1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DISPUTA SOCIAL

Modernización, fondos europeos y las viejas ilusiones progresistas

El sistema elegido por el Gobierno, y aceptado en silencio por la izquierda, implica que serán las empresas privadas las que reciban y gestionen la mayoría de ese dinero

Brais Fernández 1/12/2020

<p>Pedro Sánchez acude a una reunión del Consejo Europeo (octubre, 2020).</p>

Pedro Sánchez acude a una reunión del Consejo Europeo (octubre, 2020).

Mario Salerno / Consejo Europeo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Finalmente, parece que los nuevos presupuestos que sustituirán a las sempiternas cuentas de Cristóbal Montoro serán aprobados por la misma mayoría que hizo posible el primer gobierno de coalición desde el establecimiento de la monarquía parlamentaria. Por supuesto, los presupuestos han sido calificados como “los más progresistas de la historia”: ya no se sabe por quién, si por sus promotores o por los memes que circulan por las redes sociales.

Más allá de las exageraciones, estamos ante unos presupuestos que vienen a corroborar la hegemonía socioliberal. Hegemonía que se manifiesta no solo en el plano económico, en donde la falta de subidas de impuestos, y de gasto hacia el reforzamiento de lo público es evidente. También en el plano social: los presupuestos se enmarcan en una política tan llena de excesos verbales como saturada de fracasos, como el Ingreso Mínimo Vital, la ya olvidada derogación de la reforma laboral o de la ley mordaza, una Ley Celaá que no aporta nada nuevo, una política de inmigración indistinguible de la de la derecha o la apertura a la privatización de las pensiones a través de un pacto de Toledo que fomenta los fondos privados individuales. 

Pero no insistamos. Podríamos enumerar y argumentar, pero sirve de bien poco por ahora: la hegemonía se construye a través de una tupida red de alianzas que integra a sectores progresistas que van más allá de los cargos públicos, abriendo espacios nunca vistos a periodistas, profesores, opinadores y toda clase de pseudo-intelectuales que han visto en este nuevo ciclo la oportunidad de ocupar su merecido lugar en la esfera pública. La ficción opera ante una derecha virulenta y agresiva: no hay duda de que es preferible una alianza entre neoliberalismo y progresismo cultural a un autoritarismo de derechas. Entre una jaula grande y una jaula pequeña, siempre preferiremos la grande, como decía un viejo revolucionario ruso. Pero no por ello deja de ser flagrante el nivel de inanidad en el terreno redistributivo, social o de la radicalidad democrática de un gobierno al que, como es obvio, no le podíamos pedir que fuese revolucionario: si podríamos exigirle que fuese reformista, pero ni eso estamos haciendo. Nos conformamos con repetir la vieja regla del parlamentarismo liberal hispano durante las últimas décadas: a más reivindicación del papel del Partido Comunista de España en la Transición, menos ambiente rupturista y por tanto, menos posibilidades de lograr una mejor relación de fuerzas para la lucha política constituyente y transformadora. Aunque, si quieren, pueden invertir el orden del razonamiento. El resultado es el mismo. 

Sin embargo, los ciclos de lucha siempre generan resultados ambiguos. Aunque sean derrotados, como en este caso, tienen efectos sobre lo que en otro tiempo se llamaba super-estructura política. En este caso concreto, comenzamos a ver en diferido la construcción de un bloque político (bloque de poder o bloque histórico se le queda grande) que incluye a tres actores políticos centrales: PSOE, UP y el independentismo vasco y catalán. Sostengo que lo que estamos viendo en realidad es un proceso de transformismo progresista, que, a pesar de dejar intactos los pilares del poder económico e institucional (y ya no hablemos de la dominación capitalista), puede abrir una nueva fase política de repercusiones aun inciertas. 

La ficción opera ante una derecha virulenta y agresiva: es preferible una alianza entre neoliberalismo y progresismo cultural a un autoritarismo de derechas

Ese bloque político, todavía incipiente e inestable, en realidad es el resultado de dos ciclos: el ciclo 15M y el ciclo independentista catalán. Como comprenderán, entiendo “resultado” como una condensación de fuerzas que, en este caso, se ha traducido en una derrota política de las fuerzas que, dentro de esos ciclos, apostaron por la ruptura democrática y por una impugnación del sistema económico vigente. Puesto que la derrota nunca es total y siempre deja efectos, el efecto en este caso es un proceso de integración pasiva de estos elementos políticos en la gobernabilidad actual. Por supuesto, esto no está exento de ambigüedades y es reversible. Pero lo cierto es que el hecho de que el independentismo vasco y catalán sean un factor determinante en los presupuestos y en las alianzas políticas tiene una doble cara. Por una parte, cualquier demócrata tiene el deber de defender su derecho a la participación en los asuntos públicos: un derecho que la derecha les niega sistemáticamente y que el PSOE solo acepta tibiamente, preso como está del nacionalismo español. Cosas del franquismo. Por otro lado, su “normalización” es también, en su caso, una renuncia a la ruptura política como horizonte central. Una posición que ERC surfeó durante todo el procés y que la izquierda abertzale parece haber comenzado a abandonar en aras de una competencia despiadada con el PNV. No hay duda de que este giro tendrá repercusiones en las bases sobre las que los partidos se sostienen. Está por ver cuáles. 

En el caso de Unidas Podemos, la ritualización de la queja, a través de filtraciones de prensa y tuits, revela su impotencia a la hora de imponer cambios en el terreno económico y social, así como su rol de “cara pobre” de ese monstruo bicéfalo en el que se ha convertido el gobierno. Desesperados por mantener su base electoral ante su progresiva erosión, su fuerza proviene más de ser capaz de ejercer su papel de bisagra con los independentistas que de su fuerza social o capacidad de condicionar al PSOE desde dentro del gobierno. El PSOE se muestra tranquilo: la amenaza de Ciudadanos ha hecho que el voto del resto de partidos haya sido barato y su hegemonía se mantiene intacta. El social-liberalismo es ya la medida de todas las cosas: si la derecha protesta, la izquierda apoya. La extrema debilidad de la izquierda alternativa y de los movimientos sociales y sindicales no oficiales (política, ideológica, organizativa) explican también buena parte de esta situación. La posibilidad de un polo que, desde fuera del parlamento, presionase y marcase agenda, también se ha visto dificultada por el carácter anti-social de la covid-19.

La fuerza de UP proviene más de ser capaz de ejercer su papel de bisagra con los independentistas que de su fuerza social o capacidad de condicionar al PSOE 

La hegemonía del socioliberalismo del PSOE es tan grande que hasta se han vuelto a poner de moda dos conceptos míticos de los años dorados del felipismo: los “fondos europeos” y la “modernización”. Ambos conceptos retrotraen a toda una generación a los años de crecimiento económico, progreso social y Jorge Semprún. También fueron los años de la reconversión industrial y de la derrota sociológica de la clase obrera, pero eso, mejor ya ni mencionarlo.

Como ya es sabido, la Unión Europea ha concedido decenas de miles de millones de euros a España, dentro de los planes de estímulo que ha aprobado tras duras negociaciones. El problema es que ese dinero, lejos de servir para reforzar los servicios públicos o generar un nuevo tejido vinculado a las necesidades sociales, servirá para regar de dinero a las empresas. Ya se han anunciado 10.000 millones de euros para el sector del automóvil, 17.000 para las constructoras, incluso la Xunta de Galicia e Inditex han anunciado que pelearán por destinar 850 millones de euros a producir camisetas hechas con materiales provenientes de los bosques gallegos. El sistema elegido por el Gobierno, y aceptado en silencio por la izquierda (sindicatos incluidos), implica que serán las empresas privadas las que reciban y gestionen la mayoría de estos fondos.

Veamos la panorámica en su conjunto. Unos presupuestos que no aumentan los impuestos, la deuda disparada y acumulada. El dinero de Europa destinado a garantizar los beneficios de las empresas privadas. ¿Dónde queda la modernización prometida por los fondos europeos? A pesar de los anuncios grandilocuentes del gobierno progresista, este 24 de noviembre el Banco Central Europeo anunciaba lo siguiente: “La respuesta fiscal a la pandemia implica déficits presupuestarios considerables en 2020, que se espera que disminuyan en 2021. Los gobiernos de la zona euro han implementado una amplia gama de medidas de apoyo fiscal en respuesta a la pandemia. Aunque el rápido apoyo a los hogares y las empresas se ha adelantado a una contracción aún más profunda, está provocando grandes déficits fiscales entre los países de la zona euro en 2020. Actualmente se prevé un déficit ajustado cíclicamente menor del -2,9% para la zona euro en 2021, ya que se espera la reversión de algunas medidas temporales de apoyo fiscal, lo que implica una orientación fiscal ligeramente más estricta en el próximo año”. Más claro imposible. La austeridad acecha.

El resultado de una “modernización progresista” se traducirá en reforzar la correlación de fuerzas entre las clases, favoreciendo todavía más a los empresarios con los fondos europeos todavía más en favor de los empresarios, con los fondos europeos. Unidas Podemos ya anunció que esta modernización forma parte de sus planes para generar una nueva clase empresarial, suponemos que progresista. Ya que está de moda revitalizar al PCE, podría ser interesante recuperar el debate entre un joven Javier Pradera y Jorge Semprún, todavía dirigente carrillista, en 1960. Una exultante y voluntarista dirección comunista veía clara la jugada: era necesaria una alianza entre la burguesía no monopolística (sea lo que sea eso) y las clases populares, compuestas por el proletariado y el campesinado. El objetivo no era solo hacer caer a Franco: era la democratización de España. La pregunta con la que Pradera demolía esa tesis era muy sencilla: ¿Por qué la misteriosa burguesía no monopolística iba a tener algún tipo de interés en esa alianza? El resultado es conocido: el PCE finalmente quedó arrinconado en la Transición y, por supuesto, la “burguesía no monopolística” a la que tanto había adulado, no salió a su rescate ante su hundimiento. Pero tampoco el proletariado, ni mucho menos el campesinado. 

Quizás alguien espere que en este caso sea diferente y que la clase empresarial, bien cebada por los fondos europeos, acuda rescate de la izquierda progresista, pagando más impuestos y renunciando a maximizar sus beneficios cuando la espiral de deuda obligue a aplicar recortes. Pero realmente no parece lo más probable. En caso de que eso no ocurra, deberíamos prepararnos para una nueva disputa a medio plazo. Una disputa que se dará en un marco social devastado por las decepciones y las oportunidades perdidas del progresismo.

----------------

Brais Fernández forma parte de la redacción de Viento Sur y es militante anticapitalista.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí