1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

NUEVO COMIENZO

Chile: ¿la alegría ya viene?

Conversación con cuatro jóvenes chilenos radicados en Barcelona, un concejal LGBT y un sociólogo argentino que vivió la derrota de Pinochet en las urnas en 1988, sobre el futuro del país sudamericano tras el sí mayoritario a una nueva constitución

Bruno Bimbi 15/11/2020

<p>Acto de cierre de campaña por la opción «Apruebo» para el plebiscito de Chile de 2020. Plaza Monumento, comuna de Maipú.</p>

Acto de cierre de campaña por la opción «Apruebo» para el plebiscito de Chile de 2020. Plaza Monumento, comuna de Maipú.

jorgebarrios / Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Llegaron a Barcelona el año pasado para hacer el máster en Creación Literaria de la Universidad Pompeu Fabra, pero quizá también para alejarse de un Chile asfixiante, cada vez más injusto y con menos futuro para ofrecerles. Entre clases de literatura, muchas cañas, presentaciones de libros y una inesperada pandemia que los encontró lejos de casa, en poco tiempo ya eran amigos. El domingo 25 de octubre, fueron juntos a Plaza España para votar en el plebiscito y, mientras hacían fila, ya se preparaban para festejar una victoria que había empezado a gestarse el año pasado en las calles de su país y que acabó siendo más fuerte de lo que esperaban. Con el 78% de los votos y una participación superior al 50% –más que en la última elección presidencial–, las urnas le dijeron adiós al fantasma del general Augusto Pinochet y a una constitución hecha a su imagen y semejanza. En el consulado de Barcelona, ese “hasta nunca” llegó al 92,4%.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Los cuatro nacieron en Santiago. Sofía Carrère es estudiante de arte y escritora. Rubén Nachar es psicólogo. Valentina Marchant es poeta y doctoranda en la Universidad Autónoma de Barcelona. Paloma Cruz es editora formada en la Universidad Católica de Chile. Votaron que sí a la reforma –en realidad, “Apruebo”, porque “sí”, por la historia de los plebiscitos chilenos, pasó a ser mala palabra– y a una constituyente electa por el voto popular. Ahora, pese a la distancia, ya hablan del futuro con más ganas.

Con el 78% de los votos y una participación superior al 50% –más que en la última elección presidencial–, las urnas le dijeron adiós al fantasma de Pinochet

“Vamos a tener una constitución redactada por hombres y mujeres en igual número”, resalta Sofía para empezar. No es para menos. Aunque ya parezca una obviedad, la futura constitución chilena será la primera del mundo que se hace así. En las protestas de 2019, casi medio siglo después de su estreno en un concierto en la Alameda, las calles rescataron aquel bello himno de los Quilapayún que hablaba de un pueblo unido que jamás será vencido, pero muchas habrán notado que parte su letra envejeció mal. Las mujeres chilenas –la mitad de ese pueblo– ya no quieren estar “junto al trabajador”, como mera compañía. Ahora van a ocupar los asientos que les corresponden en la Constituyente, porque algo tan importante como una constitución no puede representar apenas a la otra mitad.

Para Valentina, la victoria en el plebiscito fue el primer paso para “refundar Chile”. La alta participación, dice, probó que era mentira que quienes protestaban en las calles solo quisieran “incendiar el país”, como repetían a coro, día tras día, muchos medios chilenos. Millones de votos en las urnas pusieron en evidencia que la mayoría “sí cree en una vía diplomática y política para cambiar la médula espinal de la sociedad chilena, pero ese cambio –advierte– debe partir de una refundación total, de todo”.

A muchos debe sorprenderles esa voluntad de cambio radical. ¿No era tan perfecto el modelo chileno, ejemplo de progreso, bienestar y estabilidad institucional que los demás países de América Latina deberían seguir? Después del estallido en las calles, la violencia, el fuego, el hartazgo y, ahora, esta mayoría contundente que dice basta y pide cambiarlo todo, aquel milagro parece desvanecerse. “Desde afuera –dice Rubén– el sistema se veía muy sano en sus números macro, pero lo que no se veía es que fue dejando a la mayoría de los chilenos de lado, privándolos de oportunidades y de educación de calidad, para mantener el privilegio de unos pocos a base de su endeudamiento”. Sofía coincide: “El descontento estaba oculto detrás de cifras que posicionaban a Chile como un país económicamente estable, cuando en verdad era un país injusto y desigual”. “Este resultado –agrega Paloma– significa que es posible que los chilenos tengamos voz sobre cómo queremos que sean las cosas y cómo queremos que dejen de ser. Queremos un Chile más justo, una democracia participativa y el fin del laboratorio neoliberal”.

La Asamblea Constituyente, que debe ser electa el año próximo va a redactar la primera constitución de la historia del país que se hace con participación de la ciudadanía, resalta desde Argentina el sociólogo Gabriel Puricelli, coordinador del Programa de Política Internacional del Laboratorio de Políticas Públicas de Buenos Aires. “No solo la constitución actual fue acuñada por Pinochet en 1980, sino que la de 1925 ya había sido concebida con una participación ciudadana limitada –explica–. Los gobiernos democráticos solo pudieron enmendar la constitución pinochetista para recortar, con su asentimiento, el poder de los militares, pero no para consagrar los derechos negados en el texto. El segundo gobierno de Michelle Bachelet tuvo la reforma constitucional en el corazón de su programa, pero, a pesar del proceso participativo que puso en marcha, se topó con el obstáculo insalvable de una derecha minoritaria, pero sobrerrepresentada en el Congreso. Esa fortificación pinochetista fue pulverizada ahora por la movilización popular de octubre de 2019”.

Hagamos un poco de historia. En 1988, Pinochet perdió el plebiscito que había convocado seguro de ganarlo y tuvo que prepararse para dejar el poder. A pesar de la represión, las amenazas, el miedo y las cartas marcadas con las que jugaba su gobierno después de 15 años de dictadura, la participación récord del 97,53% y el inesperado 55,99% del “no” le obligaron a reconocer su derrota. Sin embargo, además de tener un año de plazo para irse, el general había encadenado la futura democracia a una nueva constitución que le permitía conservar mucho poder. Como explicaba el brasileño Idelber Avelar, autor de una hermosa crónica sobre las últimas horas de Salvador Allende (publicada en su libro Crônicas do estado de exceção), esa constitución “fue un proyecto minuciosamente tejido por la dictadura. Una comisión de estudios de confianza de Pinochet se reunió durante cinco años, comenzando ya en 1973, después del golpe; un consejo de Estado revisó el texto entre 1978 y 1980 y, acto seguido, la propia junta militar revisó el texto definitivo para la sanción en agosto de 1980, mientras los cadáveres degollados flotaban en el Río Mapocho”. Cada detalle había sido pensado para que el fin de la dictadura no fuera necesariamente el fin de su proyecto de país.

La Constitución pinochetista le aseguraba al dictador que, cuando tuviera que entregar el gobierno a un civil, mantendría durante ocho años más su cargo de comandante en jefe del Ejército, controlaría indirectamente el Tribunal Constitucional y hasta designaría senadores vitalicios en representación de las Fuerzas Armadas y otras instituciones bajo su órbita. La auto amnistía que había dictado, además, impedía que él y sus cómplices fuesen juzgados por sus crímenes atroces. Hubo varias reformas parciales en democracia, que eliminaron algunas de las cláusulas más aberrantes de ese engendro (por ejemplo, los senadores vitalicios) e incorporaron unos pocos derechos que estaban ausentes, pero el corazón del texto continúa hasta hoy siendo pinochetista.

Por eso dice Rubén que “lo principal a cambiar de la constitución es su espíritu, que consagra un rol subsidiario al Estado, exigiéndole que solo garantice el espacio para que los privados articulen y administren la mayoría de los bienes y servicios sociales, es decir, todo lo contrario a lo que promovería un Estado de bienestar. Chile es el laboratorio del neoliberalismo en su versión extrema, que se sustenta justamente en su constitución”. Entre las consecuencias sociales de ese dogma neoliberal incrustado en sus artículos, Rubén destaca la brutal diferencia de calidad entre servicios públicos y privados, que obliga a la gente a endeudarse para adquirir servicios básicos en un país donde menos de la mitad de los trabajadores llega a ganar 450 euros por mes. No es casualidad que la lucha por el derecho a estudiar en la universidad sin endeudar a sus familias de por vida haya sido una de las banderas de las protestas de la juventud chilena, que ya durante el gobierno de Bachelet consiguieron empujar un tímido proceso de reforma.

No es casualidad que la lucha por el derecho a estudiar en la universidad sin endeudar a sus familias de por vida haya sido una de las banderas de las protestas de la juventud chilena

A la hora de hablar de lo que esperan de la Constituyente, Sofía dice que una de sus prioridades debería ser, justamente, que la educación deje de ser una fuente de lucro. También revertir la privatización de los recursos naturales. Paloma enumera una catarata de ideas: una constitución antirracista, que sume las voces de las comunidades indígenas, feminista, inclusiva de las diferencias sexuales, anticlasista, ecologista, que se preocupe por el cambio climático y revierta la privatización del agua, que garantice los derechos de los niños y niñas y acabe con el lucro en la educación, regida por las leyes del mercado al igual que la salud. Agrega que hace falta eliminar el carácter unitario del Estado, centralizado en la capital, así como el candado que cierra las puertas a reformas sociales a través del Tribunal Constitucional. Por su parte, Valentina dice que lo que existe hoy es una constitución neoliberal, clasista, blanca, heteronormativa y mercantilizadora de la cultura, la salud, la educación y la vivienda. Y que todo eso tiene que cambiar.

Desde Chile, el concejal Jaime Parada, del municipio de Providencia, dice que el plebiscito es hijo del estallido social de 2019 y refleja la irrupción de un “nuevo sentido común” en la sociedad chilena, que ya no está más dispuesta a tolerar los abusos que viene soportando desde la dictadura. “Ese nuevo sentido común –dice– no solo alcanzó a las personas de izquierda, usualmente más conscientes de aquello, sino también al centro y una parte muy mayoritaria de la derecha. Se reconoció, por fin, que los grandes problemas de nuestra sociedad, como las pensiones, la salud y la educación, tenían un origen: las reglas que Pinochet había fijado”. Por otra parte, la alta participación de los jóvenes y de las barriadas populares y el contundente rechazo a un mecanismo de reforma que pasara por “los políticos de siempre”, sin constituyente, muestra el abismo que existe entre la gente y las élites políticas y el desafío que significará para los partidos volver a conectarse con una población que exige nuevas lógicas en la toma de decisiones.

Parada, que llegó a la política a partir del activismo LGBT, también suma a la lista de reformas señaladas por los jóvenes chilenos en Barcelona que la nueva constitución “consagre la diversidad y la no discriminación como principios de convivencia básica”. “Ese cambio –dice– permitirá asegurar que cada nueva ley y cada política pública incluyan a poblaciones históricamente marginadas del sistema, como los pueblos indígenas, personas en situación de discapacidad, LGBTIQ y más. Hay que crear una arquitectura institucional para el siglo XXI, en la que cada cual pueda desplegar su manera de ‘ser’ y ‘estar’ en el mundo, sin ser objeto de juicios o exclusiones arbitrarias”.

Semejantes cambios, sin embargo, no serán sencillos. La futura convención que será electa en abril deberá contar con una mayoría calificada para aprobar reformas y los partidarios del viejo régimen, a pesar de su derrota, buscarán conservar su poder de veto y reciclarse de alguna forma, como ya intenta hacerlo el histórico referente de la extrema derecha, Joaquín Lavín, que ahora posa de moderado. Por eso, para Puricelli, “la oposición tendrá el desafío de ofrecer una opción electoral para la constituyente que sume todo o casi todo ese 78% que aprobó lanzar el proceso. Si no lo logra, corre el riesgo de que la derecha impida cambios para los que se requieren mayorías de dos tercios. Para la derecha –hoy en el poder con el presidente Sebastián Piñera–, el desafío es gobernar el país los próximos dos años con un rechazo popular como el que enfrenta actualmente y una ciudadanía ansiosa por ver cambios mucho, mucho antes de que se someta a ratificación popular una nueva constitución, en 2022. Se puede esperar que defienda con uñas y dientes –y con probabilidades de éxito, a pesar de su debilidad y su condición minoritaria– el actual ordenamiento legal con limitación de derechos y con un Estado maniatado para no interferir en el mercado”.

En 1988, la innovadora campaña que permitió la victoria del “no” a Pinochet –que tan bien retrata el filme NO (2012), de Pablo Larraín– prometía que, con el fin de la dictadura, “la alegría ya viene”. Pero las cosas fueron más difíciles de lo que parecían y ahora también lo serán, aunque se haya dado el primer paso.

Por eso, para Valentina, más allá del festejo por esta victoria, también es lógico temer que una clase política anclada en el poder hace 30 años –tanto en la derecha como en la izquierda– manipule las listas para impedir la renovación y la participación de independientes y se resista a hacer cambios profundos. La joven escritora chilena pide también que la reforma venga “acompañada de verdad y justicia con los criminales y que se acaben todos los privilegios de los milicos y los pactos de silencio. Si no, corremos el riesgo de ‘dar vuelta a la página’ y fundar desde el olvido, cosa que sería nefasta”.

“Chile despertó –concluye Puricelli, que estaba en Santiago cuando Pinochet perdió en el 88 y aún recuerda aquella otra victoria–, pero ahora resta ver cuán despiertas se muestran las mayorías para no dejarse imponer de nuevo las reglas excluyentes que siempre han inclinado la cancha en favor de las minorías privilegiadas”.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Llegaron a Barcelona el año pasado para hacer el máster en Creación Literaria de la Universidad Pompeu Fabra, pero quizá también para alejarse de un Chile asfixiante, cada vez más injusto y con menos futuro para ofrecerles. Entre clases de literatura, muchas cañas, presentaciones de libros y una inesperada...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bruno Bimbi

Periodista, narrador y doctor en Estudios del Lenguaje (PUC-Rio). Vivió durante diez años en Brasil, donde fue corresponsal para la televisión argentina. Ha escrito los libros ‘Matrimonio igualitario’ y ‘El fin del armario’.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí