1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

En primera persona

Chile: memorias del plebiscito de 1988

Recuerdos de infancia entre lacrimógenas, apagones, la radio a pilas, panita de pollo y un padre en la clandestinidad. En este orden

Daniela Farías 20/10/2020

<p>Ilustración de Constanza Aravena.</p>

Ilustración de Constanza Aravena.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Todo nos pasa en octubre. Una dictadura que se acaba en octubre de 1988, la revuelta que inician los estudiantes el 18 de octubre de 2019 y a la que se adhieren más de tres millones de personas en la manifestación pacífica más grande de Chile el 25 de octubre del mismo año, y cuyas demandas derivan en el plebiscito del próximo 25 octubre para escribir una nueva Constitución que esperemos deje en el olvido la de Pinochet. 

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 

Noche del 4 de octubre de 1988. Apagón general en la Región Metropolitana, que suma más tensión al ya enrarecido ambiente de la jornada previa al plebiscito que decidirá la permanencia o no de Pinochet hasta 1997. Los partidos políticos de la Concertación por el No llaman a la tranquilidad y a asistir libremente a las elecciones del día siguiente, mientras que el Gobierno, fiel a su estilo hasta el final, busca sembrar el terror en torno al proceso electoral, señalando este corte de luz como apenas el principio de lo que puede pasar si gana la opción No, es decir, si el país queda en manos de marxistas, según ellos. Días antes, momentos previos a otro apagón, Pinochet decía sobre el No: “Votar por esa opción no es políticamente neutro. Es permitir la llegada al poder de sectores marxistas, quienes en una votación competitiva ocuparían el sillón presidencial”.

Pese a su juventud, mi mamá ya era muy previsora, y así como en su cartera nunca faltaba un limón para defendernos de las lacrimógenas que lanzaba la policía, tampoco faltaban las velas en casa y una radio a pilas que conserva hasta hoy como una reliquia. “Esta ha aguantado todas las mudanzas”, dice ahora con una sonrisa de oreja a oreja, a pesar de todo lo vivido y con una vitalidad que envidio. Yo era muy chica pero como tengo buena memoria me acuerdo de algunas cosas, a veces más que ella. Me acuerdo por ejemplo de estar juntas en nuestra casa en la villa Providencia de Macul, en la comuna de La Florida, al suroriente de Santiago, con la radio sobre la mesa, escuchando la Cooperativa a la luz de las velas que una noche alumbraba mi plato de panita de pollo; la siguiente, croquetas de jurel; otra, fritos de coliflor, que antes detestaba y ahora adoro. En los ochenta los apagones eran algo común. Y siempre las dos. Probablemente esa noche antes del plebiscito también fue de esas así, aunque con la expectación por el día siguiente. 

El mismo mes, pero muchos años antes, en 1959 y en otra dictadura, la franquista, a Gil de Biedma también lo envolvía una velada enrarecida en Noche triste de octubre:

En la noche de octubre,
mientras leo entre líneas el periódico,
me he parado a escuchar el latido
del silencio en mi cuarto, las conversaciones
de los vecinos acostándose,
todos esos rumores
que recobran de pronto una vida
y un significado propio, misterioso.

Con una economía hundida, a España le quedaban aún varios años de dictadura. Nosotros ya nos despedíamos de la nuestra, pero esa noche aún no lo sabíamos, ni durante la jornada siguiente. Había incertidumbre. Para algunos este era un plebiscito arreglado por Pinochet, quien no podía ser tan necio como para dispararse en un pie convocando a elecciones en las que corría el riesgo de perder, que lo hacía para dar buena imagen en el extranjero porque ya había demasiados ojos fiscalizadores puestos en él, pero que, de todas formas, si ganaba el No, desconocería el resultado y permanecería en el poder. También corrían rumores de autogolpe para sacar a los militares a las calles.

Al día siguiente, los adultos fueron a votar desde muy temprano, lo que al principio causó bastante desorden. Hasta esa fecha, en Chile, no se había visto tal participación de la gente en elecciones. Todo indica que lo mismo ocurrirá en el nuevo plebiscito este 25 de octubre, en el que se decidirá si se aprueba o rechaza iniciar un proceso constituyente para escribir una nueva Constitución y la manera en que esta será generada, para dejar por fin atrás la de 1980, la de Pinochet, hecha en plena dictadura y sin padrón electoral. 

Mi abuelo me dice que nos fuimos a seguir las elecciones desde su casa porque ahí había tele, pero al final, igual pusimos la radio, porque “ya eran como las ocho de la noche y el Cardemil (subsecretario del Interior) no quería dar los recuentos. Contaban los votos de unas pocas mesas de los barrios pitucos (pijos) donde ganaba el ”, me cuenta en videollamada, cual corresponsal octogenario. 

Mientras el gobierno se negaba a entregar los conteos oficiales, en Televisión Nacional de Chile empezaron a transmitir el Correcaminos. Sólo unas cuantas emisoras: la Cooperativa, Radio Chilena, Radio Carrera, Nuevo Mundo, Radio Santiago, dieron a conocer un primer cómputo sobre una cifra de mesas escrutadas mucho más significativa en comparación con la que había entregado el Gobierno. Ganaba el No.

Gazi Jalil, editor general de prensa de Televisión Nacional de Chile en 1988, dice: “Un día se me acercó el director de prensa y me dice: ‘Mira, por favor, comunícale a los editores y a los reporteros que desde hoy no se utiliza más la palabra No en los encabezados de las notas’. Nosotros sabíamos que era complicado, que iba a ser tenso en Televisión Nacional, que no teníamos credibilidad. El público, los momentos trascendentes los iba a seguir o en otro canal o a través de las radios”.

En el plebiscito de este 25 de octubre se decidirá si se aprueba o rechaza iniciar un proceso constituyente para escribir una nueva Constitución y la manera en que esta será generada

“El Pinocho quería sacar a los milicos a la calle y desconocer el resultado, pero nadie lo apoyó. Y a eso de las dos de la mañana salió hablando el general Matthei (miembro de la Junta Militar del Gobierno) diciendo que había ganado el No”, relata mi abuelo.

Al día siguiente, nos fuimos a celebrar el triunfo del No en el Toyota marrón por la ex plaza Baquedano, ahora Dignidad, como varios preferimos llamarle después de la revuelta social de octubre de 2019. Me dejaron sacar la cabeza por la ventana y sostener junto a una mano adulta, creo que la de mi tía, la bandera chilena, cuya exposición, a diferencia de la española, no tiene una connotación especialmente nacionalista. Bajamos por la calle Alameda hasta llegar a Ahumada, pleno centro de la capital.

La opción del No había ganado con el 55,99% de los votos, contra el , con un 44,01%, en el plebiscito que ponía fin a la permanencia de Pinochet en el poder tras 15 años de una dictadura sangrienta que dejaba 28.459 víctimas de tortura, 2.125 muertos y 1.102 desaparecidos. Además de 200.000 exiliados y un número indeterminado de personas que pasaron por centros de detención y tortura[1]

“Después nos fuimos a escuchar a la Gladys[2]. Tu mami aplaudía como loca. Yo a la Gladys la conocí personalmente porque era la mujer de un amigo mío, el Jorge. Habíamos sido compañeros de universidad de la Escuela de Ingeniería. Antes del 73, cuando yo trabajaba en ENAMI (Empresa Nacional de Minería), nos juntábamos a almorzar en el centro. Yo lo pasaba a buscar a la sede del Partido Comunista y a veces estaba ella. Me invitaban a participar, pero yo en esa época era más de los radicales. Fui delegado de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile de la Escuela de Ingeniería por el Partido Radical”, me explica mi abuelo con sus ojitos rasgados demasiado cerca de la cámara del celular. En el año 1976, la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la policía secreta de Pinochet, secuestró a Onofre Jorge Muñoz Poutays junto a otros cuatro altos dirigentes comunistas en el llamado caso Calle Conferencia. Mi abuelo no lo volvió a ver. “Como colegas ingenieros y amigos, todos nos preocupamos, lo buscamos, pero nunca más supimos. Fue detenido desaparecido.”

Después de escuchar a la Gladys, seguimos la ruta de carnaval al ritmo de La fiesta del No!!!, del músico Florcita Motuda. Mi mamá se había comprado ese casete que pusimos en la radio del auto. Corre el rumor de que el hit llamado “El vals imperial del No” versión cantada del “Danubio Azul” de Strauss era tan pegajosa que hasta la ponían en bodas militares, quienes, nunca muy pillos en cosas de la lírica, al principio no advertían en el “No No No No” de la letra y la tarareaban con la gracia propia de los uniformados. Por supuesto, luego hicieron lo que mejor saben hacer, prohibirla en sus propios festejos nupciales. 

A pesar del triunfo, mi mamá seguía un poco temerosa por ir escuchando la música “a todo chancho” (a volumen muy alto). Quizás tenía un mal presentimiento, y el miedo no es algo que se vaya de un día para otro. Sobre todo, porque aún cuando había ganado el No, al dictador le quedaba aún un año en el poder. Las elecciones democráticas a presidente y parlamentarios habían quedado fijadas para 1989.

El plebiscito no fue parecido a un videoclip vintage ni el triunfo del No dependió del buen desempeño de los publicistas a cargo de su campaña, como deja entrever la película No (2012), dirigida por Pablo Larraín, en una simplificación que no sé si me enoja o me da vergüenza ajena –cosa que me ocurre cada vez que he visto alguna de sus películas– y que, por cosas del destino, fue grabada frente a la casa de mis papás.

—¡Vi a Gael[3]! —me dijo mi mamá una noche—. Venía en patineta, pero dejaron la calle toda cochina —agregaba medio triste medio preocupada, pensando en quizás hasta cuándo se extendería esta alteración en la vereda, ansiosa por recuperar su verdadero momento de paz en el día, después de tanto trabajo, tantos años de preocupaciones, pérdidas, encontrando siempre la felicidad en regar. Regar su magnolio del antejardín, ahora en Ñuñoa. Décadas atrás era el ficus, planta ochentera por excelencia (y de consulta de dentista, como se indigna mi amiga Coni cada vez que ve una), en La Florida. Pasara lo que pasara, no abandonaba su ritual, interrumpido un día de diciembre, a meses del triunfo del No, por una llamada que le hizo perder el equilibrio y dejar la manguera corriendo.

—El Pato cayó preso —dijo la voz al teléfono.

Mientras nosotras y parte del país celebrábamos, mi padre, el Pato, como le llamábamos, junto al Frente Patriótico Manuel Rodríguez, brazo armado del Partido Comunista, al cual pertenecía, fraguaban otros planes. Por ese entonces no sabíamos mucho de él, pero esto era lo habitual, acostumbradas a la vida con un padre y un marido a ratos visible, a ratos en la clandestinidad. 

Ellos no se creían lo de “Chile la alegría ya viene”, slogan de la campaña del No. Bien que hacían, pero el Pato lo pagó con un balazo en el estómago y un dedo menos en un “incidente”, quedando registrado, años después, como víctima en el Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura (Valech) creado para esclarecer la identidad de personas que sufrieron daños en manos de agentes del Estado, o de personas a su servicio, durante la dictadura. Estuvo dos días incomunicado y después de su recuperación en el hospital fue trasladado a la cárcel de presos políticos. 

En esos años hay numerosas acciones armadas del Frente. El Partido Comunista chileno no logra ponerles freno. Tras el fallido atentado contra Pinochet en 1986 y el fracaso de la internación de armas en Carrizal Bajo, el Partido veía como única salida de la dictadura el camino institucional. En 1987, el Frente ya se había desligado de ellos y quienes seguían creyendo en la vía armada conformaron el Frente Patriótico Manuel Rodríguez Autónomo, liderados por emblemático comandante José Miguel (Raúl Pelegrini), que había sido relevado por el Partido.  

La recomendación que da a los guerrilleros Luis Corvalán, viejo lobo de mar comunista, secretario general del Partido durante más de treinta años, aviva el fuego: “Que guarden los fierros por si las moscas[4]”. Hoy diríamos que su polémica frase se viralizó y causó indignación en la derecha y en la Concertación. El Frente no estaba dispuesto a aceptar las concesiones que estaban haciendo estos últimos con Pinochet para avanzar hacia la Transición, en que no se hablaba ni de los desparecidos ni de los torturados ni de los presos políticos ni menos de las leyes de amarre que el gobierno estaba haciendo a la Constitución de 1980 y que son las que ahora, después de treinta años, veremos si es posible desamarrar y escribir otras, más justas y que honren de alguna manera la memoria de quienes tanto en dictadura como en los primeros años de la “democracia” no ocuparon cargos políticos y lucharon desde las trincheras, en silencio, por un país mejor que no alcanzaron a ver en vida, como mi padre. Como canta  Camila Moreno en “Quememos el Reino”:

Siempre supe que no hay tierra de Dios
Esta tierra es de las dos
de indígenas y de marginales
Esta tierra es de mi hijo
el paganismo, el erotismo salvaje

Esta rebelión que ahora viene hacia mí
Yo la voy a recibir entre mis piernas
que ahora tiemblan y arden
Yo la voy a recibir con este fuego
para poder amarte.

------------

Notas:

1. Según los informes de la Comisión de Verdad y Reconciliación (Rettig), la Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación y la Comisión Nacional Sobre Prisión Política y Tortura (Valech).

2. Gladys Marín, en ese entonces subsecretaria del Partido Comunista de Chile y elegida en 1994 Secretaria General.

3. Gael García Bernal, actor mexicano protagonista de la película chilena No (2012), de Pablo Larraín.

4. Ascanio Cavallo, La historia oculta de la transición: Memoria de una época 1990-1998, Uqbar, Santiago, p.140.

La pandemia ha golpeado duro a CTXT. Si puedes, haz una donación aquí o suscríbete aquí 


Autor >

Daniela Farías

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Eugenia

    Es la hora de la dignidad que ha despertado, sin vuelta atrás, se terminará la explotación de los trabajadores, volveremos a lo que el Presidente Allende quería para los chilenos: justicia social, igualdad de condiciones para recibir educación salud y trabajo, se devolverán las tierras robadas a los mapuche, los minerales, la economía brutal de mercado, jubilaciones dignas. Los golpes de Estado de los norteamericanos, no volverán a ser aceptados, los actuales Kissingers no volverán a ser impunes. Las mujeres serán respetadas y sus derechos deben ser leyes, especialmente el aborto libre. Las mujeres se lo han ganado porque su lucha ha sido sin descanso y ya no perdonará que partidos políticos, ni religiones regulen sus libertades.

    Hace 5 meses 24 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí