1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Fútbol moderno

Socios o clientes: derechos en el fútbol español

La convivencia en la Liga de clubes deportivos y sociedades anónimas hace que los aficionados no tengan las mismas opciones. Mientras los del Barça pueden echar a Bartomeu, los del Valencia deben aguantar las decisiones de Lim

Ricardo Uribarri 10/11/2020

<p>Representantes de los grupos que impulsaron la moción contra Bartomeu entregan las firmas en la sede del FCB.</p>

Representantes de los grupos que impulsaron la moción contra Bartomeu entregan las firmas en la sede del FCB.

NOU IMPULS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La convivencia en una misma competición, la Liga española de fútbol, de clubes deportivos y sociedades anónimas deportivas (SAD) es una característica anómala que apenas existe en ningún otro campeonato de los más importantes a nivel internacional, exceptuando unos casos en Alemania. Esa peculiaridad provoca que los aficionados de esas entidades con diferentes formas jurídicas no tengan los mismos derechos ante situaciones similares. La coincidencia en el tiempo de una mala gestión por parte de los dirigentes del FC Barcelona y del Valencia CF,  dos equipos representativos de estas diferencias, nos da un buen ejemplo de ello.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

El catalán fue uno de los cuatro clubes deportivos (junto a Real Madrid, Athletic y Osasuna) a los que la ley del Deporte de 1990 no obligó a convertirse en sociedad anónima deportiva con el argumento de que tuvieron patrimonio neto positivo en los años anteriores. Gracias a ello, los socios siguen teniendo la posibilidad de promover una moción de censura contra el presidente y su junta en el caso de que una mayoría así lo estime oportuno. Justo lo que acaba de pasar con Josep María Bartomeu y sus directivos, que se han visto obligados a dimitir ante la iniciativa puesta en marcha de forma conjunta por ocho asociaciones de aficionados blaugranas y tres precandidatos a presidente, que lograron reunir 19.380 firmas válidas, casi tres mil más de las necesarias, para convocar un voto de censura que finalmente no se ha tenido que celebrar ante la decisión de Bartomeu de dejar su puesto. Se espera que antes de que acabe el año se celebren elecciones y haya nuevo presidente.

Al mismo tiempo, a 350 kilómetros al sur de la Ciudad Condal, en Valencia, los socios y aficionados del club che sufren impotentes las controvertidas decisiones de su máximo accionista, el singapurense Peter Lim, que hace seis años compró el 70% de las acciones de la entidad, mediante la empresa Meriton Holdings, por 94 millones de euros, un porcentaje que ha subido al 84,24%. A ese desembolso hay que sumarle un préstamo que hizo al club de 100 millones. Llegó prometiendo un equipo para pelear por la Champions, pero bajo su mandato sólo se ha clasificado tres años para disputarla. Después de prescindir hace un año de Marcelino, el técnico que ganó la Copa del Rey, y también del director general del club, Mateo Alemany, por cuestionar las decisiones del dueño, su política deportiva se ha limitado a vender a la mayoría de los mejores jugadores sin contratar a nadie en su lugar, lo que ha disminuido el potencial del equipo. Además, sigue sin cumplir su promesa de terminar el nuevo estadio, que lleva parado desde 2009. El Valencia fue uno de los equipos que se vio obligado a convertirse en sociedad anónima en 1992.

Lim llegó al Valencia hace seis años prometiendo un equipo para pelear por la Champions, pero bajo su mandato sólo se ha clasificado tres veces para disputarla

Manifest Blaugrana es una de las asociaciones de aficionados azulgranas que se sumó a la iniciativa de presentar la moción de censura contra Bartomeu. Su presidente es Marc Duch, que a la vez es portavoz del movimiento “Més que una Moció”. Define como “un soplo de aire fresco el comprobar que una mayoría de socios pueden incidir, no sólo en la elección del presidente cada cuatro años, sino en el cambio de rumbo durante un mandato si consideran que no se está desarrollando correctamente. El hecho es que al final la propiedad recae en los socios porque legalmente es así, con lo cual el ejercicio de esa propiedad siempre es refrescante y positivo”.

Los componentes de “Més que una Moció” reconocen que, a pesar de la necesidad que sintieron para dar este paso adelante, nada de ello se hubiera podido hacer de no tener el poder que un club deportivo otorga a sus socios. “Ya lo dijimos cuando presentamos la moción. Como de mal tiene que estar la cosa para que ocho grupos y tres precandidaturas que, sobre el papel, solamente compartimos la pasión por los colores azulgranas y que tenemos ideas de club u objetivos distintos, nos hayamos unido. La realidad es que encontramos en el precario momento de la entidad un argumento común para hacer frente al problema, porque vimos que era imprescindible dar un cambio de rumbo. Esta transversalidad es una fotografía de lo dramática de la situación. Dicho esto, si no tuviéramos esa capacidad de incidir, ahora nos encontraríamos con ocho, diez, veinte o cuarenta grupos, los que fueran, frustrados, porque tal persona posee el club, lo gestiona fatal y no pueden hacer nada más que en un momento determinado manifestarse o hacer ruido”.

Eso es, precisamente, lo que está pasando en el Valencia, donde la mayoría de la masa social está enfrentada al propietario de la sociedad anónima deportiva pero no tiene recursos legales para posibilitar un cambio. La ley vigente apenas deja un resquicio para poder fiscalizar la gestión y eso es lo que pretende la asociación Libertad VCF, creada hace poco más de tres meses y que está formada por unas 50 personas. En ella hay accionistas y no accionistas y está dividida en grupos de acción, que tienen que ver con las cuestiones legales, económicas, o de calle, para hacer protestas pacíficas.

Uno de sus portavoces es José Manuel Carpio, que explica que “se ha creado porque en el entorno valencianista había una necesidad de actuación para intentar liberar al club de Peter Lim, pero nadie lo hacía. Nuestro primer objetivo es agrupar el 1% de las acciones de la entidad, ya que la ley obliga al dueño a facilitar en ese caso el censo de accionistas. De esa forma, tendríamos más fácil llegar a todos los accionistas para intentar reunir el 5% de las acciones. En caso de lograrlo, la normativa vigente nos permitiría una serie de acciones, como meter puntos del día en una asamblea general, someter a votación ciertos tipos de acuerdo con los que este porcentaje no esté de acuerdo, plantear juntas extraordinarias, hacer una auditoría externa con un auditor que lo elige el 5% del accionariado y tener acceso a documentación interna, como, por ejemplo, un fichaje. Eso sería una fiscalización real del máximo accionista”.

Libertad VCF tiene ahora mismo agrupadas casi 15.000 acciones, pertenecientes a unos 900 accionistas. Teniendo en cuenta que el 1% de la entidad son 36.000 acciones, se ve la dificultad de la empresa que se plantea la asociación. De ahí que estén dándose a conocer y haciendo un llamamiento a todos los accionistas que estén descontentos con Lim para que se unan a ellos. “Confiamos en que, cuando lleguemos al 1% y le podamos pedir al club el censo para poder contactar con los accionistas que tienen paquetes medianos, nos resultará más sencillo y permitirá que la agrupación de acciones crezca exponencialmente”.

Carpio reconoce que el sentimiento que le queda a un seguidor de un equipo convertido en SAD es “de desazón total, ya no sólo porque no se pueda hacer casi nada contra las decisiones del propietario, sino porque viendo que hay gente que se mueve, que pretende hacer algo dentro de la ley, todavía hay una parte de la afición que no es capaz de unirse, de arrimar el hombro. En cualquier caso, de un año a esta parte sí hemos notado que el sentimiento general de la masa social del Valencia es que hay que echar a Lim como sea”.

Al respecto, Marc Duch señala que “nosotros en el Barcelona tenemos la fortuna de que, aunque es difícil, hay herramientas a nuestra disposición, podemos hacer cosas. No sé cómo reaccionaría si por la mala gestión de una persona mi club descendiera una o dos categorías o desapareciera y nos tuviéramos que reinventar con otro nombre, como ha pasado con clubes históricos de ciudades importantes. Me pongo en la piel de un seguidor de un equipo que es SAD y tiene que ser muy duro”. Ese sentimiento lo conocen a la perfección los valencianistas. Carpio reconoce que siente “envidia sana de los aficionados que tienen poder para decidir cosas en sus clubes. Por eso, nosotros estamos trabajando en una propuesta de democratización del Valencia para que, en un futuro, a medio plazo o cuando sea, vuelva a ser de la gente que lo siente”.

Duch entiende que en su día se tomaran medidas para paliar las pérdidas económicas que tenían los clubes. Pero también cree que es hora de cambiar la legislación actual. “La verdad es que, en 1990, cuando cambió la situación en España con la Ley del Deporte y la conversión de los clubes en sociedades anónimas deportivas, siendo honestos y viéndolo desde la distancia, era necesario ordenar de algún modo el panorama deportivo porque la gestión generalizada de los clubes era un auténtico desastre. Sin fiscalización, sin ningún tipo de control y siendo la mayoría unos pozos de perder dinero. De ahí nos salvamos cuatro por un buen balance o por una buena situación patrimonial y la verdad es que somos afortunados en ese sentido. Tal vez sería el momento de ir pensando un sistema de regulación híbrido, que permitiera a las SAD recuperar algunos de los antiguos procedimientos que tenían cuando no lo eran”.

La experiencia de lo vivido hace que Carpio difiera en su opinión sobre el origen de la actual situación, pero no sobre la necesidad de que haya cambios. “Creemos que se cometió un error en su día al no presionar más para evitar que se realizara la transformación de los clubes en SAD. Supongo que nadie pensaría que se podría dar la situación en la que está el Valencia hoy en día, pero como dice el dicho, de aquellos barros estos lodos. La normativa actual se ha quedado muy anticuada. En el fútbol español hemos visto que cada vez que un equipo es dirigido por un máximo accionista sin ningún tipo de fiscalización, como Piterman en el Racing o el Alavés y Al Thani en el Málaga, se ha transformado en un desbarajuste total y en una gestión nociva. Por eso creo que se debería cambiar. Sabemos que hay borradores de una nueva ley que recogen la modificación de algunos aspectos y que la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE) está luchando por ello. Nos gustaría ajustar el modelo a lo que se hace en Alemania con el sistema de 50+1, donde los aficionados siguen teniendo el control. Ojalá que salga adelante esa nueva ley que nos pueda dar alas a todos los clubes que somos SAD”.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí