1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANA PONTÓN / PORTAVOZ NACIONAL DEL BNG

“El BNG y yo nos ratificamos en la petición de investigar y juzgar los negocios de la Casa Real”

Lola Matamala 14/08/2020

<p>Ana Pontón.</p>

Ana Pontón.

Imagen cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 7 de agosto arrancó la nueva legislatura gallega. Como este período de anormalidad, también el inicio fue diferente y estuvo impregnado por el paisaje infectado de covid19 que mantiene en alerta a todo el mundo, incluida Galicia, que presenta una cifra muy alta de personas infectadas y hospitalizadas. Hasta el nuevo presidente del parlamento, Miguel Ángel Santalices, pidió disculpas por el escenario parlamentario en donde no era posible albergar invitados para celebrar la apertura. Eso sí, lo que no ha cambiado es que antes de esas palabras presidenciales, los parlamentarios de los diferentes grupos políticos tomaran posesión de su cargo. Entre ellas, y por imperativo legal, lo hizo la portavoz nacional del Bloque Nacionalista Galego. Ana Pontón, a la que, a pocos días de aquel solemne y dulce momento, la Fiscalía ha abierto una investigación por unas expresiones que pronunció el “Día de la patria” contra la Corona. 

Ana Pontón (Sarria, 1977) vive en Santiago de Compostela y encabeza este BNG que ha conseguido 19 escaños en estas controvertidas elecciones. Un Bloque Nacionalista Galego que, como afirma la diputada, “ha sufrido una crisis política importante en la que hemos salido reforzadas porque hemos aprendido de nuestros errores”. Para esta compostelana de adopción “el feminismo es una manera de estar en política y en el mundo” y en el suyo, aparece la música de Uxía o de Springsteen, alguna serie como El cuento de la criada,su larga jornada laboral y la crianza de su hija de seis meses. 

Por todo lo que está por venir, hemos hablado por teléfono con Ana Pontón.

En primer lugar, debo preguntarle por la investigación que la Fiscalía ha iniciado contra usted por injurias a la Corona. ¿Cuál es su valoración de este hecho?

La verdad es que resulta sorprendente que la Audiencia Nacional se plantee siquiera abrir diligencias por decir algo tan evidente como que hay que investigar en profundidad y hasta las últimas consecuencias los negocios de la Casa Real y, muy particularmente, los del rey emérito. Investigar ahora la utilización de un derecho básico y elemental, como es la libertad por parte de una fuerza política –en este caso a través de mi persona que soy la portavoz nacional del BNG–, carece de sentido común en un momento en el que la monarquía está totalmente desprestigiada y con un rey a la fuga. Es más, los negocios del rey emérito están siendo investigados incluso por la propia Audiencia Nacional, además de por la Fiscalía del Tribunal Supremo y, en el exterior, por la Fiscalía de Ginebra. Desde luego, el BNG y yo nos ratificamos en la petición de investigar y juzgar los negocios de la Casa Real, con un rey emérito investigado por supuesto cobro de comisiones multimillonarias, por la recepción de donativos y por, supuestamente, tener cuentas opacas en paraísos fiscales.

En este momento en el que la pandemia lo hace todo tan inquietante, ¿cómo radiografía Galiza?

En Galiza tenemos una crisis que no nace con la covid-19 pero que se agudiza con este escenario

En Galiza tenemos una crisis que no nace con la covid-19 pero que se agudiza con este escenario. Un síntoma claro es que en los últimos once años han emigrado más de 300.000 personas en nuestro país y aún tenemos menos empleo y de peor calidad que antes de 2008. Esto ejemplifica la gravedad económica y nos alerta de lo que puede pasar cuando se acaben los ERTE y se reanude la actividad. A esto se le suma una situación muy difícil en el ámbito sanitario y en el educativo que, aunque cuentan con muy buenos profesionales, están sufriendo los once años de recortes. 

Supongo que el refuerzo en atención primaria debe ser primordial.

Sí, sobre todo en este momento de rebrotes. Sobre estos, hay que recordar que para controlarlos, la Xunta subcontrató a una empresa que no cuenta con sanitarios para hacer el seguimiento.

¿Y qué responde la Conselleria de Sanidade con respecto a esta cuestión?

Pues no ha respondido porque tenemos una situación muy anómala: hemos estado desde el mes de febrero con el parlamento disuelto porque en ese mes el PP decidió adelantar las elecciones a abril y luego hubo que cancelarlas por la pandemia. Aunque el 7 de agosto se constituyó el Parlamento, supongo que se comenzará a trabajar en septiembre. 

En todo este tiempo, hemos pedido a Núñez Feijoó que diera explicaciones sobre lo que estaba sucediendo con la covid pero lo cierto es que ni siquiera se ha convocado la Diputación Permanente. Nos preocupa porque vimos que, en la campaña electoral, se ocultaron brotes en A Mariña. El candidato Feijóo decía que estaba controlado pero 24 horas después hubo que cerrar esa comarca. Genera mucha incertidumbre cómo se está gestionando esta pandemia. En el BNG nos parece que, ante esta situación, la transparencia debe ser importantísima.   

El pasado 31 de julio el presidente del Gobierno se reunió con los diferentes presidentes autonómicos para hablar del reparto de los 140.000 millones de euros de los fondos europeos. ¿Se reunió usted con Feijóo antes de esta cita para presentarle la propuesta del BNG? 

Feijóo no se ha reunido con la oposición y creo que antes de ir a Madrid debería haberse reunido con el conjunto de las fuerzas políticas para negociar el reparto de esos fondos. No queremos que Galiza vuelva a salir discriminada en este reparto como en el del primer fondo de la covid19 en donde recibimos un presupuesto que estaba por debajo de nuestro peso de población, pero ya vemos que los primeros pasos de esta mayoría absoluta del PP camina hacia una mayoría absolutista. 

De esos 140.000 millones ¿qué parte le tendría que corresponder a Galiza?

En primer lugar, me parece un punto de partida inaceptable que ese reparto  sólo tenga en cuenta el gasto que ha generado la crisis sanitaria en aquellos lugares en donde la pandemia ha impactado en mayor  grado porque ahora vemos cómo con los rebrotes se hace necesario reforzar los sistemas sanitarios, sobre todo en Galiza que tenemos menos inmunidad de grupo y estamos siendo más vulnerables.

Entonces, ¿para usted la letra pequeña es preocupante?

En Galiza hay casi 900 millones de euros en los bancos y queremos que los superávits se utilicen para desarrollar políticas locales para enfrentar la covid19

Sí, porque es muy probable que esa letra pequeña traiga nuevos recortes de derechos sociales aunque se ha intentado  sacralizarlo como el mejor pacto posible En el BNG creemos que las áreas más afectadas por los recortes venideros serán la de pensiones, la de las inversiones en Galiza y la PAC.  Esta última tiene mucho que ver con una de las enseñanzas que nos deja la covid19 y es que necesitamos reforzar nuestro sistema productivo y caminar hacia la soberanía alimentaria aunque parece que las decisiones que se toman van en la dirección contraria: hemos visto que la Unión Europea solo favorece a las grandes empresas y a los Estados centrales que la conforman.

Además de destinar ese dinero para intentar combatir la pandemia, ¿a qué otros ámbitos destinaría el BNG el resto de esos fondos? 

Los destinaríamos a tres ámbitos. El primero a reforzar la sanidad pública. El segundo, a cambiar el modelo de atención de las personas mayores porque ya hemos visto en qué consiste este modelo privatizado en donde se hace negocio frente al derecho a tener una vejez digna; y el tercero a todo lo que tiene que ver con la reactivación económica y conseguir que Galiza camine hacia una economía verde y por el sendero del conocimiento y de la ciencia.

¿Cómo valora la consecución de esos fondos europeos?

Lo que sabemos es que una parte de ese dinero va en detrimento del presupuesto que ya estaba previsto en los próximos años y que se va a recortes en ámbitos que son importantes para la financiación de sectores de nuestra economía como son la Política Agraria común (PAC) o la ciencia.

¿Le parece apropiado el acuerdo alcanzado por la Federación de Municipios y Provincias y el Gobierno central para gestionar el superávit de los ayuntamientos?

En relación al superávit y al remanente de las administraciones locales –1.300 millones de euros en el caso gallego–, la posición del BNG es muy clara: hay que derogar la Ley Montoro para que los ayuntamientos puedan disponer directamente de sus ahorros y los destinen a sufragar aquellas cuestiones que consideren prioritarias en un contexto de crisis económica y social sin precedentes derivada de la covid19. ¿Qué quiere hacer el Gobierno de Pedro Sánchez? Utilizar una Ley del Gobierno de Rajoy para apropiarse de los ahorros de las administraciones locales para financiarse, cuando lo que debería hacer es eliminar esa ley y permitir a los ayuntamientos disponer de sus propios recursos, de sus propios ahorros en beneficio de sus vecinos y vecinas, porque no olvidemos que son la administración más cercana a la ciudadanía, que está sufriendo, y mucho, las consecuencias de la crisis. El acuerdo auspiciado por el PSOE desde la FEMP no es más que un trágala en el que se chantajea a las administraciones locales con la Ley Montoro diciéndoles o tomas este acuerdo o te voy a seguir aplicando una ley que te impide usar ese superávit, una ley que antes como PSOE criticaba pero que ahora mismo le viene muy bien para poder hacerse con un dinero que nos es suyo. Insisto, el BNG lo que pide es que se derogue esa normativa y que las administraciones locales recuperen su autonomía financiera.

¿Por estos futuribles recortes puede verse afectado su apoyo al Gobierno central?

Hemos apoyado la investidura de Sánchez a cambio de un acuerdo con Galiza que se tiene que cumplir. Si ya era importante antes de la covid19, ahora se hace más que urgente porque hablamos de problemas económicos importantes, de acabar con déficits históricos en infraestructuras o poner fin a una cuestión que en Galiza se vive como un auténtico agravio como son los peajes que pagamos de la AP-9, que son un despropósito. Vamos a trabajar para que el acuerdo se cumpla escrupulosamente. 

¿Qué relación tiene que tener el BNG con otros territorios, como Extremadura o Teruel, que comparten cuestiones como la ruralidad, la despoblación, el sector primario o la precaria red ferroviaria?

Creo que la realidad de Galiza no tiene que ver con la realidad que tiene Extremadura o Teruel. Somos un país que no solo tiene rural y que, a pesar de los problemas, tenemos sectores, como la pesca o la industria, que tienen mucho potencial.

Me refería a lo que les une.

Aunque somos solidarios con otros pueblos, nos movemos en planos diferentes y nuestro papel es claro: avanzar con una dinámica que favorezca a Galiza.

¿Conoce a Tomás Guitarte?

Sí, conozco al diputado.

¿Con qué partidos y territorios tiene más relación el BNG?

Sobre todo, con otros partidos soberanistas pero también con la Chunta o con algunas organizaciones de Castilla. Internacionalmente, con el Frente Amplio, con el PT en Brasil, etc. Nuestro ámbito es internacionalista pero defendemos los intereses gallegos.

Volviendo al plano partidista gallego, ¿cómo debe ser la relación entre el BNG y las Mareas o Podemos?

Nosotros vamos a tener la misma relación que hemos tenido durante estos años, una relación basada en el respeto aunque nosotros representamos una opción política diferente.

Con el resultado de las elecciones, las Mareas no tienen representación parlamentaria y hay electores que se han quedado sin voz.  ¿El BNG se abriría a incorporar cuadros de estos movimientos para ser más heterogéneo? 

El BNG tiene la mano tendida a todas aquellas personas que quieran sumar y que quieran aportar a este proyecto de país.

Con 19 diputados, ¿el BNG ha tocado techo?

EL BNG no se pone techo, ni antes ni ahora que hemos obtenido este resultado. Nuestro objetivo es ser la primera fuerza política en Galiza .

¿El voto del BNG es nacionalista o ha sido en contra de las políticas de Feijóo?

Lo que han votado las gallegas es que apuestan por un proyecto propio para Galicia y en contra de estos partidos estatales que utilizan el país como moneda de cambio.  

Lleva muchos años en el Bloque como militante y como portavoz nacional, ¿qué cambios presenta esta nueva etapa? 

Hemos mantenido los elementos centrales de nuestro proyecto como es la defensa de Galiza como nación, la defensa de la autoorganización y el derecho de la autodeterminación, pero también hemos puesto en marcha una renovación importante de la organización y hemos adaptado nuestro discurso. Somos un proyecto que ha sabido renovarse colocándose como la segunda fuerza en el país. 

¿En qué se diferencia de otros nacionalismos que hay en el  Estado español?

Desde el Estado español hay un intento de mantener una estructura centralista que resulta útil para los grandes grupos económicos y que niega la plurinacionalidad

Galiza tiene una realidad muy diferente a la de Cataluña o a la de Euskadi. Cuando hablamos de defender los intereses de nuestro país, hablamos de defender los derechos de los trabajadores gallegos, que Galiza pueda desarrollar su potencial y que se acabe con el expolio energético. De hecho, llevamos meses con un gran problema sobre la mesa: el cierre de Alcoa, una empresa fundamental en la comarca de A Mariña. Una de las razones que se aduce es el coste de la energía y nos llevamos las manos a la cabeza porque ¿cómo es posible que tengamos miles de trabajos en riesgo en Galiza que produce electricidad y que exporta el 35% de la misma? Nuestra reclamación defiende que se usen los recursos públicos y que no se siga engordando a las eléctricas y a esos consejos de administración que acaban plagados de ministros del PP y del PSOE. 

Si Ana Pontón fuera presidenta de la Xunta, ¿qué medidas hubiera adoptado con Alcoa? 

Como ahora no soy presidenta, puedo decir lo que haremos como BNG. Proponemos que la única medida para salvar el empleo en Alcoa es que se nacionalice. Esto se ha hecho en Italia y ha permitido salvar una fábrica de esas características. Hay que cambiar el modelo energético porque, entre otras cuestiones, tenemos la factura más cara de Europa. 

Para algunos sectores, el nacionalismo genera animadversión y dicen que es egoísta y que tiene un aire oscuro. ¿Qué les diría?

Creo que esa imagen sólo pertenece a una minoría que también controla los medios de comunicación y, tal vez, una buena parte de los aparatos de los partidos. Aunque hay muchos prejuicios, saben que el BNG es un movimiento abierto y que solo queremos que Galiza tenga la posibilidad de gestionar sus recursos. En donde creo que hay egoísmo es en el centralismo español. Sin animadversión, hemos comprobado la hiperfinanciación en Madrid mientras se han desatendido los problemas en nuestro país y es porque desde el Estado español hay un intento de mantener una estructura centralista que resulta funcional para los grandes grupos económicos –que genera un grave problema como es el de la corrupción– y que niega la plurinacionalidad porque la considera amenazante para sus intereses. 

El 7 de agosto arrancó la nueva legislatura gallega. Como este período de anormalidad, también el inicio fue diferente y estuvo impregnado por el paisaje infectado de covid19 que mantiene en alerta a todo el mundo, incluida Galicia, que presenta una cifra muy alta de personas infectadas y hospitalizadas. Hasta el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí