1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El fin de semana que Argentina reconoció el trabajo sexual

En plena pandemia el gobierno lanzó un registro de “trabajadores de la Economía Popular” en el que se recogía la prostitución. Tras las críticas de organizaciones abolicionistas ha desaparecido. Se habían inscrito unas 800 trabajadores sexuales

Andrea Ana Gálvez 15/07/2020

<p>Casa Roja de Constitución, AMMAR.</p>

Casa Roja de Constitución, AMMAR.

Alexandra Sánchez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Georgina Orellano no sabe cuántas veces más tendrá que hablar sobre su trabajo, el que ejerce todas las semanas en el barrio porteño de Villa del Parque. Lo que sí sabe es que cada vez que vaya a una reunión de padres, a una comida familiar o haga una entrevista tendrá que contar cómo es el trabajo sexual y sabe que lo que algunos buscan será encontrar el elemento dramático de su historia, el aspecto oculto que revelará de una vez por todas por qué es trabajadora sexual.

Cuando decidió que no podía ocultar más su verdadera ocupación llevaba 8 años urdiendo las mejores mentiras. Al llegar a la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR), conoció las historias de otras trabajadoras sexuales que le habían contado a su familia su verdadero trabajo y si a ellas “no se les había caído el mundo” quizás Georgina también podía. Su hijo crecía y empezó a preguntar cuál era el verdadero trabajo de su mamá. Fue así como rompió el pacto de silencio que había hecho consigo misma. La tragedia que esperaba no apareció, más bien encontró acogida y respeto. “Fue liberador dejar a un lado todas las redes de ocultamiento que había generado, fue el comienzo de un proceso de aceptación de mí misma y del trabajo que estaba eligiendo, sentí que me paraba [me posicionaba] desde otro lugar no solo en la esquina sino con la vida en general, ahora ya saben todos que soy puta”. 

Georgina Orellano.

Cuando por primera vez, a principios de junio, en medio de la pandemia de coronavirus, Argentina lanzó el Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular, en el que aparecía el trabajo sexual como una categoría más, Orellano, que dirige desde el 2014 el Sindicato de las Trabajadoras y Trabajadores Sexuales de Argentina–AMMAR, sintió algo parecido. Este registro, puesto en marcha por el Ministerio de Desarrollo Social, pretende ser una herramienta de reconocimiento estatal de los trabajos informales para que puedan acceder a “programas de empleo, seguridad social y capacitación” y facilitar “la participación en redes de comercialización y la obtención de herramientas crediticias y de inclusión financiera”. Para muchas, fue el comienzo de su conquista, que se hizo letra en esa categoría en blanco y negro de aquel formulario burocrático. Fue la primera vez que el trabajo sexual contaba legalmente. “Por primera vez el Estado iba a saber cuántas somos, cómo es nuestro trabajo, cómo vivimos y cómo nos está afectando la pandemia”. El “sueño” duró tan sólo unas horas. 

En ese lapso de tiempo, entre el tuit de la secretaria general de Ammar y la desaparición del registro (5/7 h.) unas 800 trabajadoras sexuales ya habían completado el registro

El registro se lanzó un viernes. El domingo Orellano, muy activa en redes sociales, mostraba su alegría en Twitter por el anuncio: “Que día Peronista Compañeras. El Ministerio de Desarrollo Social creó el Registro Nacional de Trabajadorxs de la Economía Popular y nuestro trabajo aparece en el formulario de inscripción. Ya no debemos ocultamos ni inscribirnos con categorías engañosas”. Y entonces se desató la polémica. Ante las críticas de organizaciones abolicionistas, y a petición expresa del director del Comité Ejecutivo de Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y la Asistencia a las Víctimas, Gustavo Vera, el formulario se retiró junto con el nombre que las reconocía. En ese lapso de tiempo, entre el tuit de la secretaria general de Ammar y la desaparición del registro, entre cinco y siete horas, unas 800 trabajadoras sexuales ya habían completado el registro. 

Aunque AMMAR no está legalmente reconocido como sindicato, funciona como tal y se organiza a través de cuotas voluntarias y donaciones. Ofrecen asesoría legal gratuita, acompañamiento psicológico y facilitan el acceso a la salud integral. Luchan por mejorar las condiciones de vida de este colectivo: derechos laborales, acceso a una vivienda digna, reducir la precariedad y la discriminación social. Necesidades que se acentúan con la crisis de los últimos años y la pandemia.

Fue fundado en los años noventa por Elena Reynaga, dentro de un contexto de desempleo y crisis económica que desembocó en el famoso corralito. Cuando en 1983 el país recuperó la democracia, las antiguas fuerzas policiales del Estado aún tenían fuerte presencia y complicaban la vida de quienes utilizaban el espacio público para ganarse el pan, entre ellos la de las trabajadoras y trabajadores sexuales. “La idea de AMMAR empezó en los calabozos donde, durante la última dictadura argentina, las trabajadoras sexuales nos pasábamos encerradas ocho de cada doce meses del año, entrando y saliendo de la cárcel. Cuando comenzó la democracia, la persecución no dio tregua, aunque se suavizó y en vez de ocho meses nos pasábamos solo tres”, explica Reynaga.

Cansadas “de los abusos policiales”, empezaron a pensar conjuntamente en lo que les pasaba. Antes de salir a trabajar se tomaban “el cafecito” en uno de los bares del barrio de Flores en Buenos Aires y aprovechaban para organizarse, así nació la primera asociación nacional de  trabajadoras sexuales de Argentina.

Después de años dando la cara en AMMAR y perdiendo clientes “por ser demasiado política”, Reynaga quiso llegar más allá de Argentina, y desde hace unos años dirige la Red Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras Sexuales, organización que aglutina a quince de los veinte países de la región. Están presentes en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe para la ONU (CEPAL), en la OEA y en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. “Movilizamos recursos para que podamos hablar cinco minutos en los lugares en los que se discuten las políticas”, se ríe irónicamente. “¿Pero sabes?, las ministras de cada país no se van como vinieron, solo con vernos y escucharnos cambia su perspectiva y a la hora de poner en marcha programas en sus países nos tienen presentes”. En este tiempo lograron que varios Ministerios de Trabajo legalizaran sindicatos en Colombia, Guatemala, Nicaragua y Perú. 

Según el último informe disponible de la Red, solo existen dos normativas locales que las protegen: en Asunción del Paraguay y en la zona de Callao en Perú

Pese a que existen algunos desacuerdos entre las organizaciones respecto al término para autodenominarse, los problemas son parecidos. “En América Latina sobre todo luchamos por una ley que nos reconozca, contra la discriminación y la violencia institucional que sufrimos en distintos grados, desde el chantaje, el coimeo [demanda de sobornos], al abuso sexual y el encarcelamiento arbitrario. Queremos una regulación elaborada por nosotras mismas, no queremos patrones, ni reglamentaciones que muchas veces acaban perjudicándonos”, explica Reynaga, quien recuerda que en el continente el trabajo sexual no es ilegal, está en un vacío normativo –ni penalizado, ni regulado expresamente–, razón que posibilita que se les apliquen otras normativas contra el desorden público o la trata con fines de prostitución forzada, que terminan perjudicando los derechos del trabajo sexual autónomo. 

Según el último informe disponible de la Red, solo existen dos normativas locales que las protegen: en Asunción del Paraguay y en la zona de Callao en Perú. Aún están lejos de conseguir el reconocimiento de su trabajo en la mayoría de los países, pero se sienten orgullosas de los avances que tuvieron. “Para nosotras es un logro estar presentes en la mayoría de países de la región, somos sostenibles en el tiempo, tenemos incidencia política y cada vez nos sentimos más valoradas y reconocidas socialmente”, cuenta Reynaga.

Uno de los colectivos más desprotegidos en esta ocupación es el de las mujeres trans. Un 80% de ellas desempeña este trabajo, según el último informe de la Red Latinoamericana de Personas Trans. A eso se suma la situación generada por la pandemia. La pobreza y la desigualdad son algunos de los problemas más graves que desnudó la crisis de la covid-19 en América Latina. El confinamiento sigue y en la mayoría de países se están superando los tres meses. “Tras quince días de cuarentena, a muchas de las trabajadoras sexuales trans y travestis no les queda dinero para alimentación”, señala Marcela Romero, secretaria general de esta organización.

Además, en algunos países donde no existe Ley de Identidad de Género, y por lo tanto resulta difícil, si no imposible el cambio registral de nombre, las personas trans sufren mayor vulneración de derechos. Por ejemplo, en algunos lugares, las salidas para comprar alimentos se han organizado de acuerdo al género –unos días de la semana para hombres y otros para mujeres–. Según Romero, esto se ha aprovechado para detener y humillar a las personas trans. En todo el continente, solo Chile, Argentina, Uruguay, Bolivia y algunos estados de México cuentan con una ley.

Un 80% de las mujeres trans desempeña trabajos sexuales, según el último informe de la Red Latinoamericana de Personas Trans

La precariedad de la vivienda para las trabajadoras sexuales trans es otro tema pendiente. Romero dice que, por culpa de la discriminación que sufren, “la mayoría de las chicas que viven en las grandes ciudades latinoamericanas lo hace en una indigencia total, entre cuatro o cinco personas alquilan una habitación en una pensión o en un hotel a un precio desorbitado, como si fuera el mejor cuarto de la ciudad en la zona más cotizada. Con la cuarentena, la mayoría no puede pagar y muchas veces los propietarios las presionan cortando el agua, el gas o la luz hasta que se pongan al día con las cuentas”.

Yokhari vive en uno de estos hoteles, tiene 36 años y como dice ella, según la expectativa oficial de vida de las personas trans “le quedan cuatro años para caducar”. Hace trece se fue de Perú, donde dejó a su familia a la que ayuda económicamente cada mes. Aunque es titulada en acompañamiento terapéutico, su vocación, no pudo trabajar de ello y se dedica al trabajo sexual. 

Hace años que participa en diferentes organizaciones, hoy es la coordinadora de la Casa Roja –una filial de AMMAR– que funciona como refugio del frío invernal, comedor popular los sábados y oficina social 24/7. Durante la pandemia, reparten alimentos y ropa y ayudan a tramitar residencias a migrantes para que puedan solicitar la ayuda de emergencia. También piden subsidios habitacionales, empadronamientos, DNI para personas trans y hacen todo tipo de trabajo comunitario. Algunos la llaman el Ministerio de las Putas. Cuando por unas horas fue reconocido el trabajo sexual en Argentina, Yokhari estaba con unas compañeras en la Casita Roja y fue una de las que logró registrarse.

“Me sentí muy feliz porque por primera vez pude decir sin caretas lo que soy. Decirle al mundo que soy trabajadora sexual, de eso vivo y no le hago daño a nadie. Por una vez se reconoció el trabajo que hacemos todos los días. Fuimos nombradas. Existimos”, recuerda sobre un momento que duró poco.  “Cuando algunas organizaciones pusieron el grito en el cielo y se dio de baja el registro, me sentí decepcionada. ¿Viste cuando enciendes una llama, viene el viento y lo apaga? A algunas les entiendo en parte, si yo tuviera algún caso de trata de personas en mi familia también me opondría, pero hay que aprender a diferenciar las cosas, nosotras no somos proxenetas, nadie nos obliga, somos trabajadoras sexuales”, explica  Yokhari.

Valentina Pereyra es la Secretaria de AMMAR Provincia de Buenos Aires. Hace quince años que se dedica al trabajo sexual. Cuenta que las condiciones laborales para una feminidad trans, como ella se define, están condicionadas en la sociedad. Para ella el trabajo sexual significó la posibilidad de iniciar su transición física. “Era lo que me retribuía más dinero para poder conseguir operarme. Fue el camino para poder construir mi identidad como yo me sentía feliz, buscar que de alguna manera el espejo me devolviera lo que siempre había soñado”, cuenta. 

Valentina Pereyra.

 

En el 2007 llegó a la provincia de Buenos Aires donde se dedicó a trabajar y participó en distintos espacios de militancia LGBTIQ+. Cuando la categoría “trabajo sexual” salió en línea, lo primero que pensó fue en las trabajadoras sexuales mayores, las que ejercen hace treinta años, “era una forma de reconocerlas a ellas”, dice. 

Después de darse de baja el formulario, AMMAR pidió explicaciones al Ministerio. Más allá de un tuit del ministro Vera y varios retuits de feministas afines al abolicionista, nunca hubo anuncio oficial

Después de darse de baja el formulario, AMMAR pidió explicaciones al Ministerio de Desarrollo Social, porque más allá de un tuit de Gustavo Vera, director del Comité Ejecutivo de Lucha contra la Trata y Explotación de Personas de Argentina, y varios retuits de feministas afines a las posiciones abolicionistas, no hubo anuncio oficial. Al no haber respuesta, el sindicato lanzó una petición pública que fue respaldada, entre otros, por Amnistía Internacional y por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Según Pereyra, “la realidad fue que durante cinco horas existió un formulario en el que que se registraron unas 800 trabajadoras sexuales, el Estado no puede volver a dar la espalda a esta realidad”.  Además, “era un censo no solo para nosotras sino para los trabajos que existen pero que no están registrados, por lo que no tienen derechos laborales, era un modo de visibilizar lo invisible, una demanda histórica de los movimientos sociales”, señala Pereyra. 

Un mes después el registro se ha subido de nuevo, eso sí, sin la categoría “trabajo sexual” que de momento se borró hasta nuevo aviso. Pese al bloqueo, AMMAR se ganó algo insólito en “la historia de las putas” de Argentina: establecer un diálogo directo con el Estado. Este continuará en los próximos meses entre representantes del sindicato y otros colectivos y el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, el de Seguridad, el de Justicia y Derechos Humanos, y el de Desarrollo Social. Mientras continúa el debate, las trabajadoras sexuales dicen que seguirán contando las veces que haga falta su historia, desde la autonomía de reconocerse y organizarse como tal, e intentando evitar que otros las victimicen.

Georgina Orellano no sabe cuántas veces más tendrá que hablar sobre su trabajo, el que ejerce todas las semanas en el barrio porteño de Villa del Parque. Lo que sí sabe es que cada vez que vaya a una reunión de padres, a una comida familiar o haga una entrevista tendrá que contar cómo es el trabajo sexual y sabe...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí