1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Luis López Carrasco / Director de ‘El año del descubrimiento’

“No hubo debate en España sobre la reconversión industrial”

Julio Tovar 18/11/2020

<p>Luis López Carrasco.</p>

Luis López Carrasco.

J.T.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nacido en el año 1981, en Murcia, Luis López Carrasco es miembro de Los Hijos y uno de los mejores y más arriesgados realizadores del país. Cercano a los experimentos entre la ficción y la no-ficción de Joaquim Jordà o Isaki Lacuesta, sus filmes El Futuro o Aliens buscan traer de vuelta cierto pasado oculto de España. Arqueólogo de heterodoxias, Carrasco trae ahora del olvido la revuelta obrera en Cartagena del año 1992, que se saldó con la quema del parlamento regional. El mismo año de, ¿lo recuerdan?, la Expo y los Juegos Olímpicos…

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

¿Cuándo te contaron por primera vez las luchas sindicales de Cartagena?

No, de estas luchas no me habían contado nada. Solo recordaba ver el parlamento ardiendo en televisión cuando tenía once años y no entender absolutamente nada (risas). Y esto lo recordaba porque en el año 87 u 88 nos habían traído una lámina para colorear de ese edificio, que tenía un estilo ecléctico de imitación de Gaudí… Yo lo había coloreado y se me había quedado grabada la imagen de la fachada.

¿Había alguien cercano al suceso en tu familia o en tu círculo social?

De las luchas sindicales no conocía apenas nada, aunque yo iba a Cartagena de niño (mis abuelos vivían allí). Mi abuelo trabajaba en un banco, era subdirector y mis padres son médicos, psiquiatras, en Murcia. En mi colegio había más clases sociales, entre ellas gente de la construcción, pero gracias a la milenaria rivalidad entre Murcia y Cartagena (risas), según la cual en un lugar se ignora a otro, y que apenas había gente de mi familia de esa extracción, no me enteré. En un viaje a un certamen flamenco, con unos amigos de mi hermano, me encuentro con alguien cuyo padre es extrabajador de Navantia y le cuento que quiero profundizar en el tema. Es Raúl Liarte, que luego sería coguionista de la película. Había estudiado audiovisuales y es él quien tiene el vínculo.

Fotograma de 'El año del descubrimiento'.

Era un “hecho monstruo” para todos los que vivieron esa revuelta, según los testimonios que grabas, pero estos no aparecen apenas en la prensa del tiempo. ¿Existió un silencio deliberado en la prensa, especialmente la socialdemócrata, con estas revueltas?

La sensación que yo tengo, después de ver dosieres de prensa y la televisión de aquel tiempo, es un poco parecida a la actual: son “eventos isla”. Cuando hay algún gran disturbio, puede abrir un informativo, pero no hay un seguimiento. Recuerda a lo actual cuando hay movilizaciones laborales o desahucios. Si que es cierto que en El País solo citan que se ha quemado un parlamento y…

“Estas no son maneras”, dice un jubilado como título respecto a la quema del parlamento de Murcia en una noticia de El País

Mientras que en ABC sí se habla de heridos, de disturbios, más que de la quema del parlamento.

Esos finales de los 80 e inicios de los 90 son la edad de oro de PRISA como escudo del PSOE, apenas hay disidencia.

No, no la hay. Hay un buen reportaje en Antena 3, de diez minutos…

Pero más que como solidaridad obrera, como método de desgastar al felipismo

Sí, absolutamente. Si mal no recuerdo, uno de los diputados del Partido Popular aparecía en Tele Cartagena con un discurso todavía de defensa de los derechos de los trabajadores.

Todavía parte del PP era estatalista, poco liberal…

Claro. Tengo que decir que la televisión local de Cartagena hizo una cobertura envidiable, ¿eh? Ahora solo da cobertura ADSL, pero nos pasó los materiales y eran estupendos.

¿Eran viables las empresas cartageneras en el sistema mundo? Especialmente aquellas destinadas a los fertilizantes, que comentas en tu pieza que se habían modernizado...

Sobre la viabilidad de estas empresas, claro, es evidente que en el filme tiene cierta preponderancia la visión sindical, puede estar escorado.

Cito la empresa de fertilizantes, porque si bien era difícil que la industria pesada pudiera competir con los tigres asiáticos, me sorprende que se vendiera a especuladores una empresa tan especializada y parece que sin pérdidas…

Hay una cuestión, que se quedó fuera del montaje, y es que Paco Segura, de CC.OO., cuenta que luego de la privatización, de la mala venta de esas empresas, España acabaría importando fertilizantes a Francia por el doble de lo que le costaba producirlos. Esa especie de geoestrategia intraeuropea de la cual no se pueden conseguir datos de cómo se pactó…

Parecen pactos económicos secretos, al estilo de Yalta, donde se decide la vida de decenas de trabajadores…

Exacto. Lo que es significativo es que luego de años de negociación y varios planes de inversión y empleo, Carlos Solchaga decide saltárselos a la torera y malvender a un grupo especulador. Lo que se pretende es vender ese centro de las ciudades: la desindustrialización va unida muchas veces a fenómenos de especulación inmobiliaria con el ladrillo. Hay un libro sobre la reconversión en Gijón, coordinado por Carlos Prieto, donde el proceso es el mismo: hay unos gobernadores y propietarios de empresa pública que se funden toda la pasta en congresos o viajes. El caso de los fertilizantes es ejemplar en el sentido que además era un sector estratégico.

La desindustrialización va unida muchas veces a fenómenos de especulación inmobiliaria

¿Cómo es posible que el PSOE vendiera empresas que daban beneficios a un “mangante”, definición de alguien tan poco comunista como Jiménez Losantos, como Javier de La Rosa? ¿Quién fue el responsable de esa poca visión estructural?

Según la película, Carlos Solchaga, aunque no soy un especialista. Se rumorea que en estas ventas siempre estaba de intermediario nuestro querido rey emérito.

Coche ardiendo. Fragmento del póster de la película.

Es vox populi que el gran momento de corrupción en España es a finales de los 80. Pero ¿no es una gran paradoja que en ese mismo año 1992 “de las luces” dos extremos del Mediterráneo, Yugoslavia y Cartagena, estuvieran en llamas?

Es interesante esto, ya que conecta con la idea de la cobertura mediática. No puedes decir que la noticia de la revuelta en Cartagena se tapó: abrió un telediario, pero fueron enmarcados de manera distinta. La comparación entre Yugoslavia y Cartagena no sabría decirte, pero nunca se debate en profundidad si la reconversión se está llevando de manera adecuada. Es decir, no se percibe como un problema nacional: está totalmente atomizado. Esto genera unos procesos de insolidaridad que no se habían dado en el antifranquismo, en los años 70. En el marco mediático, con respecto a él, el monopolio de la violencia pertenece a ETA y todo aquello que sea violento en las calles se puede llamar “terrorista”. Ahí aparece en la prensa la idea de “los incontrolados” o los “antisistema”.

La quema del parlamento se iguala a esto y le echan el muerto a dos delincuentes comunes. Los trabajadores, y esto no sale en la película, se auto inculpan todos, en un proceso de solidaridad interesante. A lo que quiero llegar es que no se debate sobre la reconversión: el marco de debate es el pasado versus el futuro. Es decir, los trabajadores que se están negando a la reconversión son personas en contra del progreso. Es una cuestión metafísica y si te niegas al futuro te pueden entroncar con el franquismo….

La parte en la que echan abajo la puerta del alcalde casi remite a las luchas obreras de inicios del siglo XX.

Nadie quiere estar en la calle manifestándose debajo de la lluvia. Eran personas que les habían obligado a gastar todo su paro: se quedaban en la calle.

De hecho, el franquismo sociológico, que era antiliberal, no quería que se privatizaran las empresas porque las consideraba “riqueza del país”.

Claro. El INI, el instituto para industrializar España, tiene un protagonismo en la película. No había elementos de debate y paralelamente la opinión pública estaba pendiente de los macroeventos deportivos y culturales del momento. Tampoco quiero infravalorar 1992 como “un espejismo”, es una de las pocas veces que la sociedad española estuvo unida en algo.

¿Cómo es posible que se dejara a 100.000 personas por la reconversión en la calle mientras Campsa, petrolera estatal, pagaba una millonada absurda a Camilo José Cela para realizar anuncios a su gusto?

(Risas.) Sí, claro: casos como esos hay cientos. Despilfarros cósmicos mientras se están negando los días de indemnización por despido. Existe una demonización del sindicalismo, como si este disfrutara manifestándose constantemente. Lo que me quedó claro en el caso de Cartagena es que las negociaciones colectivas estaban destruidas, reinaba la desesperación…

Mientras dejaban a miles en la calle, hablaban de la España triunfadora del 92.

(Risas.) Yo creo que todos los gobiernos emiten propaganda. En el caso español las instituciones intentaban legitimar un sistema extractivo para las elites reinantes. En aquel momento se estaba legislando para la mayor concentración oligopolista. Hay un momento en la película en la que se ve el holding olímpico internacional y son todas esas marcas: Dragados, Acevesa, Huarte, etc. Florentino por un tubo (risas). Los llamo los créditos “oficiosos” del documental.

La mayoría de empresas eran del ladrillo, apenas tecnología: no diversifican.

El modelo de crecimiento diseñado es el mismo que el del desarrollismo franquista, pero sin la industrialización. Atracción de capitales internacionales para absorber grandes bolsas de empleo no cualificado, como cuentan Emmanuel Rodríguez e Isidro López en su libro Fin de ciclo.

Ese modelo de ladrillo ya fracasó a mediados del XIX con la especulación del Marqués de Salamanca en la Castellana: acabó arruinado, ya que no hubo demanda para sus casas.

Qué interesante. Por cierto, se me ha olvidado decir que el alcalde del PSOE de Cartagena, José Antonio Alonso, acabó imputado por la trama Púnica.

¿Por qué no lo entrevistaste para el documental?

Intenté eludir las portavocías, las personas que hablaban mucho en los documentales de aquel tiempo.

En tu documental hay varios nostálgicos de lo que se llamó franquismo sociológico y su mercado controlado que permitía sobrevivir a estas empresas ¿No es tenebroso pensar que los intereses industriales españoles estaban mejor defendidos durante la dictadura?

Claro. Es tenebroso y peligroso: hay que tener cuidado con nostalgias industrializadoras que quizá son un pelín anacrónicas. Sobre todo, en un marco europeo y con la globalización de por medio. 

Está empezando a existir en Europa una convergencia de modelos antiliberales entre la derecha identitaria y la izquierda alter mundialista.

Yo no sé si eso que se ha dado en llamar rojipardismo es una realidad…

¿No hay una responsabilidad de los intelectuales de izquierdas al no protestar apenas por estos hechos?

Lo que se percibe en los años 80 es el control absoluto que se tenía de Televisión Española: la salida de José María Calviño. Existe un cambio a mediados de los 80 potente: desaparecen los espacios más libres como La Bola de Cristal, La Clave un poco antes, etc. Realmente había poco espacio para el debate. Hay una cuestión interesante y es cómo la prensa da cuenta de todo. No se puede hablar de “silenciamiento”. Estoy pensando en cómo aparecía el GAL en El País Semanal o cómo lo hacía con los debates sobre la Constitución europea. Suele existir una supuesta “neutralidad” con pensamientos a favor y en contra, pero que son debates pantomima. Si bien creo que no he podido profundizar. Ahora, ¿consideramos que Tele 5 y Antena 3 trajeron pluralidad informativa?

Al final es un juicio de valor…

¿Después del 15M se ha abierto la pluralidad informativa en España? Podríamos considerar que sí. ¿Esto hace que estemos más aislados en nuestras burbujas informativas? En El País estaban Vázquez Montalbán o Sánchez Ferlosio que sorprenden por estar en contra de la posición del gobierno, es difícil generalizar o certificar...

Volviendo a la parte fílmica, es imposible no pensar en los documentales de Joaquim Jordà sobre la empresa Numax y la sensación de desencanto en la izquierda obrera con el gobierno del PSOE ¿Los tuviste en cuenta a la hora de realizar este trabajo?

Para mí hay un descubrimiento y es la película Después de... de Cecilia Bartolomé y José Juan Bartolomé. No se menciona tanto como las obra de Jordà o Portabella porque tiene un aspecto más de reportaje y quizá para la cinefilia hay ciertas cuestiones de prestigio estético que si no están integradas en la obra no se tienen suficientemente en cuenta. Mientras yo preparaba El Futuro, lo he mencionado ya, vi al mismo tiempo Pepi, Luci y Bom y Después de…. Son casi del mismo tiempo, más o menos, y parecen hablar de dos países totalmente distintos. Después de… acaba de rodarse en enero de 1981, es decir Cecilia y José Juan han insistido mucho en que la gente no se expresara con esa vehemencia y libertad luego del 23-F.

Coincide con tu trabajo en que está poco editada, es muy natural…

Sí. Hemos querido mantener la continuidad de plano, sin ningún Jump-cut, para que se fuera desarrollando la opinión de los protagonistas y el pensamiento discursivo. Quería volver a Después de… porque al ver la película me pregunté el “¿qué fue de ellos?” respecto a todos esos grupos sociales. Toda esa gente desaparece del imaginario. ¿Dónde están? Siguen en sus lugares, pero el cine español ya no los atiende. La sensación es que todos se convirtieron en clase media de la noche a la mañana, lo cual es un espejismo.

Esa película tiene una pluralidad de testimonios que para mí fue muy influyente. También está la estela De Nens de Jordá y también Numax Presenta, pero se nos cayó la parte ficcional que tiene el último. Incluso el trabajo del Colectivo Videodrome; ante la ausencia de imágenes que no fueran prototípicas de los 80 acabé viendo imágenes de videoclips de Obús. Quería ver imágenes documentales de Vallecas. O el proyecto Nueva Ilustración Española de José Luis García Sánchez y Basilio Martín Patino, donde intentaron hacer una revista en vídeo. Se vendía en quioscos y en cada cinta entrevistan a Ricardo Bofill y luego a un heroinómano en la calle. Hay todo un discurso de las televisiones locales como “memoria comunitaria” que nos ayudaría a componer la realidad social.

La legislación era muy restrictiva: cuenta Jimmy Giménez-Arnau en sus memorias que montó una televisión pirata en Ibiza, en plan reality, con entrevistas extremas. Y creo que llegaron a entrevistar a un mudo…

Enrique Bustamante, de hecho, insistía mucho cuando daba clase en la Complutense en que las legislaciones del audiovisual han arrinconado a las teles locales.

¿Es deliberada la calidad vídeo VCR de las piezas rodadas en el presente? ¿Buscabas combinar estas con las piezas de televisión del tiempo? Parece una realidad caleidoscópica, entre la ficción y la realidad y el bar fuera el eterno retorno de todos....

Bueno, la idea de “eterno retorno”, la idea de “limbo” o “tiempo circular”, está en la génesis del proyecto. Incluido lo de encerrarlos en el bar: es la idea de conectar dos tiempos, de encerrarlos a la vez…

Recuerda estéticamente mucho a No de Pablo Larraín, que también combinaba formatos con mucha habilidad.

Fíjate que No me gusta mucho, pero creo que allí el U-matic es un pequeño pretexto. Aquí también lo es, pero creo que hemos intentado usar este formato de la época de una manera más concienzuda que el propio Larraín.

Larraín es más estético, al ser una ficción…

Es más estético, claro. Pero en nuestra película había una intención de que hubiera continuidad entre el material de archivo y el actual, que se desdibujaran temporalmente en la primera parte del filme. Esto me permitía realizar esas comparativas o asociaciones entre generaciones de una misma clase social. Luego creo que el Hi8 es un formato doméstico, de microhistoria, de cotidianidad. De alguna manera, como codificación cultural, dentro de 150 años esas asociaciones quizá no existirán…Esos naranjas, azules, del Hi8 me llevan a esa Cartagena perennemente contaminada. José Ibarra, asesor y uno de los protagonistas de la película, me citó a las seis de la mañana en el chiringuito de Navantia y luego me llevó al valle de Escombreras. Allí me dijo: “Huele… esto es anhídrido sulfuroso: a esto tiene que oler la película” (risas).

¿Fue deliberado enfrentar a los distintos testimonios, algunos opuestos, en el documental?

Sí. También el policía. Éramos muy conscientes de que por nuestras afinidades con la izquierda la película podía acabar teniendo un sesgo panfletario. No queríamos hacer una hoja parroquial de CC.OO. Luego había muchas diferencias entre los líderes obreros: no es lo mismo lo que opinan los líderes sindicales antiguos, que odian a los líderes actuales. Por eso pusimos a Ibarra en el último segmento razonara sus motivaciones: estas pueden ser convincentes o no. Intentamos en todo momento que los interlocutores que no estuvieran de acuerdo fueran convincentes y pudieras empatizar con ellos. Me preocupa muchísimo que convirtamos en “parodia” al votante conservador o de ultraderecha. Este votante tiene sus motivos…

Es la cita de Welles sobre su ambigüedad: “Todo villano debe tener sus motivos” …

Claro. En este caso lo intentamos bastante. Me gustaría que en la película hubiera aparecido un militar en activo, además de más policías. Al militar no le permitieron aparecer. Hay otros huecos de representación sin cubrir en la película: trabajadores magrebíes y más mujeres, que participaron en las movilizaciones del 92. Intentamos encontrar a la mujer que dice “…estoy aquí en la puerta del parlamento y…” pero se fue a vivir a Sevilla, y no fue posible.

Fotograma de 'El año del descubrimiento'.

¿Siempre te planteaste este documental a dos pantallas?

Originariamente nos pareció que recreaba muy bien la experiencia de habitar el espacio del bar. Multiplicaba el espacio: recreaba la experiencia de estar en la barra del bar, escuchando y mirando lo que dicen otros. Era un montaje fluido y orgánico. La película pretende conectar lo individual en lo colectivo, especialmente en el aperitivo. En el epílogo, cuando mostramos todos los rostros contrapuestos que ya has visto, adquiere un significado nuevo. Casi los títulos de una sitcom, donde ves a los personajes otra vez…

Murcia se ha convertido ahora en la mofa nacional, es el nuevo Lepe, y yo quería entender de otra manera ese colectivo

Reivindicas también la oralidad, el dialecto murciano, en los testimonios y ofreces una pequeña ventana a su cultura popular ¿Ha sido estigmatizada el habla en el resto del país?

Sí…

¿Están guionizados?

En ningún momento. Yo desconozco cuánta producción murciana y de su idiosincrasia ha existido en los últimos años, pero hay una apuesta nuestra por mostrar esa cultura. Hay una serie de estereotipos muy fuertes respecto al sur de España. Ya sabrás esa anécdota de la Complutense: el profesor de radio decía a principio de curso aquello de “todos los murcianos están suspendidos”. A mí ha habido trabajos donde me han dicho que no hable con acento, porque no podían tomarme en serio. Por eso quería hacer una película con tanto acento murciano y que cuando parezca alguien, que es de Burgos, te salte la alarma: “¿qué raro?”. Es importante no reforzar estereotipos.

Murcia se ha convertido ahora en la mofa nacional, es el nuevo Lepe, y yo quería entender de otra manera ese colectivo. Porque eso genera al fin y al cabo baja autoestima en el colectivo y detrás de ello, creo, siempre está la ultraderecha…

¿De dónde viene la durísima tradición sindicalista de Cartagena? (Cantón de Cartagena, Guerra Civil, etc.) ¿Crees que compite con Asturias, Euskadi o Barcelona como región "más conflictiva socialmente" del país?

Yo creo que procede totalmente de su tradición industrial, de su tradición obrera. Un historiador me comentaba que en la Segunda República se decía que Cartagena era Moscú y Murcia, Roma. Los astilleros de Bazán, los astilleros reales, los monta Felipe V en castigo a Cataluña por el apoyo al candidato de los Austrias. Era un foco industrial y las primeras CC.OO. se crean en Bazán.

El Partido Popular lleva presidiendo Murcia desde el año 95 y dominando la ciudad de Cartagena ¿Fueron estas revueltas sociales el inicio del fin de la izquierda allí?

Para mí la cuestión fundamental es: ¿cómo debían de ser de fuertes las presiones internacionales para que se acometiera la reconversión industrial? Quiero decir, es una política suicida: están legislando contra sus votantes. Yo conozco casos de votantes de izquierda que prefirieron morirse votando al Partido Popular, castigar al PSOE, que votar a otras opciones de izquierda precisamente por la rabia o el sentimiento de traición.

¿Cuándo vas a adentrarte en el cine de ficción de nuevo? El futuro es una excelente pieza de retro futurismo...

La verdad es que no lo sé. Me gustaría que el próximo proyecto fuera de Antonio García Quesada, que al final no salió en el documental. Fue el primer insumiso al servicio militar con condena civil y era de Cartagena. Tengo una entrevista con él de 50 minutos, en la cual hace repaso del movimiento antimilitarista. Con respecto a la ficción, soy incapaz al acabar un proyecto de pensar en otro porque acabo totalmente quemado. Más en este, que han sido tres películas en una.

Por otra parte, siempre he querido adaptar las escenas corales de las novelas de Max Aub: hay una escena fascinante en Campo de Sangre que es absolutamente increíble, también en La calle de Valverde, a la que sería interesante aproximarse por ser en un bar, de rollo tabernario. No tengo ni la más remota idea, vaya.

¿Serías capaz de hacer cine comercial utilizando los parámetros fuera del documental? ¿O es un sacrificio moral para tu manera de realizar estas obras?

Tengo la inmensa suerte de trabajar con Luis Ferrón, que me da libertad absoluta.

Pero, ¿podrías hacer cine convencional sin estética documental?

Sí, sin problema. No sé si me parecería, eso sí, estar en un proyecto donde no tuviera control total.

¿Cómo valoras el éxito de la pieza? ¿Lo esperabas? ¿O quizá preveías algo más local?

Lo esperaba.

Es un poco narcisista esto… (risas.)

(Risas.) A ver, desarrollo un poco. Tenía dudas de si iban a poder seleccionar los festivales una película de tres horas y veinte. Siempre tienes dudas de si una película tan local va a funcionar. Ha sido premiada en lugares como París, Tesalónica, Bogotá, Toulouse, México DF, Curitiba Brasil, Jeonju Corea y en Sevilla, y a la salida del filme me encuentro a público japonés, coreano o chino diciendo “a nosotros nos pasa lo mismo”, quizá porque hablaba de un fenómeno global laboral. Ahora, te confieso, con mi narcisismo, sabía que la película iba a funcionar. No sabía si en dos, diez, veinte años o ahora, pero confiaba en ello.

El documental empieza y acaba con dos sueños; alucinaciones, en parte de impotencia. ¿Es esta frustración la que lleva a muchos obreros a votar opciones nacionalistas estatales o locales en el país?

Yo sería muy cuidadoso en dar por sentado que a la ultraderecha la vota la gente trabajadora. Hemos visto en las primeras elecciones andaluzas, según el catastro de El Ejido, que votan a Vox los barrios de urbanizaciones. Vota la clase media empobrecida con la crisis, que no soporta que “las vacas gordas” no vayan a volver. En Murcia, votan extrema derecha los empresarios agrícolas, regantes, cuya mano de obra es la inmigración no regularizada. En cambio, en Mazarrón o en Águilas, más obreros, sigue ganando el Partido Socialista. Es importante no asociar clase trabajadora y ascenso de la ultraderecha, de ahí que la última frase de la película sea: “La próxima vez que me cruce con los nazis, se van a acordar de mí…”.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Autor >

Julio Tovar

Periodista e historiador

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí