1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Jesús Cañas / guarda forestal en Cantabria

“Yo detecto la inteligencia vegetal y la de la naturaleza”

Yayo Herrero 8/12/2020

<p>Jesús Cañas, junto al enorme tronco muerto de un roble en los montes de Bárcena Mayor.</p>

Jesús Cañas, junto al enorme tronco muerto de un roble en los montes de Bárcena Mayor.

Cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Jesús Cañas (Casavieja, Ávila, 1961) es guarda forestal en el Parque Natural Saja-Besaya, en Cantabria desde 1982. Desde hace décadas anota en sus cuadernos cuándo florecen los frutales, cambian de color las hojas de los árboles o migran las aves. Colabora desinteresadamente con la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) desde hace años, proporcionando datos meteorológicos y sobre cómo la variación de estos afecta a los ciclos de los seres vivos.

Durante estos años, ha apagado incendios, rescatado animales, vigilado con celo los bosques, y ha documentado minuciosamente los efectos del cambio climático es este trozo de Cantabria.

Alexander von Humboldt escribió: “Trataré de averiguar cómo las fuerzas de la naturaleza actúan unas sobre otras, y de qué manera el entorno geográfico ejerce su influencia sobre los animales y las plantas. En resumen, debo aprender acerca de la armonía en la naturaleza”.

Eso es lo que hace Jesús Cañas, un sabio, un naturalista humilde y anónimo,  dispuesto a compartir con generosidad lo mucho que ha aprendido observando la tierra; un cuidador del bosque sencillo y cercano.

¿Cómo llegaste aquí?

Hice las oposiciones  de guardabosques en 1981. Todavía había secuelas de la dictadura y tenías que tener la mili hecha. Cuando las aprobé, pedí Ávila pero me mandaron a Santander. Me vine para acá con idea de volverme a Ávila en cuanto pudiera, pero llegó la Ley de Autonomías y me transfirieron. Al final, hice aquí mi vida…

Y no es mal sitio para vivir ¿no?

Echo de menos Ávila, sobre todo los días que llueve mucho. Me gusta mucho Cantabria pero soy más de los espacios abiertos en los que me crie.

¿Cómo llegaste a ser guarda forestal?

Vengo de una familia humilde. Mi padre era jornalero y sacaba el jornal podando olivo, poniendo cepas e injertándolas y también sacando resina. Este último oficio casi se ha perdido. Con 12 años iba con él a picar los pinos. Hasta 1978 le ayudé. Él me enseñó. Sabía muy bien su oficio y estaba muy demandado para poner cepas en Talavera y Madrid.

Luego hice el curso en la Escuela de Repoblación Forestal de Capataces de  Villaviciosa de Odón y las prácticas en Madrid.

Me gustó la etapa en Madrid. Era la época de la Transición y participé en manifestaciones. Fue un momento bonito.

Y luego la oposición…

Sí, en 1981. Entonces era una oposición fácil. El examen fue en la Universidad Complutense. Las cosas de la época…(Se ríe). Había un cura, un guardia civil con tricornio, vigilando cómo dos civiles le daban al bombo para sortear las preguntas.

La prueba física era en la Casa de Campo. Hacía un calor ese día… Había que correr seis kilómetros en una hora con una mochila de seis kilos.

Los días del confinamiento hubo un debate importante sobre los trabajos esenciales y los que no lo son. Cuidar del bosque y de la tierra, en estos tiempos de crisis ecológica y social es un trabajo socialmente esencial...

Me gusta mucho mi trabajo. Ahora se exige más para ser guarda forestal, pero el trabajo no tiene el romanticismo, ni es lo bonito que era antes. Fuimos una generación de guardas diferentes. Creo que teníamos una mirada más compleja del bosque. No veías el bosque solo como arbolado, sino directamente conectado con el cielo, con el agua, la fauna, los insectos. Lo veías como un todo. Fuimos aprendiendo con la práctica cómo afrontar los problemas que iban surgiendo.

Llevas años colaborando en plan altruista con la AEMET recopilando de datos.

Me encanta la meteorología desde joven. Me fascina. Me preguntaron si podría poner un estación de medida de tormentas, temperaturas máximas y mínimas, pluviómetro, evaporímetro, termohigrógrafo (que mide la temperatura y humedad relativa de toda la semana). Yo acepté. Recojo los datos y se los envío oficialmente a la AEMET. Me llaman diariamente y les paso los datos que me solicitan. Además, voy apuntando lo que ha llovido y lo entrego todos los meses. Llevo haciéndolo 38 años.

¿Y se nota el cambio climático o no?

Mucho. Sobre todo desde 2001, la subida de las temperaturas es muy evidente, de forma mucho más acusada desde 2010. Han subido prácticamente 1ºC respecto a los datos previos que hemos podido extrapolar. Y va a más, de una forma rapidísima.

Este año está siendo el más cálido desde que tengo datos y también el que ha tenido mayores precipitaciones. Las lluvias caen de forma diferente. Antes estaban más repartidas. Solo había precipitaciones de más de 30 l/m2 dos o tres días al año. En lo que va del siglo XXI son ya nueve días en los que se alcanzan esas precipitaciones y desde 2015, hemos tenido varios días de más de 100 l/m2 de precipitación.

Desde 2001, la subida de las temperaturas es muy evidente, de forma mucho más acusada desde 2010

En 2019 hubo una lluvia excepcional. El río volvió a sus orígenes. La gente decía que el río había sacado las escrituras. También se ha roto el patrón de las riadas, fue la mayor en 500 años.

Los registros nos dicen que sin duda hay más temperaturas y más precipitaciones distribuidas de forma diferente.

Sin embargo, lo que hay son menos días de nieve. En el siglo XXI, los años con más nieve fueron 2004, 2005 y 2006. Desde entonces, va en declive.

¿Y los impactos sobre la fauna y la flora de la alteración climática?

Los impactos de estos cambios en flora y fauna son muy importantes. Después de empezar a registrar los datos meteorológicos, comencé a recoger también información fenológica. La fenología es el comportamiento de la flora y la fauna respecto del clima. Aquí se recogían datos para la agricultura, pero yo empecé a observar y a registrar el comportamiento de las especies autóctonas: hayas, fresnos, tilos, etc. Los sistematizo y los envío a Madrid.

¿Qué tipo de cambios observas?

Este año, por ejemplo las maduraciones están muy adelantadas. Las rosáceas, los castaños, los nogales y los avellanos, casi todos, llevan un mes de adelanto.

Las castañas normalmente maduran en octubre y noviembre. Las variedades autóctonas son capaces de adaptarse mejor y florecieron en junio, más en su tiempo, pero las variedades híbridas comenzaron en mayo.

Los árboles están completamente desorientados… Ahora, en octubre, están volviendo a echar flores los manzanos. Es una locura.

¿La gente de los pueblos de la zona es consciente del cambio climático?

A su modo sí. La gente suele decir que hay seca. Aquí abruma mucho la sequía. Aunque las precipitaciones sean mayores en conjunto, hay períodos muy secos y sobre todo el que no haya nieve es muy importante.

Esta zona es ganadera y cuando no nieva se nota en los pastos altos. La nieve es la garantía de que el pasto se regenere. Antes, arriba la nieve duraba todo el año. Ya no hay nieve vieja cuando llega la nueva. Ahora, a lo mejor a finales de agosto, cae mucha agua, que llega muy pronto a los acuíferos pero arriba en el monte no dura nada.

Eso se une a que ha cambiado mucho la forma de pastorear. La vaca tudanca, que es la que estaba adaptada aquí, empezó a desaparecer y se incorporaron razas nuevas menos adaptadas y, sobre todo, caballos que arrancan al comer mucha raíz y termina provocando la pérdida de la calidad de los pastos. En realidad, el problema es la tríada que componen menor precipitación de nieve, un menor tiempo de reposo para la regeneración de pastos y la mayor carga ganadera.

El agua va a ser el gran problema en muy poco tiempo, incluso aquí.

¿Cómo has aprendido tanto sobre meteorología, botánica, animales o fenología?

Yo no tengo ningún título universitario.

Y no parece que te haya hecho falta…

Soy autodidacta. Aprendí con los programas de Félix Rodríguez de la Fuente, leyendo libros de cetrería, de meteorología,...

Me acostumbré a apuntarlo todo; si veo golondrinas o abubillas, lo apunto. Si están solas, si llegan parejas… Por ejemplo, este año vi los aviones y las golondrinas por última vez el 8 de septiembre.

Apunto la caída de las hojas, el cambio de color, la llegada y la ida de las aves y añado pequeñas observaciones. Si veo que los castaños de indias están enfermos, apunto qué enfermedades pueden ser las que tienen. Ahora por ejemplo hay un fusarium (un hongo) que está atacando al pino radiata.

Me he inventado unas tablas con sus formatos y ahí lo voy apuntando todo. Y luego lo envío.

La verdad es que no sé qué hacen con los datos, la cosa es que siempre me los agradecen un montón.

Esos registros son los que me permiten ver el cambio. La secuencia y el seguimiento a través de los años es lo que te permite contrastar.

Yo lo del cambio climático lo veo en mis fichas. Se adelanta la caída de las hojas y lo veo ahí. He cambiado procesos básicos de octubre a septiembre, he tenido que cambiar el formato de las fichas.

¿Y el bosque y la naturaleza, también te han enseñado?

Estudiar a fondo el comportamiento de los árboles permite comprender su inteligencia. Yo detecto la inteligencia vegetal y la de la naturaleza.

Las planta son seres vivos que se regulan y organizan perfectamente en su espacio. En un hayedo, por ejemplo, solo crecen aquellas plantas a las que dejan las hayas. Cuando se ven acosadas reaccionan produciendo mucho fruto y cada árbol identifica perfectamente los que son suyos y los que proceden de otro árbol de la misma especie.

Un plumero (planta invasora) en un hayedo o en un robledal tiene los días contados; el bosque autóctono los mantiene a raya. Solo prosperan en un entorno de árboles alóctonos o en entornos degradados.

Los bosques tienen una enorme capacidad de adaptación y resistencia. Algunos de ellos, como el quercus pyrenaica son incluso resistentes al fuego. Sólo una acción deliberada y destructiva de los seres humanos puede con ellos, aunque tienen una enorme capacidad para recomponerse. 

¿Cuál es la mayor amenaza del bosque?

En tiempos fueron las talas. Cantabria tuvo unos bosques inmensos. Una buena parte de la deforestación de la zona tuvo que ver con la industria de armamento, sobre todo en la zona del Asón, en el Pas, etc. La madera era la fuente energética para fundir los metales y fabricar las armas. La deforestación fue brutal y ahora es casi imposible que se pueda regenerar.

Pero ahora la gran amenaza del bosque es el fuego. Los incendios forestales son la mayor lacra de los montes. Aquí siempre hubo fuego. La cultura del fuego es crónica. En tiempos, casi no se apagaban. Los ovejeros eran muy quemadores. Ahora hay muchos menos ganaderos, pero los incendios son más grandes. Hay más biomasa que puede arder y se han plantado más especies pirófitas. Se metió eucalipto para reforestar y eso es un enorme problema. Lo hicieron particulares, pero también las propias administraciones.

Los incendios forestales son la mayor lacra de los montes. Casi todos son intencionados

La cosa es evitar los incendios. Casi todos son intencionados. Se prende fuego en los días de fortuna y con viento sur y el fuego se propaga como quiere.

Mirando los datos que tengo registrados, veo que hay zonas de monte que ahora se queman cada cinco años. De los años noventa hacia atrás, los turnos de quema eran de 7-8 años. El turno de quema cada vez se acorta más.

En Cantabria, al problema de los incendios se le une la erosión posterior al incendio y el pisoteo de los suelos por el ganado. Recuerdo que un profesor que tuve decía “ vuestra mayor lucha es evitar la erosión de los montes”.

¿Has pasado miedo en los incendios?

Sí que se pasa. No tanto por las llamas, sino porque trabajas en laderas pronunciadas que dejan caer piedras que no sabes ni de dónde vienen.

No te imaginas lo que puede llegar rodando… Alguien grita “piedra” y no la ves venir. También tienes que tener mucho cuidado con el humo. Al no ser pino y eucalipto, el fuego no es tan violento.

¿Tenéis conflictos con los ganaderos?

Al principio de trabajar aquí teníamos enormes conflictos con ellos, después te haces. Mientras haya ganadería, aquí habrá fuego. Lo van a quemar todo, así que se trata de irles disuadiendo… Poco a poco la sensibilización y el trabajo van ganando terreno.

Si se le deja al monte a su aire, los arbustos ocupan el terreno degenerado y poco a poco van regenerando el suelo, hasta que el bosque vuelve a aparecer.

En realidad hay más conflicto con el lobo. Los lobos matan ganado para subsistir: potros, terneros, sobre todo las razas de peso, que no son las autóctonas.

Cuando un lobo mata a algún ternero, tratamos de tasarlo enseguida, para que se pague rápido. Si se respondiese rápido y bien se eliminarían muchos problemas y eliminaríamos la idea de que el lobo y el ganado son enemigos.

Es un trabajo de sensibilización que hay que hacer. Aquí hubo un guarda que se decía que acabó con el lobo. Era un héroe para los ganaderos y para la gente de aquí. Se consideraba que hacía una labor beneficiosa. Llegó a debatir incluso con Félix (Rodríguez de la Fuente).

¿Y el turismo es un problema?

Aquí el turismo no es masivo. En realidad son más ojos en el monte, que te avisan de cosas que se ven.

¿Tenéis suficientes medios para trabajar?

La mayor parte de nuestro trabajo se va en mejoras ganaderas y en la gestión de la caza. A mí me da  pena. Las tareas silvícolas se hacen muy poco. Hay escasez de personal. Habría que gestionar los bosques, hacer zonificación, hacer una labor pedagógica y de sensibilización de los ganaderos. En Campoo tienen mejor organización, pero aquí es más complicado y problemático.

Ahora estoy liado porque después de las riadas de 2019 hay tramos del río Saja con obras de acondicionamiento y, claro, hay que salvar a los peces. Los sacamos con pesca eléctrica que los adormila y los soltamos aguas abajo. Yo he aprendido a hacerlo pero cuando me jubile, no sé quién lo va a hacer. Igual dejan que se mueran. El otro día saque 660 truchas, 700 piscardos y 5 anguilas en Ucieda, las solté más abajo y no tuve ninguna baja.

Impresiona el trabajo y la labor de naturalista metódico que haces...

No mucha gente sabe lo que hago y no pasa nada, pero lo que me preocupa es que no encuentro relevo. No hay muchos colaboradores altruistas  para AEMET y se ha ido automatizando todo, pero no es lo mismo con las máquinas. Hay que observar los colores, las huellas, los rastros. No se perciben bien los cambios en la naturaleza solo con máquinas.

Mucha gente joven ya no quiere hacer este trabajo porque hay que ser metódico y paciente y no ves qué hacen con ellos.

Mis datos salen en una revista local que se llama Cantárida y hago un boletín que mando a unas 200 personas. A veces voy con los chavales al cole. Hay profes que se implican.

Te sigue gustando tu tarea...

Me noto que ya no tengo la misma fuerza, aunque todavía dejo atrás a muchos jóvenes.

 

Autora >

Yayo Herrero

Es activista y ecofeminista. Antropóloga, ingeniera técnica agrícola y diplomada en Educación Social.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lucía

    wow! Qué tesoro de conversación. El boletín que menciona Jesús que envía a unas 200 personas, ¿es por email? ¿existe la posibilidad de suscribirse? ¡Gracias por esta entrevista!

    Hace 3 meses 23 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí