1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

SALUD MENTAL

Tus amigos no son recursos humanos

La parte de amistad, límites y consentimiento en que se equivocan los últimos tuits virales

Kate Wagner 13/07/2020

Unsplash

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

He tenido que librar dos arduas batallas a lo largo de mi vida: la enfermedad mental que padezco (neurodivergencia) y la amistad. La amistad no me resulta fácil. Cuando la gente no es directa sobre lo que necesita de mí o lo que me quiere decir, la dificultad que experimento para leer los indicadores sociales se mezcla con mi ansiedad, de tal manera que esta última suele aumentar de forma vertiginosa. Algunas posibles maneras de mejorar ese problema pasan por utilizar dos instrumentos sociales clave: 1) solicitar un consentimiento previo o una aclaración explícita y 2) fijar límites. En parte, muchas personas neurodivergentes, como yo, hacen esto siendo lo más directas posible y para ello utilizan “plantillas” o guiones o, lo que es lo mismo, un arsenal de preguntas o afirmaciones previamente redactadas que ayudan a entenderse e interactuar en determinadas situaciones sociales. Muchas personas neurotípicas utilizan también estos métodos, como son por ejemplo: “¿Oye, tienes tiempo para quedar esta noche?” o “¿Sigue en pie lo de [algo a una hora concreta]?”. 

El objetivo de comenzar con esta introducción es decir que las plantillas, el consentimiento y los límites son todo cosas buenas, y también aclarar que algunos tuits que se han hecho virales hace poco tienen el potencial para dañar estos importantes conceptos y a las personas que los emplean. Como es lógico, me estoy refiriendo a estos dos tuits que hace poco se convirtieron en memes muy extendidos:

 

Tuit 1): PS: alguien me pidió que le diera un ejemplo de cómo responder cuando no tienes tiempo para ayudar a alguien.
Esta es la plantilla que ofrecí:
“Hola, me alegra mucho que me hayas contactado. Ahora mismo estoy al completo / ayudando a otra persona en crisis / lidiando con algunos asuntos personales, y no creo que pueda reservarte el espacio adecuado. ¿Podríamos contactar mejor el [fecha y día posteriores] / Tienes a alguna otra persona a quien puedas contactar?”

Tuit 2): Solo quiero decir que muchos de vosotros soltáis mucha mierda sobre vuestros amigos en el momento equivocado y sin su consentimiento. Si sabes que es algo que podría hacerles daño, pide permiso antes de tomar la decisión de complicar las cosas. Por favor.
¿Estás en un buen estado emocional como para recibir una información que podría ser dolorosa?

El primer ejemplo (lo llamaremos “al completo”) trata de cómo fijar límites de forma correcta con tus amigos, mientras que el segundo (a este lo llamaremos “buen estado emocional”) se ocupa del concepto de consentimiento dentro de las relaciones de amistad. (Antes de que decidiera escribir este artículo, que invariablemente enfadará a algunas personas, me senté con mi psicóloga para escuchar lo que tenía que decir al respecto de estas publicaciones, y estuvo de acuerdo en que no eran formas saludables de interactuar con amigos; puesto que el uso que hacen del valioso instrumento de las plantillas para lidiar con determinadas situaciones sociales es bastante malo). Lo más preocupante de todo esto es que los conceptos que se utilizan en estos tuits son los dos buenos y útiles, aunque la manera en que se ponen en práctica no es muy buena y también explica por qué se hicieron virales. 

Comencemos con la segunda publicación, “buen estado emocional” porque trata sobre hacer una pregunta, mientras que “al completo” va de dar una respuesta. La intención principal de “buen estado emocional” es que la persona que lo publicó en primer lugar (OP) le pida permiso a su amigo para decirle algo que podría ser potencialmente doloroso. Hacer esto es bueno y la gente debería hacerlo más a menudo. Sin embargo, la plantilla quizá sea la peor que se podría concebir, por detrás solo del clásico romperrelaciones “tenemos que hablar”. ¿Por qué? Porque el motivo de solicitarle su consentimiento a alguien es informarle de cuáles son tus intenciones y darle una oportunidad real de decir que no. Esto supone ser claro y directo sobre lo que le estás pidiendo. Lo más irónico de todo es que un buen ejemplo de cómo hacerlo aparece en el tuit que dio pie a la publicación “al completo”, donde el amigo de OP le manda un mensaje preguntando: 

 

Tuit: ¿Tienes la capacidad emocional / mental para que me desahogue unos minutos sobre algo médico / relacionado con el peso?

Ese es un buen ejemplo de cómo solicitar consentimiento porque a) explicita qué es lo que se solicita al amigo (es decir, desahogarse sobre algo íntimo como son los problemas relacionados con el peso o la imagen corporal) y b) tiene en consideración el hecho de que la persona que manda el mensaje es consciente de que lo que le pide al amigo puede potencialmente ser difícil. Aunque yo personalmente no utilizaría las palabras “capacidad emocional/mental” porque considero que son un tanto condescendientes, el mensaje solicitando consentimiento sigue siendo eficaz porque proporciona espacio para que la persona que lo recibe diga que no. Este espacio existe porque el mensaje explicita lo que pide y tiene en consideración las necesidades del que lo recibe. Y eso es precisamente lo que hace que el mensaje “¿estás en buen estado emocional para recibir una información que podría ser dolorosa?” sea ineficiente. “Buen estado emocional” no informa al que lo recibe del contexto de dicha información, y eso da lugar a que se genere un temor a lo que esa información podría implicar. Además, saber que la información podría resultar dolorosa sin saber si quiera qué es, no le da al que lo recibe ninguna oportunidad real de decir que no. Sucede lo mismo que con la frase “tenemos que hablar”, ya que con esas palabras se planta precisamente la angustia que justamente se quería evitar (y averiguar lo que se oculta detrás de ese mensaje se convierte entonces en algo necesario para calmar la angustia). En pocas palabras, si alguien me hiciera esa pregunta, me daría un ataque de pánico. 

Y luego está “al completo”. Su intención es fijar límites emocionales con tus amigos, que es algo útil y saludable, aunque la forma lingüística de hacerlo en este caso no lo es tanto. El mensaje suena como una de esas cartas de rechazo que me llegan cuando contacto directamente a una publicación con la que todavía no he trabajado, incluido el “Hola, me alegra mucho que me hayas contactado”. Si alguien te contacta de una manera a la vez considerada y vulnerable, como es el caso del mensaje sobre problemas relacionados con el peso al que OP estaba respondiendo, mostrarte distante (aunque sea de forma alegre), seamos sinceros, no ayuda mucho. No es que yo sea el gran gurú de las amistades, ni mucho menos, pero si recibiera ese mensaje y no estuviera en una buena situación para ayudar a mi amigo con algo que le preocupa, lo primero que haría sería reconocer que veo que está sufriendo, que le quiero y que me importa. Fijar el límite es más difícil. Lo que convierte a ese tuit en carne de meme es el formato de historia loca (Mad libs) que utiliza, en el que la persona está “al completo” (signifique lo que signifique), “ayudando a otra persona en crisis” (ya sabes, como todos me piden ayuda, tendrás que ponerte a la cola), o la versión más sincera “estoy lidiando con algunos asuntos personales ahora mismo”. Cuando estoy pasando por una crisis o estoy enfadado y quiero hablar con alguien, y resulta que ese alguien no puede hablar conmigo, lo que menos quiero escuchar es que no pueden dedicarme “el espacio adecuado para ti”. Eso hace que parezca como si estuvieras inmiscuyéndote en su vida y simplemente no pudieran ocuparse de lo que sea que tú tienes, y a esto súmale además el uso de una jerga administrativa extrañamente amable que no ayuda para nada. La siguiente línea, “podríamos conectar”, es algo que le dirías a alguien en LinkedIn. (Sin embargo, puedo afirmar que preguntar si esa persona tiene a alguien con quien hablar es quizá el único fragmento útil de ese mensaje, porque es importante asegurarse de que, si es serio, esa persona tendrá alguien que pueda ayudarle aunque tú ya hayas dejado claro que no tienes tiempo para hablar ahora mismo). 

Pero a decir verdad, en última instancia, cuando estás contestando a un amigo que te pide un consentimiento explícito para algo, ese mensaje, lo que menos es, es amistoso. Decir algo del estilo: “Siento que estés pasándolo mal y quiero que sepas que te considero un amigo y que te quiero y me importas pase lo que pase. Sin embargo, yo misma estoy pasando un mal momento [o ahora no es el mejor momento, etc.] y no creo que pueda hablar de [el tema en concreto] además de lo otro ahora mismo. ¿Te parece bien si lo hablamos en otro momento?” En definitiva, lo que dice ese mensaje es lo mismo que el original, pero de una manera un poco más amable. Sigues fijando tus límites, pero también respetas que tu amigo te contacta en un momento de debilidad y lo haces asegurándole que te importa. Una parte importante de la amistad se basa en la reciprocidad y la empatía, y el lenguaje administrativo carece de esos elementos; más bien les cierra la puerta y cambia el enfoque para pasar de la vulnerabilidad de la persona y lo que sea que le está pasando a lo mucho con lo que tú tienes que lidiar.

No obstante, si dejamos la piscología eficaz de lado, las dos publicaciones son malas también por otros motivos. Las dos suenan claramente a falsa modestia sobre lo buenos amigos que son quienes publicaron originalmente los tuits, y por eso todo el mundo les contacta para pedirles ayuda. Hasta cuentan con cartas de rechazo prefabricadas del estilo “al completo” para solicitudes para las que simplemente no tienen tiempo en ese momento; “buen estado mental” sugiere que si no te comportas como ellos o utilizas su plantilla eres un mal amigo que hace daño a otras personas. Pero el principal problema es el lenguaje. Las publicaciones utilizan como modelo para hablar con tus amigos el lenguaje legal y administrativo que emplean los departamentos de recursos humanos. Aunque a muchas personas neurodivergentes se las critica injustamente por utilizar plantillas que les hacen sonar “robóticos”, existe una diferencia entre ser abiertamente directo y detallado sobre lo que quieres o necesitas de un amigo y hablarle de manera corporativa, como si fuera una simple transacción (como si pudieran llegar a demandarte). Esto es lo que explica por qué estos posts se hicieron virales. De lo que se ríen los memes y las bromas posteriores no es del uso de plantillas, de la necesidad de solicitar consentimiento o de la valía de fijar límites. El humor, y sobre todo el humor de internet, va de relaciones contextuales. El lenguaje administrativo y jurídico que utilizan esos tuits es carne de meme precisamente porque cuando alguien te muestra su lado más vulnerable, la mayoría de las personas no contesta a sus amigos como si fuera un departamento de RRHH a punto de hacerles llegar una amonestación por mala conducta. El contexto del lenguaje utilizado (profundamente impersonal) y el contexto en el que se utiliza ese lenguaje (una situación profundamente personal) no coinciden en absoluto y la consecuencia es el clásico efecto de non sequitur.

Pero no todo en estos tuits es diversión y juegos. El hecho de que este lenguaje se haya infiltrado en el vocabulario de la amistad, uno de los pocos vínculos humanos que la lógica de la mera transacción típica del neoliberalismo todavía no había asolado, y que lo haya hecho disfrazándose de ser considerado o políticamente correcto, es preocupante. El lenguaje de transacción vacía de amor, amabilidad y empatía a las normas sociales de la amistad, que son precisamente los sentimientos que la gente necesita cuando acude a ti en busca de ayuda, independientemente de si puedes o no proporcionársela en ese preciso momento. La gente neurodivergente también necesita ese amor, amabilidad y empatía, y por eso normalmente lo solicita de maneras que la gente neurotípica no utiliza. Insinuar que las personas neurodivergentes tenemos que emplear jerga legal para hablar con un amigo sugiere que somos incapaces de distinguir entre ser abierto y directo con respecto a nuestras necesidades y ser distante o condescendiente. El único atractivo del lenguaje administrativo que utilizan esos textos es intentar evitar el terror que produce abrirte a las emociones de los demás y a su complicada vulnerabilidad. Pero es precisamente esa complicada vulnerabilidad lo que hace que la amistad sea algo difícil (sobre todo para alguien como yo que ni siquiera puede controlar sus propias emociones), pero también algo que merece la pena y que te llena. Por eso precisamente no hace falta sonar como si estuvieras a punto de pasarle una factura a tu amigo por control emocional.

 ------------------------------------------------------------------

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Baffler. Traducción de Álvaro San José.

-------------------------------------------------------------------

Kate Wagner es una crítica de arquitectura y cultura que vive en Washington D.C., creadora del blog McMansion Hell, que examina a fondo el fenómeno que constituye la McMansion, y lo utiliza como instrumento para educar sobre arquitectura y para realizar comentarios culturales humorísticos. Kate ha escrito sobre arquitectura, diseño y cultura para numerosas publicaciones como por ejemplo The BafflerThe AtlanticCityLab y The Nation y escribe una columna de opinión para el blog Curbed.

He tenido que librar dos arduas batallas a lo largo de mi vida: la enfermedad mental que padezco (neurodivergencia) y la amistad. La amistad no me resulta fácil. Cuando la gente no es directa sobre lo que necesita de mí o lo que me quiere decir, la dificultad que experimento para leer los indicadores sociales se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Kate Wagner

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí