1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LENGUAJE

Por qué es preferible hablar de terrorismo machista y educación segregada

A quienes se molestan al escuchar estas expresiones, habría que preguntarles si son conscientes de la profundidad social y simbólica del machismo, y si su indignación no es señal de la connivencia con él

Óscar Barroso Fernández 6/12/2020

<p>Machismo.</p>

Machismo.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Elegimos las palabras no sólo con el propósito de describir la realidad de la forma más adecuada, sino también para expresar lo que creemos. El verbo “elegir” puede llevarnos al error de pensar que estamos ante decisiones conscientes, cuando lo cierto es que en muchos casos expresamos cosas de forma no intencional. De la misma forma, tampoco tiene por qué ser consciente nuestra reacción ante las palabras elegidas por otras personas. Por ello, podemos aprender mucho de nuestras elecciones y reacciones, y arrojar luz sobre creencias e inercias que para muchos de nosotros permanecen en la penumbra. Cuando detrás de esta penumbra hay instancias dominadoras, el aprendizaje puede liberarnos de ellas, dando como resultado formas de emancipación.

Quiero reflexionar sobre cómo funciona esta dinámica en el caso del machismo a través de la referencia a dos pares de expresiones, cada uno de los cuales muestra posiciones enfrentadas: por un lado “educación segregada” versus “educación diferenciada”; por el otro, “terrorismo machista” versus “violencia doméstica”. Se trata de conflictos expresivos que han puesto de actualidad, respectivamente, los debates en torno a la nueva ley educativa impulsada por el gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos, y la celebración, el pasado 25 de noviembre, del Día Internacional contra la Violencia de Género.

Uno podría tener la tentación de pensar que cada uno de los miembros de estos pares actuaría como eufemismo o disfemismo de una misma realidad, respectivamente, sus versiones suave o violenta. Esta creencia, en un mundo que obliga a lo políticamente correcto, decantaría el juicio positivo hacia las expresiones menos ofensivas y amonestaría los disfemismos al considerarlos exageraciones que, incluso, pueden llegar a herir la sensibilidad del oyente. Pero a mi juicio, en el caso presente no estamos ante eufemismos y disfemismos, sino ante usos lingüísticos indicativos de actitudes feministas e igualitarias en un caso y machistas en el otro; este último es habitualmente consciente y firme en aquellas personas que recurren a uno de los miembros de los pares –“educación diferenciada” y “violencia doméstica”– e inconsciente y ambiguo en los sentimientos de ofensa que afloran en ciertas personas cuando alguien se refiere al otro –“educación segregada” y “terrorismo machista”.

Empezando por las expresiones firmes de machismo, quienes hablan de “educación diferenciada” basan su defensa de la separación escolar de chicas y chicos en supuestas evidencias que refieren un mayor rendimiento respecto a la escuela mixta; pero lo cierto es que dichas “evidencias” penden de argumentos falaces y pruebas pseudocientíficas que no pueden contrarrestar el peligroso fomento del sexismo y los estereotipos de género implicados en la separación. Entonces, despojados de toda evidencia, los segregacionistas acuden, como en su momento hicieron tanto el Tribunal Supremo como el Ministerio de Educación dirigido por José Ignacio Wert, a lo que estableció en 1960 la UNESCO en la Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza, cuyo artículo segundo sostenía que la educación separada no debía ser considerada discriminatoria si no implicaba diferencias ni en el acceso del alumnado ni en la calidad del personal docente y los medios implicados. Pero, ¿no resulta sospechoso el refugio en una convención de hace 60 años habida cuenta de que muchos de los logros más significativos del feminismo en el ámbito educativo son más recientes? Esto es especialmente significativo cuando tenemos en cuenta que hay otra Convención de 1979 para la Eliminación de toda Forma de Discriminación contra la Mujer y multitud de pronunciamientos de diversas instituciones internacionales en favor de la educación mixta.

Respecto a la expresión “violencia doméstica” como intento de ocultación de la criminalidad específicamente machista –y a la que en los últimos años han recurrido Cs, PP y Vox–, podría pensarse que difícilmente tendrá éxito si partimos del hecho de que una mayoría ciudadana manifiesta hoy una gran sensibilización y repudio ante los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas y exparejas. Sin duda, la visibilización mediática ha ayudado, pero también ha distorsionado el problema. En primer lugar, porque la crudeza de los hechos ha dejado muchas veces en segundo plano la verdad que esconden: asesinatos de mujeres en tanto que mujeres y cometidos por hombres en tanto que hombres. En segundo lugar, porque la insistencia en los asesinatos ha reducido la concienciación de la violencia machista a los casos más trágicos, dejando en segundo plano el maltrato físico sin resultado de muerte, pero no por ello –atendiendo a su extensión– menos grave, y ocultando otras formas de violencia, como la psicológica y la sexual, que, desbordando las relaciones de pareja, inundan las esferas laboral, económica e institucional, y, de una forma todavía más general, el conjunto de las representaciones simbólicas y las prácticas culturales.

Aun con todo lo dicho, puede haber quien siga pensando que las expresiones “educación segregada” y “terrorismo machista” son exageradas y ofensivas, sobre todo teniendo en cuenta que existen otras alternativas. Así, en el caso de la educación, disponemos efectivamente de expresiones más neutras como “educación separada por sexos”. El quid de la cuestión está en saber si aquí la neutralidad constituye verdaderamente una ventaja o algo que ayuda a maquillar las actitudes machistas. En cambio, cuando hablamos de “educación segregada” desvelamos sin tapujos actitudes machistas. “Segregar” tiene según la RAE dos sentidos: el primero de ellos se refiere solo a la acción de separar, mientras que el segundo también implica la marginación. Es obvio que podemos hablar de segregación sexual en el primer sentido, pero pueden surgir dudas respecto al segundo en el caso de que la educación sexual pretenda ajustarse a las condiciones fijadas por la UNESCO en 1960. Ahora bien, si reconocemos el anacronismo de esta referencia y las razones socioculturales que obligan a seguir hablando hoy de sexismo, cualquier intento de evitar las consecuencias segregacionistas de la separación estará condenado al fracaso.

También contamos con expresiones alternativas a “terrorismo machista”, pero tampoco están libres de problemas. Así, en el caso de la “violencia de género”, no podemos olvidar que traduce “gender violence”, donde “gender” tiene un sentido sexual que resulta extraño en castellano. Se podría responder que gracias a los estudios feministas el vocablo recoge hoy dicho sentido, como muestra su uso en los ámbitos jurídico y gubernativo. Aun así queda la duda de si la expresión ha conseguido calar en la ciudadanía sin perder su fuerza significativa. La alternativa “violencia machista” es más clara, pero hay al menos dos motivos para dudar de su poder de significación: en primer lugar y como hemos apuntado antes, tanto a nivel coloquial como jurídico, se puede observar una primacía del sentido de fuerza física que ha ocultado otras formas de violencia; en segundo lugar, parece dejar en un segundo plano los mecanismos que hacen del machismo una forma de dominación. Pero entonces –y atendiendo a que el primer sentido que la RAE da para “terrorismo” es “dominación por el terror”–, no es descabellado hablar de un terrorismo machista que hace referencia no solo a los crímenes más execrables, sino incluso a cosas tan comunes y tan poco visibles para muchos hombres como el terror que puede sentir una mujer al caminar sola en la noche o ante ciertas miradas, comentarios e, incluso, tocamientos. Dicho esto, es cierto que otros sentidos del término “terrorismo” invitan a hablar de connotaciones metafóricas cuando queda referido al machismo. Así, por ejemplo, entendemos que el terrorismo define una actividad criminal organizada y consciente que parece extraña al carácter capilar, ciego e impulsivo de muchas de las manifestaciones de la violencia contra la mujer –sin que ello nos haga olvidar que siguen existiendo instituciones machistas perfectamente organizadas–. Creo que aun así la expresión puede ser defendida en tanto que el posible desajuste inherente al carácter metafórico que puede conllevar, se ve contrarrestado con el beneficio que comporta desde el punto de vista de la concienciación.

En conclusión, las expresiones “educación segregada” y “terrorismo machista” tendrán valor si consiguen producir en la ciudadanía la misma indignación y rechazo que ocasionan la segregación y el terrorismo en general. En tal caso, no estaremos ante el deslizamiento de un uso frívolo de los términos sino, al contrario, ante una posición que evita la frivolidad respecto al machismo. Ello permitirá ver que lo desorbitado y ofensivo no son las expresiones en sí mismas, sino las reacciones negativas que provocan. A aquellas y aquellos conciudadanos de piel fina que se molestan al escucharlas, habría que preguntarles si son realmente conscientes de la profundidad social y simbólica del machismo, y si su indignación no es señal de la connivencia con él, es decir, de una complicidad parapetada en la supuesta igualdad jurídica alcanzada en la abstracción normativa y, en muchos casos, ocultadora de la desigualdad machista que continúa operando desde las instancias más profundas de la cultura.

---------------

Óscar Barroso Fernández es profesor de Filosofía en la Universidad de Granada.

Autor >

Óscar Barroso Fernández

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí