1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gramática rojiparda

Lo de la luz

Algún perverso sistema de selección ha hecho que en el “gobierno más progresista” se siga hablando igual que en los tiempos de González, cuando se apelaba a la ética de la responsabilidad y se advertía de lo duro que era “pasar de las musas al teatro”

Xandru Fernández 17/01/2021

<p>Subida de la luz y el gas. </p>

Subida de la luz y el gas. 

J.R Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La luz venía por cables que salvaban distancias kilométricas apoyándose en postes de madera. En algunas ocasiones en vez de postes había grandes columnas metálicas que se llamaban “torres de alta tensión”, indicando así que lo que corría y saltaba allá arriba era algo mucho más poderoso y peligroso de lo normal. Si nos preguntaban de dónde venía aquel prodigio señalábamos, obedientes y un tanto desconcertados, las montañas: allá, al otro lado, un salto de agua, una presa o cualquier otro portento de la ingeniería originaba el caudal eléctrico que llegaba a nuestras casas sin demasiados contratiempos, aunque de vez en cuando un vendaval tirase uno de aquellos postes. Pagábamos por ello una factura que se embolsaba un empresario navarro o vasco o de Santander.

La luz faltaba de vez en cuando, marchaba, “se iba”, pero los cortes de electricidad de mi infancia no eran nada comparados con los tajos que soportaría el llamado mercado eléctrico desde su liberalización en 1997. Ahora es muy raro que se vaya la luz, pero es mucho más raro encontrar a alguien que sepa descifrar el recibo de la compañía eléctrica, y ni siquiera es sencillo saber a quién le estás pagando esa factura insólita. Haríamos bien en no hacer chistes con este asunto: la historia nos enseña que las sociedades más autoritarias y desiguales son las que escriben más raro, aquellas en que la escritura y su interpretación están en manos de expertos cuya habilidad para manipular cifras y medidas raya lo circense.

Cuesta creer que en 1910 la línea eléctrica más larga y de mayor tensión de Europa estuviera en un país tan refractario a los avances tecnológicos como España

Hablando de sociedades autoritarias y desiguales, cuesta creer que durante unos años, allá por 1910, la línea eléctrica más larga y de mayor tensión de Europa estuviera en un país tan refractario a los avances tecnológicos como España. Pero lo de la modernidad hispánica es un misterio gozoso. Tampoco sabemos a qué obedece que el capitalismo echara raíces entre nosotros. Probablemente a la codicia de unos pocos de aquí combinada con la codicia de unos pocos de allá: especuladores autóctonos y especuladores extranjeros, todos ellos conscientes de estar pisando un terreno muy frágil en el que las ganancias han de ser rápidas para ser significativas. Da la sensación, a veces, de que el capitalismo en España es algo pasajero, una broma que ya ha dejado de hacer gracia, una forma de vida incongruente con el ecosistema en que se desenvuelve y que, por eso mismo, debería haber sido barrida por la fatalidad hace mucho, mucho tiempo. Vemos el capitalismo circular por las autopistas alemanas, por las calles suecas, por las vías francesas de ferrocarril y, por muy perverso que nos parezca ese modelo de depredación y extracción de plusvalías, lo cierto es que lo sabemos preparado para sobrevivir a varias generaciones de anticapitalistas y a otras tantas crisis sistémicas, al menos hasta que el apocalipsis climático se lo trague todo. En cambio, lo ves en España y flipas: no te crees que no haya sucumbido a la cutrez ambiental.

Antes de la pandemia y de perder el buen humor, yo atribuía esa idiosincrasia del capitalismo español a una querencia atávica por lo sólido, por lo estático, por lo que se queda quieto y, cuanto más tiempo se esté quieto, mejor: la Contrarreforma, el Barroco, el PSOE. Eso explicaría que aquí no se entienda del todo un concepto como el de la electricidad, cuya naturaleza es todo lo contrario: algo que es imposible retener, inmovilizar, almacenar, que tiene que estar constantemente fluyendo. Ya no pienso así, naturalmente: jugar con el precio de la electricidad en mitad del crudo invierno y en medio de una pandemia es algo que va más allá de los imaginarios culturales. Ni siquiera me sirve como explicación la conocida apelación de Max Weber a la auri sacra fames, a la “maldita ansia de oro” que, según el sociólogo alemán, caracteriza al capitalismo tardío de los países católicos. Sigo creyendo, no obstante, que funciona aquí también esa tendencia a ver el mundo etiquetado y compartimentado de una vez y para siempre, una manera de juzgar que excluye el cambio y que se conjura con la eternidad.

Jugar con el precio de la electricidad en mitad del crudo invierno y en medio de una pandemia es algo que va más allá de los imaginarios culturales

Sea, así, el poder político. Del mismo modo que al empresario español le cuesta entender que la electricidad tenga que estar siempre moviéndose, aunque no siempre origine una ganancia (pues puede ser y de hecho es más costoso arrancar un generador que dejarlo funcionando aun cuando no haya demanda de electricidad, una circunstancia que en países como Alemania o Bélgica se traduce en precios negativos que benefician al consumidor en lugar de tratarlo como un parásito), el político español es reacio a entender que el poder es una relación, no un objeto que se pueda poseer y prender en la solapa. Detesto caer en simplificaciones y, encima, ser consciente de que lo son, pero no puedo evitar comparar la indiferencia de los gobernantes españoles hacia los ciudadanos con su tendencia a hablar ahuecando la voz como si en lugar de para gobernar se les hubiera elegido para predicar buenas costumbres sub specie aeternitatis.

  

Hace tres años, Pablo Iglesias acusaba al gobierno de ser cómplice de las eléctricas por no frenar la subida de precios de la luz en plena ola de frío. Ahora que Iglesias es vicepresidente, en Unidas Podemos echan el resto en explicar que, si no atajan esa situación (un 27 por ciento de subida en la factura de la luz se anunciaba hace unos días), es porque no tienen suficiente apoyo electoral. Quien dice apoyo electoral dice sentido del ridículo, pero nada cambia el hecho de que este gobierno, aplicándole el criterio del propio Iglesias, es igual de cómplice que el anterior.

Este 2021 se cumplirán diez años de la primavera aquella en que miles de jóvenes y no tan jóvenes ensayaron otra manera de hablar de política. Se suponía que esa generación haría política sabiendo de lo que hablaba, pero algún perverso sistema de selección ha hecho que en el “gobierno más progresista de la historia” se siga hablando igual que en los tiempos de Felipe González, cuando se apelaba a la ética de la responsabilidad, se distinguía entre “predicar” y “dar trigo” y se advertía de lo duro que era “pasar de las musas al teatro”, una expresión que, con honrosas excepciones, siempre me ha servido para detectar imbéciles. Si uno ni siquiera es capaz de mantener el mismo discurso cuando está en el gobierno que cuando aspira a él para mejorar las condiciones de vida de la gente corriente, es porque su concepción del poder es tan deficitaria como la del empresario eléctrico que cree que le debes algo por tener en funcionamiento las turbinas de sus centrales. Luego lloraremos en televisión, pero algún indicio había, antes de entrar en el gobierno, de que iba a ser difícil. Por eso se aplaude a los que no se rinden.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Nacho

    Xandru, majo, no te enfades y recobra tu sentido del humor. Y, de paso, repasa lo de gobierno de coalición y correlación de fuerzas dentro de un gobierno. Según tu punto de vista cada vez que no sale adelante y a tu gusto una propuesta del grupo minoritario este debe abandonar airadamente el gobierno dando un portazo. Hay ocasiones que me da por pensar tonterías: No será que estamos mejor tomando cañas en una terraza que gobernando.

    Hace 6 meses 8 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí