1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Talento brutal

Julio Lafuente, el arquitecto español que vivía en Piazza Navona

Recuperamos la figura de un arquitecto olvidada por el periodismo español, y con una vida tan sugestiva como su obra

David García-Asenjo 7/12/2020

<p>Proyecto de hotel en la roca de Gozo, Malta. </p>

Proyecto de hotel en la roca de Gozo, Malta. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Julio Lafuente llegó a Roma por una Vía Aurelia llena de carros y mulos. Aparcó su moto en la plaza y atravesó las puertas de bronce. Una vez dentro se tumbó en el centro de aquel espacio. Desde allí miró hacia el cielo a través del enorme óculo y decidió que no quería marcharse jamás de esa ciudad que le permitía contemplar el espectáculo de la semiesfera del Panteón activada por luz del sol en su recorrido.

¿Y quién es Julio Lafuente? Su peripecia vital es digna de ser contada. Él lo hizo a través de conversaciones con Valentí Gómez i Oliver, publicadas en el libro Visionarchitecture. La vida de los arquitectos no suele ser material para una película, pero un guionista con talento tendría suficiente para dejar dos horas a los espectadores pegados a una butaca. Lafuente nació en España, vivió y se formó como arquitecto en Francia y tuvo una larga carrera profesional en Italia. Llegó a Roma tras un breve paso por Madrid, desde donde quería viajar a Estados Unidos. Por consejo de Luis Feduchi, conservador de los edificios españoles en Roma, y futuro suegro de Rafael Moneo, viajó a esa ciudad, donde Feduchi le animó a conocer la arquitectura moderna que se desarrollaba allí antes de cruzar el Atlántico. Decidió invertir el dinero que había ganado trabajando para otros arquitectos en Madrid y recorrer el camino en su moto BMW. Pasó por Barcelona, por el sur de Francia, donde trató de encontrarse con Picasso en Saint Paul de Vence, ocasión frustrada en la misma verja de acceso a la casa. La experiencia de llegar a Roma y encontrarse con el Panteón le hizo abandonar la idea de volver a España, el viaje a Estados Unidos y todo lo que le alejara de aquella ciudad. Allí conoció a estrellas de cine y de la cultura italiana, entró en el círculo personal de Aristóteles Onassis, con el que cruzó el Atlántico para visitar unas oficinas en Nueva York y volar, una hora después, de vuelta a Italia. Cuando estalló la crisis del petróleo no dudó en viajar a Arabia Saudí y proyectar allí ciudades enteras. Todo narrado con desparpajo y naturalidad y con un punto de inverosimilitud, en Visionarchitecture, hasta no hace mucho la principal publicación sobre su figura. Más allá de las referencias en revistas especializadas, esta fue la fuente para conocer el conjunto de la obra de Julio Lafuente, con grandes carencias de información específica sobre sus distintos proyectos.

Pero su obra también merece un hueco en la historia de la arquitectura española. La figura de Julio Lafuente ocupa un lugar difícil de encajar. Sólo su origen permite relacionarlo con España, ya que su formación académica se produjo en la Escuela de Bellas Artes de París. Al llegar a Roma, inicia una exitosa carrera profesional y a lo largo de ella realizó varios edificios de gran interés, que arrancan con el hipódromo de Tor di Valle, para los Juegos Olímpicos de 1960; el santuario de Collevalenza, en Todi; y llegan hasta la nueva Terminal Aérea Ostense, para el otro escaparate internacional de Italia, el Mundial de fútbol de 1990. Y dos obras no construidas pero de una gran belleza. Los hangares para Olympic Airways en Atenas, puro brutalismo a la altura de las mejores propuestas de Paul Rudolph, y uno de los proyectos más sugerentes de la arquitectura de la segunda mitad del siglo XX, el hotel en la roca de Gozo, en Malta. Un edificio que se construye en un acantilado, en el que las habitaciones son la nueva pared de la roca. Un bloque que se superpone al corte vertical y que se abre al espectáculo del mar.

La experiencia de llegar a Roma y encontrarse con el Panteón le hizo abandonar la idea de volver a España, el viaje a Estados Unidos y todo lo que le alejara de aquella ciudad

Gracias a la tesis doctoral de Marta Pastor Estébanez, el estudio más importante sobre la figura de Julio Lafuente, se puede disfrutar de su talento arquitectónico. En ella se analizan con rigor las virtudes de su arquitectura, caracterizadas principalmente por su capacidad de aunar invención y construcción. Gracias a la técnica, obtiene edificios de gran plasticidad. Pastor pudo acceder y catalogar su archivo, que fue declarado de interés histórico por el gobierno italiano en 2003, en un acto que vuelve a poner de manifiesto el escaso interés en recuperar los archivos de los arquitectos españoles del siglo XX, salvo contadas excepciones.

Primeros éxitos en Italia. Hipódromo de Tor di Valle. 1959

“Me acuerdo de una obra especial, el hipódromo Tor di Valle. Utilicé un ingenio […] que se llama el paraboloide hiperbólico. En parte ya lo había inventado Gaudí […] Se trata de un cuadrado con las dos puntas que bajan por un lado y las otras dos que suben por el otro” (Visionarchitecture, p. 91).

Julio Lafuente comenzó a trabajar en las oficinas de los arquitectos Monaco y Luccichenti, donde se fue ganando el respeto del ambiente arquitectónico y artístico romano. Y así llegó a asociarse con el ingeniero Gaetano Rebecchini, hijo del entonces alcalde de Roma, gracias a lo cual tenían acceso a una amplia agenda de contactos. La abundancia de trabajo les permitió prosperar y convertirse en un equipo de gran reputación que proyectó un gran número de bloques de vivienda de gran calidad plástica y espacial, muy imbricadas en la arquitectura italiana del momento. El tratamiento de los materiales, vinculados a la tradición pero que incorporaban nuevos lenguajes, y los espacios intermedios, como terrazas, voladizos y soportales, hacía que sus obras fueran apreciadas por la burguesía romana del momento. Así accedieron a obras de mayores dimensiones donde, como señala Marta Pastor, lograron construir estructuras de una gran fuerza expresiva, fruto del talento de Lafuente para la invención de formas y un conocimiento del funcionamiento de los sistemas estructurales.

Hipódromo de Tor di Valle, en Roma. 

Hipódromo de Tor di Valle, en Roma. 

Las gradas del hipódromo nos muestran a un arquitecto conocedor de las investigaciones en el campo de las estructuras laminares de hormigón. Otros españoles, Eduardo Torroja y Félix Candela habían logrado importantes avances en este campo, desde posiciones distintas. Torroja realizó antes de la guerra civil dos obras cumbre como el frontón Recoletos y las cubiertas del Hipódromo de la Zarzuela. Grandes superficies de hormigón de gran belleza plástica resueltas con un espesor mínimo de material. Al acabar la guerra fue el pilar en el que se sostuvo el desarrollo de la ingeniería de materiales en España. Por otro lado Candela, exiliado a México, donde trabajó con los paraboloides hiperbólicos que cita Lafuente, y con otras superficies derivadas de esta. Superficies regladas que permiten ser encofradas con sencillez al estar basadas en el manejo de líneas rectas y por tanto pueden ser resueltas con tablas de madera, y armadas con varillas de acero que no tienen que ser curvadas. Las láminas de hormigón generadas de este modo presentan una gran resistencia con poco consumo de material, permitiendo salvar grandes luces con pocos apoyos. Lafuente se aprovecha de estos avances para generar una potente imagen para una instalación deportiva que será uno de los elementos más destacados de los Juegos Olímpicos de Roma.

Consolidación y reconocimiento. Santuario del Amor Misericordioso en Collevalenza, Todi. 1967

“Cuando en los EE.UU. asesinaron a J.F.  Kennedy, su viuda, que era católica, vino a Roma. El embajador de España ante la Santa Sede […] se ofreció a acompañar a Jacqueline Kennedy, mostrarle algo de Roma y hacerle olvidar sus desgracias. Le enseñó los principales monumentos de la ciudad. Al final la llevó a ver un santuario, fuera de Roma, que yo había construido en Colle Valenza. Jacqueline Kennedy vio a la madre Esperanza se desahogó con ella, fue consolada por la madre y regresó a Roma. Allí la conocí” (Visionarchitecture, p. 96).

El Santuario de Collevalenza, en Todi, proyectado en años de renovación profunda de la liturgia católica, en la que la arquitectura tuvo un importante papel, al situarse en el centro del debate, y traducir espacialmente las nuevas propuestas. Es muy interesante el modo en el que Lafuente combina una disposición longitudinal tradicional, adecuada al uso como basílica de peregrinación, y una planta centralizada heredera de las mejores arquitecturas del barroco. Una primera lectura de la planta muestra una organización convencional, una nave alargada con capillas laterales. Una yuxtaposición de grandes cilindros de ladrillo define el espacio principal, pero toda la atención del espacio se centra sobre el altar, principal foco de la celebración. El presbiterio se plantea como un elemento independiente insertado en el interior del templo, que crece de forma concéntrica a partir de él. Se puede entonces leer el espacio como una iglesia de planta centralizada, que altera su forma en el eje longitudinal para funcionar como un santuario que recibe grandes peregrinaciones. La nueva liturgia, anticipada en muchos casos por las propuestas arquitectónicas próximas al Movimiento Litúrgico, parecía aconsejar esta disposición.

La obra de Lafuente aparecía regularmente en las revistas españolas de la época, encuadrada dentro de la nueva arquitectura italiana. Y aquí entra en juego la figura de Rafael Moneo. En su estancia en Roma como pensionado de la Real Academia de España entró en contacto con las figuras destacadas de la época. Allí pudo conocer a Julio Lafuente y visitar su obra. Fruto de ese encuentro fue la reseña que escribió sobre el Santuario de Collevalenza para la revista Arquitectura. Años después, tiene una aportación importante en el número monográfico de Nueva Forma sobre su figura. Y de nuevo analiza la iglesia en Todi. Se puede apreciar cómo pone la atención en decisiones de proyecto que luego estuvieron en el origen de su propia obra, en la Catedral de Los Ángeles. La tensión entre la planta centralizada y la longitudinal, entre el tipo y la historia, así como la reducida paleta de materiales y el tratamiento de la luz. 

La invención en el paisaje. Hotel en la roca, Gozo. 1967

“El año en que Malta logró la independencia, 1964, lanzó un concurso para la construcción de hoteles […] Yo me presenté y fui a Malta. En mi deambular me impresionó mucho ver una gran escollera vertical, un acantilado inmenso, cuya parte superior era completamente llana […] Y me empezó a rondar por la cabeza la idea de construir el hotel encajonado en las rocas, de manera que todas las habitaciones tuvieran vistas al mar […] dijeron que era muy bonito el proyecto […] pero que un hotel debía tener un pasillo y habitaciones a la derecha y a la izquierda” (Visionarchitecture, p. 101).

El proyecto de hotel en Gozo muestra de nuevo la capacidad de Lafuente para proponer ideas sugerentes y formalmente atractivas, con un punto irrealizable, pero que, en cambio, están estudiadas con seriedad y que han planteado las circunstancias bajo las cuales podrían llevarse a cabo si contaran con un promotor dispuesto a atenderlas. El hotel parte de la premisa de que en una ubicación privilegiada, frente a un acantilado al borde del mar, todas las habitaciones han de contar con las mejores vistas posibles. Y la forma de conseguirlo es situarlas en la pared vertical del acantilado. La arquitectura pasaría así a formar parte del mismo paisaje, pudiendo mimetizarse en él. Como señala Marta Pastor, esto lo emparentaría con las excavaciones en roca de muchas civilizaciones a lo largo de la historia, desde Capadocia a Petra. Y lo haría desde los postulados estéticos y técnicos de la arquitectura moderna, con un lenguaje abstracto que podría hacerlo atemporal. Todo esto sin olvidarse de las exigencias constructivas y funcionales que exige un proyecto de estas dimensiones, resueltos con naturalidad y eficacia.

Brutalismo en la capital de la cultura clásica. Hangar para Olympic Airways. 1965

“El avión, cuando iba a Atenas, no me costaba nada –Onassis era el dueño de la Olympic Airlines– y al finalizar mi trabajo, que entre otras cosas consistía en arreglar el aeropuerto de Atenas que estaba bastante mal, tenía ganas de regresar a Roma, a mi casa. En cambio a Onassis le gustaba que yo pasara tiempo con él” (Visionarchitecture, p. 96)

Hangar para Olympic Airways, en Atenas.

Hangar para Olympic Airways, en Atenas.

Julio Lafuente se asoció en esta ocasión con el ingeniero Calogero Benedetti para proyectar una osada terminal que lo emparenta con alguna de las propuestas más destacadas del nuevo brutalismo británico. Proponen un hangar cuya cubierta está formada por cuatro tubos elípticos de 154 metros de largo apoyados en sus extremos en muros de hormigón armado. La propia estructura de los cilindros funciona como envolvente y dota de dinamismo a un alarde técnico que queda justificado por el uso, destinado a albergar los aviones de la Olympic Airways. Además permitía una ampliación del edificio de forma sencilla, añadiendo nuevas piezas a las existentes sin más que seguir disposición ya establecida de partida. Una propuesta de gran belleza plástica que muestra que Lafuente estaba al tanto de las corrientes estilísticas de su tiempo y que era capaz de aunar su talento expresivo con la resolución técnica de problemas estructurales de gran importancia.

El último gran destello. Terminal Aérea Ostense 1990

“Fue una oportunidad muy importante. Intervenir en un lugar tan cercano a las murallas, a la Porta di San Paolo y al edificio de Correos de Libera, era muy estimulante. (…) Pudimos lograrlo, seguramente, porque la fiebre del Mundial evitó discusiones, contrapropuestas, cambios, reclamaciones, oposiciones, reservas, dudas)” (Julio Lafuente. Opere 1952-1991, 1992, p. 171; traducción de Marta Pastor).

El canto de cisne de la carrera de Lafuente fue la construcción de la terminal aérea de la estación de Roma Ostiense. Conectada con el aeropuerto de Fiumicino se proyectó como puerta a Roma para los viajeros que llegaran en avión con motivo de los mundiales de fútbol de 1990. Es una obra extraña dentro de su carrera. Sigue confiando en la capacidad expresiva de los volúmenes rotundos, pero trasluce una adopción de la estética del posmodernismo, una corriente a la que no fueron ajenos arquitectos con trayectorias tan amplias como Sáenz de Oíza y el propio Lafuente, pero con resultados que no estaban a la altura de estas. Es algo tosca en su realización y en su resolución constructiva, pero impone su presencia, con una gran bóveda de cañón longitudinal que alberga el espacio principal, y una serie de bóvedas transversales que señalan los accesos a la terminal y permiten la entrada de luz. Estas formas evocan las de la arquitectura pública romana, en el que es quizá el principal acierto de esta terminal.

Teminal aérea Ostense, en Roma. 

Teminal aérea Ostense, en Roma. 

La andadura profesional que despegó a las puertas de unos juegos olímpicos se coronaba 30 años después con motivo de otra gran ocasión deportiva. Las dos obras ya no existen tal cual las proyectó Lafuente. El hipódromo porque ha sido derribado para albergar el nuevo estadio de la Roma A.S. Y la terminal se cerró al poco tiempo de acabar los mundiales y tras un par de décadas abandonado, se ha convertido en un conjunto de centro comercial y restaurante, acorde hasta cierto punto con la arquitectura que predomina en esta tipología.

Julio Lafuente falleció el 11 de julio de 2013 en Roma. Apenas fue noticia en España, donde no aparecía en prensa desde los años 70. Pero su huella en Roma seguía vigente. En el verano de 2018 la Obra Pía-Establecimientos Españoles en Italia, propietaria del inmueble donde se encontraba la buhardilla en la que se instaló Lafuente, y del apartamento en el que vivió años después, colocó una placa que lo homenajeaba. Como recuerdo de los cincuenta años durante los que el arquitecto vivió y trabajó ayudando a modernizar las infraestructuras de Roma y favoreciendo la convivencia entre la conservación de los edificios históricos con la modernidad de su arquitectura. 

Julio Lafuente llegó a Roma por una Vía Aurelia llena de carros y mulos. Aparcó su moto en la plaza y atravesó las puertas de bronce. Una vez dentro se tumbó en el centro de aquel espacio. Desde allí miró hacia el cielo a través del enorme óculo y decidió que no quería marcharse jamás de esa ciudad que...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

David García-Asenjo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí