1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PUBLICIDAD

Descubriendo Baja California, el último paraíso

La agencia de un emprendedor italiano ofrece distintas formas de visitar la península mexicana, un espacio natural privilegiado y lleno de bellezas

5/11/2020

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Baja California es una península mexicana larga y estrecha –1.250 kilómetros de largo por un máximo de 200 kilómetros de ancho– ubicada al sur de la California estadounidense. Es una de las zonas más vírgenes del planeta –según una estimación del año 2015, la segunda zona más despoblada del mundo– y tiene una muy baja densidad de población, concentrada casi por completo en pocas ciudades, grandes espacios desiertos y mucha naturaleza intacta.

Separado del resto de México hace dos millones de años, tiene montañas volcánicas que corren paralelas a la costa y alcanzan los 3.000 metros de altura en el norte, largas llanuras cerca de las costas (las más grandes están en el lado del Pacífico), y una gran zona desértica central, que a su vez incluye dos importantes áreas protegidas: el Valle de los Cirios y el Desierto Vizcaíno, ecosistemas únicos en el mundo que albergan plantas y animales endémicos.

Se divide en dos regiones, Baja California en el Norte y en el Sur, como consecuencia de la guerra entre México y Estados Unidos, que a mediados del siglo XIX le costó a México la pérdida de Texas, Nuevo México y la Alta California. Solo gracias a la determinación y el sacrificio del pueblo mexicano fue posible impedir que Estados Unidos ocupara también la península. Al finalizar la guerra, Baja California se dividió en dos territorios, cada uno con su propio gobierno y su propia capital, el del Norte es Mexicali (aunque Tijuana es la ciudad más conocida) y el del Sur es La Paz.

Desde un punto de vista naturalista, Baja California Sur se caracteriza por la presencia de grandes macizos. La Sierra de La Giganta, no muy lejos del histórico pueblo colonial de Loreto, es uno de los territorios menos explorados y que merece la pena visitar. En él se encuentran plantas y animales endémicos como el borrego del desierto, lamentablemente en peligro de extinción. También cuenta con una zona arqueológica, patrimonio de la Unesco, repleta de pinturas rupestres en perfecto estado de conservación, que se pueden visitar a pie o a lomos de una mula, partiendo de un pequeño pueblo de montaña y atravesando bonitos cañones. Otro macizo importante se eleva más al sur y alcanza los 2.080 metros de altura. Sierra de la Laguna, Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, es un ecosistema complejo y único en el mundo por su extrema variedad climática, pasando rápidamente de temperaturas áridas y paisajes desérticos a oasis con palmeras y estanques, hasta zonas frescas y húmedas. caracterizada por bosques caducifolios, robles y pinos siempre verdes. Además, en la Sierra existen pequeños oasis termales de agua caliente en medio de la naturaleza intacta.

El desierto de Vizcaíno, que abarca toda la parte central de la península, desde el Mar de Cortés hasta el Pacífico, es una de las áreas protegidas más importantes de Baja California Sur y una de las biosferas más grandes del mundo. Atravesándolo, por la carretera que parte de S. Rosalía hacia su interior, se pueden observar las siluetas de tres antiguos volcanes extintos, conocidos como Los Tres Vírgenes, (El Viejo, El Azufre y El Virgen) cuya última erupción, según se informó en las memorias de un cura jesuita, se remonta a 1746. Esta zona es el hábitat natural de quinientas especies de plantas, cuatro anfibios, cuarenta y tres reptiles, doscientas especies de aves y más de cincuenta mamíferos que se encuentran única y exclusivamente en esta zona. El endemismo se debe no solo al aislamiento, sino también a las condiciones climáticas particulares. En estas zonas áridas la fauna se restringe a los pequeños mamíferos, como la liebre, la rata canguro y el coyote, a los reptiles, como la temida cascabel, a muchas aves e insectos. Pero simplemente yendo hacia arriba y hacia el norte, donde hay más vegetación y la temperatura es más fresca, puedes encontrarte con el puma, el lince y otros felinos salvajes, el venado bura, el borrego cimarrón, la antilocapra y muchos otros.

Entre las plantas endémicas, Vizcaíno se caracteriza por la presencia de una planta de curiosas formas, la Fouquieria columnaris, comúnmente conocida como Cirio, que alcanza una altura de 20 metros.

Muchas de las plantas del desierto en Baja California Sur son fuente de interés para botánicos y entusiastas. Algunos de estos cactus, por su rareza y particularidad, tienen cierto valor comercial, por lo que gozan de leyes de protección. Los cactus más comunes son los cardones (Pachycereus pringlei Britton & Rose) con su particular forma de candelero, que puede alcanzar una altura de 15 metros. Son cactus milenarios, que crecen solo un centímetro al año y pueden florecer solo después de cumplir un siglo. Ver el desierto en flor es un espectáculo emocionante, más aún si se considera cuánto tiempo y cuánta lucha tuvieron que soportar estas plantas antes de alcanzar la madurez y suministrar a los pequeños colibríes, que viven aquí en gran número, el néctar del que se alimentan.

Pero Baja Southern California también tiene una sensación tropical más exuberante. La diferencia de temperatura que caracteriza a las costas del Pacífico, más frescas que las del Mar de Cortés, hace que estas costas sean muy verdes, llenas de sombreados palmerales. En las llanuras de ambas costas, la temperatura media anual es muy agradable, en torno a los 22 grados, y el clima es seco, a excepción del verano que es muy caluroso y, en septiembre, también húmedo debido a las fuertes lluvias que azotan la península.

Si las bellezas del desierto terrestre no satisfacen el entusiasmo de todos (hay que ser observadores atentos para captar su maravilla secreta), no se puede decir lo mismo del mar, que estalla de vida y representa la razón obvia del imponente flujo turístico que cada El año se derrama en estas costas.

Playas vírgenes, blancas o doradas, aguas cristalinas, conchas, todo tipo de coloridos peces tropicales, mantarrayas, tortugas marinas y delfines, deleitan a los nadadores. La península también es rica en islas e islotes desiertos, tres grandes en el lado del Pacífico y muchos más pequeños en el Golfo de California, algunos de los cuales forman parte de hermosos parques marinos que se pueden visitar en barco y donde se puede bucear o hacer snorkel. admire la abundancia y variedad de la vida marina. También hay numerosas lagunas, esteros y manglares, que constituyen otro ecosistema fascinante y muy rico.

La ballena gris

Pero la estrella de estos mares es sin duda la ballena gris. A finales de septiembre o principios de octubre, estos grandes mamíferos comienzan su migración, dejando Alaska helada para llegar a estas cálidas aguas a principios de enero. Aquí comienzan los rituales de cortejo y dan a luz a los pequeños concebidos el año anterior. Durante la migración más larga conocida, nunca se detienen, recorriendo 16.000 kilómetros, día y noche, hasta llegar a las costas de Baja California. Casi conscientes de que aquí el hombre no representa un peligro, se dejan acercar por lanchas llenas de curiosos espectadores, y el corazón de todo turista se derrite de emoción cuando estos gigantes marinos demuestran que aprecian los rasguños en la espalda con bocanadas de agua y en el hocico, y plantan uno de sus grandes ojos primitivos, misteriosamente llenos de simpatía y comprensión, en los emocionados ojos humanos.

Un par de meses antes, en noviembre, también llegan las ballenas jorobadas, las grandes cantantes, aunque sin cuerdas vocales, del océano. Vienen de la Columbia Británica, el estado de Washington y el norte de California. Junto a las ballenas azules y otros cetáceos, se les puede ver desplazarse desde los distintos pueblos costeros de Baja Sur en los que permanecen unos meses.

Otras emociones reserva el avistamiento de ballenas jorobadas, cachalotes, tiburones ballena pero sobre todo tiburones, en el parque marino más exitoso del hemisferio occidental: Cabo Pulmo. El parque alberga 6.000 especies marinas que viven a lo largo del arrecife de coral más grande de América del Norte. Un lugar imperdible para cualquier amante del mar, despierta la maravilla de los entusiastas del buceo y el esnórquel por los bancos de peces de todas las formas y tamaños, tortugas marinas e incluso los diminutos, extraños y coloridos nudibranquios.

En este rincón del paraíso terrenal, y precisamente en el pueblo de La Paz, tiene su sede Bajacaliforniatravel, un operador especializado en viajes Self Drive. Nacido más de una pasión amorosa por el territorio que de una estrategia de trabajo planificada, ofrece al turista un servicio que no existía: el de viajar con cocina por Baja California Sur en todoterreno.

El proyecto debe mucho al espíritu aventurero y explorador de su fundador, Adriano, un emprendedor romano que, encantado por la belleza de la península y sus inmensos espacios abiertos, no solo se trasladó allí por impulso, dando un nuevo rumbo a su vida, sino que ha visitado cada rincón, conociendo todos sus aspectos en profundidad, y trata de promover su conocimiento y compartir esta pasión con sus huéspedes, con total seguridad. Los itinerarios de Bajacaliforniatravel, de hecho, no ignoran los lugares más populares, que dan la emoción de revivir un pasado lejano y exótico. La visita a las antiguas misiones de los padres jesuitas que surgieron en medio del polvo, las ciudades con arquitectura colonial española fundadas en el siglo XVII, las minerías donde aún se puede respirar la emoción de la caza del oro, o la parada en las playas más hermosas. El viaje a México, sin embargo, va acompañado de la experiencia más íntima y conmovedora de las imperdibles joyas naturalistas, incluso aquellas desconocidas, remotas o secretas.

Gracias al material de viaje detallado que incluye mapas, descripciones precisas y trazas gps de rutas verificadas anualmente, porque aquí los agentes atmosféricos (marejadas, vientos y lluvias torrenciales en septiembre) pueden cambiar la fisonomía de un lugar en poco tiempo, y gracias a la asistencia telefónica constante, los huéspedes de Bajacaliforniatravel pueden adentrarse en los territorios más bellos y vírgenes de la península, en el desierto y a lo largo de cañones de colores pastel, pueden llegar a diminutos pueblos de pescadores, en sorprendentes oasis ricos en aguas de manantial y palmerales. Descubra testimonios ancestrales de pueblos indígenas y deténgase en los pueblos donde la gente aún vive según formas y ritmos ancestrales y donde la acogida, sencillez y buen humor de esta hermosa población es, si cabe, aún más apreciable.

Diseñados en base a las necesidades de los viajeros, sus gustos y expectativas, la elección del vehículo guiado y la experiencia del conductor, los itinerarios de viaje de Baja California se adaptarán perfectamente a usted y harán de sus vacaciones una experiencia única e inolvidable.

Además de las ciudades históricas, lugares remotos, parques marinos, y el extraordinario contacto con las ballenas, Bajacaliforniatravel también ofrece al visitante la oportunidad de enriquecer la experiencia en Self Drive con pequeñas visitas guiadas, por dos o cuatro días, para permanecer en el desierto, en zonas sin cobertura de móvil y sin ningún tipo de alojamiento.

Gracias al personal experimentado y al equipo adecuado, compuesto por cómodas carpas, camas con almohadas y colchones, cocina de campaña, tanque de agua para limpieza personal, usted viajará por senderos en las montañas, islas desiertas, misiones abandonadas, oasis, bosques de cactus milenarios, cascadas y lechos de ríos milenarios y, sobre todo, playas desiertas e ilimitadas, bañadas por aguas cristalinas y turquesas llenas de vida. Aquí, los campos se acondicionarán para la noche, en el silencio absoluto que solo rompen las olas, bajo un cielo lleno de estrellas, donde alrededor del fuego se puede contar gratamente un poco de vida y experiencia, en una estadía en pleno respeto de un ambiente tan puro y frágil que deja huellas en los corazones.

---------------------

El ideario de CTXT no admite contenido patrocinado de grandes empresas. Esta información ha sido redactada y patrocinada por bajacaliforniatravel.it, una pequeña agencia de viajes que colabora con nuestra revista.  

 

 

 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí