1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Monumentos

¿Quién se puede permitir el lujo de querer vivir en el pasado?

Un recorrido por la historia y el pasado racista de una universidad americana

Ellen Mayock 6/07/2020

<p>Campus de la Universidad Washington y Lee.</p>

Campus de la Universidad Washington y Lee.

Jan Kronsell (CC BY-SA 3.0)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Creo que fue en 2005 cuando mi madre y yo nos topamos con un desfile solemne en el barrio madrileño de Chamberí. Estábamos de camino hacia el piso de unos amigos para cenar con ellos una noche oscura de noviembre.  Al acercarnos más, vimos el vacío que había donde antes hubo una estatua y observamos las caras de tristeza y luto de las personas que desfilaban, llevando velas, homenajeando a un dictador muerto. Dos años después de eso, se aprobaría la Ley de Memoria Histórica, y, con su aplicación, caerían algunas estatuas que servían para rendir homenaje a una larga dictadura.

Durante siglos, la universidad  Washington and Lee logró atraer a muchos chicos blancos, sureños, adinerados y acostumbrados a conseguir todo lo que se les antojaba

Mi madre tenía 70 años –una mujer blanca de Estados Unidos, con estudios de  historia de la guerra civil americana y con abundantes lagunas de datos e historias directas de la población afroamericana, información sobre leyes y viviendas y falta de comprensión de un Estado construido por y sobre cuerpos colonizados y violados. A pesar de haber vivido en su etapa ya adulta la época más visiblemente intensa de los derechos civiles en Estados Unidos (1950s-60s), no sabía lo que no sabía de la historia nacional, la que sigue siendo también el presente de una nación con una sólida fundación en los preceptos de la supremacía blanca. Yo, a su lado, me creía mucho más culta, más crítica, más conocedora de la guerra civil del país que visitábamos y del de que provenimos. Era (y soy) profesora de lenguas y culturas hispanas en una pequeña universidad del sur de Estados Unidos. Al ver el desfile franquista, capté enseguida la nostalgia expresada por una determinada supremacía (blanca, católica, masculina, militar). Pero todavía no había considerado lo suficiente la historia racista de mi propio país. Todavía, quince años atrás, creía en una cierta superioridad del norte de los Estados Unidos, el bando de los ganadores, el bando de la supuesta victoria en contra de la esclavitud de los seres humanos. La historia de la continua violencia ejercida sobre las personas africanoamericanas de mi país no se divide en la línea norte-sur, sino que se ejerce en cada rincón del país.

Les invito a acompañarme a visitar el campus universitario (Washington and Lee [W&L], Lexington, Virginia, Estados Unidos) en el que llevo 23 años impartiendo clases, enseñando a estudiantes, escribiendo libros y ensayos e intentando no ahogarme en la opresión de una universidad que se niega a cambiar de época, una universidad que glorifica su pasado como cuna de varias figuras clave de los Estados Confederados de la guerra civil. El campus invita a conocer sus monumentos y a saborear la nostalgia de este pasado-presente blanco. Y claro, es necesario reconocer que yo también me he beneficiado de ser una persona blanca contratada por una universidad de gran prestigio. George Floyd, y toda la historia violenta que precede y sucede a su muerte, por fin, ha despertado a más estadounidenses, y W&L tiene que abrir mucho más el diálogo sobre su aventura romántica y carnal con la Confederación (“Confederacy”).

Durante muchos años, la marca “confederada” vendió. No se matricularon los primeros hombres africanoamericanos hasta 1968 (aunque John Chavis, como africanoamericano libre del temprano siglo XIX, sí asistió a lo que era entonces Washington College); las primera mujeres no se matricularon hasta 1985 (aunque sí hubo varias mujeres que asistieron a la Escuela de Derecho de la universidad a principios de los años 70). Durante siglos, la universidad logró atraer a muchos chicos blancos, sureños, adinerados y acostumbrados a conseguir todo lo que se les antojaba.  Como una universidad más del enorme sistema neoliberal de Estados Unidos, W&L sigue vendiéndose, de manera medianamente sutil, como un lugar seguro para “disfrutar de” la supremacía blanca. Solo tras los acontecimientos violentos de los desfiles y protestas racistas de Charlottesville (Virginia, EE.UU.) de 2017, W&L, situada a una hora de Charlottesville y con la misma historia de haberse edificado por y sobre el trabajo de personas esclavizadas, tuvo que reconocer su propia historia y empezar a tomar decisiones sobre cómo reconciliar su pasado-presente con las grandes aspiraciones no-racistas de su declaración de misión y su deseo de “atraer” a más estudiantes no “tradicionales”, como las personas de las comunidades africanoamericana, latina, asiático-americana y nativa de los Estados Unidos.

Washington Hall. / Ellen Mayock

Washington (ya sabréis quién es) es uno de los generales honrados en el nombre y los edificios de mi universidad. Esto ya es polémico en sí, pero más polémica resulta aún es la ubicuidad de otro general llamado Robert E. Lee, uno de los líderes más prominentes del Sur en la guerra civil de los Estados Unidos.

George Washington vigila el campus. /  Ellen Mayock

La Capilla Lee, en el centro del campus. Hay una estatua del “Lee yacente” en el escenario de la capilla. Hace seis años, después de muchas protestas, quitaron las banderas confederadas del espacio. / Ellen Mayock

Para la gente que dice que no importan los monumentos ni los nombres, sino el cambio radical, quiero decirle que cambiar estos monumentos y nombres es un acto radical. Relegar a estas figuras a un museo, que se paga por visitar si se quiere, equivale a liberar al ojo del recuerdo constante (y celebrado) de la historia colonial, violenta y brutal y a su ignorante manifestación en el presente.  Equivale a abrir el espacio (privado, sí, pero un espacio al aire libre que está siempre abierto al público y, por cierto, al mercado libre) a otras posibilidades, a otras celebraciones, a voces, cuerpos y mentes que nunca han tenido acceso libre a estos espacios privilegiados. Sabemos que el derecho a nombrar siembra poder.  Entonces, el derecho a cambiar los nombres lo hará también.

Seguidme por el campus, donde vamos a ver los esfuerzos sinceros por conocer la historia de esta institución blanca. Hace poco, la universidad contrató a una historiadora y le encargó meter la historia en el museo y dar contexto a los múltiples lugares sagrados de la Confederación que se encuentran dentro del campus. Ella es sabia y sabe lo que está haciendo, pero el progreso racial en Blanquilandia siempre es lento, a veces eterno. Aquí (véase foto a continuación) tenemos un obelisco construido para honrar a John Robinson, el dueño de al menos 84 personas negras esclavizadas. Ahora se puede ver una placa con la explicación de quién era John Robinson, lo que nos prepara para ver la exposición más grande sobre las 84 personas esclavizadas por este “héroe” de la universidad.  De hecho, Robinson era el nombre del edificio de la Facultad de Matemáticas, que ya se ha cambiado por Edificio Chavis, para honrar al primer estudiante negro de lo que era en aquel entonces “Washington College”. (Hay pruebas de que Chavis, como hombre sureño de la época, pero probablemente a diferencia de la mayoría de los hombres negros, era anti-abolicionista, un hecho que sigue dando problemas a la cuestión de los nombres y monumentos). 

Obelisco en honor de John Robinson. /  Ellen Mayock

Placa explicativa de la figura de John Robinson. / Ellen Mayock

Si seguimos, la próxima parada es la exposición, recién inaugurada, de las 84 personas esclavizadas, un paréntesis en este recorrido que muestra la dificultad  que tienen las instituciones de mayor tradición y privilegio para soltar los fuertes lazos con el pasado. Avanzando nos toparemos con una piedra rectangular, montada dentro de los típicos ladrillos de esta zona, de legado neoclásico (columna blanca tras columna blanca, realidad y metáfora de la supremacía blanca).  La piedra honra a Warren Stephens, exalumno de la promoción de 79 y donante generoso de la universidad.  Este ilustre señor, que también formó parte de la importantísima Junta de la Universidad, donó gran parte del dinero que permitió la renovación del “Colonnade” (paseo de edificios augustos y columnas blancas que ha llegado a ser el elemento arquitectónico más icónico de la universidad; véase foto a continuación).  Resulta también que, hace ocho años, un reportero grabó al señor Stephens en una elegante fiesta patrocinada por la gente de  Wall Street. Allí, el club de élite (todos hombres, todos blancos, todos de una enorme riqueza) intentaba divertirse con un par de números cómicos. En uno de ellos, Stephens aparecía vestido de mujer y con una bandera confederada cubriéndole la cabeza, cantando una canción, usando la melodía de “Dixie” (la canción más conocida de la Confederación sureña y un apodo de la zona), en la que básicamente mandaba al carajo al “99%”.  De un solo golpe, Stephens logró el triplete de la discriminación: raza, clase, género.

Esta piedra rectangular enmarca el Colonnade. Pronto nos daremos cuenta de que no hay solo una, sino dos piedras para conmemorar al señor Stephens. Su presencia a los dos lados del Colonnade constituye un doble honor, y la doble señal de ser él el dueño de la universidad. Yo siempre he querido montar una campaña de “centavitos” (cada persona pone sus moneditas en las piedras con la periodicidad que pueda) para comprarle al señor Stephens el Colonnade, pero la protesta por aquí cuesta mucho, en muchos sentidos.

Placa en honor de Warren Stephens. / Ellen Mayock

Columnata de la Universidad. /  Ellen Mayock

¿Todavía estáis por aquí? Pues, por fin podemos visitar la exposición de las 84 personas que poseía John Robinson y  que legó a la universidad.  Esta exposición no está en la parte central y más visible del Colonnade, sino que se ha colocado en un paseíto entre edificios, en una zona menos transitada. Pensadlo un poco: Stephens tiene dos placas en el lugar más simbólico de la universidad, mientras la historia de 84 personas se arrincona en un lado. La señal oficial nos indica, de manera torpe y reticente, “Historical Marker Acknowledging Enslaved People” (“Inscripción histórica reconociendo a gente esclavizada”; véase foto a continuación).

Señalización del memorial de los esclavos de John Robinson. / Ellen Mayock

La exposición incluye varios informes sobre las 84 personas, lo que representa un verdadero avance en la historia de la universidad –un paulatino reconocimiento de su pesada historia racial y racista–.

Lista de las 84 personas esclavizadas. /Ellen Mayock

Lista de las 84 personas esclavizadas. / Ellen Mayock

Lista de las 84 personas esclavizadas. / Ellen Mayock

Lista de las 84 personas esclavizadas. / Ellen Mayock

Si bajamos por la colina hacia la Capilla Lee, encontramos la estatua de Cyrus McCormick, nativo del condado local, inventor, con un hombre esclavizado por su familia, de la segadora y miembro de la Junta de la universidad en el siglo XIX.

Estatua de Cyrus McCormick, inventor junto con un hombre esclavizado por su familia, de la segadora.  / Ellen Mayock

Antes de terminar la visita al campus, las flores frescas que dejan los turistas fans de la Confederación, delatan la nostalgia de algunas personas por este pasado racista de la universidad. Mirad aquí las flores en las rejillas de la entrada al Museo Lee, justo al lado de la tumba del querido caballo de Lee, Traveller. Aquí se quiere más al caballo que a las personas que fueron forzadas a construir la universidad. 

Entrada al Museo Lee.  / Ellen Mayock

Placa en honor de Traveller, el caballo de Robert E. Lee.  / Ellen Mayock

Placa sobre el caballo de Robert E. Lee / Ellen Mayock

Al concluir la visita, nos damos cuenta de las enormes brechas en la enseñanza, los conocimientos y el análisis histórico del campus y de nuestra formación como habitantes de este país, sobre todo desde el punto de vista de raza, de clase y de género.  Tenemos que preguntarnos: ¿quién(es) tiene(n) el lujo de querer vivir en el pasado? ¿Quién(es) tiene(n) el lujo de no querer o no tener que cambiar el presente? 

------------------

Ellen Mayock es profesora de lenguas románicas en W&L University.

Creo que fue en 2005 cuando mi madre y yo nos topamos con un desfile solemne en el barrio madrileño de Chamberí. Estábamos de camino hacia el piso de unos amigos para cenar con ellos una noche oscura de noviembre.  Al acercarnos más, vimos el vacío que había donde antes hubo una estatua y observamos las caras de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ellen Mayock

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí