1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Igualdad

El contradictorio legado feminista de Evo Morales

Bolivia se encuentra a medio camino entre un ciclo progresista terminado y la amenaza reaccionaria representada por figuras como Camacho y Bolsonaro. Las mujeres y el colectivo LGTBI se juegan mucho en esta encrucijada

Pablo Castaño 16/10/2020

<p>Marcha de la organización de mujeres Bartolina Sisa en la ciudad de Trinidad en 2010.</p>

Marcha de la organización de mujeres Bartolina Sisa en la ciudad de Trinidad en 2010.

Soman

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Bolivia celebra elecciones el domingo 18, después de meses de vida política congelada por la pandemia. A la incertidumbre de la emergencia sanitaria se une la de unas elecciones decisivas y de resultado incierto. Desde los comicios de octubre de 2019 y el golpe de Estado que expulsó a Evo Morales del poder, gobierna la exsenadora Janine Áñez, aupada a la presidencia por el ejército. La expulsión del Movimiento al Socialismo (MAS) del poder acabó con más de 13 años de “proceso de cambio”, un periodo de profundas transformaciones políticas, sociales y económicas en Bolivia que incluyó ambiciosas políticas a favor de la igualdad de género. Este es uno de los aspectos menos conocidos en Europa del proyecto político populista, indigenista y antineoliberal liderado por Morales, no exento de contradicciones (basta con recordar la famosa frase en la que relacionaba la homosexualidad y el consumo de pollo hormonado).

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

El gobierno provisional de Áñez debía acabar en mayo pero las elecciones previstas se aplazaron por la pandemia y después la presidenta de facto maniobró para evitar que tuvieran lugar en septiembre, preocupada por las encuestas que prevén una nueva victoria electoral del MAS. Es probable que el MAS vuelva al poder, pero será sin Evo Morales y en un contexto muy distinto, por lo que podemos afirmar que el ciclo político de transformación iniciado en 2006 ha terminado. En los próximos meses se decidirá qué queda del proceso de cambio, también en el ámbito de las políticas feministas. A lo largo de una década, el MAS promovió una nueva constitución con una clara perspectiva de género y antirracista, así como numerosas leyes sobre violencia machista, paridad, tráfico de personas, derechos sexuales y reproductivos, acceso a la tierra e identidad de género, entre otros muchos temas. Algunas de estas normas seguían una tendencia generalizada en América Latina, como la Ley 348 para Garantizar a la Mujeres una Vida Libre de Violencia o la legislación sobre paridad, que introdujo las listas cremallera en todas las elecciones y convirtió a Bolivia en el segundo país del mundo con mayor proporción de mujeres en el Parlamento, después de Ruanda.

La mayoría parlamentaria del MAS también llevó a cabo iniciativas innovadoras, como la Ley 243, la primera en el mundo centrada en combatir la violencia contra las mujeres políticas, una forma específica de violencia machista que pone en riesgo los progresos que se han hecho en las últimas décadas en igualdad de género en la participación política, o una de las leyes de identidad de género más avanzadas del mundo. Además, la perspectiva interseccional está presente en la legislación impulsada por el MAS, un partido que tiene el indigenismo en el centro de su ideario.

Alianzas entre mujeres 

Esta oleada de legislación feminista, en un país donde las estructuras del patriarcado son tan sólidas –más de la mitad de las mujeres bolivianas han sufrido violencia física por parte de su pareja, según una encuesta del gobierno de ese país– se explica por un contexto político muy particular. En primer lugar, por la presencia de varias activistas feministas en lugares destacados del partido y el Estado: varios ministerios y la presidencia del Tribunal Electoral fueron ocupados por estas activistas, que se aliaron para vencer las resistencias que existían dentro de su propio partido y en la oposición ante la agenda feminista del MAS.

El segundo factor fue otra alianza entre mujeres, esta vez fuera del gobierno. Bolivia tiene una destacada tradición de activismo, con movimientos sociales muy fuertes. Entre los movimientos de mujeres tradicionalmente ha existido una fuerte división entre las ONG feministas –pequeñas y formadas por mujeres blancas de clase media– y las organizaciones sociales de mujeres, formadas sobre todo por mujeres indígenas y campesinas. Hasta la llegada del MAS al poder, las ONG se habían centrado en los temas que priorizan habitualmente los movimientos europeos, como la violencia en el ámbito doméstico, los derechos sexuales y reproductivos o la participación política. Por su parte, organizaciones sociales como las Bartolinas –que no se definen como feministas– están a la vanguardia de la lucha por la tierra y por los derechos sociales, en un país que en 2006 tenía una tasa de pobreza del 60 por ciento.

Las leyes impulsadas por el MAS han conseguido poner en la agenda pública los derechos de las mujeres, pero no está claro hasta qué punto han logrado mejorar sus vidas

Durante los primeros años del MAS en el poder, el parlamento fue escenario de enfrentamientos abiertos entre las diputadas indígenas y campesinas del partido, por un lado, y las que venían de las ONG feministas. Diputadas indígenas como Julia Ramos se opusieron en un primer momento a la ley contra la violencia política afirmando que atacaría a “nuestros maridos y hermanos”, aunque acabaron apoyándola. Poco a poco, ambos sectores fueron acercándose, y llegaron a formar la coalición Mujeres Presentes en la Historia para influir en el proceso constituyente que se desarrolló entre 2006 y 2009. Miles de mujeres se reunieron por todo el país para construir propuestas feministas, que en muchos casos fueron incorporadas a la nueva Constitución, aprobada en referéndum en 2009. La nueva norma fundamental boliviana contiene una de las declaraciones de derechos más detalladas del constitucionalismo global e incluye referencias explícitas a cuestiones como la paridad en política y la violencia machista.

En un proceso difícil, ONG feministas y organizaciones sociales de mujeres fueron asumiendo como propias demandas que hasta entonces no les habían parecido prioritarias, abriendo paso a la que probablemente fue la agenda feminista más ambiciosa de todos los gobiernos progresistas latinoamericanos. Las ONG tenían la competencia técnica pero estaban muy deslegitimadas después de su papel durante la época neoliberal. Una ejecutiva de una de estas organizaciones reconoció que habían hecho “barbaridades” en Bolivia, cuando la falta de un proyecto político de desarrollo económico y social otorgaba un poder exagerado a la cooperación internacional. Organizaciones sociales de mujeres campesinas e indígenas como las “Bartolinas” proporcionaron la legitimidad política y social imprescindible para hacer realidad la agenda legislativa feminista durante el “proceso de cambio”.

Por supuesto, también hubo decepciones. Por poner un ejemplo especialmente significativo, Morales comenzó su gobierno nombrando ministra de Justicia a la antigua líder del sindicato de trabajadoras del hogar, pero en 13 años su gobierno no cumplió la promesa de garantizar el derecho a la atención sanitaria a este sector, uno de los más discriminados del país. Además, el aborto y el matrimonio igualitario siguen prohibidos en Bolivia, y la progresista Ley de Identidad de Género promovida por el MAS fue recortada por el Tribunal Constitucional.

Las leyes impulsadas por el MAS han conseguido poner en la agenda pública los derechos de las mujeres, pero no está claro hasta qué punto han logrado mejorar sus vidas. La implementación legislativa es siempre una odisea en un país como Bolivia, con un Estado relativamente débil, y más con la oposición de operadores claves como los jueces a algunas de las normas feministas más importantes. A esto hay que sumar que la financiación de políticas sociales como las de prevención de la violencia machista está ligada al impuesto sobre hidrocarburos, una fuente de ingresos públicos abundante pero irregular.

Un futuro incierto

Una de las imágenes del golpe de Estado del año pasado que dio la vuelta al mundo fue la de Janine Áñez celebrando su toma del poder con la Biblia en la mano, un buen ejemplo de su ideología ultrarreligiosa. Ya en precampaña electoral, se presentó en un vídeo como una ama de casa entregada, lo que se une a sus frecuentes manifestaciones racistas. Quizá preocupada por su imagen reaccionaria, en enero Áñez declaró 2020 como el año contra el feminicidio, pero parece que esta afirmación retórica es todo lo que podemos esperar de la ex senadora y los suyos en materia de políticas feministas. Finalmente ha retirado su candidatura en favor del ultraderechista Luis Fernando Camacho, aprendiz boliviano de Bolsonaro.

La vuelta al poder del partido de Morales o al menos del centrista Carlos Mesa es la primera condición para que las leyes aprobadas durante la última década no queden en papel mojado. Además, la mejor garantía de que la agenda feminista sigue avanzando sería que se estrechen de nuevo las relaciones entre distintas organizaciones de mujeres. Es difícil ser optimista respecto a la alianza entre ONG feministas y organizaciones sociales de mujeres, ya que esta inédita unión de fuerzas fue el reflejo en el ámbito de las políticas feministas de la alianza entre clases medias y populares que sostuvo el proceso de cambio del MAS. Una alianza que hoy está herida, como demostraron las últimas elecciones. Sin embargo, también parecía imposible que un sindicalista indígena llegase al poder en Bolivia y Evo Morales mantuvo una hegemonía indiscutida durante más de una década. Como otros países latinoamericanos, Bolivia se encuentra a medio camino entre un ciclo progresista terminado y la amenaza reaccionaria representada por figuras como Camacho y Bolsonaro. Las mujeres y el colectivo LGTBI se juegan mucho en esta encrucijada.

---------------------------

Artículo basado en la tesis doctoral del autor, Left-Wing Populism and Feminist Politics: the Case of Evo Morales. Bolivia (Universitat Autònoma de Barcelona).

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Bolivia celebra elecciones el domingo 18, después de meses de vida política congelada por la pandemia. A la incertidumbre de la emergencia sanitaria se une la de unas elecciones decisivas y de resultado incierto. Desde los comicios de octubre de 2019 y el golpe de Estado que expulsó a Evo Morales del poder,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí