1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cultura de la cancelación

Libertad de debate y mimetismo asimétrico

La carta en la que Chomsky y asociados reflexionaban sobre tolerancia y controversia libre aquí solo es un escaparate de vanidades. O el contrasentido de descalificar y de llamar a silenciar a quienes carecen de voz en los medios tradicionales

José Antonio Piqueras 26/07/2020

<p>Combustión interna.</p>

Combustión interna.

Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Noam Chomsky y asociados publicaron el 7 de julio pasado una carta en Harper’s Magazine en favor del derecho a opinar con libertad y a discrepar de opiniones ajenas sin ser arrastrados por ello a los pies de los caballos por los guardianes de las esencias políticamente correctas. El “manifiesto” –como aquí se presentó– fue suscrito por 150 escritores, politólogos, historiadores, periodistas y algunos intelectuales (confundir estos conceptos conduce a dislates como el que encontramos en el sucedáneo español al que después aludimos). Comenzaba por denunciar a las “fuerzas del iliberalismo” que tenían en Donald Trump a un poderoso aliado “que representa una amenaza real para la democracia”. Los diarios españoles que se hicieron eco de la noticia no tuvieron la ocurrencia de preguntarse por la alianza política que en España posibilita el gobierno de las comunidades de Madrid, Andalucía y Murcia con un socio manifiestamente “iliberal”. También omitieron que los firmantes expresaban su preocupación en tanto que escritores sometidos a un escrutinio público y a medidas discriminatorias en su medio profesional. La Carta llamaba a no incurrir en el “tipo de dogma o coerción que los demagogos de derecha ya están explotando”. 

Algunos medios españoles consideraron que la carta alertaba de los excesos cometidos desde posiciones progresistas, pero el texto no menciona una sola vez las palabras “progresista” o “izquierda”

En España, la principal cobertura al escrito la dieron los diarios Abc, La Razón, El Mundo y El País. El documento apelaba a la “inclusión democrática” como una aspiración que solo se podía alcanzar “si hablamos en contra del clima intolerante que se ha establecido en todos los lados”. Los firmantes defendían la libertad del debate sin restricciones porque consideraban que era la condición necesaria para enriquecerlo. Los medios españoles citados consideraron que el manifiesto alertaba de los excesos vigilantes cometidos desde posiciones progresistas, pero el texto en cuestión no mencionaba una sola vez las palabras “progresista” o “izquierda”. Bastaba que entre los primeros nombres apareciera el de Chomsky para que dedujeran tal orientación, sin reparar en las restantes firmas de la carta, entre ellas la de  Francis Fukuyama y la del historiador y ex líder del Partido Liberal canadiense Michael Ignatieff; o que se incluya al mexicano Enrique Krauze, quien unos días después (16 de julio de 2020) firmaba también un manifiesto apocalíptico sobre el actual “derrumbe de la democracia” en México, en el que se llamaba a formar un frente de todos los partidos de la oposición en las elecciones al Congreso de 2021 con el objeto de salvar el pluralismo amenazado por una mayoría absoluta que consideraban ilegítima (a pesar de haber ganado limpiamente en las urnas); esta alianza incluiría a partidos de acreditada corrupción y oscuras redes con el submundo de la violencia nacional, el PRI y el PAN (que tan generosamente regó las empresas culturales de Krauze durante sus mandatos). 

Los escritores que suscribían el documento de Harper’s, básicamente estadounidenses y canadienses, lamentaban que la censura, actitud propia de la derecha radical, “se está extendiendo más ampliamente en nuestra cultura”. Los firmantes se declaraban simplemente “escritores”. La carta (“A Letter on Justice and Open Debate”) criticaba “la tendencia a disolver cuestiones políticas complejas en una ceguera moral” y defendía el valor de la voz discrepante, “incluso cáustica”, sin temer los llamamientos a “represalias rápidas y severas en respuesta a las transgresiones percibidas del habla y el pensamiento”. Más grave, decían, era la actitud de responsables de empresas de comunicación que, presas del pánico y buscando un “control de daños”, aplicaban castigos “apresurados y desproporcionados” a periodistas y editores. Este punto de la carta fue omitido por la mayoría de las traducciones que se hicieron en los periódicos españoles, tal vez porque los únicos despidos que se han producido por diferencias de opinión han tenido lugar en medios escritos, emisoras de radio y cadenas de televisión pertenecientes a los mismos grupos que alertaban de la severidad de los progresistas. 

La carta a favor de la tolerancia y el debate libre recordaba, sin citar casos concretos, que en Estados Unidos algunos responsables universitarios habían investigado y despedido a profesores por sus opiniones. En España sabemos que eso no sucede ni con rectores plagiarios ni con catedráticos vendedores de títulos académicos a políticos, entre ellos nada menos que al líder de la oposición Pablo Casado. “Rechazamos cualquier elección falsa entre justicia y libertad”, sostenían. “Como escritores –concluían su alegato–, necesitamos una cultura que nos deje espacio para la experimentación, la adopción de riesgos e incluso de errores”. ¿Quién no sumaría su firma a las anteriores palabras? 

Algunos medios de comunicación españoles vieron en este texto la oportunidad de dar un capirotazo en la testa de los progresistas locales, al parecer contaminados de una intolerancia de la que sus congéneres de la derecha estaban vacunados. 

Los amigos españoles de los manifiestos, casi profesionales de estos escritos admonitorios, donde junto a Vargas Llosa y Fernando Savater son generosamente rotulados de intelectuales Carmen Posadas, Arcadi Espada o Juan Luis Cebrián, se aprestaron a adherirse a su modo a la Carta de Harper’s y aprovecharon para arremeter contra la pretendida superioridad moral de los progresistas. Nuestros escritores, profesores de ética, periodistas y empresarios de comunicación seguían la estrategia apuntada por el modelo estadounidense: primero unían su voz a quienes luchan globalmente contra las lacras del “sexismo, el racismo o el menosprecio al inmigrante”, únicas palabras empáticas hacia quienes padecen la discriminación en sus diferentes apariencias y pugnan por una sociedad más justa, donde la carta de Harper’s se extendía en la denuncia de posiciones iliberales y de la ofensiva en marcha de la derecha radical y la administración de Trump. No hay que dejarse engañar, vienen a decirnos nuestros compatriotas: el peligro está en el otro lado. Y así, continuaban diciendo: “Manifestamos asimismo nuestra preocupación por el uso perverso de causas justas para estigmatizar a personas que no son sexistas o xenófobas o, más en general, para introducir la censura, la cancelación y el rechazo del pensamiento libre, independiente, y ajeno a una corrección política intransigente”. Todo esto no lo vendría haciendo en España el partido Vox, el cardenal Cañizares con su cruzada contra la ideología de género, ni una serie de medios audiovisuales y escritos influyentes sino “corrientes ideológicas, supuestamente progresistas, que se caracterizan por su radicalidad”. Muchos de los firmantes están bien posicionados en medios potentes, alguno tiene responsabilidades directas en ellos, y aun así denunciaban las “represalias en los medios de comunicación contra intelectuales y periodistas que han criticado los abusos oportunistas del #MeToo o del antiesclavismo new age; represalias que se han hecho también patentes en nuestro país mediante maniobras discretas o ruidosas de ostracismo y olvido contra pensadores libres tildados injustamente de machistas o racistas y maltratados en los medios, cuando no linchados en las redes”. 

En España denuncian la condena a la marginación y al ostracismo quienes monopolizan los medios de comunicación y, por lo tanto, la ventana del debate

Tremenda paradoja: en España denuncian la condena a la marginación y al ostracismo quienes monopolizan los medios de comunicación y, por lo tanto, la ventana del debate. Y protestan contra los linchamientos –siempre reprobables– alguno de los que gana notoriedad en las redes y en sus columnas gracias a la provocación y el insulto; otros miran al lado cuando un acto de valentía podría costarle perder sus colaboraciones, las mismas que les dan el aura de intelectual y un plus en la venta de libros. 

Pues resulta que se ha levantado un viento de izquierda radical, dogmática e intransigente (un mantra que cada día escuchamos para referirse al gobierno “social-comunista”), propietaria de medios (sic) y dominadora de las redes (esto parece doler a nuestros escritores y pensadores cuando ven peligrar sus tribunas convencionales). Esa corriente, afirman, no tolera discrepancias acerca de los “abusos oportunistas del #MeToo o del antiesclavismo new age”. Lo leo una y otra vez y no salgo de mi asombro. Naturalmente, todo abuso y oportunismo son deleznables. Pero ¿es esa la naturaleza de la denuncia actual del racismo en España? Pues el antiesclavismo es el hilo conductor que lleva al racismo, se dirija ahora contra los subsaharianos, los afroespañoles o los afrolatinoamericanos, por citar a quienes principalmente lo padecen hoy en día entre nosotros.

El problema es… ¡el movimiento contra los abusos del movimiento MeToo! Y tantos que pensábamos que los abusos los cometían sobre las mujeres los acosadores y quienes tenían poder económico, profesional y político. Este clamor intelectual sucede en un país en el que se han comentado las denuncias realizadas en los Estados Unidos, Francia o Gran Bretaña, pero apenas ha desvelado situaciones semejantes.  

De otro lado, ignoro si puede hablarse de un antiesclavismo old was. No en España, el penúltimo país en decretar la abolición de la esclavitud, que hasta 1886 la mantuvo vigente en Cuba, considerada provincia española de ultramar. Un país que únicamente legalizó la Sociedad Abolicionista después de haber promulgado las primeras leyes destinadas a abordar la cuestión. Un país en el que militares de alta graduación, comerciantes, banqueros, aristócratas y la misma Casa Real se beneficiaron de la esclavización de africanos en América y durante un largo periodo la mantuvieron mientras era suprimida en todos los países occidentales. Uno no esperaba la frivolidad con la que es abordada la cuestión. Tanto más cuanto la iconoclastia del movimiento Black Lives Matter no ha llegado a nuestro país, apenas si se ha desmontado la estatua de Antonio López en Barcelona y a lo sumo se ha debatido si una u otra figura, generalmente asociada a la conquista de América, debía continuar en su pedestal sin preguntarnos por la estatura moral de sus actos. 

Claro, que este país todavía no se ha interrogado sobre lo que representó para los nativos americanos y su civilización la llegada de los españoles, con sus costumbres, alimentos y saberes, con sus armas, sus patógenos y su intolerancia en lo que atañe a credo religioso, ideas y principios. Tampoco se interroga sobre su contribución al racismo moderno con sus nociones de limpieza de sangre, castas y diferencia de color. La muerte de decenas de millones de indios en el primer siglo de civilización hispano-cristiana, dos millones de africanos herrados y trasplantados a América para que sirvieran y trabajaran, de ellos medio millón –adultos y niños, varones y mujeres– comprados y vendidos a través del Atlántico durante cinco décadas (1820-1870) en las que la trata era ilegal según los convenios internacionales firmados por España y la ley penal propia, no merecen una reflexión sobre los mimbres con los que se ha construido España. 

En lugar de rescatar la conciencia de este pasado, catedráticos de ética como Fernando Savater y Adela Cortina, un exministro socialista de Cultura como César Antonio de Molina, escritores sensibles ante las miserias humanas como Ignacio Martínez de Pisón, estampan su firma denunciando “los abusos oportunistas (…) del antiesclavismo new age”. Que lo hiciera la escritora Elvira Roca Barea, adalid de las bonanzas indiscutibles del imperio español, nada tiene de particular. Solo repite la versión de los vencedores y surte de referencias a la ultraderecha new age (tan rancia como es). Los motivos de Guillem Martínez me resultan insondables (¿El síndrome del procès?). Vargas Llosa, sabemos, está contra esto y aquello, siempre que sea del mismo lado. Que ponga su nombre al pie Juan Luis Cebrián, poco después de que su periódico haya lanzado la edición de México, la nación paradigma de la “destrucción de las Indias”, resulta un sarcasmo. Que Juan Soto Ivars, en nombre de la “izquierda liberal” (¿una nueva tribu urbana?) haya sido uno de los promotores de la iniciativa y recabara la firma del anterior, al que en público ha calificado de alguien que imponía el terror entre los periodistas de su diario, es digno de admiración y un ejemplo de cómo una llamada a la libertad del debate sobre la que reflexionaban Chomsky y asociados aquí solo es un escaparate de vanidades, o el contrasentido de descalificar y de llamar a silenciar a quienes por lo general carecen de voz en los medios tradicionales. 

Posiblemente consideren que estas líneas discrepantes sean un ejemplo más de un supuesto progresista crítico con los “pensadores libres”.  

----------------------------

José Antonio Piqueras. Catedrático de Historia Contemporánea. Cátedra UNESCO de Esclavitudes y Afrodescendencia de la Universitat Jaume I.

Autor >

José Antonio Piqueras

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí