1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Decameron LXII

Jornada megachorrocientas: mientras la monarquía se hunde

Es importante saber que JCI ha abandonado el país porque no se podía hacer otra cosa. Se ha trasladado a otro país porque es intocable, pero trasladable. Trasladarse es, en ese sentido, tan democrático como hacer el pino-puente

Guillem Martínez 5/08/2020

<p>Metáfora del concepto más-juntos-que-nunca. Es decir, nadie.</p>

Metáfora del concepto más-juntos-que-nunca. Es decir, nadie.

G.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- “Uno de cada tres adultos jóvenes son vulnerables. El tabaco es la principal fuente de riesgo para ese colectivo. El 85% de la mortalidad covid en el Primer Mundo corresponde a mayores de 65 años, pero eso no es así en minorías o en situaciones de pobreza y precariedad. Así, en Sudáfrica, el grueso de fallecidos es menor a 65 años. Por lo que sabemos, el 80% de los infectados recuperados no padecen ninguna secuela. No es así con el 20% restante. La gravedad –ser hospitalizado, o morir– suele traducirse en pérdida de la reserva de salud cardiaca. El 12% de los curados –y el 52% de los fallecidos– sufre insuficiencia cardiaca. Entre el 15 y el 20% sufre otros síntomas, que también se mantienen en el tiempo: falta de aire, debilidad muscular, alteraciones pulmonares, daño renal y daño cerebral, incluso en pacientes leves: ADEM –una enfermedad degenerativa neurológica–, parálisis, ictus, pensamiento confuso o niebla cerebral. De los datos cruzados de USA, UK y Suecia sabemos que el 10-15% no se recupera rápidamente. Es una enfermedad, por tanto, grave. Es decir, tras la epidemia vendrá otra: la enfermedad crónica. Algo serio, si pensamos que en Esp no funciona, por la pandemia, la rehabilitación”.

2- La chica del punto 1 es, ya lo habrán adivinado, Casandra, ceniza y/o obsesionada por facilitar información real sobre la covid, máximo ahora, cuando se empieza a constatar que estamos solos y que todo depende de nuestro comportamiento. Es decir, de nuestra información. Cuídense. Nadie lo hará por ustedes, visto lo visto. El punto 1 se complementa con el 3, que es de peli de miedo.

Se empieza a constatar que estamos solos y que todo depende de nuestro comportamiento. Es decir, de nuestra información. Cuídense. Nadie lo hará por ustedes

3- Me llama –piticlín-piticlín– Bibí, funcionaria en el INSS, sindicalista de CGT. Bibí será fundamental en el próximo articulete, en el que valoraremos si el IMV –la joya nacida en esta crisis, el sello de que esto no sería la selva– no sólo no es operativa, sino que tal vez no existe. En este punto 3, Bibí sólo valora el hecho de que la covid es una enfermedad con graves secuelas, y que eso se sabía desde el inicio. “O, al menos, vía decreto, se puntualizó, al principio de la crisis, que la covid, entre sanitarios, sería reconocida como enfermedad laboral, si bien únicamente, puntualizaron muy bien esto, a título de cobro. Es decir, tras la cura, los sanitarios que la han padecido o padecerán, no podrán reclamar contrapartidas en caso de secuelas, larga enfermedad, o enfermedad crónica”. 

4- La sensación es que la pandemia, en el mundo mundial, ha reforzado la lucha por la vida de los organismos vivos. Y que los organismos vivos más inteligentes –y que, por lo tanto, más luchan por la vida; a muerte– están siendo el Estado y su última lógica, el neolib, que excede y abarca las ideologías clásicas. Sólo este otoño, cuando se sepa la incidencia efectiva de los ERTEs –una muy buena idea, parece ser que muy efectiva, y que no encaja en toda esta selva–, sabremos si la sociedad ha sobrevivido en los Estados del Sur de Europa, y tiene algo que exigir. Pinta un otoño muy caliente. Planea, es necesario señalarlo, el fantasma del hambre en Esp, en esa franja costera que va de Port-Bou a Huelva, y que abarca dos archipiélagos. La única buena noticia al respecto es la brutalidad misma de la crisis. Algo sin precedentes, con puntas de crisis feroz –minuto y resultado: PIB del -18’5–, si bien con recuperaciones rápidas, tal vez espectaculares, cuando la economía pite.  

5-  La lucha por la vida aludida, por aquí abajo, es descomunal. Absorbe una energía superior a la dedicada a la pandemia. Lo que explica no sólo la gravedad de la(s) crisis institucional(es), sino las dimensiones éticas del grueso de las personas públicas por aquí abajo. En lucha antes por su vida que por la salud pública. Que, en este contexto, es la vida.

6- La crisis monárquica es el indicativo, la prueba del algodón.

7-  Es importante saber que JCI ha abandonado el país –la gran medida, el gran gesto emitido por casa real, Gobierno y medios– porque no se podía hacer otra cosa. Literalmente. El marco constitucional, y las maniobras de Rubalcaba y González, tras la abdicación, dejaron a JCI como intocable. Se ha trasladado a otro país porque es intocable, pero trasladable. Su traslado no aporta, por tanto, ningún matiz democrático a la monarquía. Trasladarse es, en ese sentido, tan democrático como hacer el pino-puente. Nada, una acción no sujeta a ley o con consecuencias efectivas. No es ni siquiera un símbolo. Es, incluso, un favor. Trasladarse implica la posibilidad de no volver en caso –exótico, improbable– de juicio. 

8- Es importante la nota escrita por JCI a su hijo. Explica que sólo se explica a su hijo. Es decir, que esto es un caso individual, familiar. No lo es. Es importante el parecido de este texto con otros textos de abdicación y huída, anteriores. No es el texto que escribió Amadeo de Saboya, un texto dentro de la cultura democrática, en el que la abdicación se presentaba como definitiva y para todos los posibles sucesores. El de JCI se parece al texto de la abdicación de Alfonso XIII. No se ubica en la cultura democrática. Bajo la forma de patriotismo, se reivindica la forma monárquica, y se explica que se opta por el exilio para garantizarla. Se sabe que el texto de Alfonso XIII sólo fue redactado tras conversación con el director de la Guardia Civil, lo único que quedaba del Estado en abril de 1931. Explicó al rey que la Guardia Civil no vertería su sangre por la monarquía. Cabe suponer, por tanto, que este texto es también el resultado de haber hablado con lo que queda del Estado en agosto del 2020. Queda todo. Y seguirá apostando por la monarquía.

9- Se trata de una apuesta absoluta. Pero, no obstante, matizada por los hechos. En 2014, en plena y salvaje crisis económica e institucional, con frentes de corrupción en todas –todas– las altas instituciones, se optó por accionar el fusible de la monarquía. En 2020, en plena pandemia, y en la antesala de una crisis sin precedentes, también. Que se haya accionado el mismo fusible en dos ocasiones es mucho. Y puede presagiar una tercera ocasión, más definitiva. 

Pinta un otoño muy caliente. Planea, es necesario señalarlo, el fantasma del hambre en Esp, en esa franja costera que va de Port-Bou a Huelva, y que abarca dos archipiélagos 

10- A pesar de la fase derechista, en modo Plaza Colón, de las derechas esp, el gran partido monárquico esp sigue siendo el PSOE. Lo es desde 1946. Ese partido, sin presencia histórica en el interior desde 1939 –salvo en Euskadi– hasta Suresnes, ha sido estos días fiel al pacto más antiguo de la política esp. En esta ocasión, ha costado más, y se ha tenido que aprovechar el timing de una pandemia. El esfuerzo, su poca naturalidad, ha sido visible en la rueda de prensa de Pedro Sánchez. El tono chachi-piruli, democrático, se ha volatilizado en la segunda parte, con las preguntas de algunos medios sobre JCI. A las que no se les ha dado respuesta. E, incluso, se ha reivindicado en público el secreto. La monarquía es, por tanto, algo sin respuesta. Algo opaco. Algo de lo que no se puede responder o hablar en abierto. Es una apuesta de riesgo. Por lo que es posible que haya sido la última vez. Tras 1978, 1981, 2014 y 2020, el PSOE no podrá seguir eludiendo el elefante en la habitación. Al menos, no tan alegremente y sin consecuencias. Lo que es una mala noticia para la única institución-fusible del Estado.

11- Sobre el elefante en la habitación: es la corrupción. 

12- La Justicia esp es amable con la corrupción. Llega a los tribunales, pero en sus sentencias no se suele culpar al partido, sino al gerente. Sucedió en los casos Gürtel y Palau. En la sentencia del caso Gürtel –la que ha llegado más lejos– planeó, pero no aterrizó, la idea de la intrínseca criminalidad estructural del PP. Eso ha cambiado con  los caso de la familia Pujol y del 3%. Por primera vez aparecen políticos acusados de organización criminal. Se trata de partidos y personalidades cat. Que ilustran un fenómeno esp, estructural. Que ilustran el funcionamiento del R’78, esa fusión, en las alturas, de política y empresa. Es una forma de entender la política. Una normalidad en la política hasta el cambio de percepción que supone a) el 15-M, y b) las grabaciones de Villarejo –otro ser vivo en lucha por su vida–. El sello de esa normalidad subnormal es la monarquía. La inacción democrática ante la monarquía en el trance de corromperse es la normalidad ante la corrupción. Esta semana la monarquía ha sido nuevamente amnistiada. Bajo la forma de fusible.  Ahora mismo, en Esp no está asegurado el futuro de la monarquía. Ni el tuyo. Algo, por otra parte normal, en los países con materias reservadas, con culturas dadas al secreto y a la omisión. Son países incalculables e impredecibles.

13- El texto de JCI y la respuesta de la casa real, que como el Gobierno –bueno, parte de él– y los medios –no los extranjeros, básicos para entender esta crisis–, se da por satisfecha, sitúan a la monarquía en el pack problema antes que en el pack solución. La ausencia de ofrecimiento de restauración –no monárquica, que de eso vamos sobrados, sino de pasta extraída, posiblemente, de debajo de las instituciones, y ubicada en paraísos– ubica ambos textos en el mundo de los papeles mojados/propagandísticos. La torpeza del rey –el discurso del 3-O, en el que renunció a ser árbitro neutral, su aproximación al plazacolonismo, su apuesta por ir de uniforme la semana en la que, en pleno confinamiento, más se habló de una solución autoritaria...– problematiza más la monarquía. Que el parlamento italiano –parecido en su formación al esp– aplauda a su gobierno tras el pacto europeo, y no el esp, explica, a estas alturas, una gran diferencia entre esos dos Estados. La monarquía, esa fuente de conflicto e involución antes que de estabilidad.

14- El dinero que venga de Europa –y del que aún no sabemos, ni podemos descartar, si servirá para una refundación económica y social– no debería pasar por la cultura política esp, simbolizada en su monarquía. Lo que es imposible.

15- Lo que sabemos es que se distribuirá  y planificará a través de la cogobernanza. Que, a su vez, no sabemos lo que es. No existe ese concepto en la CE78. Por lo que es un informalismo. El informalismo no se vertebrará a través de una nueva institución autónoma. Será gubernamental. Lo que implicará, tal vez, ir al turrón, de manera rápida y en una legislatura. Tal vez, dos. Sabemos que la cogobernanza consistirá en a) una Comisión Interministerial, presidida por Sánchez –es decir, consistirá en Moncloa–, b) una Unidad de Seguimiento, presidida por Redondo –es decir, puede ser algo con función propagandística–, c) un grupo público-privado –ay, uy–, d) distintos-puntos-de-colaboración-multinivel-en-foros –uy, ay–, y e) una Conferencia Multisectorial de CC.AA., presidida por Calviño, y la reunión mensual de presis de CC.AA. con Sánchez –otro informalismo difícil de describir en un Estado autonómico y no federal; el federalismo es la fórmula de cogobernanza, de control del Estado, más difundida en el planeta–. La informalidad puede ser positiva en un sistema apollardado, paralizado y en crisis. O puede ser su sello. 

El dinero que venga de Europa no debería pasar por la cultura política esp, simbolizada en su monarquía. Lo que es imposible 

16- No está claro cómo se lo comerán otros Estados del Sur. Parece ser que está primando la función del ejecutivo en la planificación y reparto. Francia, un polvorín social esperando su septiembre pero con menos percepción de crisis de sistema, parece ser que destinará un 40% del monto al rescate de empresas, bajo otro nombre artístico. Algo no previsto por la Comisión Europea, y algo que en Esp podría, de hacerse, repercutir en la corrupción estructural, en el fracaso de esta última casilla que nos tendría que separar de opciones autoritarias, nacionalistas y populistas.

17- En Esp inquieta ese aprovechamiento de la covid para ensayar autoritarismo y proseguir con el gran negocio local. Los negocios a la sombra del Estado. MAD y Cat, las comunidades autónomas más privatizadas, pueden ser la metáfora de ello. Se ha reabierto el hospital IFEMA –la concesión era para varios meses, pero la reapertura permite la facturación de más servicios–, y se combaten los rebrotes, más que con método científico, con medidas espectaculares, autoritarias, trumpistas, de escasa incidencia, pero de gran presencia. Como la propuesta de crear un carnet vírico. Se trata del típico listado de ciudadanos, prohibido en todas las constituciones democráticas desde el siglo XVIII. Su utilidad es nula con un virus cuyos anticuerpos desaparecen en una media de un mes. Es un globo sonda, un test sobre la tolerancia de la sociedad ante la intolerancia, una discusión crispada, que impide el análisis pausado y desde otros puntos de vista.

18- Es importante hablar de Cat. Cat, en ese sentido, es Esp dos años después, una crisis más avanzada. Por lo mismo, un estadio de lucha por la vida más avanzado. Una posibilidad de futuro en la que, por ejemplo, ya existe un republicanismo derechista, autoritario y vertical, alejado, hasta sus antípodas, de la tradición republicana cat. Por lo mismo es una opción a tener en cuenta en todo el territorio cuando el fusible salte, de forma definitiva.

El grueso de la actividad gubernamental en Cat se va en existir. En la lucha por la vida. Lo que excluye la política. Y la gestión. Y la gestión, por tanto, de una pandemia

19- La transparencia, los datos fiables en pandemia, sigue sin existir en Cat. La novedad es que, pese a la descoordinación y contradicciones gubernamentales, los brotes conocidos se van reconduciendo, por lo que también se podrán reconducir los nuevos y los futuros. Al parecer, para ello ha bastado la iniciativa social en distanciamiento e higiene, y la actividad de los sanitarios, ingente y que suple la descoordinación y propaganda. Los políticos han descubierto en Cat que esto es una crisis de la Sanidad Pública. Es decir, que hay que evitar el colapso de hospitales y UCIs. Lo demás es asumible, aunque para ello se pierda, indefectiblemente, la temporada de turismo, el sostén de la costa cat, en crisis social y económica. Existe un plan de choque desde hace una semana. Los sanitarios no confían en él, por gaseoso. Las PCRs van a tutiplén, en esta emisión. Si bien –informa eldiario.es–, vía privada, repartiendo riqueza con los amiguitos. Por valor de más de cuatro millones. El rastreo puede llegar a existir en breve, pero hoy, no. 

20-  El grueso de la actividad gubernamental en Cat se va en existir. En la lucha por la vida. Lo que excluye la política. Y la gestión. Y la gestión, por tanto, de una pandemia. Y potencia el mensaje y el símbolo. Todo es mensaje y símbolo. Y parece colar. ¿El Govern es incapaz y gestiona con el XXXX? No. Es muy capaz en lo suyo. La gestión del símbolo y el mensaje. Un país puede suplir política y sociedad por símbolo y mensaje. Tomen nota de ello.

21- En el Govern se vive un combate atroz entre la opción convergente y la de ERC. Parece que gana por KO la convergente. JxC. Es el nuevo partido, vertical, autoritario, relacionado con las nuevas ultra-derechas –exemplum: Torra pretende suplir sindicatos y asociaciones de empresarios como órganos de diálogo social; serían sustituidos por, glups, las Cámaras de Comercio, sindicato vertical que supondría la superación del conflicto de clases en la Nueva Italia–, y liderado por Puigde. En plena pandemia, en pleno combate a ver quién es más inoperante en ella, parece ir ganando. Sin mella electoral. Está tan sobrado que se plantean retrasar elecciones y nombrar un nuevo presi. Con ello a) repararían un poco la gestión covid, o b), y más probable, incrementarían el conflicto. Para ello tendrían que votar a favor ERC y CUP. Es posible. Más desde el punto 22.

22- El conflicto, por otra parte, va que arde por sí solo. Fiscalía –no está dominada por el Ejecutivo; va a su bola; su bola es el constitucionalismo, la forma de la ultraderecha en Esp– ha retirado el tercer grado a los presos, de manera arbitraria. Si la justicia es la solución de conflictos, esto no lo es, desde luego. Esta reencarcelación potencia el único valor, el símbolo mayor, el gran mensaje de estos trileros que, por el mismo precio, abusaron y mintieron a su sociedad, y sufrieron, y sufren, el abuso y la arbitrariedad de la justicia.

23- En el momento de volver a la cárcel, en un acto en directo ante ella, retransmitido por TV3 como RTVE retransmitía las visitas del Papa, uno de los condenados injustamente por sedición, e injustamente desprovisto de su tercer grado, pidió a la juventud cat lo que no hizo en 2017, en el juicio, o en el momento de ese acto: la desobediencia. 

24- La Gene no ha participado en la primera reunión de CC.AA. para hablar del monto europeo. No le es necesario. Lucha por la vida, más y mejor, a través del mensaje y el símbolo. No asistir, no enterarse de lo que –a pesar de su éxito o fracaso, de su operatividad o inoperatividad, de su corrupción o de su contrario– será la política esp de los próximos años, no les importa. No necesitan la realidad. Es posible que haya más gobiernos así en el Estado. 

25- Es una suerte que la derecha esp no sea Gobierno en este momento. Pero aún es pronto para afirmar que esa suerte será suficiente.

26- Esto es pura lucha por la vida. Cuídense de ella. Y del virus. 

1- “Uno de cada tres adultos jóvenes son vulnerables. El tabaco es la principal fuente de riesgo para ese colectivo. El 85% de la mortalidad covid en el Primer Mundo corresponde a mayores de 65 años, pero eso no es así en minorías o en situaciones de pobreza y precariedad. Así, en Sudáfrica, el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí