1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Abdulah Arabi / Delegado del Frente Polisario para España

“Seguimos apostando por el referéndum. Solo la legalidad y la vía pacífica traerán la solución”

Gorka Castillo 21/12/2020

<p>Abdulah Arabi, delegado del Frente Polisario para España, durante la entrevista. </p>

Abdulah Arabi, delegado del Frente Polisario para España, durante la entrevista. 

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los saharauis se consideran los hijos de la nube porque han aprendido a defender un territorio inhóspito y ajeno en la hamada argelina como si fuera su propia casa, la que abandonaron hace 45 años cuando España se replegó del Sáhara Occidental, entraron los marroquíes y declararon la guerra. En aquel codiciado laberinto nació Abdulah Arabi (El Aaiún, 1966), hoy delegado del Frente Polisario en España, un cargo diplomático de enorme carga simbólica para la República Árabe Saharaui (RASD), solo equiparable a la delegación permanente que tienen en Naciones Unidas. Entonces, el Sáhara Occidental aparecía en los mapas de la España postfranquista coloreado como una provincia más. Pero todo ha cambiado. 

El armisticio firmado con Rabat en 1991 saltó por los aires el pasado 13 de noviembre tras un enfrentamiento en El Guerguerat, un punto de tránsito hacia Mauritania. “Marruecos rompió el alto el fuego con su política de hechos consumados y nosotros no vamos a claudicar”, advierte Arabi. Lo peor es que el referéndum de autodeterminación, largamente reclamado por los saharauis y eternamente bloqueado por los marroquíes, aparece hoy más lejos que nunca. La torpe intromisión en el conflicto de Donald Trump a favor de Rabat solo ha añadido gasolina al fuego y deja en una situación muy delicada a la Misión de la ONU para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO). “Está en juego todo el sistema de legalidad internacional que sustenta la fundación de las Naciones Unidas”, añade el representante del Frente Polisario en España. La tensión crece en el desierto. “Mohamed VI está siendo peor gobernante incluso que su padre”, sentencia. 

¿Qué supone para el Frente Polisario el reconocimiento por parte de EE.UU. de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental?

Es una decisión errónea que no concuerda con el derecho internacional y rompe con la política histórica de EE.UU. respecto al conflicto del Sáhara Occidental. Hay que recordar que dentro del Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos es el país encargado de elaborar los borradores de las resoluciones sobre el Sáhara, por lo que es una contradicción en sí misma. Aun siendo una decisión que entra dentro de las posibilidades de un presidente saliente, deja un problema enorme a la nueva Administración que esperamos que corrija porque cuestiona el ordenamiento jurídico de las Naciones Unidas, agrava la tensión en el norte de África, complica una salida pacífica y pone en riesgo los intereses económicos de la Unión Europea, fundamentalmente los de España y Francia.

¿Le sorprende el reconocimiento del Estado de Israel realizado por una monarquía árabe como la de Marruecos, tal y cómo lo ha exigido el presidente saliente de EE.UU.?

No, porque las relaciones entre ambos países ya existen desde hace tiempo. Ahora solo lo han hecho público porque ha llegado el final del mandato de Trump, lo que para Marruecos supone la última oportunidad para imponer su statu quo en la región. Por suerte, la decisión del presidente saliente de EE.UU., por muy grande que sea su país, no puede modificar la naturaleza jurídica de una cuestión que está presente en las resoluciones de Naciones Unidas desde 1960, 15 años antes de la ocupación ilegal de nuestro territorio. Creo también que va a suponer muchos quebraderos de cabeza para el propio Marruecos a nivel interno. Una parte importante de su población no va a entender este reconocimiento, pero el rey Mohamed VI ha conseguido el impacto mediático internacional que buscaba. Lamentablemente, eso es lo único que gana.

¿Qué países mantienen su apoyo a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en la actual tesitura?

Formamos parte de la Unión Africana (UA), donde somos un Estado de pleno derecho, exactamente igual que Marruecos. Por eso, es responsabilidad de la UA buscar una rápida solución a la agresión que se ha perpetrado en el Sáhara Occidental. Para ello, contamos con el apoyo de los países influyentes del continente: Sudáfrica, Argelia, Nigeria o Angola defienden nuestra posición en Naciones Unidas. Y no olvidamos aquellos estados de América Latina con los que ya tenemos relaciones diplomáticas como Uruguay, Panamá, Nicaragua, Cuba o Venezuela, ni tampoco aquellos otros países donde hemos abierto delegaciones diplomáticas, incluida la Unión Europea. También Canadá y Australia. Nosotros nos quedamos con que la UA, la ONU y la UE han pronunciado su desacuerdo con la decisión de Trump de reconocer la soberanía de Marruecos sobre un territorio ocupado de manera ilegal haciendo uso de la fuerza.

¿Han medido las consecuencias de un conflicto armado con Marruecos? 

Todos los gobiernos españoles, incluido el actual, han apostado por garantizar los intereses económicos en detrimento de las legítimas aspiraciones del pueblo saharaui

No solo lo hemos medido, sino que hemos dado pruebas sobradas de que el referéndum es nuestra apuesta. Llevamos 29 años de sacrificios, aguantando vaivenes, provocaciones y la inacción de la comunidad internacional, pero lo mantenemos porque estamos convencidos de que solo la legalidad y la vía pacífica traerán la solución. Esa determinación del Frente Polisario y del pueblo saharaui a favor de la paz es el camino por el que queremos continuar nuestra lucha hasta lograr la libertad y la independencia.

Pero ahora la realidad es otra. El 13 de noviembre rompieron el alto el fuego vigente desde 1991.

Marruecos rompió el alto el fuego al agredir a civiles saharauis que se manifestaban contra la brecha ilegal que abrieron en 2001 con la construcción del muro para defenderse militarmente de las incursiones de nuestro ejército. Y quiero recordar que asfaltaron esa zona en 2016, justo cuando la justicia de la UE dictó sentencia sobre la diferenciación entre nuestros dos territorios y, por lo tanto, dejaba fuera de sus acuerdos con Rabat los recursos naturales del Sáhara Occidental. Fue entonces cuando abrieron esa brecha y a través de ella han sorteado esas decisiones judiciales para seguir saqueando nuestro territorio.

Algunos analistas dicen que el Frente Polisario se ha convertido en uno de los frentes de disputa regional entre Marruecos y Argelia. ¿Qué opina?

Ese análisis es equivocado porque subestima a una parte e intenta enfocar este conflicto como una cuestión entre Argelia y Marruecos. La trayectoria argelina en política internacional siempre se ha caracterizado por una defensa de los movimientos de liberación. Y nosotros somos un movimiento de liberación. Nunca hemos ocultado su apoyo. Ellos entienden que es una cuestión de derecho internacional pero no lo utilizan en sus relaciones con Marruecos. Sus problemas datan de mucho tiempo antes de la cuestión del Sáhara Occidental. Son dos potencias llamadas a liderar el proceso de integración en el norte de África. Evidentemente, Marruecos no quiere permitir que ese proceso se produzca salvo si le reconocen su soberanía sobre nuestro territorio. Es una pugna, como la que ha habido en Europa y en otras zonas de integración económica. A veces se percibe una falta de consideración hacia Argelia, especialmente en ciertos analistas españoles, cuando gran parte del gas que consumimos aquí llega de Argelia y nunca lo ha utilizado para condicionar el posicionamiento político del gobierno español respecto al Sáhara Occidental. Por cierto, todo lo contrario de lo que hace Marruecos.

Ustedes han criticado el papel que ha desempeñado España en el conflicto del Sáhara Occidental durante todos los gobiernos de las últimas décadas, desde Felipe González hasta Mariano Rajoy. ¿Ha cambiado algo con el ejecutivo de Pedro Sánchez?

Cualquier saharaui que vivió en la época colonial debería tener derecho a recuperar la nacionalidad española con todo derecho

Todo sigue igual. Cuando hablamos de los gobiernos de España siempre nos referimos a su responsabilidad como potencia administradora, que es el papel que tiene asignado en Naciones Unidas. Entendemos que no es sencillo manejar las relaciones bilaterales con Marruecos y que un buen entendimiento es necesario entre dos países vecinos, pero también que ese marco es el ideal para exigir a Rabat el cumplimiento de las resoluciones internacionales, algo que no ha hecho durante los últimos 45 años. Todos los gobiernos que ha habido en España, incluido el actual, han apostado por garantizar los intereses económicos en detrimento de las legítimas aspiraciones del pueblo saharaui. Siguen la estrategia de Marruecos, que chantajea con la inmigración, la cooperación en materia de seguridad, Ceuta y Melilla o las aguas jurisdiccionales de Canarias. Cuando Rabat presiona en esa dirección solo queda hacer dos cosas: o se le frena o va a más. Siempre lo hemos advertido y lo estamos viendo ahora.

El pasado mes de junio, el Tribunal Supremo dictaminó que los saharauis no pueden ser considerados españoles a efectos de nacionalidad. ¿Qué supone para ustedes esta decisión?

Es decepcionante. Es parte de la estrategia porque reunimos las condiciones para ser considerados españoles. Cualquier saharaui que vivió en la época colonial debería tener derecho a recuperar esa nacionalidad con todo derecho. Pero entendemos que la sentencia entra dentro del marco español de buscar mecanismos que les permita eludir su responsabilidad con nuestro pueblo y con el Sáhara Occidental. Lo vemos en las distintas declaraciones oficiales donde se evita reconocerlo porque España se desligó de la cuestión saharaui en 1976. Pero la soberanía no se cede de esa manera. Para nosotros, España sigue teniendo un papel crucial. Ha llegado el momento de que recobre su protagonismo histórico en el norte de África.

Marruecos también ha alertado de la presencia de células yihadistas procedentes del Sahel en una zona próxima a su territorio. ¿Cómo lo interpretan?

El Sáhara Occidental está ubicado en una zona cercana a los países del Sahel, una región de vital importancia para la seguridad internacional. Por eso es que, cuando hablamos de preservar la paz, no conviene tener este territorio en tensión. Hay que evitarlo. Y para lograrlo no se debe vulnerar la legalidad internacional. Nosotros hemos aceptado muchas cosas para que la guerra no vuelva al Sáhara. Como Frente Polisario hemos pasado de reclamar exclusivamente la independencia a aceptar el resultado de un referéndum de autodeterminación sobre la independencia, porque es inevitable, pero también sobre la integración en Marruecos. Algunos analistas deberían saber que el pueblo saharaui está decidido a apostar por la paz, pero también estamos dispuestos a perecer en la defensa de nuestra libertad si tratan de imponernos algo contrario al derecho internacional.

Abdulah Arabi, en un momento de la entrevista.

Abdulah Arabi, en un momento de la entrevista / Foto: Manolo Finish.

Algunos sectores del Hirak argelino han cuestionado el apoyo a un Sáhara independiente y otro actor en la región como Mauritania se ha desentendido por completo de los acontecimientos ocurridos en El Guerguerat. ¿Qué impacto tiene esto en la lucha del Frente Polisario?

El apoyo que tenemos en Argelia es amplísimo. Para ellos se trata de una cuestión de principios en su política exterior, claramente definida, y todos los presidentes han mantenido esa postura. A nivel de la sociedad civil existe una asociación de apoyo al pueblo saharaui y los partidos políticos mantienen un consenso claro a favor de un Sáhara libre e independiente. ¿Hay algunas voces discordantes? Sí, pero eso es bueno para la democracia, aunque no creo que sea el sentir mayoritario del pueblo argelino. Sin embargo, no nos consta ese cuestionamiento sobre el que usted me pregunta. No sé de dónde ha podido salir esa información pero, repito, no todos podemos tener la misma opinión. Y sobre nuestros vecinos de Mauritania diré que tenemos relaciones diplomáticas y es uno de los países que sufre la guerra porque tiene fronteras con el Sáhara Occidental donde está la fuerza ocupante. En su parlamento se ha constituido un intergrupo de apoyo al pueblo saharaui. Evidentemente, no se puede olvidar los intereses de Francia en la región, algo que influye en los posicionamientos de los distintos países involucrados. Mauritania tiene que saber que la existencia de una guerra afecta a toda la zona por lo que debería apostar por la legalidad internacional. Son plenamente conscientes de que Marruecos es una fuerza ocupante y ha compartido con él acuerdos ilegales para repartirse el Sáhara Occidental.

Para acallar al movimiento de protesta del Rif, Mohamed VI ha ofrecido un escaño en el Parlamento a su líder encarcelado y también parece abierto a negociar una amplia autonomía para el Sáhara Occidental. ¿Cómo valoran estos gestos del régimen alauí?

Cuando Mohamed VI llegó al trono hace 21 años, en su condición de príncipe heredero, con formación en importantes universidades europeas, albergamos ciertas esperanzas de que pudiera traer aires de modernidad en su país, o al menos democratizarlo en beneficio de su propio pueblo. El tiempo nos ha demostrado que no es así. Mohamed VI está siendo peor gobernante incluso que su padre porque utiliza idénticos mecanismos de represión pero buscando la complicidad de ciertos países que nosotros pensábamos que eran férreos defensores de la democracia y los derechos humanos. 

¿A qué países se refiere?

En particular, a Francia. Es un aliado fiel de Marruecos a pesar de las atrocidades que ha cometido en la parte ocupada. El pueblo marroquí ni siquiera pudo tener una primavera árabe por la represión que sufrió. Si quisiera tener credibilidad en su propuesta al movimiento del Rif debería empezar liberando a los presos políticos que tiene en sus cárceles y abrir su territorio a observadores internacionales y a los medios de comunicación. ¿Qué autonomía ofrecen al pueblo saharaui con semejante falta de democracia? Ni siquiera lo permite su constitución. No aceptaremos hechos consumados en el proceso de descolonización porque tenemos voz propia. Por lo tanto, todo lo que se ha intentado vender de democratización en Marruecos es simple propaganda.

Pero empieza a escucharse en foros europeos que el referéndum jamás se celebrará. ¿Cabe otra opción?

¿Por qué algunos dicen que el referéndum es irrealizable? Porque Marruecos no quiere. Ese es el problema. Si alguien ocupa un territorio que no es suyo, tal y como lo recoge la ONU, y la comunidad internacional se sitúa a su lado, significa que se está revirtiendo el orden. En la cuestión del Sáhara está en juego todo el sistema de legalidad internacional que sustenta la fundación de las Naciones Unidas y nosotros no vamos a claudicar.

Son ya cuatro generaciones de Saharauis exiliados en el desierto, ¿no es demasiado frustrante para los jóvenes pensar en el futuro que les aguarda en estas circunstancias?

Son cuatro generaciones para una espera de 29 años, para una guerra de 45 años, para un exilio y un refugio. Todo esto también lo hemos puesto encima de la mesa. Tenemos jóvenes viviendo de la ayuda internacional en un campo de refugiados al lado de una zona caliente como el Sahel y expuestos a organizaciones terroristas. Y tenemos otra parte de nuestro pueblo viviendo una ocupación que viola los derechos humanos en ausencia total de observación y protección. Claro que nos preocupa. Mucho. Los padres y los abuelos de estos jóvenes dieron la vida por cambiar todo esto. La guerra es algo muy serio pero nos han llevado a una desesperación que no nos deja otra alternativa. Hay jóvenes que han dejado su trabajo y sus estudios para incorporarse a las regiones militares y combatir porque piensan que “es ahora o nunca”. Que un pueblo pacífico como el saharaui vea un hilo de esperanza en el retorno a la guerra expresa el estado de ansiedad y desconfianza en el que nos encontramos. No entendemos que una monarquía feudal como Marruecos pueda imponer argumentos para modificar la legalidad internacional mediante el chantaje.

Los saharauis se consideran los hijos de la nube porque han aprendido a defender un territorio inhóspito y ajeno en la hamada argelina como si fuera su propia casa, la que abandonaron hace 45 años cuando España se replegó del Sáhara Occidental, entraron los marroquíes y declararon la guerra. En...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí