1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MUJERES, RACISMO Y CAPITALISMO (V)

Trabajadoras del mundo, ¡unidas!

Con la crisis actual y la irrupción de la lucha de clases, la tendencia a la unidad entre diferentes sectores oprimidos aparece cada vez más en las calles

Josefina L. Martínez 28/08/2020

<p><em>Podemos respirar ahora? </em>Pancarta de la marcha 'Justicia para todos' (marzo 2020)</p>

Podemos respirar ahora? Pancarta de la marcha 'Justicia para todos' (marzo 2020)

Lorie Shaull

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 20 de julio, trabajadoras y trabajadores se manifestaron en una jornada de huelga por #BlackLivesMatter en más de un centenar de ciudades de Estados Unidos. Las reivindicaciones contra el racismo se combinaron con la exigencia de más medidas de protección contra la covid y por el derecho a formar sindicatos en todos los lugares de trabajo. Sectores laborales especialmente feminizados y racializados encabezaron las protestas: empleadas de cadenas de comida rápida, personal sanitario y de residencias de ancianos, conserjes, maestras, trabajadores y trabajadoras agrícolas. Desde Detroit a Los Ángeles y Nueva York, decenas de miles abandonaron sus lugares de trabajo durante 8 minutos y 46 segundos, el mismo tiempo que George Floyd agonizó bajo la bota de un policía, antes de morir asfixiado. En el valle frutal de Yakima, jornaleros y jornaleras de la United Farm Workers [Trabajadores agrícolas unidos] pintaron carteles en castellano que decían: “Huelga por Black Lives Matter” y “Nadie es libre hasta que todos seamos libres”. 

“Nos declaramos en huelga porque McDonald's y otras empresas de comida rápida no nos han protegido en medio de una pandemia que ha devastado las comunidades negras y de color de todo el país”, decía Angely Rodríguez Lambert, una trabajadora de esa empresa en Oakland, a través de una nota de prensa del sindicato SEIU (Unión Internacional de Empleados de Servicios). Y aunque la huelga de ese día fue parcial y en gran medida simbólica, mostró la potencialidad de unir el movimiento antirracista con la lucha de la clase obrera en Estados Unidos, una clase diversa y multirracial, capaz de paralizarlo todo y aglutinar las luchas de explotados y oprimidos.

Según un estudio del National Women’s Law Center, las mujeres afroamericanas reciben solo 62 céntimos por cada dólar que se paga a los hombres blancos no hispanos

En estos días, la ola de boicots y huelgas entre los jugadores profesionales de la NBA, retirándose de los campos de juego, se ha extendido a la liga de beisbol y al tenis, en un movimiento de alto impacto, que muestra la profundidad del movimiento Black Lives Matter.

En el país del Tío Sam, el racismo, la xenofobia, el machismo y la homofobia multiplican los agravios de la explotación capitalista. La brecha salarial por género en Estados Unidos se mantiene casi sin cambios en las últimas décadas y, según algunos análisis, los avances se deben más bien al incremento de los ingresos de mujeres en posiciones gerenciales, mientras que las trabajadoras más precarias han perdido poder adquisitivo. Del mismo modo, el relativo acercamiento en las ratios salariales entre mujeres y hombres, en muchos casos, son consecuencia de la caída del salario masculino –una nivelación hacia abajo en la precariedad–. Según un estudio reciente del National Women’s Law Center, las mujeres afroamericanas reciben solo 62 céntimos por cada dólar que se paga a los hombres blancos no hispanos. En el caso de las mujeres latinas o de los pueblos nativos, la brecha salarial aumenta, cobrando solo un 54 o 57% de lo que reciben los trabajadores blancos no latinos. Si eres mujer trabajadora en Estados Unidos –y más si eres negra o latina–, es probable que estés más expuesta al contagio, viajando en metros atestados, sin poder acceder a un seguro médico y haciendo malabares para pagar un alquiler y cuidar a tus hijos, con un salario que no alcanza los 15 dólares por hora.

Como agravante, las mujeres son mayoría en la “primera línea” en medio de la crisis de la covid. Son el 75% de las personas que trabajan en hospitales, el 88% de las cuidadoras, trabajadoras de residencias y asistencia psiquiátrica, el 93% de las cuidadoras de niños, el 63% del personal de las cadenas de comida rápida, el 66% en verdulerías y almacenes de alimentos, el 80% de las cajeras en locales de venta al por menor y centros comerciales, el 68% de las limpiadoras de hoteles y el 90% de las trabajadoras del hogar; las mujeres afroamericanas y racializadas son las que ocupan las posiciones más precarias y las primeras en ser despedidas.

Durante los años de hegemonía neoliberal, estas diferenciaciones raciales y de género permitieron a los capitalistas imponer, a su favor, una profunda fragmentación entre las clases laboriosas. Sin embargo, con la crisis actual y la irrupción de la lucha de clases, las tendencias a la unidad entre diferentes sectores oprimidos aparecen cada vez más en las calles. Puede verse cuando la juventud negra de los barrios pobres confluye con las trabajadoras precarias, con los activistas LGTB y sindicatos combativos, en una lucha común contra el racismo de Estado, la represión policial y las consecuencias devastadoras de la pandemia, que ya ha provocado millones de despidos.

Para profundizar en este tema, nos comunicamos con Jimena Vergara, periodista y filósofa mexicana residente en Nueva York, integrante del comité de redacción de Left Voice, quien participa activamente de las manifestaciones. Ella confirma nuestra hipótesis:

“En el cénit del movimiento hubo bastante confluencia entre sectores obreros movilizados y el movimiento Black Lives Matter. Por ejemplo, los trabajadores de Amazon a nivel nacional hicieron manifestaciones de apoyo en los almacenes. Pero quizás la acción más importante en apoyo al movimiento fueron las huelgas parciales de 29 puertos en la costa oeste de Estados Unidos, impulsada por el sindicato de portuarios, que es parte de la AFL-CIO. En general, se calcula que ha habido entre 500 y 800 acciones obreras desde que empezó la pandemia, que luego se mezclaron con el movimiento antirracista, donde sindicatos y sectores precarios han sido abiertamente solidarios. Y quizás el elemento más importante en favor del movimiento han sido las organizaciones de base de muchos sindicatos, exigiendo a la dirección de la AFLO-CIO que los sindicatos de policías sean desafiliados de las centrales”.

Y mientras Trump apuesta por retener el voto de los sectores cristianos, homófobos, racistas y antiderechos, el movimiento se dirime entre seguir desplegando su organización o rendirse ante la trampa del “mal menor” que ofrecen los demócratas. “Para un sector, Kamala Harris representa la elección de una vicepresidenta negra y mujer, y consideran que eso sería un paso progresivo. El problema es que, además de ser miembro tradicional del establishment demócrata imperialista, Kamala Harris fue fiscal general, es decir que estuvo encargada durante muchos años del sistema criminal, que incluye a los departamentos de las policías locales, un sistema basado en la opresión de la comunidad negra, por el nivel de encarcelamiento, por el nivel de la violencia policial racista, etc. En realidad lo que está buscando el establishment con su candidatura es ir a una reforma cosmética de los departamentos de policía, y que nada cambie demasiado”, explica Vergara.

Leyes de extranjería y precariedad laboral: el racismo también está en casa

Neris Medina llegó a España hace doce años, como trabajadora “contratada en origen”. En República Dominicana había trabajado en la industria maquiladora de la zona franca de Santo Domingo (territorio libre de impuestos para las grandes multinacionales, con trabajos basura y salarios de hambre). Allí cobraba un equivalente a 10 euros por semana, así que cuando una empresa española de hamburguesas abrió una campaña de reclutamiento para sus tiendas de comida en Madrid, no lo dudó. Tuvo que endeudarse para emprender el viaje, dejar por un tiempo a sus hijas, y enlazar dos trabajos continuos para poder sobrevivir. En aquellos años, antes de la crisis, cerca de 200.000 inmigrantes llegaban cada año a España con la modalidad de “contratos en origen”, un mecanismo utilizado por grandes empresas para abastecerse de mano de obra barata, sin derechos y más vulnerable, ya que la residencia depende del contrato. “Ellos buscaban países pobres, con las peores condiciones laborales, para poder traer a la gente aquí y tenernos esclavizados, es parte de la esclavitud moderna”, sostiene Neris Medina.

Las leyes de extranjería y el conjunto de instituciones que dan forma al racismo de Estado garantizan una mano de obra disponible y condicionada para aceptar salarios más bajos

En Patriarcado y capitalismo (Akal), que escribimos con Cynthia Burgueño, analizamos la relación entre racismo, machismo y capitalismo. Las opresiones no se limitan, como creen algunos, a dimensiones simbólicas del ámbito de la “representación”, sino que constituyen mecanismos de dominación, que sustentan y reproducen agravios materiales, y que forman parte del sistema capitalista como totalidad. Tampoco se trata de resabios de un pasado preindustrial, sino que emergen y se multiplican entre los engranajes del capitalismo más moderno, garantizando regímenes de mayor explotación laboral para una mano de obra racializada, migrante y feminizada. El racismo institucional y la precariedad laboral para las mujeres migrantes está muy presente en los campos de fresa de Huelva, entre las trabajadoras del hogar o las cuidadoras de las residencias. Las leyes de extranjería y el conjunto de instituciones que dan forma al racismo de Estado (centros de internamiento para extranjeros, edictos policiales, vallas y muros) garantizan una mano de obra disponible y condicionada para aceptar salarios más bajos, privada de derechos políticos elementales y, en muchos casos, sin poder organizarse sindicalmente. Por eso, reivindicaciones como la regularización inmediata y permanente de todas las personas migrantes y la derogación de la Ley de extranjería deberían ser exigencias de todos los sindicatos, junto con la anulación de las reformas laborales.

A estas alturas, queda claro que es tan equivocado proponer una “política de clase” sin cruzarla con las cuestiones de género y el antirracismo, como ilusorio pensar que es posible terminar con todas las opresiones sin luchar también por poner fin al capitalismo, esa dictadura de las corporaciones multinacionales y un puñado de ricachones sobre la vida de millones de personas.

Con la serie “Mujeres, racismo y capitalismo” en CTXT propuse mapear algunas de las luchas más actuales de mujeres trabajadoras y migrantes, mediante testimonios y experiencias de diferentes latitudes. Desde las huelgas en las maquilas globales, a las luchas de las jornaleras, las demandas de las trabajadoras del hogar y las protestas de las limpiadoras y sanitarias. Son mujeres que exponen sus cuerpos en la primera línea y que ya no quieren ser esclavas, trabajadoras que no se conforman con migajas, que exigen derechos y se atreven a soñar con otro mundo. Lo más interesante, tal vez, es lo que les une a todas ellas: una renovada subjetividad y organización contra la explotación, el racismo y las opresiones de género. Cuando se comparten vivencias similares y se hace frente a los mismos grupos capitalistas globales, aquella idea del Manifiesto Comunista cobra fuerza, de manera actualizada: trabajadoras del mundo, ¡unidas! Para transformar de raíz la sociedad, hay que “aprender a mirar la vida a través de los ojos de las mujeres”, escribió hace más de 80 años el revolucionario ruso León Trotsky, algo que parece más comprensible que nunca.

Al final de este recorrido, todavía me vienen a la mente muchas otras sobre las que podría haber escrito: la ola huelguística de las maestras en Estados Unidos en 2018 y 2019; los paros de enfermeras en Portugal y las trabajadoras de residencias en Guipúzcoa; las Kellys que se organizan contra los abusos de los hoteleros, o sus compañeras del otro lado de los Pirineos, las “Kellys” de Francia, en su mayoría migrantes centroafricanas, que han desplegado importantes huelgas como en el hotel Ibis Batignolles; las limpiadoras de estaciones de trenes de la empresa Onet en París, mujeres migrantes que después de una lucha victoriosa fueron a apoyar la gran huelga de los ferrocarriles contra Macron. Recuperar la experiencia de las teleoperadoras que, en varias ocasiones, colgaron los cascos contra la precariedad laboral; conversar con las trabajadoras de la imprenta Madygraf en Argentina, que junto con sus compañeros ocuparon y recuperaron la fábrica bajo gestión obrera y formaron una comisión de mujeres. Hablar de las mujeres de pollera que en los barrios populares del Alto boliviano enfrentaron la represión y se movilizan contra el golpe de Estado, o las campesinas que se manifestaron en las calles de Quito contra el aumento del combustible. También podríamos habernos sumergido en una realidad menos conocida, como las huelgas de las jóvenes trabajadoras chinas, en empresas de tecnología punta como Foxconn; narrar los combates de las mujeres de pueblos originarios que defienden los territorios en Centroamérica, enfrentando la violencia paramilitar que garantiza la depredación de las empresas multinacionales, o tantas otras. Sin olvidarnos de vosotras, las estudiantes y jóvenes precarias chilenas, que cada noche os enfrentasteis a los pacos y conmovisteis al mundo con vuestro canto, hermanas. Claro que una historia del presente tiene esa ventaja, sigue en construcción. Así que seguimos.

El 20 de julio, trabajadoras y trabajadores se manifestaron en una jornada de huelga por #BlackLivesMatter en más de un centenar de ciudades de Estados Unidos. Las reivindicaciones contra el racismo se combinaron con la exigencia de más medidas de protección contra la covid y por el derecho a formar sindicatos en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Josefina L. Martínez

Periodista. Autora de 'No somos esclavas' (2021)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí