1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Política ecologista

Naranjas para todas antes de que llegue el invierno

Las élites económicas intentan convencernos de que la crisis climática se solventará con tecnologías más eficientes. Frente a ello debemos apostar por modelos de ciudad, región, país y planeta donde prime el cuidado de nuestras vidas

Samuel Romero Aporta 8/12/2020

<p>Naranjas en el árbol.</p>

Naranjas en el árbol.

Hans Braxmeier / Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los cambios culturales se antojan imprescindibles para abordar otros de verdadero y profundo calado. Resultan elementos necesarios pero, evidentemente, no suficientes.

Si quisiéramos recoger naranjas (coman naranjas, tienen mucha vitamina C), sería imprescindible disponer de un suelo poco calizo y poco salino y un ambiente húmedo. Lógicamente, además, necesitaríamos plantar naranjos y cuidar su crecimiento. Sin embargo, sin abundante agua, el sol suficiente y unas temperaturas no muy frías sería poco probable que nuestro fruto creciese. Por no hablar de esas fuertes rachas de viento que provocarían la caída del fruto de forma prematura y la pérdida de la cosecha. Son muchos los factores. 

Puede además que nuestro suelo, con la fuerza de algunos fenómenos meteorológicos y de imparables procesos geológicos, vaya poco a poco descomponiéndose y comience a ser ya menos calizo y más rico en nutrientes.

Traslademos el símil a la toma de conciencia colectiva sobre la necesidad de construir un mundo habitable y sostenible donde nuestras vidas, todas, merezcan la pena ser vividas: por plenas, íntegras, con los servicios básicos cubiertos y respetando al mismo tiempo los límites físicos y biológicos de nuestro planeta. Suena complejo, ¿verdad? Lo es. Pero la complejidad no puede ser pretexto para el pasotismo y el abandono, ni para la renuncia a avanzar. Queremos naranjas, sí. Pero con el equilibrio necesario entre las que nuestro terreno y nuestro clima pueden ofrecer y las que nuestra sociedad necesita para alimentarse, garantizando, además, unas condiciones dignas para quienes las trabajan. Viene el invierno. Cuidémonos.

La base para la asimilación de medidas políticas y económicas completas ha cambiado sustancialmente en la última década. Aquellos planteamientos ecologistas tachados de demencias quiméricas y desatinadas predicciones en los años setenta han pasado a tener un espacio propio en el panorama mediático y a considerarse con la seriedad merecida. Sin embargo, los debates mediáticos también han acogido los planteamientos negacionistas como si de dos posiciones legítimas se tratara confrontando el rigor, la investigación y la ciencia a posturas que defienden privilegios económicos sin un ápice de soporte científico. Como si la verdad y la farsa fueran dos caminos válidos. Al mismo tiempo, la maquinaria de producción de nuevos mecanismos que perpetúen la rueda del consumo ilimitado se viste de sus mejores galas.

El problema central de este escenario radica en la absoluta contradicción entre perpetuar este modelo, que lleva intrínsecos los privilegios de una minoría, y los cambios que necesitamos para salir de la profunda crisis ecológica y social que atravesamos. Esta minoría negacionista abraza cualquier salida que permita mantener la posición de poder que hoy ostentan. Greenwashing llaman a lo que no es otra cosa que vestir de verde monstruos grises. Pintar piedras de naranja.

Paremos un momento: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la acidificación de nuestros océanos, la destrucción del hielo de los polos vienen provocados por la desmedida utilización de recursos naturales y por la emisión de los residuos que genera ese insostenible ritmo de producción y consumo, inevitable para el mantenimiento de este sistema económico. Es más, aun imponiendo ese inasumible ritmo consumista, cada poco quiebra, si bien se sabe amparado y beneficiado por rescates multimillonarios. Al mismo tiempo, impone condiciones de vida indignas, denigra a millones de personas, fuerza migraciones por cuestiones sociales y climáticas, e ignora las condiciones socioeconómicas mínimas necesarias para vivir. Toca hacer algo, ¿verdad?

Volvamos al greenwashing. Pues bien, las principales élites económicas y potencias mundiales (en consumo de materia prima y producción de nuevas supuestas necesidades) están dirigiendo su potente política mediática a intentar convencernos de que las medidas que solventarán este escenario se basan en tener nueva tecnología más eficiente. Si revisamos el escenario planteado, ¿de verdad podemos pensar que todo pasa por ofrecer energías renovables, el coche eléctrico o dejar de usar bolsas de plástico? Cuando además no se plantea como una transición, sino como una realidad de futuro estable. Ante este escenario, merece poner el foco en dos riesgos que hoy ya vislumbramos.

Por un lado, el control absoluto de una minoría sobre los recursos del planeta. No es un planteamiento distópico ni una amenaza inconsistente. Ojalá. Estos planteamientos cobran cada vez más relevancia y las posturas supremacistas pretenden controlar quiénes tendrán el privilegio de disponer de recursos esenciales y la capacidad de generar residuos. La lucha por el agua es ya una realidad en muchos países donde se prima la extracción de minerales necesarios para nuevas tecnologías mientras se priva de esa misma agua a poblaciones enteras. Observando cómo se repiten escenarios podemos tener una idea de la magnitud del problema y de cómo la solución a la crisis climática debe pasar indispensablemente por una solución social: cuidar el suelo, el agua y los naranjos y garantizar las condiciones de vida digna de quienes los siembran, cuidan y recogen sus frutos.

Si bien crear un Ministerio de Transición Ecológica apunta en la dirección adecuada, este debe marcar las líneas políticas y los indicadores a seguir para el resto de políticas públicas

Por otro lado, el greenwashing. Debemos identificar esta herramienta como la solución generada por el propio sistema y que esconde una dinámica peligrosa. El greenwashing sale a la palestra una vez la élite económica ha entendido cómo este le ofrece una ‘salida’ de la crisis climática, quitándole eso sí importancia a sus efectos e ignorando por completo los motivos reales que la provocan. Es una pieza nueva del puzle del actual sistema económico, en el que la inversión pública hace de sostén de las reiteradas caídas de un sistema económico agotado y que, ante cada descenso, lanza su propuesta salvadora para que quede inalterada la relación de privilegios. Y, si hablamos de recursos naturales, tener el control de esos privilegios es tremendamente peligroso.

Esta nueva política de marketing ha calado de lleno en la imagen y el discurso de las instituciones. Sin embargo, a poco que nos paremos para comprobar cuáles son sus competencias y nos fijemos en las directrices y actuaciones del resto de políticas, podremos deducir que es apenas un disfraz y que debajo asoma una realidad ya conocida.  Las políticas de transición ecológica y social deben ser transversales y universales. Si bien crear un Ministerio de Transición Ecológica apunta en la dirección adecuada, este debe marcar las líneas políticas y los indicadores a seguir para el resto de políticas públicas. De igual forma que el Ministerio de Economía marca los límites e indicadores económicos, debe trasladarse esa capacidad a medir el impacto ecológico. Es decir, cada política pública debe contribuir a reducir las causas primarias del cambio climático y la desigualdad social. Además, las soluciones que se aporten deben poder colectivizarse. Solo así conseguiremos abordar la crisis sistémica actual. Aunque a la piedra pintada de naranja le pongan una pegatina bio piedra se queda.

Habrá comprobado quien esté leyendo este artículo que no aporta datos. Es totalmente intencionado. No se trata de eso, esta vez. Son numerosas las publicaciones con rigor científico que hablan de los problemas derivados del cambio climático, de cómo los recursos básicos para la vida se agotan de una forma mucho más rápida de lo que la tierra es capaz de generarlos y de cómo las emisiones de residuos son infinitamente más elevadas que lo que la tierra es capaz de asumir. De cómo se alteran los metabolismos del planeta, en definitiva. Hay también cientos de publicaciones que ilustran cómo se invierte dinero público para perpetuar el modelo económico actual y cuánto se gasta para manipular la información y ocultar las devastadoras consecuencias de esas políticas sobre nuestros ecosistemas y sobre las inhumanas condiciones de millones de vidas.

Es altamente probable que quien siga leyendo este artículo conozca a alguien que esté dando por perdida la batalla a nivel individual. Que se esté planteando lo insignificante de las medidas individuales si las grandes emisiones continúan y los grandes consumidores de recursos finitos siguen perpetuando su modelo de negocio. Y, aunque ese planteamiento parezca incuestionable, puede que se escape una pieza tan potente como fundamental: olvidamos cómo la conciencia individual puede dejar de serlo para organizarse y transformarse en motor colectivo de cambio, con capacidad para determinar la agenda política, propiciar el desarrollo de un nuevo marco cultural y generar el clima preciso para la transformación. Tenemos que concienciarnos de que somos capaces de dar solución colectiva a nuestros problemas y que, si bien el foco de los conflictos sociales y la crisis climática es compartido, la solución a estos escenarios también debe serlo. Las políticas de cuidados deben centrarse en identificar ese potencial humano transformador y dejar, de una vez, de lado el potencial humano como consumidor.

Que llueva, de forma suave, sin vientos fuertes, con temperaturas agradables, que las gotas resbalen por los frutos, empapen la tierra y calen hasta las raíces.

Las reflexiones en torno al mundo que queremos construir llegan en una bifurcación delicada: la inacción nos llevará a situaciones de mayor extrapolación de realidades y vidas centradas en intentar sobrevivir por las paupérrimas condiciones materiales a las que nos conduce una minoría privilegiada. Sin embargo, la organización en torno a la exigencia de medidas que garanticen condiciones de vida concretas y la protección de nuestros ecosistemas, partiendo de nuestra enorme dependencia del planeta y de otros seres humanos, conseguirá que avancemos en el modelo social que responda a ambas premisas. Son muchos los recursos colectivos puestos a disposición de perpetuar un sistema económico caduco, que destroza nuestro entorno y defiende los privilegios que se sustentan en la miseria de muchos y muchas. Toca mover el foco y destinarlo a construir modelos de ciudad, región, país y planeta donde prime el cuidado de nuestras vidas.

Naranjas para todas. Que llega el invierno.

Autor >

Samuel Romero Aporta

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí