1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Consenso o caos

Sobre la Generación Tapón

Quienes llegaron al poder en la Transición y principios de los ochenta han bloqueado el acceso a generaciones posteriores y estrechado la actividad artística, intelectual y política

Ignacio Sánchez-Cuenca 2/11/2020

<p>Felipe González y Alfonso Guerra asisten al XXXIV Congreso de UGT en 1986.</p>

Felipe González y Alfonso Guerra asisten al XXXIV Congreso de UGT en 1986.

pool moncloa

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1. Felipe González, en una larga entrevista sobre su experiencia de gobierno realizada por María Antonia Iglesias, admitía la importancia del factor generacional. Estas eran sus palabras: “A la hora de formar mi primer gobierno busqué, en todos los casos, a las personas que podían identificarse mejor con el proyecto (…). Cuando trabajaba en la formación del equipo, yo notaba, desde el principio, que había una limitación, la limitación que siempre representa el horizonte generacional (…). Yo no veía fuera de mi horizonte generacional, ni hacia arriba ni hacia abajo (…). Mis vínculos, como es natural, eran generacionales. Yo tenía 40 años, y la media de edad del primer gobierno era aproximadamente de un año menos” (en María Antonia Iglesias (ed), La memoria recuperada, Aguilar (2003), p. 807).

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

Suele ocurrir que en los momentos de cambio político haya un acusado componente generacional, tal como rememoraba González. Lo que no es tan habitual es que aquella generación socialista se irritara porque, más de 20 años después de la victoria de 1982, José Luis Rodríguez Zapatero intentara algo similar tras ganar las elecciones de 2004. Zapatero, nacido en 1960, era 18 años más joven que González (1942); había vivido más tiempo en democracia que en dictadura, no provenía de la cultura de oposición al franquismo y forjó un grupo generacional afín reunido en la corriente Nueva Vía. A pesar del proyecto de renovación de Zapatero, en la práctica hubo entre los ministros de su gobierno una mayoría de miembros procedentes de la generación anterior, de la de González, muchos de los cuales se mostraron poco entusiastas, por decirlo suavemente, con las iniciativas más arriesgadas (la primera ley de memoria histórica de la democracia, el proceso de paz con ETA, la extensión de los derechos civiles).

Cuando se acabó la etapa de Zapatero en 2011, le sustituyó un destacado miembro de la generación anterior, Alfredo Pérez Rubalcaba. El PSOE transmitió así la idea de que la renovación anterior había sido un episodio puntual. Con Rubalcaba volvía el PSOE “de siempre”. Sin embargo, el experimentado político no fue capaz de reaccionar a los nuevos problemas que trajeron las crisis económica y política. No entendió el problema de la vivienda, ni el aumento de la desigualdad, ni la profundidad de los casos de corrupción. Cosechó resultados electorales pésimos y, tras prestar un último servicio al Estado, garantizando la lealtad del partido socialista a la sucesión monárquica, se vio obligado a dimitir en 2014.

Con todo, la generación felipista no estaba dispuesta a dejar paso a cualquiera. Querían tutelar el proceso de renovación, eligiendo a una persona joven que no se desviara demasiado de su visión del mundo y de su manera de hacer las cosas. Su candidata favorita era Susana Díaz (1972), pero esta no quiso presentarse a las primarias, que se dirimieron entre Pedro Sánchez (1972) y Eduardo Madina (1976) (hubo un tercer candidato, José Antonio Pérez Tapias (1955), que era una especie de outsider que terminaría abandonando el partido). El ganador fue Sánchez, que contó con el apoyo del sector andaluz de Susana Díaz. Cuando Sánchez se salió del guion preestablecido y se negó a abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy (el famoso “No es no”), los poderes fácticos del PSOE se organizaron y dieron una especie de golpe de opereta en el comité federal del 1 de octubre de 2016, expulsando al secretario general. La intención, nada disimulada, era dejar vía libre para que Díaz diera el paso de una vez y se hiciera con las riendas del partido.

Sánchez acabó formando la primera coalición de la historia de nuestra democracia, con Podemos como socio menor de gobierno: esa coalición era (y es) la mayor pesadilla de la generación de la Transición

Sánchez parecía un cadáver político: tenía enfrente no sólo a los dirigentes de su propio partido, sino también al grupo PRISA, que adoptó una postura de gran beligerancia en su contra. Con todo, decidió presentarse a las primarias de 2017. Para entonces la vieja guardia había perdido casi todo su crédito político y El País conservaba tan sólo una pequeña parte de la influencia que llegó a tener en el pasado. Además, esa oposición frontal, lejos de debilitarle, contribuyó a reafirmar su imagen de renovación generacional y de ruptura de los vicios adquiridos en los interminables años del bipartidismo. Contra todo pronóstico, ganó las primarias, llegó al gobierno a través de una moción de censura audaz y, tras muchos titubeos y vacilaciones, acabó formando la primera coalición de la historia de nuestra democracia, con Podemos como socio menor de gobierno: esa coalición era (y es) la mayor pesadilla de la generación de la Transición.

2. Sánchez sólo pudo llegar a encabezar un proyecto autónomo en el PSOE después de librar una batalla brutal con las élites de la Transición. Su historia refleja a la perfección las dos tesis principales del libro de Josep Sala i Cullell, Generació Tap. L´herencia enverinada dels fills de la Transició (Ara Llibres, 2020): que la generación que vivió la Transición llegó muy joven al poder y se mantuvo en el mismo durante más tiempo del que suele corresponder a un grupo de edad y que, precisamente por esa longevidad en posiciones de influencia, ha tratado de tutelar la renovación generacional, seleccionando a aquellos jóvenes que fueran más fácilmente domesticables y renunciasen a cuestionar el legado de la Transición o, si se prefiere, de los consensos que surgen de la Constitución de 1978 y que se encarnan en los casi treinta años del bipartidismo (1982-2011).

El autor identifica tres generaciones: la Generación Tapón (nacidos entre 1943 y 1963), la Generación X (nacidos entre 1964 y 1981) y la Generación Millennial (nacidos entre 1982 y 1996). La Generación Tapón ha dominado la política hasta hace unos pocos años, ha creado un atasco monumental en la universidad (entre otras cosas, por la estabilización masiva de los profesores no numerarios en los años ochenta) y ha copado todos los puestos relevantes en los medios y en la vida cultural del país. Las víctimas en esta historia somos los miembros de la Generación X, que hemos quedado emparedados entre una Generación Tapón que no acaba nunca de marcharse y una Generación Millennial, liberada por fin de la tutela de los mayores de la Transición y que ha tenido su momento de gloria con el 15-M. La descripción que hace de las desgracias de la Generación X está muy bien traída. Tipos que fueron ministros, catedráticos, directores de periódico en la treintena y que miran desdeñosamente a los cuarentones y cincuentones de la Generación X como meritorios sin experiencia.

Las víctimas en esta historia somos los miembros de la Generación X, emparedados entre una Generación Tapón que no acaba nunca de marcharse y una Generación Millennial que ha tenido su momento de gloria con el 15-M

Creo que este ensayo es el primero que plantea de forma abierta (y muy provocativa) el problema generacional que arrastra España desde la muerte de Franco. A pesar de que se sitúe en posiciones políticas muy diferentes (si no opuestas) a las de Guillem Martínez, resulta inevitable establecer una conexión entre la Cultura de Transición y el dominio de los protagonistas de la Transición que analiza Sala i Cullell. Ambos se refieren a un tapón, cultural y generacional, un tapón que ha estrechado la actividad artística, intelectual y política del país, produciendo un “sentido común” cohesionador en torno a la contraposición entre consenso y caos. Curiosamente, ambos libros, el de Martínez y el de Sala i Cullell, han provocado reseñas furibundas de coetáneos suyos (la de Jordi Gracia, nacido el mismo año que Martínez (1965) en El País, y la de Jordi Amat, nacido el mismo año que Sala i Cullell (1978), en La Vanguardia). Estas reacciones tan agresivas creo que son la mejor demostración de que se trata de libros que pinzan un nervio muy sensible del sistema.

Generació Tap es un libro fácilmente criticable, pues el autor mezcla todo el tiempo las tesis generales con opiniones políticas personales. De hecho, el libro no tiene la pretensión de ser un análisis sistemático del fenómeno generacional, hasta el punto de que, en algunos momentos, parece más un desahogo, en el que el autor da rienda suelta al sarcasmo y la ironía, sin dejar títere con cabeza, que una exposición argumentada. Algunos dardos dan en la diana, otros creo que se estrellan contra la pared. No obstante, ese no es, para mí, el mayor problema del libro. Me limitaré a señalar dos aspectos que darían para un debate mucho más largo.

3. El primero de los problemas tiene que ver con la animadversión que muestra el autor hacia los datos y la argumentación. Tiene especial manía hacia los politólogos de la Generación Milennial, de aspecto pulcro y aseado, bien formados, con estudios en el extranjero, dóciles con el sistema y con muchas ganas de alcanzar visibilidad mediática. Yo me he reído mucho leyendo esas páginas, pues, por mi profesión, conozco a muchos de ellos. No voy a entrar en si las palabras que les dedica son justas o no, pero sí me gustaría señalar que, como dicen los ingleses, Sala i Cullell “tira al niño con el agua de la bañera”, pues es tanta la antipatía que le despiertan estos jóvenes politólogos que la emprende también con el uso de los datos en la argumentación y, en general, renuncia a utilizar el conocimiento que tenemos sobre el funcionamiento de las sociedades y la política. El paso del inconformismo rebelde al oscurantismo es bastante corto. Puedo estar de acuerdo con Sala i Cullell en que, a veces, en nuestro debate público, quienes recurren a los datos se comportan como los hechiceros de la tribu, pero prescindir de los datos sin más y reemplazarlos por puro opinionismo es un salto mortal. Ahí se origina una de las mayores debilidades del libro, pues no está claro que todo lo que el autor enfoca con la lente generacional se deba a los taponadores de la Transición.

Pondré un solo ejemplo. Sala i Cullell denuncia las malas decisiones que tomaron los sucesivos gobiernos (compuestos en casi todos los casos por ministros de la Generación Tapón) en materia de mercado de trabajo, estableciendo unas relaciones laborales que favorecen a quienes tienen contratos indefinidos y dejan en una situación de gran precariedad a los jóvenes que vienen detrás (muchos de ellos con una preparación muy superior a la de sus mayores). El diagnóstico, no me cabe duda, es certero. Ahora bien, ¿es eso consecuencia de que tengamos en España una Generación Tapón? ¿Acaso no se observan resultados muy parecidos en otros países del sur de Europa en los que no se da esta generación eterna de la Transición? ¿Cómo demostrar entonces que los problemas proceden del elemento generacional y no del predominio de ciertas ideas económicas de nuestra época? Estas mismas dudas se pueden plantear con otros muchos asuntos tratados en el libro.

El segundo problema que quisiera señalar es el de la delimitación temporal de las generaciones. El autor no se esfuerza mucho por justificar la elección de los años. Así, la Generación Tapón corresponde a los nacidos entre 1943 y 1963. ¿Por qué estos años y no otros? Aquí el autor trata de adaptar los patrones demográficos de los países que participaron en la Segunda Guerra Mundial al caso español. De esta manera, la Generación Tapón sería el equivalente a los baby boomers de la postguerra. La Generación X española, por su parte, se inicia con el ciclo expansivo de la natalidad. A mi entender, este criterio no es acertado, pues la tesis del libro no es sociológica, sino política, tiene que ver no con el tamaño de las distintas cohortes, sino con las circunstancias históricas que les tocó vivir a cada una. En este sentido, el suceso clave es haber vivido los años de la Transición y haber alcanzado posiciones de poder y responsabilidad siendo muy jóvenes, en los primeros años de democracia, sobre todo en la década de los ochenta. Generació Tap trata sobre el legado de una generación que se hizo con el control del país muy pronto y que se ha resistido cuanto ha podido a soltarlo. Pero eso no fue consecuencia de patrones demográficos, sino de la longevidad de Francisco Franco. Si Franco hubiera muerto antes o después, el lapso temporal de la Generación Tapón habría sido otro.

Pensemos en alguien nacido en 1960. Tenía 15 años cuando muere Franco, 22 cuando arrasa el PSOE en las elecciones de 1982 y 26 en el referéndum de la OTAN de 1986. ¿Tiene sentido considerar a los nacidos en los primeros sesenta como parte de la generación de la Transición? Creo que sería más ajustado con la historia política de España situar a la Generación Tapón en los nacidos antes de 1955. Son ellos quienes protagonizan la Transición y la sustitución más o menos rápida de las élites franquistas en todos los ámbitos del poder. Son también quienes consideran la democratización y modernización de España como su gran contribución histórica y quienes más se enfadan con el revisionismo de la Transición que surge a raíz del 15-M y, por supuesto, con el independentismo catalán. Así lo intenté argumentar en este artículo de CTXT. Si pasamos de las élites a la opinión pública, son hoy las personas de más de 65 años las que, con independencia de su posición ideológica, muestran un mayor apoyo a las opciones del bipartidismo (PSOE y PP), un mayor apego a la monarquía, un mayor rechazo a la posibilidad de celebrar un referéndum en Cataluña y un españolismo más cerrado. 

Cerrar la Generación Tapón en 1955 obligaría a reconsiderar algunos de los análisis del libro de Sala i Cullell. Y lo mismo cabe decir sobre las generaciones siguientes. La arbitrariedad en las fechas que marcan las generaciones es uno de los mayores problemas de este libro.

 4. Pese a los reparos señalados, creo que Josep Sala i Cullell ha contribuido a abrir un debate necesario, un debate que la Generación Tapón ha intentado evitar y que la Generación X no se ha atrevido a plantear. Hablemos de ello, procurando evitar el juego de las descalificaciones. ¿Se ha producido en España un desequilibrio generacional? Creo que es evidente que así ha ocurrido. ¿Y qué consecuencias ha tenido?  Pues, entre otras muchas, como apunta el autor, que la Generación X ha llegado muy tarde y debilitada a la renovación del país. La crisis económica, por lo demás, ha agudizado las diferencias generacionales, dejando a los Millennials en una posición muy precaria, con un futuro más bien oscuro. Paradójicamente, el país ha sobrevivido a los años de ajuste gracias a las pensiones de la Generación Tapón, que han permitido salvar y cubrir a quienes venían después. Hablemos de todo ello, que ya toca.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí

1. Felipe González, en una larga entrevista sobre su experiencia de gobierno realizada por María Antonia Iglesias, admitía la importancia del factor generacional. Estas eran sus palabras: “A la hora de formar mi primer gobierno busqué, en todos los casos, a las personas que podían identificarse mejor con el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí