1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

violencia institucionalizada

Nacer negro

Las protestas masivas rebasan la petición de justicia por la muerte de Floyd. Exigen la revisión exhaustiva de la historia nacional así como una actualización de los Derechos Civiles, inservibles frente a la estructura racista sobre la que se erige todo

Azahara Palomeque 7/06/2020

<p>Concentración tras la muerte de Floyd en North Park, San Diego, el 31 de mayo.</p>

Concentración tras la muerte de Floyd en North Park, San Diego, el 31 de mayo.

Anthony Crider

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“He llorado tanto, no te imaginas” –confiesa Anthony. “¿Por qué?” –le pregunto. “Por todo: las protestas, las muertes, nuestra dignidad; porque nadie, ni un solo blanco a mi alrededor entiende lo que se siente al ir por la calle pensando que en cualquier momento te van pegar un tiro”. Está desesperado, lo estamos. Él desde Nueva York y yo desde Philadelphia llevamos días respirando cómo el país se levanta en un clamor ensordecedor tras la brutal muerte de George Floyd a manos de la policía. A pesar de la respuesta multitudinaria en las calles, no lo entienden –reitera Anthony–, y su crítica va orientada a la izquierda. Muchos demócratas blancos son incapaces de ponerse en la piel de quien ha estado siempre sometido a una violencia institucionalizada que atraviesa cada aspecto de la sociedad estadounidense, desde antes del nacimiento hasta la muerte prematura. De comienzo a fin: la mortalidad materna entre las mujeres negras, derivada de la gestación o el parto, es hasta cuatro veces superior a la de las mujeres blancas; la esperanza de vida de los negros es de 74 años, comparada con los 79 que viven de media los blancos. La complejidad de una nación completamente fracturada por la mirada racista, que establece una jerarquización del valor de la vida en la que también nos encontramos los inmigrantes, es tan inefable como abarcadora. El racismo, con su sistemático poder destructivo, nutre los cimientos de un país que nació como república esclavista y, lejos de conformar un ajedrez, muta en su capacidad de dar muerte según una gradación cromática socialmente construida. Debajo, en el nadir demográfico de esa potencia económica y militar que es Estados Unidos, yace la base sobre la que se eleva todo: el pueblo negro. Como clamaba James Baldwin: “La historia del negro en Estados Unidos es la historia de Estados Unidos”. George Floyd ha sido la chispa que ha desatado un incendio donde antes había vidas en estado de combustión latente. 

Graben estos nombres: Eric Garner; asesinado por la policía por vender cigarrillos, fue el primero que pronunció la frase que ahora se ha vuelto una consigna mundial antirracista: I can’t breath. Breonna Taylor, a quien el plomo policial aniquiló durante una redada en su propia casa: buscaban drogas y sólo encontraron el cadáver que ellos crearon. Ahmaud Arbery: salió a correr por un camino y dos vecinos del barrio le dispararon a bocajarro. Philando Castile, víctima de un atentado policial en su propio coche, al que asistieron su mujer y su hija de cuatro años. Su delito fue decirle al oficial que poseía un arma –legal– pero que no pensaba utilizarla; las imágenes de la niña rogándole a su madre que no gritase o, de lo contrario, le dispararían, desencadenaron, no las de Anthony, sino mis lágrimas esta vez. La lista es interminable y éstos son solamente algunos casos recientes que dan cuenta de una violencia policial y ciudadana que se ceba repetidamente con los mismos. Si estas muertes fueron capaces de suscitar una rabia y desasosiego colectivos es porque las redes sociales amplificaron unas voces que han sido históricamente silenciadas. Pero, tras la viralidad de unos videos que crean conciencia social tanto como espectacularizan el sufrimiento ajeno, se esconde una trayectoria de maltrato constante, de derechos suprimidos y de privación sistemática de oportunidades en un país que se vanagloria de ofrecerlas, entretejidas en su tan manido American Dream. “Anthony –le digo–, quiero explicar el racismo estructural en Estados Unidos, que la gente lo entienda”. “Buena suerte. En mis cuarenta años de vida yo no lo he conseguido”.

Racismo estructural 

De niña aprendí que los seres vivos nacen, se alimentan, crecen, se desarrollan, se reproducen y mueren; de adolescente, que cuando esos seres vivos son humanos, además, tienen derechos. Sin embargo, el cuerpo negro en este país parece desafiar día tras día tan básico aprendizaje. Nacer negro; imaginar por un momento, movidos por un ejercicio de empatía, que uno ya viene al mundo desafiando las estadísticas, pues salir del útero implica un mayor riesgo que hacerlo si eres blanco. Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés), la mortalidad infantil de los negros se sitúa en un 11,4 por mil, la más alta del país, frente al 4.9 del colectivo blanco. Si se ha tenido la suerte de superar esa primera barrera, las otras no tardarán en aparecer, ligadas a una pobreza racializada, documentada hasta la saciedad, a la que se suman otros factores. Así, una alimentación sana y equilibrada parece casi imposible: más de dos millones de estadounidenses viven en lo que se conoce como “desiertos alimentarios”, áreas caracterizadas por su difícil acceso a comida de calidad. Si bien el problema afecta también a los blancos pobres, investigaciones recientes han demostrado que los barrios hispanos y negros tienen menos supermercados y más tiendas pequeñas de alimentación en las que abunda la comida basura y escasean los cereales, las frutas y las verduras. 

El 75% de los niños negros asisten a colegios segregados donde las carencias educativas y la falta de recursos son notables

Pero pongamos que hemos logrado nacer, que nos nutrimos a base de lo disponible y, aún así, vamos creciendo, llegamos a la edad escolar y nos encontramos con el siguiente obstáculo: el 75% de los niños negros asisten a colegios segregados donde las carencias educativas y la falta de recursos son notables. Pese a que el Tribunal Supremo prohibió la segregación escolar en la sentencia histórica que dio comienzo al movimiento por los Derechos Civiles, Brown v. Board of Education (1954), dicha segregación se ha mantenido vigente. Si bien esto no explica necesariamente las deficiencias que se dan en las escuelas, sí lo hace su forma de financiación: el dinero proviene mayoritariamente del equivalente al Impuesto de Bienes Inmuebles recaudado en ese mismo barrio. Si se trata de un vecindario negro, la vivienda estará, a su vez, depreciada. 

El acceso a la vivienda constituye otro de los impedimentos de una sociedad que está burocráticamente organizada, estructuralmente concebida para cerrarle todas las puertas al ser vivo imaginario que somos en estas líneas. Una de esas prácticas discriminatorias se denomina redlining, la demarcación de barriadas, mayoritariamente negras, que actúa como indicador de riesgo y, en la práctica, impide que los bancos concedan hipotecas o préstamos a sus residentes, o bien fomentan que éstos sean víctimas de intereses abusivos. Nacer negro. Hemos crecido, tal vez en una zona económicamente deprimida de la ciudad; con un esfuerzo sobrehumano nos desarrollamos, aterrizamos en la juventud y, a pesar de las anteriores carencias educativas, logramos ser aceptados en la universidad, cuyas matrículas son prohibitivas. Para cuando hayamos terminado los estudios de posgrado, nuestra deuda será de media de 53.000 dólares, casi el doble que la deuda estudiantil de un alumno blanco, como indica un estudio del centro de investigación Brookings. Muchos se quedan por el camino.

Tras finalizar el posgrado, la deuda de un estudiante negro será de media de 53.000 dólares, casi el doble que la deuda estudiantil de un alumno blanco

Me detengo en la advertencia de Anthony, la sopeso. No hay narrativa que pueda hacer justicia al odio racial sistemático, integrado en una serie de prácticas administrativas que gestionan la capacidad de dar muerte y que Foucault llamó gubernamentalidad. Aún no hemos logrado el ecuador de la autobiografía inventada y ya tiene carencias nuestro relato. Entre otras cosas, falta explicar que el derecho al voto de la comunidad negra ha sido fuertemente minado a lo largo del tiempo y cuenta hoy con múltiples vías de supresión, como el gerrymandering –el trazado de los distritos electorales–, la imposición de carnés y otros trámites racialmente motivados, o el simple hecho de que las elecciones no ocurran durante el fin de semana, lo que incrementaría la participación de quienes poseen trabajos precarios sin días libres. Por otra parte, la violencia policial reciente constituye sólo la punta del iceberg de un país que cuenta con la mayor población presidiaria del mundo. Los negros tienen cinco veces más probabilidad de acabar entre rejas y, no es casual, los presos no pueden votar –en algunos estados la prohibición se extiende después de haber cumplido condena–.

Nacer negro. Somos un ser vivo entrado en años y hasta ahora la supervivencia nos ha acompañado. Creemos estar bien pero pronto comienzan a surgir una serie de patologías ligadas a las circunstancias anteriores. En la trayectoria biopolítica esbozada hasta ahora destacan los múltiples problemas de salud que afectan a los cuerpos negros, cuya tasa de obesidad es la mayor del país, cuyo riesgo de amputación es tres veces superior a la media, por citar sólo algunos ejemplos. En tiempos pandémicos, no sorprende comprobar cómo este grupo demográfico, el 13% de la población estadounidense, ha sido el más diezmado. Las injusticias inherentes a un sistema sanitario cuyo motor principal es el beneficio económico y que niega el seguro médico a más de 28 millones de personas acabarán por materializarse. 

Racismo histórico

No obstante, sería simplista afirmar únicamente que a los cuerpos negros les está vedado el acceso a las exiguas oportunidades disponibles, cuando lo cierto es que su presencia ha determinado la desigualdad social reinante y ambos hechos se retroalimentan. Dicho de otro modo: el racismo ha obstruido tradicionalmente la posibilidad de construir una sociedad más igualitaria. Según una investigación del New York Times, la principal causa de que no exista una sanidad universal en Estados Unidos es el odio racial. Confirma esta teoría el Nobel de Economía Paul Krugman, quien en una conferencia reciente aseveró: “La raza es la razón por la que Estados Unidos no se parece a ningún otro país avanzado en términos de seguridad social”. En el racismo se hallan así las respuestas a una carencia sistémica de prestaciones sociales como son las bajas parentales o las vacaciones pagadas, o el hecho de que la mayoría de los seguros médicos estén vinculados a trabajos que históricamente los negros no han podido ejercer. Tan profundo es el desprecio al Otro, que éste se extiende a uno mismo: por dinamitar la dignidad de tantos, el país cuenta con el estado del bienestar más débil de la OCDE. Quizá eso sea lo más difícil de entender: que se ha perdido una oportunidad de oro para construir una nación donde la abundante riqueza cristalice en una mejora de las condiciones de vida para todos; que la configuración estatal vigente actúa como mecanismo de legitimación del racismo, puesto que éste permanece acuñado en las normas, los principios, los reglamentos… y no se puede desmantelar a menos que se efectúen reformas radicales.

Las protestas masivas que hemos vivido rebasan la petición de justicia por la muerte de George Floyd, superan el mero fin de la brutalidad policial. Más bien exigen la revisión exhaustiva de la historia nacional así como una actualización de los Derechos Civiles, que se han quedado obsoletos, inservibles, frente a la estructura  racista sobre la que se erige todo. Por eso hemos visto a muchos manifestantes demandar que se retiren las estatuas de los líderes confederados, lo cual ya ha ocurrido en estados como Virginia, Carolina del Norte y Alabama. Por eso, también, la Guardia Nacional custodiaba estos días el Monumento a Lincoln, el presidente que abolió la esclavitud, como si confirmasen con su presencia la militarización de un Orden que no permite interpretar el pasado ni reclamar reparaciones. Pero la historia, a manos de las biografías que la crean, es moldeable. Nosotros hemos llegado ahora al final de esa vida imaginaria que para Anthony es real. Nacer negro. Él desde Nueva York y yo desde Philadelphia, en nuestros respectivos toques de queda, esperamos que se entienda. 

“He llorado tanto, no te imaginas” –confiesa Anthony. “¿Por qué?” –le pregunto. “Por todo: las protestas, las muertes, nuestra dignidad; porque nadie, ni un solo blanco a mi alrededor entiende lo que se siente al ir por la calle pensando que en cualquier momento te van pegar un tiro”. Está desesperado,...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Azahara Palomeque

Es escritora, periodista y poeta. Exiliada de la crisis, ha vivido en Lisboa, São Paulo, y Austin, TX. Es doctora en Estudios Culturales por la Universidad de Princeton.   Para Ctxt, disecciona la actualidad yanqui desde Philadelphia. Su voz es la del desarraigo y la protesta.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí