1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Industria literaria

Tridecálogo de prácticas apropiadas para editoriales

A propósito del ‘caso Glück’

Iban Zaldua 26/12/2020

<p>Louise Glück.</p>

Louise Glück.

Poets.org / Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No puedo ocultar que el “caso español” de la última premio Nobel de literatura, Louise Glück, me ha entretenido bastante: lo que al principio parecía un caso de codicia (¡en una poeta, además!) y de falta de principios éticos (por dar de lado, tras el triunfo, a una editorial leal y sufrida como la levantina Pre-Textos, que apenas había hecho dinero con sus poemarios, y por obligar a ésta, por lo visto, a destruir los ejemplares que tenía aún en circulación de los mismos, vía agente con fama de tiburón, al que la prensa patria, ni que decir tiene, jamás se olvidaba de referirse con su sonoro apodo El Chacal), se convirtió en una breve pero significativa recopilación de prácticas más bien dudosas por parte de la empresa (impago de derechos, tiradas realizadas fuera de contrato, cubiertas que no contaban con el visto bueno de la autora…).

La editorial que al final pujó por los derechos y le “arrebató” la autora a Pre-Textos/David, Visor, tampoco parece un buen candidato al papel de Goliat que le atribuían de antemano quienes se solidarizaron con la casa valenciana: es también una editorial pequeña, independiente, especializada en poesía (para más inri), portadora de similares virtudes y vicios que la que, supuestamente, fue apartada por las malas artes de la avariciosa poeta. El contexto subyacente al caso fue bien resumido, una vez más, por Ignacio Echevarría. Por cierto, la polémica también me encantó por otra razón: porque demuestra, una vez más, y frente a los que reivindican que la poesía es algo sublime más allá de la literatura (ah, oh, ah), que el género responde a los mismos impulsos crematísticos y de prestigio que mueven la práctica del resto de los escritores. De hecho, nunca se ha visto que un poeta haya renunciado al premio Nobel de literatura, ¿verdad? Pero, bueno, ese es otro tema.

La cuestión es que el caso me ha llevado a reflexionar sobre las prácticas editoriales, lo que, a su vez, algo que ya es vicio en mí, me ha impulsado a bosquejar este Tridecálogo de prácticas apropiadas para editoriales, al que cualquier lector podrá añadir, si lo ve conveniente, puntos adicionales, desde luego:

1.  El o la autora debe lealtad absoluta a su editorial: nada diferente merece la generosa empresa que se apiadó del ego de aquel escritor o escritora cuyos torpes manuscritos decidió publicar y dar a conocer a lo largo y ancho del mundo mundial (en muchas ocasiones, cuando la persona autora era aún joven e inmadura). Esas y esos mediocres escribidores que, bajo el impulso del más vil materialismo, toman la decisión de marcharse a otra editorial en busca de más dinero, mejor trato o condiciones más adecuadas, no pueden ser objeto más que de desprecio por parte de la República de las Letras en su conjunto.

2. No así la editorial al autor o autora, faltaría más: las cifras de venta por debajo de ciertos umbrales, las débiles perspectivas de mercado, las sospechas de pérdida de capital literario o cualquier otro motivo pueden y deben provocar la rescisión unilateral de la relación con el autor o la autora. El mercado es el mercado, amigues, y una editorial es una empresa, no una sucursal de las hermanitas de la caridad.

3. En relación a todo eso: si una autora o un autor de nuestra editorial (de quien no queríamos desprendernos) se marcha a otra, nos lo han “robado”; si viene de otra a la nuestra, se le hace un merecido recibimiento a la “gran familia” de nuestra editorial.

4. La cuestión de los derechos y de realizar los pagos a tiempo son detalles de segundo orden en el quehacer diario de una editorial, naderías, bagatelas, y el escritor o escritora no tendría que hacer excesivo caso de las mismas. De lo único que debería preocuparse es de la creación, que es la savia del arte. ¿Y para qué están las editoriales, si no es para difundir, urbi et orbi, el arte?

5. La autora o el autor tiene derecho a dar su opinión acerca de la cubierta de su libro, de la misma manera que la editorial tiene derecho e incluso la obligación a no hacer caso ninguno de dicha opinión. A fin de cuentas, ¿quién puede decidir mejor cuál es la portada que conviene a cada libro? ¿Qué saben las y los escritores de diseño, imagen, impresión o de lo que queda mejor en el escaparate o los mostradores de una librería? ¿Eh?

6. Las editoriales jamás destruyen ejemplares o los convierten en pasta de papel: solo realizan ajustes en sus stocks. Salvo, claro está, cuando un cambio de contrato o una orden judicial las obliga a ello: en tal caso, cualquier trituración de libros se convierte en una acción despreciable, comparable a la quema de libros por los nazis o la Inquisición, y causante de graves heridas en la sensibilidad editorial, hasta el punto de ser susceptible de arrancar lágrimas (corporativas y/o reales).

7. Las editoriales tratarán con el máximo respeto los originales que reciban (y que, sin tirarlos directamente a la papelera, decidan publicar), es decir, si lo ven necesario, convertirán el libro de relatos en novela, el poemario en recopilación de cuentos, la obra de teatro en ensayo, etcétera etcétera. Como es de suponer, cualquier otra “propuesta de corrección” de menor rango se llevará a cabo en el marco del procedimiento administrativo ordinario de la editorial, es decir, sin tener por qué dar cuenta de ella al escritor o escritora.

8. Las editoriales se reservan el derecho de no responder a los mensajes y peticiones del autor o la autora durante meses e incluso años: aunque piensen que son únicos e irrepetibles, las editoriales saben bien que no es así (tienen sobrada experiencia en el trato con todo tipo de especímenes), y no están, ni mucho menos, para atender todas y cada una de sus neuróticas exigencias de cariño.

9. Los y las autoras, sin embargo, deberán, sin falta, remitir a vuelta de correo, y sin retrasarse demasiado, capítulos, pruebas, fotografías, textos para la cuarta, breves biografías para la solapa (¡con el número exacto de caracteres!), contratos firmados, lo que sea. La máquina no puede parar, show must go on y todo eso.

10. A todas las editoriales les conviene, en algún momento de su historia, contratar en plantilla a una editora o editor capaz de tratar a sus autoras y autores con la firmeza necesaria (es decir, hasta empujarlos en alguna ocasión, qué menos, al borde del llanto), que, por consiguiente, pueda envolver a la casa en el aura de su prestigio y, al jubilarse o al fallecer, llegue a recibir, por parte del mundillo cultural, calificativos elogiosos como “cómplice”, “de fuerte personalidad”, “referencial”, “monstruo” (en el buen sentido de la palabra), u otros similares.

11. Todas las editoriales organizarán, con la periodicidad que crean conveniente, un premio o certamen literario pulcro y justo, que manipularán sin falta en favor de alguno o alguna de sus autoras (o de cualquiera que quieran convertir en su autor o autora, por supuesto).

12. El objetivo empresarial principal e irrevocable de una editorial es la reducción de costes, para lo cual podrán hacer uso de todos los medios a su alcance: pagar mal al personal de corrección (o, incluso, no contratar correctores y correctoras: total, si casi nadie lee, y quienes leen ni se fijan), descuidar la promoción del libro (bastante hacen con poner las neuras del autor o autora en manos de las distribuidoras), no financiar las giras de promoción (a fin de cuentas, las presentaciones en librerías y otros espacios carecen de utilidad alguna: no son más que excusas para que la o el escritor se reúna con sus amistades locales), impedir a toda costa la celebración de la tradicional comida o cena posterior a la presentación (o, haciendo frente a la tradición, haciendo que la autora o autor, las y los presentadores y demás abonen su consumición…), etc.

13- De existir la mínima posibilidad, las editoriales jamás renunciarán a un aumento del precio de sus libros por encima del IPC. La literatura, de todas y para todas, de acuerdo. La cultura es un bien de primera necesidad, vale. Pero el público consumidor siempre tiene en mayor estima aquello que presenta un valor de cambio, y las editoriales tienen que estar dispuestas a ayudarlo sin vacilar, en ese sentido. De la misma manera en que, desde luego, tienen que estarlo para hacer frente a la ruin y dolosa piratería.

Por si acaso: que conste que en el título he señalado que las prácticas que propongo para las editoriales son “apropiadas”, no “buenas”…

-----------------------

Iban Zaldua ha escrito libros de cuentos como Etorkizuna (Alberdania 2005, traducido como Porvenir, Lengua de Trapo, 2007), Biodiskografíak (Erein 2011; Biodiscografías, Páginas de Espuma, 2015) y Como si todo hubiera pasado (Galaxia Gutenberg, 2018), novelas como Si Sabino viviría (Lengua de Trapo, 2005) y ensayos como Ese idioma raro y poderoso. Once decisiones cruciales que un escritor vasco está obligado a tomar (Lengua de Trapo, 2012). Este texto es una traducción del euskera, que aparecerá, junto a otros del mismo jaez, en el libro Panfletario.  Manifiestos, decálogos y otros artefactos a favor (y en contra) de la literatura, que publicará la editorial Pepitas de Calabaza en 2021.

No puedo ocultar que el “caso español” de la última premio Nobel de literatura, Louise Glück, me ha entretenido bastante: lo que al principio parecía un caso de codicia (¡en una poeta, además!) y de falta de principios éticos (por dar de lado, tras el triunfo, a una editorial leal y sufrida como la levantina...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí