1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

juego de manos

A propósito de Alicia Schrödinger

Un inesperado libro de culto recorre nuestras librerías. Este artículo es un intento de atraparlo

Adrián Viéitez 20/12/2020

<p>Escena de nieve.</p>

Escena de nieve.

Bruce Crane / Metropolitan Museum of Art

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Es casi un juego de niños. En Mandíbula (Candaya, 2018), la novela de Mónica Ojeda, unas preadolescentes se reúnen en una habitación blanca e inventan, a través de un mero proceso enunciativo, un nuevo sentido del horror. Annelise, la líder del grupo, trenza palabras capaces de intervenir la mirada de las demás, de modificar de facto su percepción de la realidad. Las edades no son caprichosas: las niñas pierden su inocencia al mismo tiempo que lo hace la propia palabra. Descorrer el velo de la ficción se convierte entonces en una amenaza; si una palabra es dicha en el interior de esa habitación blanca no importa que sea mentira, porque la mentira no existe en ese espacio sagrado.

La novela de Mónica Ojeda se afianza moralmente sobre la base del propio dispositivo empleado: su ficción subsume las respectivas ficciones de Annelise y sus pretensiones de verdad y el lector, a diferencia de las niñas que escuchan, recibe el marco justo para comprender que la dialéctica entre lo que lee y lo que vive es supletoria, que no hay vocación realista en el sentido imitativo de Ojeda, que todas esas palabras son mentira aunque, subtextualmente, puedan arrojar luz sobre ciertas y oscuras pautas del comportamiento humano. Sin embargo, más allá de todo lo enunciado, el verdadero horror contenido en las páginas de Mandíbula está en las palabras no escritas, en aquella violencia para la que ni Annelise ni la propia Mónica Ojeda encuentran nombre, aunque sus frustraciones sean distintas. En ese lugar ya resulta más complicado imaginar juegos de niños.

Aquello dispuesto más allá de los límites lingüísticos –siguiendo la tradición de Wittgenstein– se configura como un misterio. Del mismo modo que el lenguaje performa las paredes de nuestro pensamiento, también resulta interesante indagar en su manera de interactuar con nuestra mirada: ¿son invisibles todas las cosas que no podemos decir? ¿Significaría eso la anulación de su existencia, al no contar nosotros con las herramientas para imaginarlas? En este lugar del texto me gustaría introducir la figura de la misteriosa Alicia Schrödinger, una supuesta científica dedicada –y cito– “al estudio de la física de partículas y la termodinámica” que hace unos meses publicó su primer libro de cuentos, Quiénes son y qué sienten las plantas carnívoras. Cuentos de humor infrarrojo, editado este año por Siruela.

Rayos infrarrojos

Alicia Schrödinger emplea el término infrarrojo ya en el subtítulo de su libro, y con él señala la dirección al lector: la palabra aquí es casi siempre un engaño, mayormente un juego de manos. Lo dicho está detrás, en un lugar invisible al que solo podemos acceder pensando en aquello que no podemos pensar. Este es, pues, un libro inaccesible que solo puede ser leído como un mecanismo de disuasión, como una peripecia que desatiende incluso la cuestión del marco antes sostenido por la figura de la Mónica Ojeda autora. Alicia Schrödinger, por lo que sabemos, no es nadie; enfrentarse a sus cuentos resulta complicado porque no existe pacto previo de credibilidad. Todo es un puro acto imaginativo procedente de un lugar que desconocemos.

Enfrentarse a  los cuentos de Schrödinger resulta complicado porque no existe pacto previo de credibilidad. Todo es un puro acto imaginativo procedente de un lugar que desconocemos

El pequeño asidero contextual que nos proporciona este volumen viene dado por su prólogo, firmado por la escritora Menchu Gutiérrez (Madrid, 1957), también autora habitual en Siruela. En él escribe: “A veces, como sabemos, la dificultad radica en desaprender lo aprendido. Aprender, desaprender para aprender, volver a desaprender y aprender de nuevo; recuperar algunos elementos de la infancia por medio de un desaprendizaje exhaustivo”. A continuación, más de cuarenta relatos breves que funcionan, en su mayoría, con los mecanismos narrativos de un chiste; o bien ocultando información al lector para revelársela en un giro final, o bien empleando una ironía en ocasiones descabellada, como se puede comprobar en el comienzo del cuento titulado “El río de la pasión se desborda”, que dice:

“Desde que viera su divina imagen el pasado Domingo de Gloria, en la Feria de Muestras y Artesanía de Tegucigalpa, mi vida ha descrito un giro de doscientos sesenta grados, que serán trescientos sesenta al término de esta carta.

Permítame que le diga, azogue de la locura, que es usted el hombre más arrebatador que jamás pisó el Palacio de Congresos y Exposiciones de Tegucigalpa, y que a su lado todos los hijos varones de nuestro hemisferio parecen peluches de la masculinidad”.

Así pues, más allá de la risa nerviosa, poco se puede añadir a la lectura de este libro escrito por una autora fantasma y sobre la materia de lo fantasmagórico. Nótese la obvia distancia entre la literatura de Mónica Ojeda, cuyas indagaciones sobre la violencia inscrita en el comportamiento humano demandan un marco moral exigente, y la mera peripecia lingüística de Alicia Schrödinger. Más allá, creo que ambas autoras pueden servir, de formas distintas, para repensar la interacción entre ficción y realidad, entre enunciación y acción. Como el de Alicia Schrödinger es un callejón retórico sin salida, me desdoblo a partir de su prólogo para dar continuidad al análisis de esta tensión a través de la obra de Menchu Gutiérrez. En concreto, de sus novelas Disección de una tormenta y El faro por dentro (las dos de 2011) y, con particular énfasis, de su breve disertación titulada Decir la nieve (también de 2011).

Hablar de amor

Es difícil establecer si Decir la nieve es un libro sobre la nieve en sí o sobre la palabra nieve; tampoco es fácil concluir que ambas cuestiones puedan desligarse entre sí. En cualquier caso, la labor fundamental de Menchu Gutiérrez es la de crear una suerte de bestiario, un encuentro semántico entre multitud de voces que, a lo largo de la historia, han escrito o dicho algo acerca de la nieve. Al comienzo del libro, cita al poeta René Char: “[la nieve] no es un truco de magia, es la magia”. Casi al final de su recorrido, ella misma escribe, con tintes de conclusión: “Hay una clase de intimidad que no debe ser compartida, que no debe ser expuesta a la luz”. Un lector menos relamido se habría acercado a este libro con la frialdad que la nieve requiere, pero yo no puedo sino comprenderlo como un subrayado de la limpieza del cuchillo de hielo que separa a los amantes del resto del mundo. Cuando uno escribe la nieve se refiere, por supuesto, a la nieve. Pero el ejercicio reiterativo que lleva a cabo Menchu Gutiérrez en este libro acaba por conformar un rastro silencioso en el que otras cosas quedan también dichas, aun veladamente. Ya en las últimas páginas del libro se puede leer lo siguiente: “Las huellas de las pezuñas de corzo hablan sin palabras, sin deformaciones, sin intermediarios, como una rotunda caligrafía de la presencia viva del animal en la nieve”.

El recorrido de lo indecible es transversal: cruza el horror en las páginas de Mónica Ojeda, se entretiene en el humor de Alicia Schrödinger y ofrece una frágil visión de la delicadeza en Decir la nieve. En su obra Interpretación y análisis de la obra literaria, el germanista Wolfgang Kayser distingue tres géneros novelescos: la novela de acontecimiento, la de personaje y la de espacio. En El modernismo visto por los modernistas, Ricardo Gullón añade, a este respecto: “La novela crea un espacio o lo inventa, como en la novela fantástica, para instalar en él una metáfora genuinamente reveladora”. Resulta complicado asimilar a Decir la nieve dentro de los parámetros tradicionales de la novela –aunque nunca está de más recoger a Batjin para la causa: “Nunca se llega a una fórmula de síntesis de la novela en cuanto género […] los investigadores no aciertan a aislar un solo índice preciso y estable del género novelesco sin hacer una salvedad que, de golpe, reduzca a la nada ese índice”–, pero en este curioso libro está instalada una apertura hacia el recorrido de lo metafórico, que nace de una resemantización de la nieve para deformarla literariamente: podríamos pensar Decir la nieve como una habitación blanca al estilo de aquella en la que Annelise imaginaba realidades y horrores nuevos, pero aquí la blancura no barre el mundo para maldecirlo, sino con la intención de limpiarlo. La palabra, de nuevo, se desdobla: hasta el mismo color blanco adquiere polisemias prácticamente contrapuestas.

Dentro de la clasificación planteada por Kayser, no resulta complicado enmarcar Disección de una tormenta y El faro por dentro, dos de las más celebradas novelas de Menchu Gutiérrez, dentro de lo que vendrían a ser las novelas de espacio. El primer párrafo de Disección… concluye así: “De todo lo que nos importa y no comprendemos terminamos por dibujar un mapa, alterando al hacerlo el verdadero tamaño de nuestra ignorancia”. La mujer protagonista ingresa en una suerte de santuario en el que se reverencia al pelo como icono sagrado: todas las mujeres que viven allí se rapan la cabeza concienzudamente, guardando con cuidado las pruebas capilares del paso del tiempo. En El faro por dentro asistimos al relato de un farero que, acompañado exclusivamente por un enorme y silencioso perro de raza Basenji, vive con angustia sus últimos días de encierro. Hacia el final del libro, escribe: “No sentía el tacto de la tierra, pero sí el peso de un inminente alud. Durante unos instantes, vi los haces del faro barrer el inhóspito territorio del firmamento, como brazos de un compás. La idea de Dios me pareció una linterna”. Ambas son ejemplos nítidos de metáforas instaladas en la superficie de una narración.

Las dos novelas, pese a estar narradas en primera persona y quizá por su denodado ensimismamiento, desatienden por completo cualquier idea tradicional de arco narrativo o construcción de personajes –al menos, en el sentido de personaje redondo que enunció E.M. Forster–. Su trabajo con la intención narrativa se produce, pues, de una manera más asimilable a la del cuento o la novela corta, que, en palabras de Henry Mérimée, “proyectan su luz sobre algunas circunstancias de una situación, no constituyen ningún cuadro, sino una miniatura exactamente dibujada”. Esta traslación de los mecanismos del cuento a una novela de 150 páginas como lo es El faro por dentro está muy relacionada con lo que ha hecho recientemente Sara Mesa en novelas como Cara de pan o Un amor. Todo, a fin de cuentas, se resume en una cuestión de luz proyectada: Mónica Ojeda trabaja los límites de la enunciación mientras que Menchu Gutiérrez o Sara Mesa caminan en dirección contraria, sacando a flote lo subtextual para que el texto, es decir, la materia central de sus obras, quede sepultada como si de una obviedad se tratase. Es venturoso insinuar que el caso de Alicia Schrödinger pueda encontrarse a medio camino entre estas dos maneras de manipular el lenguaje y sus densidades, dado que en todo caso hablaríamos de un punto medio invisible, casi inexistente, un punto medio infrarrojo.

Las cosas del misterio

En un cuento de Quiénes son y qué sienten las plantas carnívoras, concretamente en aquel que da título al libro, la narradora es una planta carnívora que explica su punto de vista respecto al estigma social que, tradicionalmente, ha recaído sobre su estirpe. Como sucede en la mayor parte de los cuentos de Alicia Schrödinger, más allá del ardid cómico que se coloca en primera plana cabe atender a su curiosa forma de plantearse la alteridad, de observar al otro partiendo de las extrañezas que este propone. Aquí late una cuestión planteada por el formalista ruso Roman Jakobson, que en realidad se retrotrae hasta la misma Retórica de Aristóteles: “El uso poético ejerce una violencia sobre la lengua, que es su material”.

Que la imaginación invada también el espacio tradicionalmente ocupado por el autor vuelve difusos los límites de la literatura de Alicia Schrödinger, aunque resulta complicado creer que este vacío pudiese sostener una construcción que no resultase tautológica, que no reivindicase el misterio por el misterio, que no se plantease, a fin de cuentas, casi como un juego de niños. Su empleo de la lengua sigue lógicas similares a las de Annelise, el personaje de Mónica Ojeda –algo así como lo que escribió James Peter Thorne: “Leer un poema es frecuentemente como aprender una lengua extranjera”–; sin embargo, sus propósitos son opuestos: Annelise busca deshacerse de la inocencia, Schrödinger busca rescatarla. Lo que tienen en común, más allá de ser ficción, es el punto en el que se cruzan. Por eso Schrödinger puede permitirse algo que a Annelise, dada la perversidad de sus propósitos enunciativos, le está vedado: no tener autora.

Las cosas más importantes que atraviesan este recorrido están, como es lógico, fuera de él. El intento de Menchu Gutiérrez de Decir la nieve no es sino un intento vano, y quizá por ello cobre especial sentido su reverencial manera de prologar a la misteriosa Schrödinger: solo habitando el centro mismo del misterio, formando parte de su misma bruma, se puede alcanzar su contacto. Escribe Yasunari Kawabata: “Cierra los ojos para agradecer este milagro y permanece así, unida a la nieve, sin pensar en nada. En nada”. No es demasiado grave, a fin de cuentas, que un texto no sea mucho más que un fantasma.

Autor >

Adrián Viéitez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí