1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

medio ambiente

La ecología en la agenda política española

Es hora de aprovechar la percepción de los problemas medioambientales, porque el tiempo juega en nuestra contra y porque hay una importante oportunidad en los nuevos instrumentos financieros de la UE

Cristina Narbona 27/11/2020

<p>Paisaje del Delta del Ebro.</p>

Paisaje del Delta del Ebro.

Piqsels

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1Introducción

Las reflexiones que siguen son fruto, sobre todo, de mi propia experiencia personal: desde 1993 he tenido responsabilidades en política ambiental, en el gobierno y en la oposición, así como en la dirección federal del PSOE. He vivido por tanto, desde dentro, la evolución exasperantemente lenta de la consideración de la ecología como una variable que afecta a todos los ámbitos de la acción pública: desde la educación a la sanidad, desde la política económica y fiscal al comercio exterior, desde la legislación laboral a la ordenación del territorio...

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Sin duda, mi vivencia en esta materia hubiera sido diferente si yo no me hubiera interesado, a finales de la década de los setenta, por la relación entre economía y ecología, acercándome al pensamiento de muchos referentes nacionales e internacionales; y, por supuesto, si no hubiera participado como activista en un grupo ecologista en las manifestaciones contra el propósito (afortunadamente fallido) del gobierno de la UCD para desarrollar un impresionante plan de construcción de centrales nucleares.

Todo lo anterior significa que, como ciudadana, mucho antes que como responsable política, estas cuestiones me interesaban, y no solo desde el punto de vista conceptual.

Pido por tanto disculpas por el lógico peso de lo subjetivo en el contenido de esta contribución al debate organizado por CTXT, debate siempre necesario para seguir avanzando hacia un enfoque más integral de la realidad que nos toca vivir.

2. Del “esto no toca” al “¿cuánto me toca a mí?"

Es notable la diferencia entre España y otros países de nuestro entorno en cuanto al papel de los partidos “verdes”: más allá de cuestiones relativas al liderazgo que a veces se esgrimen, creo que la razón principal estriba en la rápida transformación de la economía y de la sociedad española, a partir de la instauración de la democracia y del inicio de la modernización del sistema productivo y de las infraestructuras, mucho más veloz que en otros casos.

Los españoles acogieron con entusiasmo el progreso material y las libertades reconquistadas tras los cuarenta años de dictadura, sin reparar en algunos de los efectos colaterales de estos cambios, que afectaban a una ciudadanía con bajos niveles de formación, y por lo tanto con escasa capacidad de cuestionar las decisiones del gobierno. Los propios partidos de izquierda, entonces en la oposición, estaban más preocupados por la defensa de las condiciones laborales y la efectiva consolidación de la democracia que por cualquier otra causa. Dominaba además el enfoque productivista –que ha llegado hasta nuestros días–, según el cual solo generando más riqueza, aumentando el PIB, se podría distribuir con mayor justicia y riqueza y garantizar el incipiente Estado del bienestar.

Las organizaciones ecologistas sí tuvieron un importante protagonismo durante los primeros años de la transición, a pesar de que, a diferencia de lo acaecido en otros movimientos sociales, prácticamente ninguno de sus referentes se incorporó a tareas de los gobiernos socialistas a partir de 1982. Sus denuncias y sus reivindicaciones, muy justificadas, resultaban marginales en una España que se integraba esperanzada en la Unión Europea, y que vivía una etapa de crecimiento económico cuyos costes ambientales todavía resultaban poco evidentes para la opinión publica.

Para muchos ingenieros de caminos resultaba intolerable que se cuestionasen infraestructuras hidráulicas o de comunicación a causa de sus efectos en los ecosistemas

Por eso no cabe asombrarse de que –aunque España participó en la Cumbre de Río y se creó una Secretaria de Estado de Medio Ambiente, ocupada por Vicente Albero–, dos años más tarde me resultase imposible que el Consejo de Ministros aprobase el primer plan de lucha contra el cambio climático, elaborado de acuerdo con los compromisos asumidos en Rio por todos los países de la UE, a partir de las contribuciones de expertos, organizaciones sociales y administraciones territoriales. El argumento que se esgrimió fue el del riesgo de freno al crecimiento económico si se ponían en marcha las medidas para reducir las emisiones de CO2. Desde mi nombramiento como secretaria de Estado de Medio Ambiente, en septiembre de 1993, muchos otros episodios pusieron en evidencia la dificultad de convencer a los líderes políticos y sociales de la compatibilidad entre empleo, bienestar y exigencias ambientales.

Por ejemplo, mi empeño en dar un rol relevante a un Consejo Asesor de Medio Ambiente (con una importante presencia de ONGs ecologistas) chocó con muchas inercias, dentro y fuera del Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente. Para muchos ingenieros de caminos resultaba intolerable, por ejemplo, que se cuestionasen infraestructuras hidráulicas o de comunicación a causa de sus efectos en los ecosistemas; y ello aunque en ese momento España estaba ya obligada, por su pertenencia a la Unión Europea, a llevar a cabo procesos rigurosos y participativos de evaluación de impacto ambiental.

Sí, definitivamente durante muchos años, lo verde “no tocaba”. Aznar creó en 1996 el primer ministerio de medio ambiente, pero su compromiso con esta causa no pasó de ahí: la titular del departamento, Isabel Tocino, explicitaba sin ningún reparo su malestar por un nombramiento que consideraba poco menos que un insulto a sus cualidades políticas.

Aznar creó en 1996 el primer ministerio de Medio Ambiente, con Isabel Tocino a la cabeza, cargo con el que declaró su malestar por considerarlo un insulto

En la segunda legislatura de Aznar, el Gobierno aprobó un Plan Hidrológico Nacional (PHN) en el que destacaba un megaproyecto de trasvase desde la desembocadura del Ebro hasta Almería: una conducción de 900 kilómetros con el que se debía garantizar una demanda adicional de más de 1000 hm3 en todo el litoral mediterráneo, acorde con las expectativas de regadíos y de desarrollos urbanísticos, para el que el gobierno confiaba en obtener fondos europeos que jamás obtuvieron. Desde mi responsabilidad entonces como secretaria federal de Medio Ambiente, y por indicación de nuestro secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero, trabajé varios años en la elaboración de una alternativa al PHN, y en particular al proyecto del trasvase del Ebro. Lo hice con el apoyo de numerosos expertos, muchos agrupados en la Fundación Nueva Cultura del Agua, y de varias organizaciones ecologistas, así como desde un diálogo no siempre fácil con los responsables territoriales del PSOE. Finalmente, esa alternativa, que denominamos Programa AGUA –acrónimo de “actuaciones para la gestión y utilización del agua”– incluía inversiones para aumentar la eficiencia en el uso del agua, para reducir la contaminación, y para potenciar la reutilización de aguas residuales y la desalación, así como para mejorar el control de los acuíferos. En 2004, esta fue la primera norma aprobada por el gobierno de Zapatero –al que me incorpore como ministra de Medio Ambiente–, después de desarrollar una amplia consulta pública en la que quedó constancia de los graves perjuicios que el trasvase del Ebro hubiera tenido, entre otras cosas, sobre el ecosistema del Delta, ya entonces muy amenazado por la reducción de aportaciones de agua dulce y de sedimentos. La derogación del trasvase desató una feroz batalla de descrédito y de descalificación por parte del Partido Popular, en particular en relación con la inversión en desaladoras, a las que –sorprendentemente– el entonces consejero de Obras Públicas de Valencia definió como “las centrales nucleares del mar”…

La legislatura 2004-2008 fue muy intensa en materia de normativa ambiental: el Parlamento aprobó diez leyes impulsadas por el ministerio y concertadas con las Comunidades Autónomas, que entre otras cosas introdujeron nuevas herramientas para reforzar el cumplimiento de las exigencias ambientales (creación de la fiscalía especial para el medio ambiente y el urbanismo, responsabilidad por daños ambientales, regulación del derecho a la información, la participación y el acceso a la justicia en materia ambiental...).

Hoy, solo la extrema derecha se atreve a decir en España que “el cambio climático es un invento de organizaciones pseudocientíficas con oscuros intereses”

Es obvio que buena parte de este esfuerzo legislativo respondía a la obligación de trasponer directivas comunitarias, así como de favorecer el acceso a los fondos europeos. La pertenencia a la UE ha comportado sin duda un poderoso impulso a la consideración de la ecología en la agenda política, entre otras cosas por las repercusiones económicas del incumplimiento de las normas ambientales. A pesar de todo, lamentablemente España está todavía a la cabeza del ranking de quejas y de expedientes sancionadores de la UE en materia ambiental. Mucho “palo” y poca “zanahoria”, a pesar de la creciente consideración de la ecocondicionalidad en el acceso a las ayudas europeas.

Sin embargo, el horizonte del “Pacto Verde” como eje prioritario del nuevo Fondo Europeo Next Generation ha supuesto un salto cualitativo y cuantitativo: mucha más “zanahoria” que “palo”... y así hemos pasado del “lo verde no toca” a lo de “cuanto me toca de lo verde”? 

3. La creciente concienciación ciudadana frente al colapso ambiental

Hace cuarenta años, cuando comencé a interesarme por la relación entre la economía y la ecología, la preocupación por estas cuestiones era sin duda minoritaria, por razones que he esbozado con anterioridad. Pero la situación actual es muy diferente: en los últimos años, los jóvenes –y no tan jóvenes– se han tirado a la calle, también en España, revindicando respuestas mucho más contundentes ante la inminencia del colapso ecológico. Las redes sociales han convertido esta preocupación en un desafío global para los líderes políticos y sociales, que –con notables excepciones– son conscientes de que su credibilidad depende hoy, en gran medida, de su capacidad de abordar los graves problemas sociales y ambientales de nuestro tiempo: la insuficiente igualdad efectiva de género, la injusta distribución de la renta y de la riqueza, y la evidencia de la crisis ecológica que va más allá de la emergencia climática. Cuestiones, todas ellas, que no se pueden medir mediante la evolución del PIB, aunque este sigue siendo el indicador por excelencia del “exito” de un país.

Hoy día, solo la extrema derecha se atreve a decir en España que “el cambio climático es un invento de organizaciones pseudocientíficas con oscuros intereses”; a pesar de ello, no me cabe duda de que, dentro de otras formaciones políticas siguen militando ciudadanos con convicciones parecidas, que no se expresan porque –igual que sucede con la igualdad de género–  minusvalorar los problemas ambientales ya no es “políticamente correcto”. Es hora de aprovechar esta percepción, porque el tiempo juega en nuestra contra... y porque hay una importante oportunidad en los nuevos instrumentos financieros de la Unión Europea.

--------------

Cristina Narbona es vicepresidenta primera del senado y presidenta del PSOE.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Autora >

Cristina Narbona

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí