1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARRERA POR LA PRESIDENCIA

La democracia en juego

Los sondeos dan la victoria a Biden, no sólo a nivel nacional, sino también en los estados cruciales. Pero más allá de estadísticas y de la movilización social inaudita, Trump cuenta con mecanismos burocráticos para su reelección

Azahara Palomeque 31/10/2020

<p>Último debate entre Trump y Biden.</p>

Último debate entre Trump y Biden.

Noticias Telemundo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Philadelphia. Tres de la madrugada. Lluvia fina. Frío. Tras tres días de protestas por la muerte de Walter Wallace Jr. a manos de la policía por fin se respira algo de paz, mínimamente, aunque ésta viene acompañada de un temor inexorable, de una angustia provocada por el clima electoral, tan polarizado como incierto. Recuerdo bien los comicios de 2016, cuando, a pocos días de conocerse los resultados, la ciudad era una fiesta. Por ser el centro fundacional del país, lugar donde se firmó la Declaración de Independencia, así como núcleo duro progresista, los demócratas tienen preferencia por Philly. Horas antes de saberse quién nos gobernaría en los cuatro años siguientes, Hillary Clinton celebraba un mitin multitudinario con los Obama, dando por válidos los vaticinios de las encuestas. Yo, relativamente escéptica, observaba la cola para asistir al evento desde mi ventana, a más de un kilómetro de distancia. Ha cambiado todo desde entonces: los ánimos se han amilanado, el miedo permea cada rincón como la llovizna que no da tregua esta noche; las calles, ésas que antaño irradiaban jolgorio y brindis anticipados, hoy se encuentran en estado casi marcial: muchos comercios han tapiado sus cristaleras para evitar saqueos, hay barricadas en algunos puntos y, aunque el ayuntamiento ha levantado el toque de queda, recomienda encarecidamente no salir de casa. Sólo quedan en la vía pública, como burlándose de nosotros, los monstruos de Halloween.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Un pronóstico impredecible

Por mucho que se recurra a las herramientas consideradas fiables, es imposible pronosticar qué va a ocurrir en estas elecciones. A pesar de las estimaciones, y en parte por los antecedentes históricos, muchos discurrimos con cautela. Quien se presente como el gurú que posee todas las respuestas probablemente esté pecando de ingenuo o compitiendo al máximo por el clickbait, porque lo cierto es que la receta mágica para adivinar el futuro todavía no se ha inventado. Los sondeos le dan una victoria mayoritaria a Biden, no sólo a nivel nacional –nueve puntos de ventaja–, sino también en estados cruciales del llamado ‘rust belt’, el corazón manufacturero de América, como Pennsylvania, Michigan, y Wisconsin. Algunos, como el efectuado por The Guardian, incluso le conceden Florida, Carolina del Norte y Arizona. Todos ellos los ganó Trump en 2016, y los dos últimos los perdió Obama en los comicios anteriores. Las razones para este optimismo estadístico pueden trazarse fácilmente: prevalece una preocupación generalizada por la deriva autoritaria de Estados Unidos, que Trump ha exacerbado; la nefasta gestión de la pandemia, que ahora se ceba especialmente con los estados bisagra y otros tradicionalmente republicanos, puede pasarle factura; la economía, ese factor preponderante a la hora de depositar la papeleta, se ha recuperado sólo a medias y ocho millones de pobres se han sumado a los que ya existían. A esto se le añade el bloqueo presidencial en el Congreso de la ampliación del paquete de ayudas –entre ellas, nuevos cheques y el subsidio federal por desempleo–. Se puede afirmar sin lugar a dudas que una gran mayoría de estadounidenses es consciente del calado de la crisis y cómo Trump ha contribuido a ella en lugar de paliarla. Y, sin embargo, los monstruos de Halloween me sonríen impertérritos desde la acera: este año son más literales que nunca.

Una gran mayoría de estadounidenses es consciente del calado de la crisis y cómo Trump ha contribuido a ella en lugar de paliarla

‘Desconfiad de las encuestas” –advierte seguro Michael Moore, el aclamado y polémico director de cine. Oriundo de Michigan, ya predijo en 2016 la victoria de Trump en mitad de las críticas más fervorosas. Su argumento, que comparte orgulloso, consiste en un mantra que algunos analistas repiten basándose en datos sólidos: el votante de Trump suele estar infrarrepresentado. Ya sea debido a la renuencia a la hora de informar sobre sus preferencias –por miedo a ser juzgado–, o porque la muestra no es lo suficientemente amplia, varios expertos han señalado el margen de error de las estadísticas, que han tendido a favorecer a los candidatos demócratas. En 2016, la revista Harvard Business Review alertaba sobre la cada vez mayor tendencia a no responder a las entrevistas utilizadas para predecir la intención de voto, lo cual deja a los encuestadores con un vacío difícil de corregir si se desconoce el grupo demográfico que está faltando. Por otra parte, nadie está libre de sesgo ideológico, y esto lo demostró hace cuatro años el New York Times, que parece estar cayendo en la misma dinámica, como ya conté en alguna ocasión. 

La supresión del voto

Pero hay más razones para pensar que la victoria de Biden no está asegurada más allá del cuestionamiento de la estadística. A pesar de que estamos asistiendo a una movilización social inaudita y, a día de hoy, más de 75 millones de estadounidenses han votado, el electorado está viendo impedida su agencia política por causa de las habituales barreras institucionales, además de otras nuevas levantadas por Trump. Las primeras tienen que ver con el funcionamiento del Colegio Electoral, que automáticamente concede todos los electores de un estado a quien obtenga la mayoría de votos en ese territorio. Negándole la representación a un gran número de ciudadanos, a veces por un margen mínimo –Trump ganó Wisconsin y Pensilvania por varias decenas de miles de papeletas–, se podría dar el caso de que el voto popular fuese para Biden y el candidato republicano saliese vencedor, exactamente como ocurrió en 2016. Por otra parte, la supresión del voto ha seguido calando el tejido cada vez menos democrático de Estados Unidos: casi 21.000 colegios electorales han desaparecido desde los anteriores comicios, y muchos estados continúan minando el sufragio –sobre todo de las minorías– con farragosos impedimentos burocráticos. Además, Trump ha conseguido controlar el servicio postal poniéndolo en manos de su aliado Louis DeJoy, y hasta el Tribunal Supremo está interviniendo en la maquinaria electoral, no casualmente, en estados clave. Si en Wisconsin ha acortado el plazo para la recepción de papeletas, en Pensilvania ha mantenido la prórroga de tres días, pero reservándose el derecho a modificarla más tarde. Ese mismo Tribunal, ahora de tendencia claramente conservadora, no dudaría en juzgar a favor de los republicanos en caso de disputa, y, a menos que Biden arrase en las urnas (o incluso si no lo hace), se espera que Trump rechace los resultados si pierde. Finalmente, un estudio de USA Today junto a la Universidad de Columbia estima que hasta un millón de papeletas enviadas por correo pueden ser descartadas en estos comicios. Dado que los demócratas son más proclives a votar a distancia, esto supondría un golpe más, entre tantos, a su participación política. 

¿Y si Trump ganara por méritos propios? –podríamos preguntar siendo abogados del diablo. En este punto cabe destacar que, frente a la pobreza y el hambre, frente a los récords diarios de contagios y fallecimientos, el paro ha bajado hasta el 7,9% desde su máximo histórico en abril, cuando llegó a estar en un 14,7%, la bolsa se ha recuperado parcialmente y los desahucios –por orden ejecutiva– han quedado suspendidos hasta el año próximo. Y, aún así, su mayor ventaja frente al oponente reside en una personalidad arrolladora, un carisma capaz de atraer a un electorado crucial como son los blancos no universitarios, y una aparente fuerza –ahora también física, tras su rápida recuperación de la covid– que persuade a quien busca en tiempos aciagos la heroicidad que dé sentido a sus vidas, aunque ésta pase por el darwinismo social, aunque conlleve la propia muerte. Estos rasgos se expresan por medio de un lenguaje tan directo como cargado de odio que, no obstante, en un país cuyos habitantes apenas practican el diálogo político, engendra adeptos.

La democracia en juego

No me cabe la menor duda de que la voluntad popular está a favor de Biden, pero tampoco de que su contrincante cuenta con los mecanismos legalistas y burocráticos como para impulsar su derrota de manera más o menos cuestionable. Entre lo que la ciudadanía reclama por mayoría y el nombramiento final de sus representantes existe un entramado institucional en el que se juega el concepto democracia, tan minado hoy en día. De estos comicios depende que salga fortalecido o aún más esquilmado, que se afiance la decadencia sostenida que el país ha ido experimentando desde, al menos, el 11-S, o que se inicie una etapa de mejoras sociales templadas que sirvan para devolverle la legitimidad perdida. Por ahora, los monstruos de Halloween continúan atentos su mirada, insistentes, como la lluvia que no cesa.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Autor >

Azahara Palomeque

Es escritora, periodista y poeta. Exiliada de la crisis, ha vivido en Lisboa, São Paulo, y Austin, TX. Es doctora en Estudios Culturales por la Universidad de Princeton.   Para Ctxt, disecciona la actualidad yanqui desde Philadelphia. Su voz es la del desarraigo y la protesta.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí