1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

USOS LINGÜÍSTICOS

¿Cómo se dice xenofobia en catalán?

El autor cuenta su experiencia como alumno de un curso de la Universidad de Barcelona

Bruno Bimbi 28/11/2020

<p>Universidad Autónoma de Barcelona.</p>

Universidad Autónoma de Barcelona.

Jorge Franganillo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

–Disculpe, profesora, ¿este grupo no es en español? –pregunta una alumna asiática en la primera clase online, luego de entender que no va a entender.

–No, no, no. Mis clases son en catalán –responde la profesora.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

–Pero este grupo es en español –interviene otro alumno, latinoamericano–. En el listado que la Universidad de Barcelona publica en la web y todos consultamos antes de hacer la matrícula, dice que es en español. Es uno de los únicos...

–No, es un error –lo corta la profesora.

La disciplina es obligatoria para todos los grados de la facultad, de modo que hay nada menos que once grupos con diferentes días, horarios, profesores y lenguas para elegir, o al menos eso promete la universidad a sus alumnos.

De los once, nada menos que nueve son en catalán.

Diez, dice la inmersión lingüística.

–Yo no entiendo catalán –dice la alumna oriental.

–Lo lamento, pero yo no doy clases en español. Si pusieron eso, se equivocaron. No es culpa mía –dice la profesora, y agrega: –Ustedes deberían esforzarse para entender, no lo están intentando... Es una lengua muy parecida.

Eu não sei de quem é a culpa –dice el latinoamericano–, mas eu fui ver agora, de novo, no site da universidade e lá diz que este grupo é em espanhol. O único que a gente está pedindo é pra senhora cumprir o que a universidade prometeu. Aliás, só tem dois grupos pros hispano-falantes; os outros nove são em catalão.

Diez, insiste la inmersión lingüística.

–No entendí –dice la profesora.

A senhora deveria se esforçar para entender. O português também é uma língua muito parecida –dice el latinoamericano.

Los hispanohablantes nacidos de este lado del océano se callan, pero algunos avisan, en privado, que mejor no te metas en líos, porque te van a acusar de no sé cuántas cosas, yo sé lo que te digo, es un tema tabú...

–Yo no hablo catalán –insiste la alumna oriental.

–Está bien –dice la profesora–, hoy daré la clase en español, pero es un error.

Sin embargo, poco después, otra alumna pide reabrir la discusión. Lo pide en catalán y, a partir de entonces, comienza una asamblea del procés. Un grupo de alumnos se refiere con cierto desprecio a esos dos extranjeros, levantando una barrera lingüística que los deja afuera de la discusión. El resto se calla y mira para otro lado.

–¿Les parece bien hablar de nosotros en un idioma que no entendemos ni podemos usar para responderles? –pregunta el latinoamericano.

La profesora, empoderada, entre banderas imaginarias, anuncia:

–Voy a dar mi clase en mi lengua. Y al que no le guste...

–¿Alguno de ustedes no habla español? –pregunta el latinoamericano.

–Todos lo hablamos, pero no es eso –responde una alumna.

La oriental ya no habla más, quizás se haya ido.

Según los resultados de 2018 de la Encuesta de Usos Lingüísticos de la Población, realizada por el Instituto de Estadística de Cataluña, el castellano es la lengua inicial del 52,7% de los catalanes de más de 15 años, mientras que el catalán lo es del 31,5%. El 48,6% usa el castellano como lengua habitual y el 46,6% se identifica con él como su lengua, porcentajes que caen al 36,1% y 36,3% para el catalán. El 6,9% se identifica con ambas lenguas y el 7,4% las usa habitualmente sin distinción. Cuando están en casa, a solas con su familia, sin ninguna bandera observándolos, la mayoría habla en castellano: el 37,7% solo usa sólo ese idioma, el 10,1% usa más el castellano que el catalán, el 7,8% ambas lenguas, el 5,6% más el catalán que el castellano y apenas el 27,2% usa sólo el catalán. Y, si bien el 94,4% entiende la lengua obligatoria en las aulas universitarias, sólo el 81,2% la habla, el 85,5% la lee y apenas el 65,3% la escribe, contra 97,6% que escribe en castellano, 98,5% que lo lee, 99,5% que lo habla y 99,8% que lo entiende. En Barcelona, donde está el edificio en el que los alumnos discuten con la profesora, el 50,6% de la población se identifica con el español y sólo un 31% con el catalán.

Piden que al menos un grupo –¡de once!– use la lengua que habla la mayoría.

Apenas uno, aunque la universidad informa que hay dos.

Al latinoamericano le encantaban las canciones del Nano en catalán y decía que le gustaría aprenderlo para cantarlas, pero ya le sacaron las ganas. Cada vez que tiene que hacer un trámite en la Generalitat y se niegan a responderle en una de las lenguas oficiales del país, haciéndole ver que le seguirían refregando en la cara que es extranjero si no estudia el idioma con el que se identifica apenas el 31% los habitantes de la ciudad donde vive, hasta Pare y Seria fantàstic le gustan menos. Y esto no es una discusión sobre el procés, o sobre los presos –que el latinoamericano cree que deberían estar libres–, sino sobre el fanatismo, la xenofobia y hasta la falta de gentileza que gobiernan Cataluña.

Existe un debate legítimo sobre la inmersión lingüística en las escuelas, como forma de preservar el catalán como patrimonio cultural de Cataluña, garantizando que pase a las próximas generaciones. El maximalismo que ha tomado ambos lados del conflicto soberanista, que ya perciben como enemigo no sólo al otro, sino también a su lengua, tal vez haya impedido explorar otras alternativas, como la enseñanza bilingüe, o algún modelo que garantice pluralidad y derecho a decidir.

Pero esa discusión, que puede tener mucho sentido cuando hablamos de la escuela, lo pierde en el caso de la universidad, donde estudian personas ya adultas, que superaron hace muchos años el período crítico de adquisición del lenguaje a partir de la mera exposición a un entorno lingüístico. Si quieren que aprendamos catalán en la universidad, nos tienen que convencer, seducir –lo que están haciendo es exactamente lo contrario– y, sobre todo, facilitar la tarea. En vez de imponerlo por la fuerza, yo comenzaría ofreciendo clases gratuitas.

–Lo mejor es que te cambies de grupo –dijo la profesora.

Esa misma tarde, el extranjero recibió un email de la directora de estudios de la facultad: “Puesto que tiene tantos problemas para seguir la asignatura, solicite, por favor, a la Secretaría de la Facultad un cambio de grupo”, decía. Los problemas, claro, eran suyos, al igual que la culpa. Ya sin ánimo de discutir, pidió que le confirmaran si el otro grupo que en la web de la universidad dice que es en español realmente lo era. No le respondieron. Hecho el cambio en la Secretaría, llegó a su segunda primera clase y, claro, era en catalán. Esta vez, no dijo nada. Más tarde, envió un email a la nueva profesora, explicando la situación. Resaltó nuevamente que había otros diez grupos en catalán.

¡Once!, gritó la inmersión lingüística.

La única solución a la que llegaron fue que el extranjero no fuera más a clase y leyera la bibliografía de forma autónoma para los exámenes.

–Profesor, el día del examen, ¿es posible que haya una versión con las preguntas en castellano? –le preguntó el extranjero a otro docente de una disciplina que ni siquiera simula tener grupos en español, a pesar de que también hay muchos.

El profesor respondió en catalán, sin que se le cayera la cara de vergüenza.

Respondió en catalán esa pregunta.

El alumno no entendió nada.

–Ok, gracias.

Pronto, falei.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Autor >

Bruno Bimbi

Periodista, narrador y doctor en Estudios del Lenguaje (PUC-Rio). Vivió durante diez años en Brasil, donde fue corresponsal para la televisión argentina. Ha escrito los libros ‘Matrimonio igualitario’ y ‘El fin del armario’.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. frombarcelona

    Dudo que CTXT hubiera admitido un artículo con un nivel de homofobia similar al de la catalanofobia que desprende este artículo. Era un artículo parcial según distintas versiones de los hechos que han salido a la luz. El artículo no pretendía otra cosa que transmitir y generar odio, que es lo que ha acabado recibiendo el pobre Bruno de una manera inadmisible e impresentable. Los que piensan que CTXT no se tenía que haber disculpado creo que se equivocan. Es triste ver cómo lectores de CTXT no empatizan con los que nos hemos sentido ofendidos por el articulo desde el primer momento y justifican la catalanofobia que rezuma el artículo, aunque lo hechos fueran ciertos al 100%, porque no les afecta o son incapaces de detectarla. Una cosa es denunciar y otra muy distinta generar odio desde el resentimiento. El odio lo genera la ultraderecha y nunca debería colarse en un medio que se dice progresista.

    Hace 8 meses 3 días

  2. mogmog69

    He recibido una carta de CTXT pidiendo disculpas de una manera que me ha dado entre mucha pena y mucho susto. Después he ido rápidamente a buscar el cuerpo caliente del muerto a ver si encontraba signos de violencia o simplemente un cúmulo de desdichas (como en casi todas las muertes). La redacción del artículo de Bimbi invita a una extrapolación poco sutil, tergiversada e injusta de lo que probablemente es el día a día en Cataluña y por tanto me parece un error desde todo punto de vista. En cuanto al contenido, uno no puede estar a favor ni en contra, ya que narra unos hechos vividos, una experiencia personal y puntual (que presupongo veraz). Por otra parte no se parecen en nada a las expriencias que como madrileño he tenido en Cataluña. Dicho esto, me entristece en cierto modo que que los responsables de CTXT entren en pánico con tanta preocupación. CTXT es un medio grande por lo que hace y por cómo lo hace. Por las cosas que dice, y por cómo las dice. Y como suscriptor no me cuesta ningún esfuerzo admitir que se puedan cometer errores. Personalmente me sobraba la disculpa, pero puestos en ello, con algo más escueto y conciso habría bastado.

    Hace 8 meses 4 días

  3. mogmog69

    He recibido una carta de CTXT pidiendo disculpas de una manera que me ha dado entre mucha pena y mucho susto. Después he ido rápidamente a buscar el cuerpo caliente del muerto a ver si encontraba signos de violencia o simplemente un cúmulo de desdichas (como en casi todas las muertes). La redacción del artículo de Bimbi invita a una extrapolación poco sutil, tergiversada e injusta de lo que probablemente es el día a día en Cataluña y por tanto me parece un error desde todo punto de vista. En cuanto al contenido, uno no puede estar a favor ni en contra, ya que narra unos hechos vividos, una experiencia personal y puntual (que presupongo veraz). Por otra parte no se parecen en nada a las expriencias que como madrileño he tenido en Cataluña. Dicho esto, me entristece en cierto modo que que los responsables de CTXT entren en pánico con tanta preocupación. CTXT es un medio grande por lo que hace y por cómo lo hace. Por las cosas que dice, y por cómo las dice. Y como suscriptor no me cuesta ningún esfuerzo admitir que se puedan cometer errores. Personalmente me sobraba la disculpa, pero puestos en ello, con algo más escueto y conciso habría bastado.

    Hace 8 meses 4 días

  4. mogmog69

    He recibido una carta de CTXT pidiendo disculpas de una manera que me ha dado entre mucha pena y mucho susto. Después he ido rápidamente a buscar el cuerpo caliente del muerto a ver si encontraba signos de violencia o simplemente un cúmulo de desdichas (como en casi todas las muertes). La redacción del artículo de Bimbi invita a una extrapolación poco sutil, tergiversada e injusta de lo que probablemente es el día a día en Cataluña y por tanto me parece un error desde todo punto de vista. En cuanto al contenido, uno no puede estar a favor ni en contra, ya que narra unos hechos vividos, una experiencia personal y puntual (que presupongo veraz). Por otra parte no se parecen en nada a las expriencias que como madrileño he tenido en Cataluña. Dicho esto, me entristece en cierto modo que que los responsables de CTXT entren en pánico con tanta preocupación. CTXT es un medio grande por lo que hace y por cómo lo hace. Por las cosas que dice, y por cómo las dice. Y como suscriptor no me cuesta ningún esfuerzo admitir que se puedan cometer errores. Leer intencionalidades político-geográficas o comerciales en lo que se puede explicar como un error o una simple torpeza me inunda de pereza. Personalmente me sobraba la disculpa, pero puestos en ello, con algo más escueto y conciso habría bastado.

    Hace 8 meses 4 días

  5. frombarcelona

    Creo que el Sr. Bimbi desconoce una polémica que existe actualmente entre catalanoparlantes racializados. Se quejan de que sistemáticamente les hablan en castellano. Los catalanes racializados consideran una muestra de racismo que se les hable en castellano en vez de catalán solo por su aspecto o por su acento. Por desgracia a una persona que habla catalán se la puede acusar de racista hable el idioma que hable si no sabe qué idioma su interlocutor quiere o puede utilizar. El nivel de estrés generado cuando una persona bilingüe ha de decidir en qué idioma dirigirse a otra se soluciona hablando siempre en castellano o hablando siempre en catalán. Desconozco si ese ‘no entiendo el catalán’ en las situaciones del artículo son pensamientos o se verbalizan a la persona que habla en catalán. La polémica generada por el artículo me recuerda a lo que le sucedió a Ciudadanos en una manifestación del orgullo en Madrid. La reacción de algunos manifestantes LGTBI fué similar a la que en estos momentos está recibiendo Bruno Bimbi en Twitter. Dicho comportamiento fué aprovechado por la ultraderecha (C’s incluído) con el fin de criminalizar al movimiento LGTBI. He visto la actitud de Bruno Bimbi en Twitter, insistiendo que no entiende catalán cuando le escriben en dicha lengua. Este comentario le delata, en Twitter hay un traductor instataneo que le soluciona el problema. El Sr. Bimbi, escribiendo que no entiende el catalán y perdiendo más tiempo del que tardaría en que Twitter le tradujera el mensaje, lo que pretende es generar más falsa polémica para seguir recibiendo twitts que confirmen su argumento de relacionar catalanoparlantes con xenofobia. Me preocupa que Bimbi utilice las mismas mecánicas manipuladoras de la ultraderecha para generar debate contra una minoría. Ēl mismo reconoce a los catalanoparlantes como una minoría en el artículo. Como catalán homosexual de cierta edad he de decir que a principios de los 80 en Cataluña nos partimos la cara (castellanoparlantes incluídos) para luchar contra la discriminación a la lengua catalana y contra la discriminación a la homosexualidad. Las dos causas estaban unidas y la discriminación provenía de la misma parte, la intransigencia a la diferencia. Parte de esa lucha consiste en dar visibilidad en cualquier lugar a nuestra condición y reivindicar nuestros derechos. La poca predisposición que muestra el Sr. Bimbi en intentar entender cuando le hablan en catalán me recuerda a la actitud de muchos heterosexuales a los que les molestaba ver a dos personas del mismo sexo mostrando mutuo afecto. Se llama intransigencia. El concepto ‘imposición del catalán’ es el equivalente al de ‘imposición del homosexualismo’ utilizado por la ultraderecha. Estoy convencido de que el Sr. Bimbi puede hacer una vida totalmente normal en Barcelona hablando solo castellano. Lo que explica, aunque puede ser cierto, es anecdótico. Criminalizar el uso del catalán tomando por norma la anécdota es lo que hace el artículo. La intención del artículo es que un catalanoparlante se lo piense dos veces antes de dirigirse en catalán a alguien con acento hispanoamericano o a alguien racializado. Que CTXT se preste a publicar artículos como este es una muestra de cómo la forma de hacer de la ultraderecha ha calado en todos los ámbitos de la sociedad. Para mi es muy triste ver cómo una persona que lucha por los derechos de los homosexuales se ensaña de esta manera contra otra minoría criminalizándola. Que el Sr. Bimbi sea consciente de que si algún día tengo que hablar con él me dirigiré exclusivamente en castellano, de la misma manera hace años tenía que ocultar mi homosexualidad para evitar problemas. Es muy triste ver cómo la sociedad va hacia atrás en vez de avanzar en la igualdad de derechos.

    Hace 8 meses 5 días

  6. dengbiker

    Leyendo los comentarios parece claro que hay un problema en Cataluña con la gestión del castellano o español. Los catalanes deben solucionarlo como crean conveniente. Volviendo al articulo, cuenta un hecho (quizás aislado) y no entiendo que ctxt se haya dirigido a los subscriptores (entre los que me encuentro) para disculparse por publicarlo. Por mi trabajo mis compañeros viven en Barcelona (yo en Madrid) y la situación que describe (quizás un hecho aislado) me es muy familiar. Y no, el catalán no "se entiende desde la segunda semana por parte de la gente que acaba de llegar".

    Hace 8 meses 5 días

  7. luismi-fernandez

    Todo mi apoyo para el autor ante la oleada de ataques injustificados de la caverna nacionalista. Y estos son los que hablan de libertad y democracias? Qué vergüenza!

    Hace 8 meses 5 días

  8. quimet42

    Siempre se lo he dicho a Miguel Mora, mientras Guillem Martínez sea su asesor sobre lo que ocurre en Catalunya, se vera inmerso en burradas como las de Bimba, no os sorprendáis supongo que debe haber pocos suscriptores en Catalunya. Ctxt sigue la linea unionista de izquierdas en España (la secta, El Pais, Cadena Ser, atres media. Triste pero real por cierto MIGUEL MORA te ofreciste a comprar mis acciones y cuando de te dije que si, dejaste de escribir ja,ja,ja,ja.

    Hace 8 meses 5 días

  9. Avila20

    Para ser un doctor en Estudios de lenguaje demuestra usted poco respeto por lenguas tan importantes y de tanta trayectoria histórica como el catalán También demuestra lo poco que le interesa, Mire, llegué a una tierra en la que el catalán también es cooficial y he dado clases de historia en ella durante veinticinco años. Llegué desde Madrid y con el conocimiento que podía tener por escuchar canciones de Serrat, Llach o Pi de la Serra. Nunca he logrado saber ni francés, en el que estudié el bachillerato, ni inglés, idioma que he intentado aprender muchas veces, lo digo para que se vea mi nula capacidad para los idiomas. Pues bien, a los diez días de estar aquí, entendía bastante bien el catalán. Lo que suele suceder por estas tierras, hablo desde Mallorca es que gentes de toda procedencia, especialmente si son miembros de cualquier cuerpo policial, se niegan a entenderlo y obligan a cambiar de lengua. Gentes como este articulista favorecen esas posiciones y es una pena que ctxt.es publique este tipo de artículos.

    Hace 8 meses 6 días

  10. frombarcelona

    Un apunte sobre el concepto ‘imposición del catalán’ que usa el articulista. Si hay una persona que habla dos idiomas y otra que solo habla un idioma, para que se puedan comunicar la que impone el idioma es la que solo habla un idioma. En el caso del articulista el castellano. No he oído nunca el término de imposición del inglés en Inglaterra pero se utiliza desacomplejadamente la imposición del catalán en Cataluña. La perversión del lenguaje. Que el articulista tenga todo el derecho a tener en castellano una clase programada en castellano, no le da el derecho a pervertir el lenguaje y acusar a los demás de lo que él está hace en su vida diaria. De la misma manera el conepto xenofobia (rechazo de identidades culturales diferentes a la propia). El articulista parece que no entiende que existen muchos habitantes de Barcelona que consideran el castellano como ‘su lengua’ pero que están totalmente de acuerdo con que en la universidad pública las clases se den en catalán. Es precisamente, porque somos castellanoparlantes no xenófobos, por lo que no tenemos ningún problema en convivir con varias culturas y nos sentimos especialmente sensibles con la más vulnerable. Aprendemos catalán en la universidad para no tener que imponer nuestro idioma a nadie (especialmente en Cataluña). Con la imposición a usar el castellano en su presencia y su rechazo a considerar el derecho de un catalanoparlante a utilizar su idioma delante suyo en Barcelona, lo que demuestra el articulista es su propia xenofobia. El articulista ya tiene la excusa para no tener que aprender catalán, no le resulta atractivo. Me pregunto cuánto de atractivo es el tener que aprender el alemán en Berlín o el esloveno en Ljubliana. Por cierto, aprender catalán siendo castellanoparlante supone un 10% del esfuerzo que supone aprender inglés. Barcelona es el paradigma de la xenofobia y la imposición del idioma, pero no del idioma y la cultura catalanas precisamente. Para muestra el presente artículo. Agradezco la aportación del articulista, espero que me haya explicado adecuadamente. Hay conceptos como xenofobia o supremacismo que se utilizan con demasiada facilidad. De todas formas en 2 o 3 generaciones todo el mundo se habrá pasado al inglés. Hay muchas formas de imposición más atractivas que las que intentan usar los catalanes. Viva la globalización.

    Hace 8 meses 6 días

  11. frombarcelona

    Primero decir que si la clase figuraba en castellano se debía haber hecho en castellano. Conozco múltiples casos a la inversa. En este caso se pudo solucionar cambiando de clase. Mi marido no habla castellano ni catalán, se matriculó en la UPF, donde se suponía que podía hacer el doctorado en inglés, y lo tuvo que dejar porque todas las comunicaciones, reuniones y trabajos de otros compañeros eran solo en castellano. Cuando intervenía ni le escuchaban (compañeros locales, italianos, hispanoamericanos ejerciendo la xenofobia a la que se refiere el artículo). Al final hemos acabado en Australia, donde pudo hacer el doctorado con una beca australiana. Soy castellanoparlante criado en Cataluña. El artículo describe lo que sucede la primera semana a una persona que se supone que vive en Cataluña y pretende cursar una carrera universitaria sin tener que tener contacto alguno con la lengua catalana. El problema se pudo solucionar con cambio de clase. Yo al artículo lo considero catalanofóbico de manual. Lo que pretende el articulista es criminalizar el uso de la lengua catalana tachando de racistas a los catalanoparlantes. El no cambiar al castellano es la única forma que tienen los catalanoparlantes de transmitir su idioma a gente que llevano años viviendo en Cataluña. En la calle se puede considerar de mala educación, pero creo que en el ámbito universitario está un poco fuera de lugar. Yo he hecho dos carreras en Cataluña y el catalán se entiende desde la segunda semana por parte de la gente que acaba de llegar. Siempre he podido hacer los exámenes y trabajos en castellano sin ningún problema. La pretensión del autor de poder cursar una carrera universitaria en Cataluña sin tener contacto alguno con la lengua catalana lo considero catalanofobia. Valorar su experiencia la primera semana como una muestra de racismo lo considero excesivo. Pretender que en una universidad pública catalana predomine el castellano atendiendo a la leyes del mercado sin tener en cuenta que es una lengua que ha estado prohibida y sigue estando minorizada, lo considero una falta de empatía hacia los catalanoparlantes y una forma de catalanofobia. Por cierto, la catalanofobia es una forma de xenofobia que en Cataluña, por desgracia, es bastante común y tiene como objetivo la minorización de la lengua local. No se suele dar cuando se habla solo en castellano. Muy triste.

    Hace 8 meses 7 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí