1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Cultura de la Transición

El nacimiento de una nación. O dos

Sobre el Llibre de l’amic Amat

Guillem Martínez 25/11/2020

<p>El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y el presidente del Gobierno, Felipe González, en 1983.</p>

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y el presidente del Gobierno, Felipe González, en 1983.

Pool Moncloa

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“¿Por qué en nuestro país nadie dice la verdad?”. Esta pregunta, que Josep Pla refiere a Jaume Vicens Vives en una carta, es el lema de El fill de xofer –El hijo del chófer; Tusquets, 2020–, de Jordi Amat. La frase aparece como el epígrafe, el tráiler, el copón, la lógica, el momento fundacional del libro. Es la clave de su lectura y las palabras que le dan sentido. A través de ese sentido se puede intuir que el libro que empieza, que avanza, que termina, no es una biografía, sino un estudio sobre la verdad, ese objeto tan vasto que engloba en sí a la mentira. Es un estudio sobre la cultura, vamos, ese corpus desde el que se emiten, elegantemente y con permiso y consenso social, frases no refrendadas necesariamente por la realidad, como “qué bebé tan bonito”, “el carácter modélico de la transición española”, o “l’esperit cívic que ens caracteritza”. Es un estudio –agárrense y aparten a los niños– sobre el momento fundacional de la cultura democrática post-78, de la cultura nacional cat y esp, dos conceptos que en los años 80 ya estaban refundados. Cambiaron. Mucho. Tal vez 360 grados. Hace mil años, antes de la pandemia, en una entrevista, Amat me soltó, un poco mosca, que “no hay una investigación sobre la Cultura de la Transición –la CT de las narices– Cat, y quien tenía que hacerlo –aludía al trade-mark Comuns– no lo había hecho”. Pues bien, Jordi Amat lo ha hecho. A pelo. Desde otra cultura. La suya. El resultado es sexy, valiente, molesto, operativo y –en nuestro país nadie dice la verdad– camuflado como libro biográfico. Lo que, por lo que estoy observando en las reseñas, le ha evitado la primera ronda de capones. Bien por Amat.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

El tramo formal del libro es, lo dicho, una biografía. De Alfons Quintà. Un psicópata que, por cierto, fue mi primer director en un diario. Por aquel entonces yo era incluso más joven que ahora, por lo que, a falta de precedentes vitales, no le di importancia. Lo vi como un paisaje o, al menos, intuí –y la Historia me absolvió– que todo director de diario esp/cat tenía estadísticamente algo de psicópata. Los psicópatas, en fin y por otra parte, no son seres importantes. Pero sí útiles. Se cuelan en tu vida, en tu trabajo o en tu piso para explicarte los límites. Son un límite. Son la brutalidad que la sociedad les permite. Son, por tanto, un indicador social. Son algo frecuente, por lo mismo, en el staff informativo y cultural local de un país en el que nadie dice la verdad, actividad que requiere esfuerzos colectivos continuos y directores llamativos. El acierto, la novedad, lo brillante de Amat es hacer coincidir en el hecho biológico de un psicópata –ese río; una persona es un río– dos momentos históricos que explican la Transición en Cat. Y, con ello, en Esp –Cat, al cabo, no es una seta, que nace solo del sol y la lluvia; desde los 80 es algo que nunca fue: la prolongación de la cultura política esp por otros medios; era eso, por todo lo alto, en 2017, por ejemplo, algo que el libro propone implícitamente–.

El acierto, la novedad, lo brillante de Amat es hacer coincidir en el hecho biológico de un psicópata –ese río; una persona es un río– dos momentos históricos que explican la Transición en Cat

Esos dos grandes momentos son, como ya habrán adivinado, A) y B). Sobre A). Quintà era el hijo del cómplice y chófer de Pla, una labor fundamental en el ignoto Empordà de la postguerra. Pla, por cierto, es otro psicópata, con un trato humano, en ocasiones, no muy diferenciado del que emitirá Quintà. El formulador del fascinante en-nuestro-país-nadie-dice-la-verdad, fue periodista a sueldo de Cambó desde los años 20, y espía franquista cuando esa máquina mataba a tutiplén y sus aliados torpedeaban barcos que venían de Marsella. Desde la postguerra, a través de Destino, revista falangista fundada por deslocalizados de la Lliga en Burgos, Pla –hasta que fue despedido por el último propietario de Destino, Jordi Pujol, por escribir desde posicionamientos proto-fascistas sobre el 25 de abril portugués– fabricó una nebulosa certera –incomprensible, ilógica hoy sin la capacidad cultural de descifrar toda aquella nube–, percibida por el lector de la época como sentido de la vida gourmand, cosmopolitismo, liberalismo y catalanismo. Algo en todo caso posible en un país en el que nadie dice la verdad. Pla, en todo caso, fue, y así lo señala Amat, el ¿único? escritor cat en cuyo entorno se formó una órbita de políticos –hoy lo habitual es lo contrario: los escritores, el intelectual, son satélites del político–. Amat denomina a ese grupo, o situación, y es un concepto brillante, el “Camelot de Pla”. Su núcleo duro son el historiador Jaume Vicens Vives –docente represaliado, historiador y magister de accesos diametralmente distintos a él como Vilar o Fontana; destinado a la Presidència de la Gene, murió mucho antes de ese spring, lo que fue un giro en el destino de Pujol–, Joan Sardà –Enric Juliana hace de él un perfil imprescindible en su magnífico Aquí no hemos venido a estudiar–, economista no franquista, próximo a ERC en su juventud, y creador del Plan de Estabilización, que sacó del hoyo al franquismo en 1959, si bien también a la sociedad, al límite de su capacidad de sufrimiento. Fabià Estapé, discípulo de Sardà y creador del Primer Plan de Desarrollo. Y Manuel Ortínez, una pieza clave, y oscura, en la Transición. En aquel momento era una suerte de community manager del Cotó –el Algodón, el empresariado textil cat–. En el postfranquismo lo sería del sector financiero. Ese grupo con chófer, y el chófer con hijo, en todo caso, son los autores de un plan. Consiste en asociarse con Tarradellas –Ortínez consigue que el Cotó sufrague su exilio, en pleno franquismo–, que Tarradellas delegue el Interior en Vicens Vives, y en fabricar, en torno a la institución Generalitat, una garantía de orden frente a las izquierdas en un posible proceso de apertura no necesariamente democrática. Sería, interpreto, una respuesta política al Plan de Estabilización, y desde él mismo. Desde la idea de que liberalizar la economía comportaría algún tipo de liberalidad. ¿Era una idea gaseosa? ¿Era un póquer salvaje y en serio? No se sabe. El grupo se disgregó con la muerte de Vicens Vives, en 1960. Lo importante, y lo importante del libro, es que ese plan, de la mano de Ortínez, vuelve en los 70. Es sancionado por Andrés Cassinello, el jefe de los servicios de inteligencia que también sancionó a los líderes del PSOE y les dio su OK. Es el plan que se materializa en la Transición en Cat. Es la vuelta de Tarradellas –sin relación ni contacto con la sociedad o con los partidos cat, pagado en esta ocasión por el Estado, y ya no por el Cotó, pocho desde 1973–, para garantizar el orden frente a las izquierdas. El plan es la única pieza de UCD proveniente del exilio. Algo posible en un país en el que nadie dice la verdad. Preciosismo: Amat explica cómo UCD le ofreció al PSC ser el gestor y beneficiario de esa apuesta. El PSC no contestó. Tal vez superado por la pirueta inverosímil. Es decir, no fue beneficiario. Lo fue, por pasiva, la derecha nacionalista, otro lenguaje y cosmovisión, beneficiada por Tarradellas. Con ese silencio PSC, visto lo visto, las izquierdas, y no solo las rupturistas, dejaron de ser determinantes en Cat en ese momento fundacional que supone Tarradellas, el orden, el servicio al Estado, el nunca decir la verdad. Punto para Amat.

Sobre el punto B) la esencia del libro. Se trata del caso Banca Catalana, que Quintà, delegado de El País en Cat, destapa en 1980 en un artículo brillante, arriesgado, repleto de sentido democrático y afán de control sobre el poder político y financiero. No se volverá a repetir uno igual en la democracia esp desde entonces. En breve, a su vez, Quintà cambia de bando. Se suma, previo pago, a lo que pretendía fiscalizar, a través de la dirección de TV3, gran proyecto de la primera legislatura de Pujol, ese comprador de seres humanos. Amat explica, en ese sentido, cómo Pujol, un empresario de medios informativos fracasado, triunfa en algo muy parecido, pero muy diferente. Los medios de comunicación públicos. En el trance de explicarlo, Amat emite varias perlas. La primera, el momento fundacional de la CT, disponible en dos libros, pero hasta ahora no ponderado en su desmesura: las memorias de Cebrián –un ejercicio de no decir la verdad, pero también de la incapacidad, vía vanidad, de no disimularla del todo–, y las agendas publicadas de Francesc Cabana –cuñado de Pujol, ejecutivo de Banca Catalana y un hombre honesto, me dicen, que hizo chiribitas cuando Pujol explicó lo del dinero negro que tenía en el extranjero–. Se trata de un encuentro en un restaurante MAD entre Cabana, dos ejecutivos más de Banca Catalana, y Cebrián y Polanco. Van a pedir que El País deje de publicar información sobre Banca Catalana. En el encuentro planea la figura de Pujol, accionista de El País y candidato a la Gene. Cebrián, que les explica que cada día habla no con uno, sino con dos, y hasta tres ministros, señala que también ha recibido llamadas del Banco de España al respecto. Que no se dejará presionar, que lo que ha hecho Pujol es, literalmente, de “impeachment”. El País, en todo caso, dejó de informar al respecto. La reunión es importante. Un lustro no hubiera existido. El poder financiero hubiera recurrido al político, y el político hubiera silenciado o modulado el asunto en la prensa. Ahora es el cuarto poder quién satisface las llamadas no de uno, sino de dos y hasta tres ministros, un Banco de España y una banca cat, unidos todos por la percepción de que no se debe juzgar un delito común, en tanto puede desestabilizar la democracia. Eso es la adaptación local de la democracia, esa cosa con sensibilidad desmesurada hacia el delito común cuando es económico. Es, lo dicho, la foto de un momento fundacional de la nueva cultura, la CT.

Tanto en Esp como en Cat, sólo saldremos de este día de la marmota si algo cambia en el periodismo y la Justicia

La segunda perla es la participación de TV3, recientemente fundada por Quintà, en la lucha novedosa para evitar que ese impeachment, que finalmente no será efectivo, llegue a ser percibido en la sociedad. En ese trance, se fabrica, alehop, la cultura nacional cat en democracia. La CT cat. Quizás son las mejores y más polémicas páginas del libro parapetado tras una biografía. Amat explica que el nuevo Gobierno socialista no era partidario de judicializar la cosa –“No es que quieran condenarlo (a Pujol). No lo quieren ni juzgar”–. Explica cómo todo fue iniciativa de dos fiscales, Mena y Villarejo, comprometidos con el Estado de Derecho ya en el franquismo, y novatos en la nueva democracia novata. Explica cómo la cosa finalizó –por todo lo alto– con la votación de los jueces en BCN, que decidieron no juzgar a Pujol. Cuando hubo juicio del caso, por cierto, la condena vino a fijar –uala– que no era delito que un banco contemplara una doble contabilidad. Amat explica ese combate mediático ganado finalmente, y esa victoria pujolista más allá de lo judicial, “que no conseguirá una transferencia de poder sino que acabará por modificar el tablero del juego del Estado de 1978”. “Se trata de crear un momento populista para refundar el poder” en Cat. A través de la movilización en dos momentos mágicos. La toma de posesión de Pujol y, cuatro años después, cuando será exonerado. “El principal motor de la movilización (en la toma de posesión) es TV3”, en directo y con un reportaje previo, en el que “se entrevistaba al presidente de Omnium, que apareció como una de las entidades convocantes”. Más similitudes con el siglo XXI: en esa manifestación se cantó “L’Estaca”, de Lluís Llach. Ese día Pujol, en un discurso con balcón al uso, proclamó el nuevo marco de la derecha cat: “A partir de ahora, cuando alguien hable de ética y de juego limpio, seremos nosotros”. Cat, con un empresariado bancario chungo, y al uso en Esp, se alejaba culturalmente de Esp para crear el mismo objeto cultural vertical y político, y ser referente ético para sus consumidores. La inclusión de un político en un sumario era, por tanto, un ataque de la Esp inmoral y africana, a la Cat moral y europea. El caso Banca Catalana supuso, en fin, la mayoría absoluta de Pujol en las siguientes elecciones. Y algo más –lo apunto yo, que no Amat–, la imposición del marco Cat a las izquierdas. Todo lo que no sea ese marco es, aún hoy, españolismo, otro nacionalismo, o no-democracia. Es la normalidad cultural para varias generaciones. Amat explica ese marco –al usuario de la Cat del siglo XXI le resultará familiar; los subrayados son míos, así hago algo–: (la propaganda vertida en lo de BC) “ha sido un acto de fuerza sostenido, cubierto desde el primer momento por el manto de la noble mentira que siempre es el mito. El mito de la víctima cuyo sufrimiento se funde con el pueblo. El instante en el que las víctimas se convierten en cómplices para sentirse parte de una misma comunidad. En ese instante, con la entronización plena del mito político, se instaura un nuevo orden”. Sobre ese orden: “es el régimen dentro del régimen. Es democracia y son negocios (...), un subsistema del sistema. El corazón de la fiesta ha comenzado a latir”. Y no parará. No ha parado. En otro feliz hallazgo de relaciones, Amat aporta que el día en el que Pujol accedió al cargo, Juan Carlos I estaba en Arabia Saudí, tomando whisky, fumando puros de extranjis, y vendiendo armas por la vía no convencional. Es decir, que estaba haciendo lo mismo que Pujol, en otro ramo. Y que la exoneración de Pujol coincide con la ampliación de sus negocios. La coincidencia, en la misma empresa, de Prenafeta –el Manuel Prado y Colón de Carvajal de Pujol–, de Jordi Pujol Junior, y del joven Artur Mas, y cómo ese mundo emprendedor, vía Carles Vilarrubí, se relaciona profesionalmente con empresas de Manuel Prado y Colón de Carvajal. Es decir, el rey. Negocios, política y un anillo que los une a todos: una cultura para el/los país/países en los que nadie dice la verdad. Todos los países, todas las culturas nacionales son así. Se diferencian por la intensidad. En Esp/Cat, absoluta, asfixiante. Sin la mentira no existirían.

Recordemos, para salir del bucle, que entramos en él no por un psicópata, sino por un comportamiento patológico del periodismo, de la política y de la Justicia, al que se agregó la sociedad, que decidió que todo ello era verdad, incluso la verdad máxima: el sentido común. Lo que indica que, tanto en Esp como en Cat, sólo saldremos de este día de la marmota si algo cambia en el periodismo y la Justicia. Hoy, diría, no ha pasado. La de cosas que se aprenden de una biografía cuando no lo es. Cuando es, verbigracia, una biografía de la cultura cat, y en ocasiones, de la esp, desde la vuelta de Tarradellas/1977, hasta esta mañana a primera hora. Y, por el mismo precio, la sospecha de que la derecha cat y la esp van a intensificar, en el XXI, el juego con el juguete que crearon a finales del XX, si ningún periodista, o juez lo remedia. Por lo general, esos dos oficios sólo participan en un sentido de la partida. La partida, el juego, consiste en que nadie diga la verdad, y sacar beneficio –económico, honorífico– de ello. Consiste en seguir jugando, otra generación. Nuestras culturas participan de ese silencio desde hace décadas. Y varios poderes son, literalmente, eso en su esencia.

Le debemos una copa a Jordi Amat.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí