1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

BIDEN(DOESN'T)CARE

Joe Biden carece de un plan de salud pública

Sus propuestas para la atención sanitaria son una mezcla de ideas fallidas, un reflejo del resto de su campaña, en la que no presenta ninguna propuesta nueva o valiosa ni soluciones para lo que no funciona

Timothy Faust (The Baffler) 2/07/2020

<p>Joe Biden dando un mitin en McKinley School (Des Moines, Iowa).</p>

Joe Biden dando un mitin en McKinley School (Des Moines, Iowa).

Phil Roeder

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Se suponía que este texto iba a ser un análisis sobre el plan de Joe Biden para la asistencia sanitaria. Si no fuera porque Joe Biden no tiene un plan de asistencia sanitaria. Esa es la verdad. La página web de su campaña tiene una sección que se llama “ASISTENCIA SANITARIA”, pero ofrece poco contenido o significado. Por el contrario, Biden es sincero en su promesa de que “en esencia nada cambiaría” y presenta una relación de políticas tan inútil que analizarlas es como intentar enseñar a un perro a jugar a las damas.

El plan de asistencia sanitaria de Biden es un reflejo del resto de su campaña en cuanto a que no presenta ninguna idea nueva o valiosa; no soluciona lo que no funciona; no tiene visión; no tiene esperanza; no tiene futuro. En su lugar, Biden presenta un batiburrillo de nostálgicos restos del naufragio: ideas que no han funcionado en el pasado, entremezcladas con infructuosas repeticiones de políticas mercantilistas que han resultado ineficaces, todo ello envuelto en la vaga promesa de volver al “Obamacare, pero esta vez lo mejoraremos”. Sin embargo, las nuevas versiones de ideas fallidas siguen siendo ideas fallidas, y la imitación del Obamacare que ofrece Joe Biden restituye un modelo de asistencia sanitaria que sigue dejando mucho que desear.

Biden pretende atender al 97% a través de un plan híbrido de opción pública –lo que dejaría a casi diez millones de personas sin cobertura médica–

En la financiación de la sanidad estadounidense hay dos cuestiones esenciales: coberturas y costes. En lo que respecta a la cobertura la pregunta es muy clara: ¿Cuántas personas quedan cubiertas por su modelo de seguro médico? Biden pretende atender aproximadamente al 97% de los estadounidenses a través de un plan híbrido de opción pública –lo que dejaría a casi diez millones de personas sin cobertura médica–. Eso es más que la población de la ciudad de Nueva York o Michigan. Y muchos más seguirán teniendo una póliza insuficiente, como ocurre en la actualidad –al menos 56 millones en 2018–, con escasa ayuda por parte de Biden. (Tener una póliza insuficiente significa que el coste que supone usarla es suficientemente prohibitivo como para impedir que una persona solicite asistencia médica cuando lo necesita.) Incluso en la fantasía de promesa electoral más eufórica de la campaña de Biden, este permitirá que la falta de seguro médico y un seguro insuficiente mate a decenas de miles de estadounidenses al año. Y este es, por supuesto, un cálculo optimista –incluso la Oficina Presupuestaria del Congreso calculó en 2013 que una opción pública tendría “consecuencias mínimas” en la tasa total de contratación de seguros médicos–.

Una historia de violencia

En lo que respecta al coste la pregunta es: ¿Cómo pagamos la asistencia sanitaria? Los costes de la asistencia sanitaria dependen de dos factores: la frecuencia con la que se utilizan los servicios sanitarios multiplicada por el coste unitario de cada servicio. En Estados Unidos, utilizamos la asistencia médica con menos frecuencia que nuestros semejantes de otros países; el vertiginoso aumento de nuestros costes médicos vienen determinados por nuestros precios demenciales. (“Son los precios, estúpido”, dijo el santo patrón de la política sanitaria humanista estadounidense Uwe Reinhardt.) Estos precios los fijan las empresas farmacéuticas, los fabricantes de equipos, ávidas corporaciones hospitalarias y las empresas de capital privado que las adquieren con mayor frecuencia.

Si no se fijan los precios en todo el sistema, a mayor número de personas que paguen en el mercado de la asistencia sanitaria –a mayor número de aseguradoras privadas; a mayor número de programas estatales; a mayor difusión–, menor es la capacidad de estas personas de negociar precios y mayores son los costes totales del sistema. Cuanto menor es la base de pacientes de una aseguradora, menor es su capacidad de negociar los precios y mayores sus costes. Para aplicar estos precios, Medicare for All [la propuesta de Bernie Sanders] emplea el monopsonio: un modelo en el que Medicare, el único pagador en una “asistencia médica con un único pagador”, fija el precio que está dispuesto a pagar y que los proveedores sanitarios no pueden negarse a aceptar.

Lo que ofrece el plan de Joe Biden es comparativamente débil, incluso si se equipara con los planes de los antiguos candidatos demócratas de 2020. En lugar de permitir que su opción pública utilice los precios de Medicare, dando a su vez más poder a este para establecer los costes, Biden plantea que tendrá que negociar por separado sus propios precios con hospitales y profesionales sanitarios. Y si su opción pública es pequeña, esos precios serán altos. El plan de Biden deja los costes excesivos de las aseguradoras privadas sin control. En virtud del mismo, nuestro incremento anual de gasto en atención sanitaria de aproximadamente el 4% –más del doble del índice de inflación– no disminuirá.

La opción pública de Biden nace para perder. Sus promesas son vagas a propósito: una sarta de sandeces triviales y llenas de tópicos para que las aseguradoras privadas sigan siendo rentables. Su plan es contraproducente y catastrófico para sus usuarios.

En primer lugar, lo contraproducente. En los debates, Biden presenta su opción pública como la aseguradora de último recurso, un lugar al que ir si tienes cáncer o hepatitis o una afección preexistente que encarece excesivamente el seguro privado. Así se diseña una aseguradora abocada al fracaso. Las aseguradoras necesitan una gran cantidad de personas sanas y sin complicaciones que coticen y compensen los gastos de las pocas personas caras que tienen afecciones graves –se denomina “grupo de riesgo”–. Al crear una opción pública cuya existencia se basa en captar a gente que está demasiado enferma para adquirir un seguro privado, el grupo de riesgo de la opción pública se debilita y sus costes se disparan –mientras las aseguradoras privadas, liberadas de la carga de asegurar a enfermos graves, se embolsan unas ganancias considerables–.

Al crear una opción pública basada en captar a gente demasiado enferma para adquirir un seguro privado, el grupo de riesgo de la opción pública se debilita y sus costes se disparan

Fuera de la opción pública, Biden ofrece una compleja gama de subvenciones para las primas, que se asignan en función de los ingresos, para personas que buscan adquirir un seguro en el mercado, un vestigio de la era del Obamacare. Según este plan, las primas tienen un tope del 8,5% de los ingresos –es decir, una persona que gana 50.000 dólares al año tiene que pagar 4.300 dólares solo para adquirir un seguro–. Esto no tiene en cuenta lo bueno que es el seguro o cuánto hay que pagar por usarlo. Aparte de los esfuerzos básicos para reducir el precio de los medicamentos, Biden apenas ofrece un plan para moderar los costes que la asistencia sanitaria supone para el sistema, y las franquicias continuarán aumentando. En 2020, con la Ley de Asistencia Asequible (Affordable Care Act, ACA por sus siglas en inglés), una persona de cuarenta años con un plan de categoría baja tiene que pagar una franquicia de 6.500 dólares, además de sus primas, antes de que su seguro “entre en vigor”. El plan de Biden apenas hace nada para prevenir estos costes. No evitaría, por ejemplo, que un paciente se arruinara o perdiera su casa (de forma similar, por desgracia, a cómo el propio Biden se planteó vender una de sus casas para hacer frente a los gastos médicos de su hijo Beau).

El enfoque de Biden acerca del precio de las primas revela su incapacidad –o falta de voluntad– para enfrentarse a los costes y precios reales de la asistencia sanitaria. Por mucho que insista, su plan no es reducir costes. Es un plan con el que utilizar dinero público para financiar a las compañías aseguradoras privadas, que a su vez cargan los costes a los pacientes.

Además de la aseguradora de último recurso, Biden ofrece un plan de opción pública “gratuito” para personas que pueden acogerse al Medicaid según las normas de ampliación de la ACA, pero que residen en estados que se han negado a ampliar el programa. Afirma que puede “adscribir automáticamente” a las personas que ganan menos del 138% del nivel federal de pobreza. Esto no es cierto. Cualquier programa que requiera un estudio de los ingresos es incapaz de adscribir automáticamente a las personas que cumplan los requisitos porque primero han de pasar por un complicado proceso de idoneidad para recibir las prestaciones. Esta es la razón por la que los estados tienen que emplear tiempo y dinero en busca de niños que reúnan los requisitos del CHIP (Children's Health Insurance Program o programa de seguro médico para niños) para persuadir a las familias de que se adscriban –un proceso que deja sin adscripción a cientos de miles de niños–.

Es un plan con el que utilizar dinero público para financiar a las compañías aseguradoras privadas, que a su vez cargan los costes a los pacientes

Esto es solo un estudio superficial de la política de asistencia sanitaria de Biden, pero al observarlo en conjunto, hay que preguntarse si Biden verdaderamente sabe cómo funcionan los seguros. Combina primas con franquicias; se niega a cubrir la mayoría de los costes generados por factores sistémicos; pone obstáculos para adscribirse en la opción pública mientras promete una adscripción automática; defiende la “asistencia universal” mientras deja a millones de personas sin seguro: no cumple las características de una política bien ponderada de asistencia sanitaria, sino un intento desesperado de improvisar ideas de la era Obama que en su momento no funcionaron y no funcionarán ahora. No se puede afirmar con la conciencia tranquila que la asistencia sanitaria es un “derecho” y presentar un plan que se olvida de las personas más pobres, más enfermas y más vulnerables.

Que el plan de asistencia sanitaria de Biden no funcionaría es un secreto a voces. Cualquier persona observadora y con un poco de sentido común te diría que no es más que un montón de idioteces, y los que insisten en lo contrario o creen que eres estúpido o les pagan por decirte que funciona. Teniendo en cuenta que la industria del sector sanitario ha apoyado incondicionalmente a Biden para evitar el plan de Medicare for All de Bernie Sanders, o que los seguros de salud ganaron casi 48.000 millones de dólares en valor de mercado y de la noche a la mañana después de la reaparición de Biden en el Supermartes, podría ser por ambas razones.

Los seguros de salud ganaron casi 48.000 millones de dólares en valor de mercado y de la noche a la mañana después de la reaparición de Biden en el Supermartes

Sin embargo, a pesar de la insistencia de las compañías aseguradoras y sus empresas de relaciones públicas, el plan de un único pagador no es impopular. Veinte encuestas consecutivas a pie de urna en estados donde se celebraban primarias revelaron que la mayoría de los votantes está a favor de deshacerse del seguro privado. A la gente le gusta estar asegurada, pero después de más de dos años viajando por el país para hablar de la asistencia sanitaria, no he encontrado a nadie que esté contento con su aseguradora en particular, que rechaza sus reclamaciones, restringe a sus médicos y obstaculiza su asistencia sanitaria.

Lo que ocurre con los costes de la asistencia sanitaria es que son provisionales. Hay gente que se pasa la vida entera oprimida. Algunos años te atropella un coche o te caes de una escalera o tienes un embarazo complicado e incurres en unos enormes gastos médicos. Otro años no. Pero todos nos turnamos para bailar en la fuente de la desgracia. Algunos años enfermas de tal modo que tienes que escoger entre sobrevivir o endeudarte. Algunos años simplemente tienes mala suerte. Algunos años eres uno de los diez millones de personas que no tiene seguro médico. El plan de asistencia sanitaria de Biden nos pide a todos que confiemos en la idea de que seremos afortunados toda la vida –y no nos ofrece ninguna ayuda cuando, inevitablemente, caemos en el hoyo–. No es un plan. Es la fantasía de un jugador.

El lunes 9 de marzo por la noche, Joe Biden ofreció una evasiva explicación de su intención de vetar cualquier propuesta de Medicare for All que llegara a su mesa. Entretanto, casi cien millones de personas están padeciendo debido a seguros médicos con una cobertura insuficiente. Cien millones más tienen miedo. Biden se niega a mirar de frente estos problemas y, en su lugar, propone un desfile de matizaciones a la maraña que es la política de salud pública post-ACA: una muerte lenta causada por miles de sujetapapeles. Ni siquiera tiene la gentileza de decirnos que tendremos algo mejor.

–––––––––

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Baffler.

Traducción de Paloma Farré.

Se suponía que este texto iba a ser un análisis sobre el plan de Joe Biden para la asistencia sanitaria. Si no fuera porque Joe Biden no tiene un plan de asistencia sanitaria. Esa es la verdad. La página web de su campaña tiene una sección que se llama “ASISTENCIA SANITARIA”, pero ofrece poco contenido o...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Timothy Faust (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí