público privadas y de producción local que trabajan en la línea de transición ecológica. Actualmente, tenemos unos cincuenta negocios locales con visión ecológica. Recogemos también la información municipal que nos parece interesante de políticas medioambientales o diferentes acciones que hacen los ayuntamientos”, expone Marta Román.

Al mismo tiempo, todo lo que ocurre en la finca Enrama tiene que ver con la educación ecosocial, la idea de hacer partícipes a las personas de todo lo que se está haciendo sin necesidad de convocar un taller (que también se convocan). Y, por supuesto, con el ecofeminismo, eso tan importante que tiene que ver con los cuidados, con cuidar y proteger la tierra, y también con el lugar en el que se coloca la mujer como agente clave para la protección de la tierra y para la transformación de las relaciones humanas entre personas y con los ecosistemas. “Cómo lo vamos haciendo, el camino, es lo que nos define”, concluyen.

También Aranguren cree que “desde la ciudad tenemos una gran responsabilidad para que el mundo rural siga vivo y tiene mucho que ver con nuestras formas de consumo. Y también tiene mucho que ver con esos valores que son evidentes en la vida de pueblo (sin idealizar) la manera de repartirse el trabajo, los terrenos comunales, aquí es donde podría estar presente el ecofeminismo, lo común. Por qué todo eso desaparece cuando estás en la ciudad. Estamos trabajando mucho esa idea, esos valores, además de lo práctico. Me gusta mucho el vínculo entre el campo y la ciudad y como el arte une el campo y la ciudad, desde la creación, pero también una creación que pasa por lo colaborativo, por los cuidados y por la hospitalidad, lo común”.

Grupo de niños y niñas en una de las actividades de Campo Abierto (Madrid).

Campo Adentro tiene una gran variedad de proyectos. Publica libros, produce exposiciones o queso, hace de consultora para la Comisión Europea, a la vez que organiza un movimiento de pastores de oposición a la política agraria dominante, también recupera una aldea abandonada para la producción colectiva agraria y artística, y últimamente, ha abierto el Centro de Acercamiento a lo Rural en Madrid, desde el que se programan talleres (por ejemplo de pastoreo), talleres de investigación, talleres de prácticas artísticas, o seminarios de alimentación. 

“Ahora nos vamos dando cuenta de la importancia de lo rural; es mucho conocimiento el que hay en el campo, porque es de siglos y siglos. Y no se pude perder. Pero la recuperación tiene que ser desde la modernidad, desde lo contemporáneo”, opina Aranguren.

Autor >

Ritama Muñoz-Rojas

Periodista y licenciada en Derecho. Autora de 'Poco a poco os hablaré de todo. Historia del exilio en Nueva York de la familia De los Ríos Giner, Urruti'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí