1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gramática Rojiparda

El nuevo negacionismo de siempre

Tengo mis dudas de que la extrema derecha realmente existente, la que debería preocuparnos por su capacidad para influir en la agenda política, forme parte de la tribu negacionista

Xandru Fernández 13/09/2020

<p>Santiago Abascal en la Sesión de Control al Gobierno.</p>

Santiago Abascal en la Sesión de Control al Gobierno.

Congreso de los Diputados

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuenta Victor Klemperer que, en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, siendo él un operario forzoso en una fábrica de Dresde, una de sus compañeras de trabajo le saludó con un sonoro Heil Hitler! A la mañana siguiente la mujer se acercó a él y le dijo: “Perdóneme mi Heil Hitler de anoche; como iba a toda prisa, lo confundí con otro al que tenía que saludar así”.

Todas las sociedades totalitarias, incluido el Tercer Reich, conocen algún período de relajación de las normas comunitarias durante el cual se obedece más de cara a la galería que por convicción, aunque casi nadie abjure abiertamente de la ley ni del gobierno. Por eso las normas perduran más en los aspectos más vistosos y epidérmicos de la vida civil, en los saludos (“Heil Hitler!”), en la indumentaria (los uniformes), en la mecanización de actos fútiles como persignarse, inclinarse, llevarse la mano a la sien. En cuanto a formular opiniones discordantes, aprendemos muy pronto a distinguir al fanático, delante del cual no se discrepa ni en broma, del tolerante, con el que es más seguro emitir alguna crítica velada al régimen o, si la familiaridad lo permite, desahogarse echando pestes.

En la España de 2020 hemos aprendido también a distinguir al que no tolera una broma con las mascarillas (“¡tú lo que quieres es matar ancianos!”) del que sigue valorando que los lazos sociales se construyan gracias al esfuerzo mutuo por llegar a entenderse, no solo por la repetición de rutinas kósher. Cierto que obedecemos en parte por convicción y en parte por miedo a las multas, y tengo bastante claro que esas dos razones funcionan por igual en casi todo el mundo, por más que varíe la proporción en que se mezclan. Dicho de otro modo, no creo que haya mucha gente que se crea a pies juntillas todas las recomendaciones sanitarias que han devenido normas de obligado cumplimiento, como tampoco creo que sean muchos los que las sigan solo por temor al castigo. El peso de una u otra razón, como digo, varía mucho de unas personas a otras, pero en todas está presente un tercer factor, a saber: no querer llamar la atención.

No creo que haya mucha gente que se crea a pies juntillas todas las recomendaciones sanitarias que han devenido normas de obligado cumplimiento

A nadie le gusta que le señalen. Hace unos años, cuando en el centro de enseñanza donde trabajo me pidieron que firmara una declaración genérica de no haber sido procesado por delitos de naturaleza sexual, mi primera reacción fue negarme y la segunda, consciente de que en menos de un minuto se correría la voz de haber sido yo el único en negarse, firmar para evitar un estigma indeleble. Así con los mitos y los modos de la nueva normalidad: ¿a quién le apetece que le llamen negacionista por cuestionar la obligatoriedad de la mascarilla, que le metan en el mismo saco que a los antivacunas y los nazis?

La etiqueta “negacionista” es tremendamente eficaz. De entrada, el negacionismo evoca a los llamados revisionistas del Holocausto que niegan la existencia de los campos de exterminio y califican de propaganda sionista las cifras de víctimas del nazismo. Con el tiempo, la etiqueta se ha extendido a los que niegan el cambio climático y de ahí ha pasado a designar a todo tipo de denostadores del progreso científico. En estos últimos meses todos hemos oído hablar de gentes que niegan la existencia de la covid-19 y atribuyen las cifras de infectados y muertos a una estadística deficiente o directamente a una conspiración que involucraría a gobiernos, corporaciones y científicos chiflados. Son esos que te preguntan si conoces a algún enfermo de coronavirus con la misma entonación con que podrían preguntarte si estuviste tú personalmente en Auschwitz para estar tan seguro de que allí murió alguien.

Confieso haber sido negacionista del negacionismo: del mismo modo que los negacionistas del virus no creen que este exista, yo no me creía que esos negacionistas existieran. Me equivocaba. El otro día me tocó volver (¡por fin!) al centro educativo donde trabajo, el mismo donde me pidieron firmar aquel impreso, y la primera persona con la que me tropecé fue un empleado de mantenimiento con el que suelo tener largas y turbulentas discusiones sobre casi cualquier cosa. Sus primeras palabras al verme fueron: “¿Tú crees en el coronavirus?”. Así, sin preliminares ni nada. Y admito que, pese a todo mi escepticismo, no me sorprendió que precisamente él fuese uno de esos negacionistas que yo creía tan imaginarios como los unicornios y los ministros de Universidades. Es una persona afable, hipercrítica, anarquista por convicción y tradición, y no se puede negar que va siempre a la última en cuanto a teorías de la conspiración. ¿Tiene algo de especial que también se abone a esta? En absoluto. Pero refuerza mi sospecha de que las personas más proclives a dejarse tentar por esas teorías no son los ultraderechistas, como afirman frecuentemente los medios, sino los jipis.

Jipis, con jota, a más de medio siglo de distancia del Verano del Amor, son hoy los herederos de aquella contracultura supuestamente crítica con la razón occidental y la sociedad de consumo. Ahí están aún, los hijos o los nietos de la generación de Woodstock más algún superviviente de la primera tanda, con sus bongos, sus collares, sus mandalas y su aversión al desodorante y a las vacunas. Son seres de luz, se oponen a cualquier forma de represión de los deseos y las libertades individuales y defienden su derecho a pensar por sí mismos, lo cual, en la mayoría de los casos, consiste en pensar todos igual, con los mismos clichés, pero ese es otro asunto.

Cierto es que existen, los jipis, y que en más de una ocasión han compartido espacios sombríos con sombríos nazis amantes de la ufología y las sociedades secretas. Y sería inquietante que el Estado pagara con fondos públicos a personajes como estos para hacer campaña contra el progreso científico en las escuelas (¿alguien entre el público ha dicho “profesores de religión”?). Pero tengo mis dudas de que la extrema derecha realmente existente, la que debería preocuparnos por su capacidad para influir en la agenda política, forme parte de esa tribu negacionista. Lo intentó durante el confinamiento, y algún rescoldo queda de aquella revuelta de los cayetanos de bochornosa memoria, pero desde entonces el radicalismo de derechas opera en el núcleo mismo del sistema, acepta la dudosa legitimidad de muchas medidas adoptadas por el gobierno y las comunidades autónomas e incluso se atreve a envidar a la grande, planteando, por ejemplo, que no haga falta orden judicial para confinar poblaciones enteras.

No debería extrañar a nadie que a la extrema derecha le haga tilín la uniformización de la ciudadanía, el lenguaje castrense, la apelación a la sumisión tan habitual últimamente entre nuestros gobernantes, sean del signo que sean. Pero no por ello nuestros fachas dejan de ser negacionistas, fíjense. De hecho, podría decirse que son camisas viejas del negacionismo. Del primero y prístino. Del fundamental.

Con su injustificada y habitual soberbia, Santiago Abascal pregonó el otro día que el gobierno de Sánchez es el peor de los últimos ochenta años, lo que es deliberadamente una exaltación de la dictadura franquista y una exhibición de negacionismo histórico del de toda la vida: la dictadura no fue tal, la España de Franco fue paz y prosperidad, la guerra civil nos mejoró como sociedad, como raza y como especie. Lo hizo con la mascarilla puesta, y no una mascarilla cualquiera, sino con ese panel expositor tan frecuente estos días entre el fascismo doméstico, decidido a aprovechar al máximo ese espacio disponible para la exhibición de símbolos de extaltación patriótica. Nada dijo de vacunas, ni del 5G, ni propuso siquiera tímidamente relajar las medidas anticovid. Practicó, parafraseando un título de Antonio J. Rodríguez, el nuevo negacionismo de siempre. Con la boca tapada y la bandera en el hocico, la misma épica falsaria del franquismo.

 

Cuenta Victor Klemperer que, en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, siendo él un operario forzoso en una fábrica de Dresde, una de sus compañeras de trabajo le saludó con un sonoro Heil Hitler! A la mañana siguiente la mujer se acercó a él y le dijo: “Perdóneme mi Heil Hitler de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí