1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

contra el silencio y el estigma

75 horas

La muerte de Andreas Fernández, tras permanecer atada a una cama tres días en un hospital asturiano, no es la historia de un error humano, sino un proceso de deshumanización con resultado letal

Fernando Balius 11/12/2020

<p>'La noche estrellada', pintado por Vincent van Gogh en junio de 1889.</p>

'La noche estrellada', pintado por Vincent van Gogh en junio de 1889.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Mi último trabajo estable fue en una oficina con una jornada semanal de 37 horas y media. 75 horas eran dos semanas de trabajo a tiempo completo. No sé cómo lo hacen los demás, pero cuando tengo que pensar en períodos más o menos inusuales de tiempo, recurro a mi propia vida para hacerme una idea.

Andreas Fernández murió tras estar 75 horas atada a una cama. Tenía 26 años y se encontraba ingresada en la unidad de psiquiatría del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Acudió por primera vez a urgencias la mañana del 18 de abril de 2017 con una amigdalitis; tenía 38,5º de fiebre y las pruebas analíticas presentaron varios valores anormales. Tras recibir antibióticos y el alta médica se fue a casa. Volvió al hospital por la tarde, esta vez señalando que escuchaba ruidos y voces. Dos días después regresó con altos niveles de ansiedad, y los responsables de psiquiatría le propusieron ingresar. Los informes señalaban un episodio disociativo y la existencia de antecedentes familiares de enfermedad mental. Andreas aceptó el ingreso de manera voluntaria la noche del día 20; se la contendría por primera vez esa misma madrugada. Al día siguiente, viernes, exigió que se le permitiera abandonar las instalaciones del hospital y la psiquiatra al cargo tomó dos decisiones: mantener el ingreso de manera involuntaria y aplicar una nueva contención mecánica. Las correas no se desatarían hasta las 17:17 del lunes 24 de abril, cuando encontraron su cuerpo sin vida.

La jueza instructora del caso ordenó su sobreseimiento el pasado mes de noviembre y, posteriormente, la abogada de la hermana de Andreas presentó un recurso de casación en la Audiencia Provincial de Oviedo. Dicho recurso iba acompañado de un abrumador contrainforme –firmado por medio centenar de médicos–, donde se analizan los defectos y omisiones que salpican el informe forense sobre el que la jueza ha fundamentado su decisión.

La enfermedad que estaba acabando con la vida de Andreas quedó eclipsada por la etiqueta psiquiátrica de su madre y varias manifestaciones conductuales

Lo que inmediatamente le viene a uno a la cabeza cuando lee la documentación del proceso es que, sin duda, hubo cosas que no se hicieron bien en el ingreso hospitalario de Andreas Fernández. Es difícil justificar que las decisiones tomadas fueron correctas cuando una persona muere de meningoencefalitis (enfermedad del sistema nervioso central que provoca una inflamación del cerebro) y miocarditis (inflamación del músculo cardíaco) encerrada y atada en una unidad psiquiátrica. El citado contrainforme plantea que se descartó la causa orgánica del cuadro clínico de la paciente y no se realizó una exploración médica completa, a pesar de las claras manifestaciones de patología somática existentes (estado alterado de conciencia y fiebre). En palabras de Iago Robles, uno de los coordinadores del documento, “se produjo un sesgo diagnóstico porque había antecedentes de ‘trastorno mental grave’ en un familiar directo”. La enfermedad que estaba acabando con la vida de Andreas quedó eclipsada por la etiqueta psiquiátrica de su madre y determinadas manifestaciones conductuales (ansiedad, escuchar voces, nerviosismo, comportamiento fuera de lo considerado normal, etc.).

Llegados a este punto, es legítimo preguntarse si estamos hablando solo de una grotesca equivocación, si esta desoladora historia acaba ahí. Al igual que también lo es plantear si la muerte de Andreas obliga a mirar hacia otro sitio –uno que es casi siempre invisible, situado en un tiempo y un espacio por donde las mayorías no suelen transitar–, y ya es hora de acudir a poner orden y dejar de asumir el horror como si fuera algo natural. Creo que es honesto hacerle saber al lector que esta segunda opción es la que persigo, y que lo hago porque todo cuanto aconteció en el ingreso psiquiátrico de Andreas Fernández entra dentro de las lógicas que operan en la práctica totalidad de las plantas de psiquiatría de este país. Nada de lo que le pasó a ella nos es ajeno a quienes tenemos un diagnóstico relativo a salud mental, por tanto, considero que no estamos frente a una simple secuencia de errores médicos, sino frente a una manera de hacer las cosas –que además es la hegemónica–, una inercia que puede y debe ser analizada, explicada y debatida públicamente.

La paciente había dejado de tener voz. Y a quien no tiene voz, no se le escucha

Existe un punto de inflexión a partir del cual todo se tuerce de forma irremediable, un momento en el que la paciente deja de ser una paciente a secas y se convierte en paciente psiquiátrica. Es entonces cuando la suerte queda echada. Eso es lo que le ocurrió a Andreas: se la expulsó fuera de los dominios de una asistencia clínica neutra, sencillamente porque estimaron que estaba loca. “Si una persona con esas manifestaciones hubiera estado en otra planta, hubiera sido llevada a UCI y explorada de forma minuciosa… se le hubiera realizado una analítica urgente, una punción lumbar y una prueba de imagen, aparte de todo el soporte vital básico que se da en un espacio de cuidados intensivos”, señala el psiquiatra Iago Robles. Pero todo eso no sucedió porque la paciente había dejado de tener voz. Y a quien no tiene voz, no se le escucha.

La injustica epistémica testimonial –un concepto desarrollado por la filósofa Miranda Fricker– se produce cuando una persona no es tomada en serio o creída debido a los prejuicios que sobre ella tiene la audiencia a la que se dirige. Este fenómeno es llevado al extremo en el contexto de un ingreso psiquiátrico, donde quizás lo más pertinente sea hablar de silenciamiento epistémico. Tanto es así que incluso los síntomas de una enfermedad orgánica son desacreditados e integrados en un único discurso donde la denominada enfermedad mental define cada aspecto de la realidad. Cuando se cierran las puertas de la planta de psiquiatría, se produce una clausura mucho más amplia, una que tiene, tal y como demuestra el caso que nos ocupa, unas implicaciones éticas que no pueden seguir siendo dejadas de lado.

Uno de los muchos hechos que ilustran este cierre total es que la valoración del ingreso involuntario de Andreas se produjo sin que el médico forense llevara a cabo ningún tipo de exploración. Algo que no sorprenderá a nadie que haya frecuentado –sea como profesional o como paciente– este tipo de unidades, ya que se trata de una práctica habitual. Con frecuencia las costumbres son difíciles de explicar, se limitan a perpetuar un conjunto de creencias y acciones estructuradas. Si alguien se encuentra internado en psiquiatría será por algo, a partir de ahí todo sigue un guion que suele ser previsible...

Las contenciones mecánicas están normalizadas en la atención psiquiátrica, al igual que sucede en los centros de menores y las residencias de ancianos

En ese guion está escrito que no se dejara entrar a la familia de Andreas mientras duró el ingreso, algo difícilmente concebible en otras unidades del hospital, pero generalizado cuando está motivado por cuestiones de salud mental. También que se la sobremedicara, lo que sucedió hasta con cinco tipos de psicofármacos diferentes. El uso elevado de psicofármacos ya es en sí mismo un riesgo para cualquier persona, pero en este caso hay que sumar los propios problemas orgánicos que tenía Andreas y la inmovilidad prolongada a la que se le forzó. 75 horas seguidas. De viernes a lunes. Un trance que, una vez más, no tiene nada de excepcional. Las contenciones mecánicas están normalizadas en la atención psiquiátrica, al igual que sucede en los centros de menores (en julio de 2019 Illias Tahiri falleció durante una contención en el centro de reforma Tierras de Oria, Almería) y las residencias de ancianos. Los tres espacios comparten una misma manera de proceder en la que las personas que son atendidas no son consideradas interlocutores válidos, en la que su voz no cuenta, un punto de partida que a larga convierte las vulneraciones de derechos en algo justificable, en un mal menor frente al que solo queda resignarse.

A Andreas se la mantuvo atada a la cama durante más de tres días. No solo se la aisló y coartó su capacidad de movimiento, sino que eso provocó una falta de atención que hubiera modificado el curso de los acontecimientos. Desgraciadamente, una contención de estas características es algo común en los servicios de psiquiatría españoles (mientras escribo estas líneas, y mientras alguien las lee, una persona lleva atada días en alguno de ellos), es más, existe un patrón reconocible en el hecho de que comenzara un viernes y se mantuviera hasta el lunes. Los fines de semana son cuando las contenciones duran más tiempo, algo que podría comprobarse si existieran registros accesibles con los motivos, duraciones y fechas de las contenciones (una exigencia básica de los colectivos que luchan contra el uso de correas en salud mental). Consultado al respecto, el psiquiatra Manuel Desviat, firmante del contrainforme presentado con motivo del archivo de la causa, afirma: “La práctica de las contenciones tiene mucho que ver con el personal existente en las unidades, por lo que puede ser más frecuente los fines de semana. Si queremos suprimir las contenciones, aparte de formar a los equipos en medios no restrictivos, hay que dotar de personal y acondicionar las unidades hospitalarias. Mientras se mantengan suponen un fracaso para la psiquiatría”.

Quizás ahora más gente entienda el recelo que tenemos muchas personas con historiales psiquiátricos a acudir a urgencias

Sin duda, una disciplina médica colapsa cuando frente al miedo y el sufrimiento de alguien solo le queda recurrir a unas correas. Lo que pasó tras el fallecimiento de Andreas no ha hecho sino ahondar en la impotencia. Por parte del Hospital Universitario Central de Asturias no ha habido ninguna asunción de errores y, desde luego, no se ha pedido perdón a la familia. Así pues, no hay posibilidad de reparación y tampoco de aprender de lo sucedido. Lo que permanece es esa consigna no enunciada y, sin embargo, aplicada hasta la extenuación que parece decir: “Con los locos y las locas, todo vale”. Quizás ahora más gente entienda el recelo que tenemos muchas personas con historiales psiquiátricos a acudir a urgencias, por más que los motivos no tengan que ver con nada de índole psíquica. No son paranoias a las que nos arrastran nuestros demonios, es que hemos arrastrado los pies por pasillos y entrado en habitaciones cuya existencia es desconocida para la mayoría. Negar y ocultar no son prácticas clínicas, son estrategias del poder para que nada cambie.

Esta no es la historia de un error humano, sino un proceso de deshumanización con resultado de muerte. La opacidad que envuelve todo lo que tiene que ver con los ingresos psiquiátricos no es fácil de quebrar. A veces son las fatalidades las que abren paso, y eso debería servir para darnos cuenta de las dimensiones de esta tragedia. Cuando escribimos y conversamos sobre lo que sucede allí dentro, impedimos que todo ese dolor se esfume de nuevo entre el silencio y el estigma. Porque lo que no existe no puede ser cambiado. Hay que mantener al olvido a raya, hay que escuchar las palabras de Aitana, la hermana de Andreas que pelea contra el archivo de su causa en los juzgados asturianos: “Su muerte tiene que servir para modificar los protocolos de psiquiatría, humanizándolos y erradicando prácticas médicas que atentan contra la libertad y la dignidad de la persona, como son los tratamientos forzosos, los ingresos involuntarios y la contención mecánica”.

Autor >

Fernando Balius

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí