1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

MONARQUÍA IMPUNE

Animales en el jardín de Zarzuela

Que la monarquía haga verdad, de una vez por todas, eso que una y otra vez proclaman sus defensores: el rey reina, pero no gobierna. Pero que lo haga sin extrañezas, sin censuras, sin silencios y sin mentiras

Jorge Urdánoz Ganuza 7/09/2020

<p>Cuño Real</p>

Cuño Real

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los castellanohablantes hemos de agradecer a Ana Mato nada menos que la creación de una nueva metáfora del idioma. En inglés tienen el “elefante en la habitación”, imagen que algunos remontan a Mark Twain y que alude a un problema inmenso que todos ven pero que nadie quiere enfrentar y, por ello, ni se menciona. Pues bien, gracias a la exministra nuestra lengua se ha visto ensanchada con la locución “jaguar en el garaje”, que remite al hecho de convivir con la corrupción en tu familia, en tu partido o en tu empresa, pero hacer como que no ves nada. Como que no va contigo.

Cabe traer ambas expresiones a colación con respecto a nuestra peculiar monarquía parlamentaria. La metáfora del elefante es de corte más institucional, y se refiere a cuestiones sobre las que pesa un manto de silencio, que dice muy poco de la textura democrática de nuestra esfera pública. La del jaguar es de corte familiar, y apunta a los Borbones y su relación con el dinero. Ambos animales merecen su particular safari, pero en estas líneas me centraré tan solo en el primero.

Nada menos que una persona tan poco sospechosa de antimonárquica como Jose Antonio Zarzalejos, antiguo director del ABC, ha reconocido que durante todo el reinado de Juan Carlos I se impuso en España una completamente anómala censura mediática en torno a la corona. Solo cabían lisonjas, nunca críticas. Coinciden en el diagnóstico –sobra decir que retrospectivamente– periodistas tan influyentes como Iñaki Gabilondo, Rosa María Artal o Antonio Franco. Era, por lo demás, un secreto a voces. ¿Cuándo se originó ese mutismo? Y, sobre todo, ¿cómo logró imponerse?

No hay discusión con respecto al cuándo: tras el golpe de Tejero. A partir de ahí, al rey se le entroniza en el imaginario colectivo como salvador de la democracia. Siempre ha habido extendidísimas sombras con respecto al concreto papel que jugó el monarca –los americanos tienen el asesinato de Kennedy, nosotros tenemos el 23-F–, pero el sistema político y, con él, el mediático optaron entonces por sublimarlas. Las transformaron en fervor. Ocultaron los interrogantes y los sepultaron bajo un relato novelesco y un tanto pueril según el cual el rey salvó a España del abismo. Tras aquello vendrían los años de oro de la monarquía. Todo el espectro político participaba al unísono de la adoración del mito. No quedaba otro remedio, porque las disensiones sencillamente se extirparon del discurso público. El paroxismo de aquello lo constituyeron las Olimpiadas de 1992, con el entonces príncipe Felipe portando la bandera española y todo el estadio rendido a sus pies… en Barcelona. Ha llovido.

¿Cómo se forjó ese silencio? En un texto deslumbrante –La libertad de prensa, un pequeño prólogo a Rebelión en la Granja que se encontró, inédito, tras la muerte de su autor–, George Orwell distinguió dos tipos de censura. Por un lado, la censura impuesta desde fuera, por los grupos de poder. Por otro, la autocensura, la que nosotros mismos nos aplicamos porque lo consideramos nuestra obligación moral. Callamos no por el miedo a lo que nos harán los otros, sino por el pavor a lo que haremos nosotros a los demás con nuestras revelaciones. Nuestra mera libertad se concibe como algo peligroso, casi insano. Creo que ahí reside la clave de ese no tan lejano silencio ante la corona.

Quizás la muestra más acabada de esa enfermiza autocensura la proporcionó Victoria Prego hace exactamente 25 años. Por aquel entonces, en 1995, dirigió un documental para Televisión Española titulado La Transición que se hizo muy célebre y que, como era obligado, caía de lleno en el género de la hagiografía. Años después, en 2017, se supo que, entrevistando a Suárez, la periodista grabó al expresidente diciendo que por aquellos años, los líderes europeos le pedían que hiciera un referéndum sobre la monarquía, pero que –sigue Suárez– “hacíamos encuestas y perdíamos”, y que por eso metieron a la monarquía en la Ley para la Reforma Política, que fue lo único que se sometió a referéndum (el referéndum arrasó: la otra alternativa era el franquismo). Ese material grabado no se incluyó nunca en la serie original. Las palabras de Suárez se ocultaron.

Si un 60% de españoles votara república, nuestro ordenamiento jurídico rechazaría su demanda en nombre de la democracia. Tenemos una corona blindada, refractaria a las mayorías

Nunca sabremos con seguridad qué pasó por la cabeza de Prego cuando decidió censurar una revelación de ese calibre –cuya suculencia en términos de primicia habría olisqueado a kilómetros de distancia el más cenutrio estudiante de primero de periodismo–, pero ciertas declaraciones pueden darnos una idea cabal al respecto. En la biografía que Manuel Soriano escribió sobre Sabino Fernández Campos, el más famoso y halagado de los jefes de la Casa del rey, podemos leer que “utilizaba unas formas impecables, exentas de la más mínima brizna autoritaria. Desplegaba toda su inteligencia y simpatía para convencer al periodista de que quien tomaba la decisión era él mismo (…). Le convencía de que realizaba un valioso servicio al país con su decisión de no publicar un determinado tema”. Es como la descripción de una época: no publiques la verdad, que es peligroso.

¿Peligroso para quién? Si volvemos a Zarzalejos –uno de esos representantes de una derecha liberal digna de ese nombre, enorme en altura intelectual cuando se lo contrapone a los Marhuenda, los Ussía y compañía, no digamos ya en decencia moral frente a los Tertsch, los Inda, los Negre e tutti quanti–, hay en sus declaraciones señales inequívocas de indignación con el emérito: “El rey ha traicionado toda la generosidad, todo el margen que se le dio para que fuese discrecional y utilizase sin ningún tipo de tutelas su vida personal. Ha sido una traición a esa buena fe, al agradecimiento en general de la sociedad española. Es imperdonable la esquizofrenia moral en que se movió durante los últimos años en que nos pedía sacrificios y austeridad y decía que la justicia ha de ser igual para todos mientras transfería millones y manejaba en efectivo cientos de miles de euros a espaldas del fisco”. Son palabras muy duras.

Duras, pero quizás insuficientes. Y lo son porque brotan de una indignación moral, pero no política. Me explico. Zarzalejos esgrime vocablos –“traición”, “buena fe”, “agradecimiento”– que sitúan inevitablemente su discurso en el universo, netamente moral, de las virtudes cívicas. Está indignado con el monarca porque no ha cumplido su parte de un trato, porque ha engañado, porque ha demostrado ser un fariseo y un corrupto. Ese enfoque remite al comportamiento individual del rey. Condena a la persona, pero no indaga sobre la institución, que permanece intacta. Se trata, por descontado, de una reacción no ya plenamente legítima, sino prácticamente inevitable, porque concierne a exigencias morales tan básicas que existen antes de las ideologías y que son las que hacen posible la vida en sociedad. Todo el mundo comparte esa indignación moral –ética, si queremos– con la actitud personal del emérito. Excepto casos muy sangrantes de sectarismo, que los hay, en eso coincidimos todos.

Pero cabe, también, una indignación política. Esto es, una radicada en los términos fundamentales que configuran la idea de democracia. Una indignación a la que el descubrimiento de las miserias personales del monarca no le afecta tanto, porque su problema es previo. Indignación no es, de hecho, la palabra. La palabra es incomprensión, incomodidad, desacuerdo. Disenso. Todo ello aderezado con una constante sensación de extrañeza ante todo lo que rodea a la Corona. Para esta mirada lo condenable no es tanto el comportamiento del monarca como la configuración histórico-política de la monarquía en España.

La plasmación institucional más clara de esa extrañeza es el blindaje constitucional de la Corona. Para tocar una coma de cualquier cosa que afecte a la monarquía hace falta superar un procedimiento de reforma que es prácticamente insalvable: mayoría de 66% en ambas cámaras, disolución, nueva mayoría del 66% y referéndum. Aquí hay que hacer un poco de pedagogía política. ¿Es legítimo, de acuerdo a la teoría de la democracia, blindar ciertas cosas en una constitución? Lo es cuando se trata de cosas que constituyen la propia democracia, que la originan, que la hacen posible. Cosas que fundan la democracia y que por eso mismo denominamos “derechos fundamentales”. El derecho al voto no puede estar sometido a la amenaza de que un gobierno con un 51% del parlamento lo derogue. Eso sería mayoritario, pero no democrático, por eso se blinda. Y, como el derecho al voto, muchos otros: derecho a la vida, a la seguridad, a la educación, etc. Derechos que son como la atmósfera de la democracia, el aire que posibilita su misma existencia.

¿Es la concreta forma política monárquica un derecho fundamental de la democracia? ¿Es el trono un sine qua non de la libertad política? ¿Es la corona algo sin lo que la democracia no puede existir? La propia enunciación de los interrogantes roza lo ridículo. Y, sin embargo, es lo que nuestra Constitución establece. El texto de 1978 afirma que la corona es algo así como un derecho “fundamental” de los españoles, algo que ha de protegerse de las mayorías. Es demencial: si un 60% de españoles votara república, nuestro ordenamiento jurídico rechazaría su demanda en nombre de la democracia. Tenemos una corona blindada, refractaria a las mayorías. O, si queremos, nuestra Constitución instaura, instituye y origina a la vez la democracia y la corona, las engarza en una sola unidad, las torna indistinguibles, inseparables: las funda y las funde.

El 23F paró a los golpistas, pero al precio de recordar esa deuda y de dejar clara cuál era la alternativa a no saldarla. De ahí el silencio. De ahí la autocensura

Que el rey Juan Carlos promovió desde su posición de poder el desmantelamiento de la institucionalidad franquista y que se esforzó en traer la Constitución democrática y monárquica de 1978 creo que no puede dudarse. Pero existen, a partir de esa evidencia empírica, dos grandes lecturas sobre su verdadero papel durante la Transición. Ambas difieren en las razones que lo movieron a hacerlo.

Para la versión oficial, al rey le animó el espíritu democrático. Su privilegiada posición constitucional fue, de hecho, la manera de proteger la democracia: se quedó como garante, de ahí el blindaje constitucional. La Corona se sitúa por encima de las mayorías y del control democrático para poder proteger la democracia en momentos de excepción. El 23F fue como la demostración empírica del acierto de la medida. De acuerdo con esta visión, el rey trajo la democracia y luego la salvó.

Para la versión crítica, lo que el rey hizo se explica porque comprendió que era la única manera no de traer la democracia, sino de salvar la Corona. Desde su posición representó a los poderes fácticos de la dictadura y arañó todos los espacios de poder que pudo a la oposición democrática, que era la que exigía democracia. El blindaje de la Corona fue parte del pacto, algo que esa misma oposición concedió a cambio de que no tuviera demasiado poder.

Desde esta perspectiva, el 23F fue un toque de atención. Una grieta en el pacto por parte de la derecha. Un aviso sobre la cuestión de los límites. El rey lo paró, al precio evidente –que siempre se silencia– de evidenciar que, sorprendentemente, pudo haberlo abanderado, porque los propios golpistas jamás quisieron derrocarlo, sino todo lo contrario. Paradójicamente, la alternativa golpista a la democracia coronada por el rey era un sistema en el que el rey seguía en la cúspide. De acuerdo con esta mirada, el rey trajo la democracia, pero solo con la condición intangible o blindada de que la Corona no se toque. El 23F paró a los golpistas, pero al precio de recordar esa deuda y de dejar clara cuál era la alternativa a no saldarla. De ahí el silencio. De ahí la extrañeza. De ahí la autocensura: “No publiques la verdad, es peligroso”. Todo se sublimó. Sublimar quiere decir transferir… pero queda el hueco, la nada, el interrogante.

Sea por el empuje de la sociedad, sea por convicciones democráticas, el rey maniobró tras la muerte de Franco en la dirección adecuada

Todo eso sucedió hace 40 años. Sea por el empuje de la sociedad, sea por convicciones democráticas, el rey maniobró tras la muerte de Franco en la dirección adecuada. Ahora hay otro monarca. Por muchos motivos, la institución se tambalea. Es como si, metafóricamente, el padre hubiera muerto de nuevo. Lo que el padre hizo fue lo contrario a lo que esperaban los poderes que lo nombraron. Solo así salvó la Corona. ¿Qué hará el hijo? Primero tendría que superar su particular safari, el del jaguar en el garaje. Un safari personal y no institucional que aquí, como he dicho, no corresponde abordar.

Y, tras ello, habría que ocuparse del elefante constitucional, que permanece todavía en la habitación: sea uno de izquierdas o derechas, plebeyo o aristócrata, monárquico o republicano, la teoría de la democracia señala exigencias ineludibles para cualquier jefatura de Estado que se pretenda democrática. Habría que sacar a la Corona del blindaje antidemocrático en el que se alberga en el texto de 1978, habría que someterla a legitimación popular directa en contraposición con su alternativa obvia, y habría –en caso de que gane, lo que es perfectamente posible– que erradicar en todo caso las adherencias absolutistas que, de modo más o menos vergonzante, todavía la adornan: fuera la ley cuasi-sálica en la sucesión al trono; fuera la inviolabilidad; transparencia y control absoluto del patrimonio de la familia real por parte del Parlamento; nada de moderar o arbitrar entre poderes; nada de intervenir en la investidura del presidente; nada de ostentar el mando supremo de las Fuerzas Armadas; nada de estar informado de los asuntos del Estado ni de tener mano en el CNI. Que la monarquía haga verdad, de una vez por todas, eso que una y otra vez proclaman sus defensores: el rey reina, pero no gobierna. Pero que lo haga sin extrañezas, sin censuras, sin silencios y sin mentiras. Esto es: que lo haga porque nosotros, que somos sus soberanos, se lo hemos encargado así. Y si le encargamos otra cosa, que obedezca, como todos. Democracia primero, monarquía (o república) después.

-----

Jorge Urdánoz Ganuza es profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Pública de Navarra. 

Autor >

Jorge Urdánoz Ganuza

Jorge Urdánoz Ganuza es profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Pública de Navarra.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí