1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Una réplica a Bruno Bimbi

La riqueza lingüística de la Universidad catalana

No existe un problema general con/para el castellano en Cataluña. Y tampoco existe un problema particular con/para el castellano en las universidades

José Luis Martí 28/11/2020

<p>Una imagen de un aula de la Universidad de Barcelona.</p>

Una imagen de un aula de la Universidad de Barcelona.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Bruno Bimbi ha publicado el sábado 28 de noviembre en este medio un artículo titulado “¿Cómo se dice xenofobia en catalán?”. He leído artículos muy buenos de Bimbi sobre el Brasil de Bolsonaro, que muestran que puedo tener muchos puntos de acuerdo con su autor sobre diversos temas políticos, así que me gustaría responderle con una invitación a que reconsidere sus opiniones y a que piense el tema de otra manera, y para explicar por qué su artículo me parece desafortunado. Comienzo aclarando algo que nunca hago, pero que en este caso es obligado: escribo y firmo este artículo como profesor de una universidad catalana y como ciudadano, no lo hago desde mi posición de vicerrector de dicha universidad, y no hablo en nombre de nadie más que de mí mismo.

Bimbi relata una historia, una situación de desencuentro lingüístico, vamos a llamarlo así, que –aunque no se dice explícitamente– todo indica que pudo vivir el propio autor en una asignatura impartida –no aclara cuál– en la Universidad de Barcelona. Al parecer la docencia de esa asignatura estaba anunciada en castellano, pero después acabó impartiéndose en catalán, y ello aunque tenía matriculados estudiantes extranjeros que no entendían ese idioma. La historia es verosímil. Ocurre todos los semestres en todas las universidades catalanas. Debe añadirse, no obstante, algo muy relevante: que el caso más habitual es precisamente el contrario, que asignaturas que están anunciadas en catalán acaban impartiéndose en castellano, bien para que puedan ser seguidas por estudiantes de intercambio, bien porque ha habido un cambio de profesor de última hora. Cuando esto sucede, causa una evidente y comprensible indignación de algunos estudiantes, para los que el idioma que se emplee en la docencia no es indiferente, y que tal vez incluso seleccionaron ese grupo, en caso de poder hacerlo, por razón de su idioma. Permítanme ser muy claro en este punto: que una asignatura se imparta en un idioma distinto al anunciado es ciertamente un problema. Estadísticamente, no es un caso muy frecuente, pero ocurre. En cualquier caso no es ideal. Es necesario advertir que los idiomas de docencia se deciden meses antes de que se imparta la asignatura, a veces hasta un año antes, y entre medio pueden sobrevenir cambios en el profesorado o entre el alumnado que expliquen –aunque tal vez no siempre justifiquen– el cambio de idioma.

Hasta aquí el comentario que me suscita el relato central del artículo de Bimbi. Vayamos ahora a lo importante: el tema general sobre la lengua de docencia en las universidades catalanas. Contra lo que Bimbi da a entender en su artículo, no existe un plan para acabar con el castellano e imponer el catalán en la universidad. He tenido el privilegio de impartir docencia (de diverso tipo) en cinco universidades catalanas distintas, tanto públicas como privadas. Nunca, NUNCA, ninguna de estas universidades me ha pedido u obligado a utilizar el catalán como idioma de docencia. Por otra parte, no podemos quedarnos en la anécdota si tratamos de ver cómo es la realidad. Es necesario que atendamos a los datos –se pueden encontrar fácilmente por ejemplo en el Informe de Política Lingüística elaborado por la Generalitat de Catalunya todos los años; aquí el último, correspondiente a 2018, en su versión en castellano, pues sí, se traduce a este idioma. Lo que refleja este informe es que, ciertamente, si nos fijamos en la enseñanza de grado, la presencia del catalán es mucho mayor que la del castellano (un 75.6% de promedio, por un 14% del castellano y un 10% del inglés), aunque hay que señalar que el porcentaje es muy desigual en función de la universidad y sobre todo del grado de que se trate. Por la razón que sea, la facultad de Derecho tiene fama de ser aquella con una mayor presencia del castellano, que en ocasiones supera el 50% de las clases. Si miramos ahora a másters, el porcentaje de uso del catalán baja al 54%, subiendo el castellano al 23,2% y el inglés a otro 22% (aunque en mi universidad el idioma prevalente en másters es el inglés, con un 74% de las asignaturas en ese idioma). Es verdad que visto en su conjunto el catalán es mayoritario, pero no es así siempre y en todas partes, y aunque puede haber algún grado o algún espacio donde el castellano haya sido sólo residual, casi siempre hay opciones de docencia en castellano disponibles para los estudiantes. En cualquier caso, ¿es este sistema problemático?

Yo imparto algunas de mis clases en catalán, otras en castellano y otras en inglés. ¿De qué depende que elija un idioma u otro? El inglés suele ser habitual, como ya he dicho, en asignaturas de máster, donde tenemos el grado de internacionalización más elevado. En el caso de los másteres de mi facultad, por ejemplo, el 85% de los estudiantes son extranjeros, un máster es 100% en inglés, otro es bilingüe entre inglés y castellano, y el tercero es 100% en castellano. No hay ninguno en catalán. En el grado suelo variar entre el castellano y el catalán. Como la inmensa mayoría de mis colegas, me coordino con los profesores que imparten el resto de grupos, y tratamos de asegurar que haya grupos de docencia en catalán y en castellano. Desgraciadamente no siempre los estudiantes pueden elegir en qué grupo se matriculan. Pero los profesores solemos ser flexibles permitiéndoles que de facto asistan a las clases del grupo que mejor se acomode a sus necesidades o preferencias.

El señor Bimbi facilita datos sobre cuál es el idioma más hablado en Cataluña por el conjunto de la sociedad –que es el castellano–, y cree que sólo “el fanatismo, la xenofobia y hasta la falta de gentileza que gobiernan Cataluña” puede explicar las dificultades que él se ha encontrado para recibir docencia en castellano, a lo que, según parece, aunque no lo dice explícitamente, cree tener derecho. Se equivoca el señor Bimbi si cree esto. Esta no es una cuestión de derechos, al menos no de derechos fundamentales. No existe un derecho constitucional a recibir las clases de docencia de una universidad en ningún idioma en particular, sea una lengua oficial o no. Como tampoco existe un derecho fundamental del profesor a escoger el idioma de su docencia. Sí tiene un derecho fundamental de libertad de cátedra, pero no abarca la elección del idioma. Yo no puedo elegir, en ejercicio de mi libertad de cátedra, dar mis clases en urdu –fuera de que me sería bastante complicado, pues no sé ni una palabra en ese idioma. Lo que sí hay es un mandato estatutario explícito del Estatuto de Autonomía de Catalunya de garantizar el uso del catalán, un mandato que por cierto fue avalado por el Tribunal Constitucional. Y muchos estatutos de las universidades catalanas reconocen un derecho del estudiante a recibir la docencia en las lenguas oficiales y un derecho del profesor a elegir entre la lengua oficial de Cataluña que prefiera, derechos que, por cierto, resultan imposibles de conciliar entre sí. Luego vuelvo sobre esta cuestión. Pero en todo caso este no es un tema de derechos fundamentales. Para entendernos, si Cataluña mañana decidiera instaurar un sistema de inmersión lingüística universitaria 100% en inglés con el objetivo de garantizar el dominio de ese idioma a unos estudiantes que van a vivir en un mundo plenamente globalizado y en condiciones de competencia global, debería modificar el ya mencionado artículo 50 del Estatut, pero no se estaría vulnerando ningún derecho constitucional.

Aclarada la cuestión de los derechos, ¿es tan extraño o grave que haya una presencia mayoritaria del catalán en las universidades catalanas y que el Estatut establezca este mandato de especial garantía de un idioma? A mí no me lo parece. El catalán es un idioma propio de Cataluña –uno de los tres existentes–, que actualmente y gracias a las políticas de inmersión lingüística de la escuela goza de bastante buena salud, y es razonable que muchos estudiantes tengan la expectativa de recibir una buena parte de sus clases en catalán. También es razonable que muchas asignaturas puedan garantizarle a ese estudiante recibir su docencia en castellano. Y si hubiera más recursos lo ideal sería garantizar los dos tracks completos. Pero no siempre es posible. Para empezar porque, como ya he dicho, el idioma de docencia es esencialmente elección del profesor que va a impartir esa docencia –aunque no tenga un derecho fundamental para ello. Por otra parte, y como solía decir mi amigo y maestro José Juan Moreso cuando era rector de mi universidad, ¿si no se puede emplear el catalán con total normalidad en las universidades catalanas –o valencianas o mallorquinas–, como parte de la vida cotidiana universitaria, todavía más, si estas universidades no asumen una cierta responsabilidad en la defensa y promoción del catalán, qué otras universidades del mundo lo van a hacer? ¿O es que debemos resignarnos a que el catalán sea borrado completamente como lengua de uso universitario? No es eso lo que el señor Bimbi defiende. Lo que él reclama es un modelo bilingüe. Pero es que de hecho nuestro modelo es actualmente trilingüe. No siempre es perfecto, ni a gusto de todos, por supuesto. Y tal vez a él le gustaría que los porcentajes fueran más equilibrados. Pero son fundamentalmente el resultado de la elección de los profesores.

Y termino. Tras 20 años de impartir docencia en universidades catalanas, no me he encontrado nunca con problemas serios de convivencia lingüística, y ello a pesar de que afortunadamente nuestras universidades son cada vez más internacionales, multiculturales y cosmopolitas. Como es bien conocido, España era el país europeo que más estudiantes Erasmus recibía antes de que la covid-19 devastara temporalmente la movilidad internacional, y Barcelona era de hecho la ciudad española más popular para ese público, como también era muy atractiva para los estudiantes de intercambio provenientes de Estados Unidos. En ambos casos hablamos de una fuente de riqueza cultural y lingüística inestimable para la universidad, que aspira siempre a tener una mirada global, universal, y ser la verdadera casa de todos. Y debo decir que a pesar de las anécdotas relatadas en una vieja película francesa al respecto, lo cierto es que si durante muchos años, décadas ya, hemos tenido a miles de estudiantes internacionales visitantes entrando a nuestras aulas, un 99,9% de los cuáles ni hablan ni entienden el catalán, es precisamente porque las universidades catalanas han encontrado siempre la forma de que cada uno pudiera cursar sus estudios con relativa normalidad y comodidad, sin conflicto. No existe un problema general con/para el castellano en Cataluña. Y no existe un problema particular con/para el castellano en las universidades catalanas. Esto, estimado Bruno Bimbi, es lo que le dirán la inmensa mayoría de mis colegas y estudiantes. Si usted quiere sostener lo contrario, será necesario salir de la anécdota personal y comenzar a discutir sobre datos, y sobre todo sobre la base de argumentos. Mientras tanto, celebremos la riqueza lingüística de las universidades catalanas como parte de nuestro patrimonio cultural y académico. Y no generemos conflicto donde no lo hay.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

 

Autor >

José Luis Martí

Es profesor de Filosofía del derecho de la Universidad Pompeu Fabra.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jfalaez

    Menos mal que no hay un problema con el castellano (o español) en Cataluña. Si llega a haberlo ¿cómo hubiera sido el artículo del señor Martí? ¿El señor Bimbi es fiable cuando habla de Brasil y hay que reconvenirle cuándo lo hace de Cataluña?

    Hace 4 meses 12 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí