1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

HÉROES

Adiós al ‘fotógrafo’ de la ESMA

Muere Víctor Basterra, el expreso político que retrató a los torturadores del mayor centro de detención clandestina de la dictadura argentina. Su testimonio fue vital en los juicios contra los militares

César G. Calero 11/11/2020

<p>El recientemente fallecido expreso político Víctor Basterra.</p>

El recientemente fallecido expreso político Víctor Basterra.

Instituto Espacio para la Memoria

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A Borges le extrañó la manera en que aquel joven expreso político relataba el horror ante los fiscales y magistrados. “El réprobo había entrado enteramente en la rutina de su infierno –escribió el autor de El Aleph tras asistir a una de las sesiones del juicio a las juntas militares argentinas en julio de 1985–. Hablaba con simplicidad, casi con indiferencia, de la picana eléctrica, de la represión, de la logística, de los turnos, del calabozo, de las esposas y de los grillos. También de la capucha”.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

“Hice callo para contar las cosas”, me confesaría 30 años después Víctor Basterra, aquel réprobo borgiano (un exobrero gráfico peronista) que estuvo detenido en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y cuyo testimonio y pruebas documentales resultaron vitales para ponerle rostro a varios represores. En ese macabro centro de detención clandestina le fue asignada la tarea de fotografiar a los militares que necesitaban una doble identidad para actuar con impunidad. El preso tuvo la sangre fría de guardar una copia de cada retrato que hizo, sacar de la ESMA todo el material y entregarlo después a la justicia al término de la dictadura.

Basterra falleció el pasado sábado 7 de noviembre en un hospital de La Plata víctima de un cáncer. Tenía 76 años y desde hacía tiempo le aquejaban problemas de salud. “Las torturas sistemáticas dejan secuelas”, me comentó en 2015 en Buenos Aires tras ser operado de la columna. Era uno de los pocos supervivientes de la ESMA, esa casa de los horrores que llegó a contabilizar unos 5.000 detenidos entre 1976 y 1983 y de la que salieron con vida apenas 200 personas. Antes de convertirse en el preso 325 de la ESMA, Basterra era un militante de las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP). Un grupo de tareas (los escuadrones del régimen que perpetraban asesinatos y detenciones extrajudiciales) lo secuestró en agosto de 1979 en su casa del municipio de Lanús, en la provincia de Buenos Aires, junto a su compañera y su hija, liberadas poco después.

Detenidos desaparecidos en el ESMA (Fuente: Instituto Espacio para la Memoria).

Recordaría siempre su llegada esa noche al centro de detención. “Nunca se me olvidará el ruido de la cadena chocando con los bajos del auto al entrar en la ESMA. Es uno de esos ruidos que te acompaña toda la vida”. Basterra lo llamaba “el cadenazo”. ¿Cuántas veces lo despertaría de una pesadilla a lo largo de su vida? Como otros detenidos, pasó por la huevera (la sala de torturas) y la capucha (los compartimentos de reclusión donde los detenidos pasaban meses con el rostro cubierto). Sufrió dos paros cardíacos y salvó la vida de casualidad. Los militares sabían que había trabajado como obrero gráfico en una empresa de valores bancarios. Tenía algunos conocimientos de fotografía y fue asignado al sector de Documentación, en el sótano del casino de oficiales de la ESMA, a principios de 1980. O aceptaba el trabajo esclavo o se preparaba para ser uno de los pasajeros de los vuelos de la muerte. Para llevar a cabo sus operaciones clandestinas y la apropiación de bienes de los presos, los oficiales necesitaban proveerse de documentos falsos. La labor de Basterra consistía en fotografiar a los mandos militares y falsificar sus pasaportes. Le ayudaba en su tarea otro preso, Carlos Lordkipanidse, quien también lograría salir vivo de la ESMA. Basterra utilizó un aditivo de tinta para hacer un sello que imitaba una marca de agua, indispensable para los pasaportes. El invento funcionó y los militares depositaron su confianza en sus dos esclavos. A partir de entonces, el preso 325 comenzó a urdir su estrategia sin levantar sospechas. En lugar de las cuatro fotografías de tipo carné que le pedían los oficiales, revelaría cinco y guardaría una. Así lo hizo durante tres años. En el tramo final de su cautiverio, los militares abrieron algo la mano y le permitieron realizar salidas periódicas y breves para visitar a su familia. Bajo amenaza de muerte, siempre regresaba a la ESMA, pero ese paréntesis de libertad le permitía ir sacando a la calle las fotos de los represores y las imágenes de algunos detenidos que rescató de la basura antes de que fueran lanzadas a la hoguera. Hace unos años, mientras caminábamos por el antiguo centro de represión, reconvertido en museo de la memoria, Víctor me explicaba cómo se las arregló para esconder las fotos y sacarlas más tarde de la ESMA: “Un día guardé una copia de sobra de uno de los retratos y la puse en una cajita de papel fotosensible. Sabía que nadie lo abriría porque echarían a perder el material. Poco a poco fui metiendo ahí las fotos y los negativos y cuando obtuve los primeros permisos, fui sacando el material entre mi ropa interior”. Y entre esa valiosa documentación figuraban las imágenes de unos ochenta represores de la dictadura argentina. Una lista negra encabezada por Alfredo Astiz, el Ángel de la Muerte, Jorge Tigre Acosta y Ricardo Cavallo, alias Sérpico… Astiz fue uno de los responsables del secuestro y desaparición de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, la asociación en la que se infiltró en 1977 haciéndose pasar por un familiar de un detenido.

En lugar de las cuatro fotografías de tipo carné que le pedían los oficiales, revelaría cinco y guardaría una. Así lo hizo durante tres años

El 3 de diciembre de 1983, solo una semana antes de que el radical Raúl Alfonsín asumiera como presidente, Basterra abandonó la ESMA. La pesadilla, sin embargo, no había concluido. Los oficiales de la Marina le advirtieron que no le quitarían el ojo de encima durante un tiempo. Y así lo hicieron. Vigilaban sus movimientos y le hacían visitas periódicas a su casa para que no se le olvidara que debía guardar silencio sobre todo lo que había visto en aquel predio de la avenida Libertador. Tuvieron que pasar varios meses antes de que Basterra pudiera zafarse de esa estrecha vigilancia. Logró contactar con miembros de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep), el organismo creado por Alfonsín para investigar las violaciones de los derechos humanos, y les entregó la documentación que con tanto celo había guardado durante varios años: listas de represores y de los compañeros detenidos en la ESMA, y fotografías tanto de oficiales como de algunos de los activistas secuestrados y desaparecidos. Para evitar represalias contra su familia, trasladó a su compañera y a su hija a la ciudad de Neuquén, y se conjuró para consumar su denuncia. Acudió al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y allí fue armando el que sería uno de los testimonios más determinantes del juicio a las juntas militares (celebrado entre abril y diciembre de 1985). Seis horas estuvo hablando Basterra ante el tribunal. Una declaración que no dejó indiferente a un Borges que había coqueteado con los militares en un principio, aunque finalmente expresara su repudio hacia la dictadura: “Ante el fiscal y ante nosotros enumeraba (Basterra) con valentía y con precisión los castigos corporales que fueron su pan nuestro de cada día. Doscientas personas lo oíamos, pero sentí que estaba en la cárcel. Lo más terrible de una cárcel es que quienes entraron en ella no pueden salir nunca. De este o del otro lado de los barrotes siguen estando presos”. El “cadenazo” no se olvida nunca. Pero Basterra se sobrepuso a sus años en el infierno y siguió militando en la causa de los derechos humanos hasta el final de sus días. Su mayor satisfacción fue haber podido aportar pruebas contra aquellos que torturaron y llevaron a la muerte a cientos de sus compañeros en la ESMA. Satisfacción por ver a Astiz y a Acosta (uno de los máximos responsables del centro) condenados a prisión perpetua (que todavía cumplen). Satisfacción al escuchar en agosto de 2000 la noticia de que Ricardo Cavallo había sido identificado y posteriormente detenido en México, donde se hacía pasar por un empresario ejemplar. 

Cuando el expresidente Néstor Kirchner (fallecido en 2010) enterró las leyes de Punto Final y Obediencia Debida aprobadas por Alfonsín, comenzó una nueva era en Argentina en la persecución de los crímenes de lesa humanidad. Gracias a los actos de resistencia como el de Víctor Basterra, y al compromiso y la lucha de cientos de activistas de derechos humanos, la justicia de ese país ha condenado a cerca de un millar de represores. Y la antigua ESMA es hoy un espacio modélico de encuentro y reflexión que descansa sobre tres pilares innegociables: memoria, verdad y justicia.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Autor >

César G. Calero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí