1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Carme Valls Llobet / Médica

“El parto es un momento en el que se ejerce mucho la relación médica de poder”

Meritxell Rigol 6/01/2021

<p>Carme Valls, en una imagen promocional.</p>

Carme Valls, en una imagen promocional.

Cristina Candel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Crear una medicina que se fije en las especificidades biológicas de las mujeres, así como en su posición en el mundo –cómo se ven y cómo las ve la sociedad–, es una cuestión pendiente que denuncia Carme Valls Llobet, médica especializada en endocrinología y directora del programa Mujer, Salud y Calidad de vida del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS). ¿Progresos en tres décadas? Bien escasos, lamenta. En Mujeres invisibles para la medicina (Capitán Swing, 2020), Valls presenta un recorrido por la salud física y mental con el que reclama que las mujeres dejen de ser obviadas en la investigación de patologías y tratamientos. “Muchas veces pregunto si un antibiótico metaboliza igual en hombres que en mujeres y a menudo no me lo saben explicar ni desde el propio laboratorio que lo vende”, explica la médica defensora de la “ciencia de la diferencia”. Insuficiente esfuerzo diagnóstico y sobremedicalización son algunas de las consecuencias del vacío de conocimiento biomédico diferencial que perjudica la atención a la salud de las mujeres y les resta vitalidad a los años vividos, según Valls.

¿Cómo afectan los estereotipos de género a la atención médica que reciben las mujeres?

En la atención a las mujeres se mezclan los estereotipos con la falta de ciencia. La ciencia médica es androcéntrica, ha estudiado fundamentalmente lo que les pasa a los hombres [cisgénero]. Lo que pasa a las mujeres parece que es menos importante y si se sale mucho de la norma masculina es, directamente, ignorado. Me refiero por ejemplo a todo lo que tiene que ver con la menstruación, el parto, el postparto y la menopausia. La ciencia médica tiene que avanzar en atender la calidad de vida de las mujeres, porque no se trata solo de vivir más tiempo, sino de que los años que se vivan sean sin dolor, sin llagas ni espaldas que se curvan. Con más ciencia, lo retardaríamos. Se las valora como inferiores. Cuando una mujer está en la consulta por cosas que a los hombres no les pasan, o que no les pasan igual, hay la maldita tendencia a decir que son nervios. Y cuando la medicina dice esto, además de equivocarse muchas veces, lo que hace es medicalizarlas. Vivir en una sociedad androcéntrica y patriarcal, en una sociedad que te menosprecia y en la que tienes que prepararte las cosas el doble que los hombres para ser escuchada, pone de los nervios, obviamente, y genera un desgaste. Pero cuando esto se convierte en un nombre técnico, como ansiedad o depresión, y te dan una pastilla, se psiquiatriza, y esto es un error.

Detecta un insuficiente esfuerzo diagnóstico en la atención médica a las mujeres ¿Qué enfermedades pasan desapercibidas y son a menudo inadecuadamente tratadas con psicofármacos? 

Todas las que son más insidiosas, es decir, que se manifiestan con malestar. ¡Todo el mundo quiere encontrar un dolor concreto en un punto concreto! Cuando las mujeres dicen “me duele todo” o “tengo un malestar rarísimo” o “no me encuentro bien”, se enmascaran enfermedades como las carencias metabólicas, empezando por las anemias y la falta de B12. También las enfermedades autoinmunes, que predominan entre las mujeres, y que empiezan siempre con malestar y dolor hasta que no se manifiestan de manera más concreta. Serían la artritis reumatoide, el lupus o la enfermedad del síndrome seco. Y también problemas que están surgiendo en una sociedad que usa tantos productos químicos, como la fatiga crónica, la fibromialgia o la sensibilidad química múltiple. Son enfermedades que no causan la muerte de forma inmediata pero que en cambio alteran la calidad de vida de la persona. Como no estás preparado para diagnosticarlas rápido y como falta más ciencia, quedan en ese grupo de “malestar vago” ante el que se dice a las mujeres que seguramente es psicosomático. ¡Antes de llamarlo psicosomático usted tiene que hacer toda una batería de pruebas! Hace años que trabajo con la fibromialgia y lo que veo es que no diagnosticamos bien las causas del dolor crónico. Lo que hacemos es psiquiatrizarla, les damos sedantes antidepresivos y parches de morfina para tratarla.

 

¿Pero es cierto que las mujeres sufrimos más depresión?

Hay artículos médicos en los que dicen que las mujeres ‘por su naturaleza’ tienden a la depresión o a la ansiedad. No es que tengamos una tendencia innata a la depresión, pero vivir en una sociedad androcéntrica es un factor depresógeno. Tenemos que aprender a bailar aquí dentro, con todo lo que se dirige a aplastarnos. Hacer frente a las humillaciones que recibimos es un esfuerzo. Por otro lado, hay más ansiedad en las mujeres cuanto menos reservas de hierro tienen. Y resulta que hay mujeres que desde los doce años a los cincuenta tendrán el hierro bajo, porque tienen sangrado menstrual alto. Sumado a una sociedad llena de disruptores endocrinos en el medioambiente, que las llevan a tener una menstruación más abundante. En este caso, es un factor ansiógeno [que genera estrés] y es biológico. Esto los médicos y las médicas lo tienen que aprender, como si recitaran un poema, porque es el poema angustiante de la vida de muchas mujeres. Hace falta saber mucho de la biología diferencial de las mujeres pero de la facultad de medicina se sale sabiendo muy poco de ello. Al ciclo menstrual se le dedica tan solo una hora en toda la carrera. Hay una gran diferencia entre decirle a una mujer que está deprimida o que hay muchos factores sociales y biológicos que la pueden derrumbar y que tiene que ser consciente de estos factores para que le afecten lo menos posible. 

Usted observa que los sentimientos de culpa son los agresores principales para la salud mental de las mujeres. ¿Cómo se puede encajar reparar o fortalecer la autoestima de las mujeres en la política de salud pública? 

Todo lo que pueda subir nuestra autoestima, como que se reconozca nuestro trabajo y se visibilice, mejora la salud mental. En cambio, no la mejora tratar esta salud agredida por la sociedad con una pastilla. Medicalizamos lo que es social y cultural. Sacarse la culpa, que permite tenernos más controladas, con ideas como que “quizás he hecho algo malo” o “quizás no valgo mucho”, es un tema complejo y social, que no se arregla medicalizando a las mujeres.

Detecta que en el acto médico se ejercen violencias hacia las mujeres ¿Qué debemos desnormalizar en la relación con los médicos y médicas? 

Cuando una mujer está en la consulta por cosas que a los hombres no les pasan, o que no les pasan igual, hay la maldita tendencia a decir que son nervios

No tenemos que normalizar ninguna relación de poder. El poder se tiene que alejar de las relaciones humanas, también en el acto médico. La persona que tienes delante tiene que ser escuchada e informada de lo que le propones, de lo que le pasa y de lo que puede pasar, con la máxima calidad posible y no diciendo palabras raras. No se puede cometer ningún abuso, y me refiero no solo a lo más obvio, como puede ser el abuso sexual, sino también a la prepotencia. Las mujeres acuden más a la atención primaria y son las que reciben más actos médicos prepotentes. Los hombres, que viven muy fuera de su cuerpo, solo piden ayuda cuando están vomitando sangre, con una pulmonía doble o con un infarto, por lo que van a parar a urgencias, donde han avanzado mucho en respeto a las personas. Hay unas pautas diferentes a las del acto médico habitual. Hay que tener en cuenta, también, que el médico o la médica de primaria tiene una lista de cuarenta visitas y cinco minutos por visita. A pesar de esto, hay quienes lo hacen con respeto.

Además de cambiar el trato que nos dan algunos médicos y médicas, ¿qué más es imprescindible tocar en el sistema sanitario para superar el impacto que tiene el sesgo de género en la atención sanitaria que recibimos las mujeres?

Para que cambien la actitud también hace falta construir ciencia de la diferencia, es decir, que tenga en cuenta lo que les pasa a las mujeres. Muchas veces pregunto si un antibiótico metaboliza igual en hombres que en mujeres y a menudo no me lo saben explicar ni desde el laboratorio que lo vende. De la investigación, saldrá la docencia, lo que enseñamos en ciencias de la salud. También hacen falta unas buenas guías de práctica profesional de asistencia, que te ayuden a tomar decisiones rápidas y bien formadas.

Apuntaba que el ciclo menstrual es fundamental para entender la salud de las mujeres pero que está poco estudiado. ¿Considera que la anticoncepción hormonal se receta demasiado a la ligera? 

Sí. No niego que hay casos en los que hace falta, como en las mujeres con endometriosis, en los que tenemos que intentar evitar este dolor tan inmenso. Pero cuando hay un trastorno de la menstruación, lo que hace falta es paciencia y armonía, y explicar a las jovencitas que, sobre todo, no tomen cafeína porque estimula el síndrome premenstrual, y que tienen que mantener una vida lo más sana posible y que con las propias hormonas el cuerpo se equilibra. Y si continúa teniendo una menstruación muy abundante cada mes, pues quiere decir que tiene demasiados estrógenos y poca progesterona, que no ovula bien. La tienes que ayudar a ovular, ¡no a no ovular! Si le das anticonceptivo, le matas el ciclo. Más de seis años de anticonceptivos antes de tener el primer hijo es un factor de riesgo de cáncer de mama antes de la menopausia. ¿Se conocen estos efectos? ¿Se les dice que se les puede producir una trombosis o que les pueden salir varices? Damos anticonceptivos hormonales como si fueran un caramelo. Y hay médicos que dicen que si les explican las consecuencias no se tomarán las pastillas. Pues estupendo, ¡es que quizás la chica no se lo tiene que tomar! Cuando quieren tener hijos se preguntan por qué se lo han dado durante 10 o 15 años... Las mujeres no tienen que recibir menos información por ser jóvenes. Si le damos una pastilla tiene que saber los efectos que puede tener y valorar si vale la pena una u otra opción. Hay recursos para regular la menstruación antes de llegar a dar anticonceptivos. El médico o médica tiene que ofrecerlos. Por ejemplo, dar vitaminas.

Critica también que se medicaliza la menopausia, a la que usted, a contracorriente del imaginario que hay sobre esta etapa de la vida, incluso se refiere como un “momento glorioso” ¿Por qué? 

No habrá un ‘lobby’ de la industria para que se estudien las anemias, aunque sea lo que produce más cansancio en el 50% de las mujeres

¡Dejamos de perder sangre y empezamos a ganar en hierro! Nos han impuesto el miedo de que será una etapa muy mala, y no. Es una etapa nueva, en la que tienes que cuidarte un poco más, no por la menopausia en sí, sino porque tienes 50 años y vives con el mismo hígado desde que naciste y llevas los mismo huesos puestos, que se habrán deformado un poco, por lo que tienes que vigilar cómo andas y cómo te sientas, el ejercicio que haces... El problema no es la menopausia, es los años que vas viviendo. Para los síntomas de la menopausia, la sequedad vaginal y los sofocos, quizás no hace falta una terapia hormonal. Quizás si hacemos yoga los reducimos, porque toda actividad que armonice nuestro cerebro, los disminuirá. Incluso a muchas mujeres se les ha despertado una sexualidad mucho mejor con la menopausia. Es un momento en el que la vida toma otra dimensión. 

¿Considera que el parto también se sobremedicaliza? 

Medicalizamos procesos que son naturales. Suerte que ha habido una serie de luchas y la asociación El Parto es Nuestro ha denunciado rasuraciones innecesarias y que se corte la vagina cada vez que se tiene un hijo. A no ser que esté a punto de desgarrarse, no se tiene que hacer una episiotomía. Tampoco se las tiene que atar a las mesas cuando es mucho mejor ir andando hasta el último momento porque se encaja mejor la criatura. Todo esto ha sido una batalla frente a prácticas que son controladoras e hipermedicalizadoras. Hay violencia obstétrica. El parto es un momento en el que se ejerce mucho la relación médica de poder. Para muchas es un momento de tortura, de mucho sufrimiento. Luego, hay una ausencia de ciencia sobre el postparto. Por ejemplo, la tiroiditis post parto, ¡la gran desconocida!, aunque la tiene una de cada cuatro mujeres. Es una inflamación de la glándula tiroides que genera cansancio, irritabilidad o angustia, porque la glándula se dispara hacia arriba o hacia abajo.

¿La sobresaturación del sistema sanitario bajo la pandemia diría que ha aumentado las situaciones de violencia en el acto médico que usted ya denunciaba?  

En este momento, la violencia es estructural: sin tener suficiente personal, no se atienden cosas graves o que pueden llegar a serlo. Los diagnósticos de cáncer se están atrasando. Es un fallo del sistema, tendría que atender la pandemia sin desatender lo que ya era habitual. 

Con la gestión de la pandemia vemos cómo se tiende a individualizar la responsabilidad sobre salud, a vincularla a lo que hacemos o no hacemos, pero esta mirada no es nueva. ¿Echa de menos más atención a los determinantes sociales de la salud? 

Necesitamos salud en todas las políticas. ¿De qué sirve la economía si no hay salud en lo que promueves? Tenemos que encontrar fórmulas para vivir de otra manera. De esta pandemia tenemos que salir más humildes. La sanidad en este momento es lo más político que hay. Quién paga la investigación tiende a ser la industria, que quiere introducir nuevos fármacos, y hay cosas que no se arreglan con fármacos, por ejemplo, equilibrar el cuerpo, o que se arreglan con fármacos que no son caros. No habrá un lobby de la industria para que se estudien las anemias, aunque sea lo que produce más cansancio en el 50% de las mujeres. Es salud pública quien tiene que promover estudios que tengan en cuenta la diferencia entre mujeres y hombres.

Crear una medicina que se fije en las especificidades biológicas de las mujeres, así como en su posición en el mundo –cómo se ven y cómo las ve la sociedad–, es una cuestión pendiente que denuncia Carme Valls Llobet, médica especializada en endocrinología y directora del programa Mujer, Salud y Calidad de vida...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí