1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Palabras mayores

Antón Valcarce: el músico al que la iglesia robó una capilla por 30 monedas

Aníbal Malvar 5/12/2020

<p>Antón Valcarce.</p>

Antón Valcarce.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Al veterano cantautor y escritor gallego Antón Valcarce le han entrado okupas en la casa y anda en litigios con los usurpadores, confirmando que el terror que vienen alimentando desde hace meses las empresas de seguridad no es infundado. Además, Valcarce no es víctima de unos okupas cualquiera, sino de la banda organizada más peligrosa y reincidente de este país, con más de 35.000 propiedades ajenas invadidas: la Iglesia Católica (dato del Colegio de Registradores para el periodo 1998-2015). Hace algo más de un año, a Valcarce le llegó un burofax en el que el obispado de Lugo le anunciaba que se hacía cargo de la propiedad de la iglesia y el cementerio de Soutomerille, en Castroverde, integrado en el real coto de 21 hectáreas que el músico heredó de su abuelo juez. Una inmatriculación que al trust católico apenas le costó 30 euros a finales de 2014.

Y con la Iglesia te has vuelto a topar, amigo Sancho. Te han inmatriculado la capilla de una finca de tu propiedad.

No es una finca cualquiera, es un coto, el Real Coto de Soutomerille, a doce kilómetros de Lugo. Ese coto tiene capilla particular, y se da la puta casualidad de que ese coto es mío por herencia. Tengo familia enterrada en esa tierra. El obispado me pidió las llaves y me he negado a dárselas. Y, aunque no lo creas, son ellos los que me demandan a mí. Yo soy señor del coto y patrón in solidum del templo. Y son ellos, en otras cosas tan tradicionalistas, los que intentan convencer al juez de que eso ya no se estila. Es de escándalo, porque después andan vendiendo esas propiedades robadas a precio de saldo, lucrándose con ellas. En un país que se declara aconfesional.

¿Tiene valor histórico el conjunto?

Yo tengo documentación del sitio que data del año 740, prerrománico, visigótico, y lo hace único el hecho de que tiene una celosía mudéjar en la trasera del templo, algo muy difícil de encontrar en Galicia. Sí tiene valor histórico, aunque no crematístico.

Lo inmatricularon a toda prisa y con un único documento: la palabra del señor obispo, que dice que aquello es de la iglesia

Has sido de los últimos agraciados. El Congreso aprobó prohibir las inmatriculaciones [privilegio que Franco otorgó en 1946] en marzo de 2015.

Por eso lo inmatricularon a toda prisa y con un único documento: la palabra del señor obispo, que dice que aquello es de la iglesia desde tiempos inmemoriales. Esa es la fórmula jurídica que pretenden que vaya a misa. Todo esto es herencia de don Felipe González de Borbón, que se declaraba republicano y ateo, pero que fue quien mejoró el concordato franquista con la Santa Sede.

No te pongas tan anticlerical, que te van a denunciar también los Abogados Cristianos, como a mí. Esos sí que son implacables.

Desde rapaz, con los jesuitas había tenido problemas graves. Con los curas siempre he tenido problemas, porque los conozco bien. Estuve doce o trece años estudiando con ellos y me acabaron dando asco. Y ellos se vengaron a su manera de mí, expulsándome. Por eso me voy a Madrid con 16 años.

¿Vienes como músico?

Engañé a mi abuelo y me matriculé en el conservatorio para estudiar composición. Él se creía que yo estaba estudiando Derecho. Llego a Madrid cuando todavía funcionaba la Brigada Político Social. En Madrid, mi pareja era Christine Reich, presidenta de las juventudes socialistas de Austria. En dos años y pico pasé siete u ocho veces por comisaría. Sabes cómo funcionaba entonces: 72 horas incomunicado. Jamás me llevaron delante de un juez, pero era una forma de joderte.

En dos años y pico pasé siete u ocho veces por comisaría. Sabes cómo funcionaba entonces: 72 horas incomunicado

Eran tiempos en los que la tortura era práctica habitual en la Casa de Correos de Madrid, sede de la brigada. ¿Te cayó alguna hostia?

Por supuesto. Yo conocí a Billy el Niño.

¿Te llegó a torturar personalmente? Vaya honor.

No lo sé, porque lo reconocí años después, cuando empezó a salir en las televisiones y en los periódicos. ¡Aquel fulano bajito que parecía el jefazo!

¿Qué tal se torturaba entonces?

Yo creo que practicaban conmigo. Te esposaban con las manos por debajo de una silla y te mantenían agachado, y te dejaban ahí el tiempo que les petaba. Yo veía manchas en el suelo que supongo que eran de sangre. Después volvían y se les olvidaba lo que habían venido a preguntarte. Era algo absurdo.

¿Por qué te detenían?

Mi novia de entonces, Christine, había venido de Austria con una delegación sindical. Les interesaba mucho lo que estaba sucediendo en España. A los 18 años, saqué el pasaporte con el certificado de penales y el de buena conducta del párroco, y agarré el primer tren y me planté en París.

¿Te fuiste allí en busca de la chanson, del mayo del 68...?

Íbamos a París no por nada concreto, sino porque a Gran Bretaña no podías entrar sin un permiso de trabajo.

¿No habías tenido contacto con la música francesa de entonces? Porque influyó mucho entre muchos cantautores de tu generación.

Para nada. Alguna cosilla de Brel, Moustaki, Brassens… A España no llegaba mucho. Pero sí sabías que entonces París era el meollo de la cultura europea en general. Y es precisamente en París donde yo desarrollo mi conciencia de gallego. Sobre todo al conocer a los emigrantes. Yo tenía una idea muy idílica de lo que era trabajar allí. Cuando los emigrantes volvían a Galicia de vacaciones, traían un coche, aunque fuera alquilado, para dar a entender lo bien que les iba. Te contaban el sueño de la emigración. Pero allí pude ver realmente cómo vivían y cómo eran.

Es cuando empiezas a escribir tus canciones en gallego.

Siempre en galego. Aínda que sexa centeo es mi primera canción, y la hago en París.

¿Cómo te ganabas la vida?

Con la música. Uno de los escenarios más bonitos que yo he pisado en mi vida sigue siendo el metro de Odeón. Y un día se me acercó un tío bastante trajeado y me preguntó: “¿Oye, quieres grabar unos discos?” Yo pensé que estaba de coña. Así que le respondí: “Sí, claro, mañana”. Y él me dejó un billete de 100 francos, que era mucho, y una tarjeta: “Procura estar antes de las nueve”. Era la discográfica EMI, y allí conocí a la gente de Polydor. Tenían fichado a lo mejor de la música francesa de entonces. A veces hacía bolos con ellos.

¿Con quiénes llegaste a tocar?

Uno de los primeros fue Georges Moustaki. Un día, a Moustaki le dio por hacer bossa nova. Y yo tocaba bossa nova. Me llamaron para grabar con él tres discos, aquellos EPs de antes, de cuatro o cinco canciones.

Joder, vaya honor.

Conocí entonces a mucha gente muy interesante. Pero yo no era muy consciente de lo que estaba viviendo. Tomaba los vinos con Fernando Arrabal, conocí a Paco Ibáñez…

Gracias a Paco Ibáñez, muchos niños del tardofranquismo tuvimos nuestro primer contacto con la gran poesía española. Y con la música de Brassens, por su disco con las traducciones de Pièrre Pascal.

Una vez me llamaron para sustituirlo. En París se hacía entonces una fiesta increíble, la Fête de l´humanité, tres días de concierto en un parque al sur de la ciudad. Un millón de personas de público. Participaban casi veinte países y Galicia tenía allí pabellón. Paco Ibáñez tuvo un problema de garganta y tiraron del Antón, del Antón del Metro. Me vinieron a buscar y canté dos temas en gallego. La siguiente a mí era Joan Baez. La tía quería ver una Ramírez, cuando Ramírez era el mejor constructor de guitarras del mundo, y yo tenía una y se la presté. Así la conocí también a ella.

Hablas con mucho orgullo de lo de tocar en el metro. Yo recuerdo que, hace ya muchos años, había buena música en la calle, en el metro, en los bares… Ahora parece que han echado a la música de las calles y los bares, que yo creo que son sus lugares naturales.

Sí. Y las librerías. Yo ahora solo hago pequeños conciertos, y amparándome en la literatura, cada vez que presento un libro. Da resultado. Es muy ameno. No es el clásico coñazo de presentación de un libro con el yo, mí, me, conmigo de los autores.

Por eso te decía. Los músicos, los juglares, ¿hemos perdido esos espacios?

Los tiempos cambian. Ahora se hacen muchas cosas en las redes sociales, que yo no uso. Al margen de las grandes cadenas, hoy es más fácil acceder a una televisión o a una radio.

Pero a mí una televisión o una radio no me sustituyen a la calle o a un bar.

Sí, se han perdido la frescura, la espontaneidad y el sacrificio de la música en la calle. Había que estar hecho de una madera especial para sobrevivir como músico en la calle. Muchos músicos consagrados me confesaron que su ilusión no cumplida era la de haber tocado en la calle.

¿Por qué dejaste París?

Por la puta mili. Llevaba casi tres años viviendo allí.

Llegas más o menos cuando en Galicia comienza un movimiento musical, Voces Ceibes (voces libres), hermano por ejemplo de la nova cançó catalana y de la Euskal Kantagintza Berria, primo no lejano de la nueva trova cubana…

Era un movimiento de canción social, protesta, como quieras. Pero estaba muy focalizado en las urbes. Yo toqué con casi todos, con Benedicto, con Bibiano… Pero tampoco me sentía muy integrado. Si no vivías y tocabas en Santiago o en Vigo, no eras nadie.

Es curioso lo que dices. Y hasta un poco triste e incongruente. Porque, precisamente, nuestra música, la que sobrevive a la represión franquista contra la lengua y la cultura gallegas, es de implantación más rural que urbana hasta aquellos años.

La canción popular es la savia de un pueblo. En los años setenta, el 75% de la población gallega vivía en el medio rural. No fue hasta que llegaron los fondos europeos cuando empieza ese centralismo despiadado que nos saca de las aldeas y nos empuja a emigrar a las ciudades para sobrevivir. Los gallegos, siempre con la maleta al hombro, pasamos a ser emigrantes interiores, del campo a la urbe. Se vació media Galicia en aras de la Citroen, por ejemplo. Y en el camino se fue perdiendo buena parte de aquella tradición cultural de supervivencia.

Política y canción, en aquellos tiempos, eran indisolubles. Franco non daba morto todavía.

Yo siempre viví a caballo de la contradicción. Estás hablando con un ácrata totalmente convencido, pero al mismo tiempo nacionalista. Lo que el franquismo hacía con nuestra música ya lo había visto yo de adolescente, cuando iba como espectador a conciertos por los pueblos y muchas veces la guardia civil nos disolvía antes de que se celebraran, solo por el hecho de interpretar en gallego. Cantar música popular en gallego era algo subversivo, perseguible, peligroso. Hay que joderse.

Ya no queda casi huella de aquella música nuestra de los sesenta y setenta. Ya casi nadie la escucha ni la recuerda. No como en Catalunya, donde la nova cançó sí sigue estando muy vigente, hasta el punto de que L’estaca de Lluis Llach y otros temas de la época son cantados por los jóvenes en manifestaciones, actos políticos, fiestas y borracheras, que es donde mejor se canta. ¿No te resulta un poco frustrante?

Yo nunca pensé en dejar huella. Y sigo haciendo música. A lo mejor es que aquella música no tiene por qué recordarse. Yo qué sé. Además, estás hablando de Galicia, que no deja de seguir siendo la reserva intelectual de… Es que se me mete la iglesia por todos los lados. La gente de aquí es, genéticamente, del cura, del PP y del Real Madrid.

Quizá porque el movimiento nacionalista gallego contemporáneo nunca ha llegado a tener la pujanza, al menos electoral, de la que sí gozan vascos y catalanes.

No puede existir un nacionalismo que apeste a seminario, a sotana apolillada y a ganas de ser funcionario. Decir esto me ha costado más de una enemistad.

En los años ochenta, la Movida Galega españoliza su música, salvo casos excepcionales como Os Resentidos.

El término movida nace con el marchamo de Madrid. Además, de movida tuvo lo justo. Eran grupos de pop.

¿Por qué no fue una movida galega, al menos galeguista?

Porque fue manipulada. Incluso, siento decirlo, Antón Reixa fue un producto de los medios y de la industria madrileña. Hasta tuvo programas en televisión. Lo prefabricado nunca se puede denominar movida. Una movida hubiera sido otra cosa.

Una última cosa, que me has provocado un ataque de cuernos. ¿Sabes que yo una vez, en un bar, también toqué con Paco Ibáñez y Moustaki…?


Al veterano cantautor y escritor gallego Antón Valcarce le han entrado okupas en la casa y anda en litigios con los usurpadores, confirmando que el terror que vienen alimentando desde hace meses las empresas de seguridad no es infundado. Además, Valcarce no es víctima de unos okupas cualquiera,...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí