1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Francia

¿Quién es cómplice de quién? Las libertades académicas en peligro

Para el gobierno francés, atacar a los académicos es una forma de desviar la atención de sus propias deficiencias: un profesor ha muerto y se atribuye la responsabilidad a otros profesores...

Éric Fassin 14/11/2020

<p>El ministro de Educación Nacional de Francia, en la entrevista donde denuncia el 'islamo-izquierdismo'.</p>

El ministro de Educación Nacional de Francia, en la entrevista donde denuncia el 'islamo-izquierdismo'.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Como profesor que soy, hoy estoy bajo amenaza de decapitación. Continúa la ofensiva contra los musulmanes mediante ataques al pensamiento crítico, que es acusado ​​de ‘islamo-izquierdista’. Dichos ataques los difunden desde algunos usuarios de las redes sociales hasta el ministro de Educación, desde las revistas hasta el presidente de la República para redundar en el cuestionamiento de la libertad académica… ¡en nombre de la libertad de expresión!

Yo soy profesor. El 16 de octubre decapitaron a un profesor. Al día siguiente, recibí esta amenaza en Twitter: “Te he puesto en mi lista de imbéciles a decapitar el día que todo esto estalle. La lista es larga, pero paciencia: te llegará el día”. Fue en respuesta a un tuit mío que retomaba un post anterior que se publicó tras los atentados de noviembre de 2015: “Para combatir el terrorismo, no basta (aunque sea necesario) luchar contra los terroristas. Sobre todo debemos demostrar que sus acciones son ineficaces y que, por lo tanto, no logran imponernos una respuesta política”. En definitiva, “no podemos desear lo que desean nuestros enemigos”. Si los terroristas buscan provocar un “choque de civilizaciones”, debemos evitar a toda costa caer en su trampa.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

No es la primera vez que recibo amenazas de muerte. En las redes sociales, desde hace años, me acosan los trolls: los insultos son diarios; las amenazas, ocasionales. En 2013, por Navidad, recibí una carta anónima en casa. Era la transcripción de unos artículos islamófobos que acusaban a la izquierda de “traición” y reproducían un panfleto de la Resistencia; bajo una horca, aparecían estas palabras: “Dondequiera que estén, hagan lo que hagan, los traidores serán castigados”. Lo analicé en Libération: “Esto es lo que significa para mí el correo recibido en casa: sabemos dónde vives y, cuando llegue el momento, te encontraremos”. Sin embargo, añadí: “La extrema derecha sigue avanzando enmascarada, aún no se atreve a decir su nombre”. Pero esto ya no es así. Hoy, las amenazas están firmadas por un conocido rostro del movimiento neonazi. De modo que presenté una denuncia. Se dirigen a mí como académico; mi universidad me otorga protección funcional.

Así se envalentona la extrema derecha. El 29 de octubre, Action Française desplegó impunemente una pancarta en la Place de la Concorde:   “¡Decapitemos a la República!”. Fue unas horas después de un nuevo atentado islamista en Niza, pero también de una tentativa neofascista fallida en Aviñón. Antes de recibir un disparo, el hombre amenazó a un comerciante magrebí con una pistola. Afirmó ser de Génération Identitaire y lucía una chaqueta con el eslogan “Defiende Europa” que justifica las acciones del grupo en el Mediterráneo o en la frontera franco-italiana; un testigo incluso habló de un saludo nazi. Sin embargo, el fiscal quiere enviar un mensaje tranquilizador: “Es francés, nacido en Francia y no tiene nada que ver con la religión musulmana”. Y concluye: “Estamos más ante un desequilibrado, que parece muy relacionado con la extrema derecha y que ha estado ingresado en psiquiátricos. No hay reivindicación”. “Como en el caso del atentado a la mezquita de Bayona perpetrado por un excandidato del FN en octubre de 2019”, apunta Mediapart, “la fiscalía nacional antiterrorista no ha querido seguir el caso”. Este fascista era un loco, se nos dice, no un terrorista islamista: por lo tanto, el ataque en Aviñón pasó casi desapercibido.

Si los identitarios se ven a sí mismos a las puertas del poder, es también porque ciertos medios han allanado el terreno. En las portadas la islamofobia se alterna con la denuncia de académicos antirracistas (allí me señalan regularmente). Más grave aún, la extrema derecha se siente alentada por nuestros gobernantes. El propio presidente de la República, que decidió hace un año hablar sobre el comunitarismo, el islam y la inmigración en Valeurs Actuelles, se inspira en sus redes sociales y sus revistas. “El mundo universitario es culpable. Ha fomentado la división étnica de la cuestión social creyendo que era un buen filón. Sin embargo, la salida solo puede ser secesionista”.  Según Le Monde del 10 de junio de 2020, Emmanuel Macron apunta aquí al “discurso racializado o de interseccionalidad”. En Les Inrocks preocupaba este antiintelectualismo: “Sofistas que corrompen a la juventud: ¿para cuándo la cicuta?” Puede que estemos ahí.

El “islamo-izquierdismo” no es sino la versión actual del “judeo-bolchevismo” agitado por la extrema derecha en el periodo de entreguerras

Porque del separatismo ahora pasamos al terrorismo. Efectivamente, le toca al ministro de Educación Nacional atacar el 22 de octubre, en Europe 1,  “el islamo-izquierdismo” que “hace estragos en la Universidad”; y denunciar a “los cómplices intelectuales del terrorismo”. “¿A quién apunta?, le pregunta Le Journal du dimanche. Para el ministro, “hay una batalla por librar contra una matriz intelectual proveniente de universidades estadounidenses y tesis interseccionales, que quieren reducir a un arquetipo comunidades e identidades, en las antípodas de nuestro modelo republicano”. Esta ideología habría “corrompido a una parte significativa de las ciencias sociales francesas”; “algunos lo hacen conscientemente, otros son tontos útiles para esta causa”. En realidad, la interseccionalidad permite analizar, en su pluralidad, lógicas discriminatorias que contradicen la retórica universalista. La crítica de esta atribución a lugares racializados se basa, por tanto, en un principio de igualdad. Sin embargo, según el ministro, sería “una visión del mundo que converge con los intereses de los islamistas”. Lo que provoca el separatismo no sería, por lo tanto, la segregación, sino su denuncia…

Si Jean-Michel Blanquer considera “cómplices” a quienes, con el concepto de interseccionalidad, analizan la racialización de nuestra sociedad para combatirla mejor, los neofascistas hablan más bien de “colaboradores”; pero los trolls que me acosan empiezan a tomar prestadas sus palabras. En Francia, mientras el ministro del Interior se pone sistemáticamente de parte de la policía, el ministro de Educación Nacional hace política a expensas de los académicos. Marion Maréchal puede felicitarse: este último “retoma nuestro análisis acerca del peligro de las ideologías ‘interseccionales’ de izquierda en la Universidad”. Además, el “islamo-izquierdismo” no es sino la versión actual del “judeo-bolchevismo” agitado por la extrema derecha en el periodo de entreguerras. Sin embargo, no se conoce ningún vínculo entre Abdelhakim Sefrioui, imputado por “cómplice de asesinato” en la investigación del ataque de Conflans, y la izquierda. Sin embargo, el ministro no dice una palabra sobre la extrema derecha, pese a las revelaciones de La Horde y Mediapart sobre los vínculos del imán con allegados de Marine Le Pen. En el debate público, nunca se habla de islamolepenismo, aunque la extrema derecha y los islamistas tienen en común la política del “choque de civilizaciones”.

Sin duda, para nuestros gobernantes, atacar a los académicos es una forma de desviar la atención de sus propias deficiencias: un profesor ha muerto y se atribuye la responsabilidad a otros profesores... Asimismo, es una oportunidad para debilitar la resistencia a una Ley de programación de la investigación que precariza aún más la Universidad. Además, el 28 de octubre, el Senado aprobó una enmienda a su artículo 1: “Las libertades académicas se ejercen desde el respeto a los valores de la República”, “a cuya cabeza se encuentra el laicismo”. En otras palabras, ya no es solo el código penal el que definiría los límites de la libertad de expresión de los académicos. Hay colegas que, deseosos de resolver de esta manera las disputas científicas y políticas, apoyan este ataque pidiendo en Le Monde la creación de un “organismo responsable de denunciar directamente los casos de violación de los principios republicanos y la libertad académica”... ¡y lo hacen en nombre de la “libertad de expresión”! En resumen, como anuncia tristemente el blog Academia, es “el principio del fin”. Frédérique Vidal, ministra de Educación Superior e Investigación, lo confirma sin rodeos: “Los valores del laicismo, de la República, no se pueden discutir”. Sin embargo, en democracia, debatir el sentido que queremos darle a estas palabras, ¿no es el desafío político por excelencia?, ¿quién impondrá la definición?, ¿seguiremos teniendo derecho a criticar a los “falsos devotos del laicismo”?

¿Por qué atacar a los aliados blancos de minorías discriminadas si no es para evitar una solidaridad que desmiente acusaciones de separatismo? 

Pero eso no es todo. ¿Por qué atacar a los aliados blancos de minorías discriminadas si no es para evitar una solidaridad que desmiente acusaciones de separatismo? Esto es exactamente lo que buscan los terroristas: un mundo binario, en blanco y negro, sin una “zona gris”, donde los musulmanes se unan a los islamistas contra un bloque mayoritario islamófobo. Lo escribí en este texto que me ha convertido en el blanco de amenazas de decapitación: nuestros líderes “están trabajando para dar a los terroristas todas las razones para empezar de nuevo”. El objetivo de estos últimos es, de hecho, la guerra civil. Entonces, ¿quiénes son los “cómplices intelectuales” del terrorismo islamista? ¿Y quiénes son los “tontos útiles” del neofascismo?

Actualmente, en Francia, los derechos de las minorías, religiosas o no, de los refugiados y de los manifestantes son violados regularmente; y cuando los ministros atacan al mismo tiempo a una asociación que lucha contra la islamofobia, a los académicos, pero también a la Unef (después SUD Éducation), a La France Insoumise y su líder, o bien a Mediapart y su director, todos culpables de abogar “por los musulmanes”, debemos afrontar los hechos: a la democracia le han amputado sus libertades fundamentales. Paradójicamente, la Francia republicana de Emmanuel Macron empieza a parecerse, a pesar de las gesticulaciones, a la Turquía islamista de Recep Tayyip Erdogan, que persigue, al mismo tiempo que a la minoría kurda, a académicos, sindicalistas, medios libres y partidos de la oposición.

Para reclamar la libertad de expresión no basta con exhibir caricaturas; el espíritu crítico debe poder hacerse oír en los medios de comunicación, en las calles y en toda la sociedad. De lo contrario, el homenaje a Samuel Paty sería pura hipocresía. Debemos luchar por la libertad de pensamiento, de compromiso y de investigación. Por consiguiente, es importante defender la libertad académica, tanto frente a las amenazas de las redes sociales como frente a la intimidación del gobierno. En un momento en el que nuestros líderes responden al terror con una política del miedo, hay motivos para temer por la democracia.

___________

Quiero expresar mi más sincero agradecimiento a las numerosas personas que me han mostrado su apoyo aquí, en las redes sociales o a través de mensajes personales. ¡Movilicémonos juntos por las libertades académicas y por todas las libertades!

Traducción de Paloma Farré.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 


Como profesor que soy, hoy estoy bajo amenaza de decapitación. Continúa la ofensiva contra los musulmanes mediante ataques al pensamiento crítico, que es acusado ​​de ‘islamo-izquierdista’. Dichos ataques los difunden desde algunos usuarios de las redes sociales hasta el ministro de Educación, desde las revistas...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Éric Fassin

Sociólogo y profesor en la Universidad de Paris-8. Ha publicado recientemente 'Populismo de izquierdas y neoliberalismo' (Herder, 2018)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí