1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Discriminación

La epidemia se ensaña con los gitanos de Perpiñán

El 90% de los pacientes hospitalizados pertenecen a esta histórica comunidad. La crisis sanitaria también acentúa la pobreza y el racismo en esta localidad del sur de Francia

Enric Bonet 4/05/2020

<p>Un hombre se asoma a la ventana en una de las calles del Barrio de Sant Jaume en Perpiñan (2010).</p>

Un hombre se asoma a la ventana en una de las calles del Barrio de Sant Jaume en Perpiñan (2010).

Henri MOREAU

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿El virus no entiende de clases? Que se lo pregunten a los gitanos de Perpiñán. La comunidad gitana sedentaria más antigua de Europa ha sufrido el azote de la covid-19. En el céntrico barrio de Sant Jaume (en catalán; Saint-Jacques en francés), el mal alojamiento y las enfermedades relacionadas con la pobreza (obesidad, diabetes, síntomas asmáticos…) han favorecido la incidencia de la pandemia, lo que convierte a los gitanos de la Catalunya Norte en un ejemplo más de cómo la crisis sanitaria acentúa las desigualdades sociales.

Fuentes de los servicios sanitarios apuntan que de los 30 muertos contabilizados en esta localidad aproximadamente el 75% son gitanos

Aunque Perpiñán no es la ciudad francesa más afectada por el coronavirus, sus habitantes gitanos han sufrido la enfermedad de forma trágica. “De las 300 personas hospitalizadas hasta finales de abril a causa de la covid-19, el 90% de ellas pertenecen a esta comunidad”, explica el doctor Hugues Aumaitre, jefe de los servicios de enfermedades infecciosas en el hospital de esta localidad del sur de Francia. Fuentes de los servicios sanitarios apuntan que de los 30 muertos contabilizados aproximadamente el 75% son gitanos.

“Fue uno de los primeros clústeres –núcleo con un elevado número de  contagios– en Francia”, asegura Cathy Oustrière, de la asociación Le fil à métisser. Según esta enfermera, que dirige uno de los colectivos más implicados con la comunidad y en el que trabajan payas y gitanas, “el barrio más afectado ha sido el de Sant Jaume”. Este distrito, en el que residen unos 5.000 gitanos (de los 10.000 que viven en toda la ciudad), “no es solo uno de los más pobres de Francia, sino que además en él abundan edificios en malas condiciones y viviendas pequeñas”, recuerda Oustrière. “Hay pisos en los que conviven nueve personas bajo un mismo techo. ¿Cómo se pueden respetar las medidas de distancia social en esta situación?”.

“El principal motivo del fuerte impacto de la covid-19 es nuestra manera de vivir en comunidad”, explica Samir Meziani, pastor gitano y mediador en el barrio de Sant Jaume. De confesión evangelista, muchos de ellos participan en ceremonias religiosas en las que los abrazos resultan habituales. A principios de marzo detectaron los primeros contagios en Perpiñán y en esos mismos días se celebraron matrimonios y entierros en los que el virus pudo circular. “Hubo mucha gente que acudió al funeral de un pastor evangelista que falleció a causa del coronavirus”, explica Oustrière, sobre un acto celebrado a mediados de ese mes, antes de que decretaran la cuarentena en Francia el 17 de marzo.

“Desconocemos cuál fue el paciente cero”

¿Pero cómo llegó la enfermedad a este colectivo? “Desconocemos cuál fue el paciente cero”, reconoce Aumaitre. Según este doctor, están estudiando varias hipótesis: “El mitin de Puigdemont, la campaña de las municipales francesas o la visita de un pastor evangelista procedente de Córcega”, una de las primeras zonas afectadas en Francia. También se especuló con que los contagios empezaron a través de un miembro de la comunidad que hubiera asistido a la iglesia evangelista La Porte ouverte de Mulhouse (nordeste), donde se celebraron unas jornadas del 17 al 24 de febrero que fueron uno de los primeros focos de la epidemia en el país vecino. “Pero no hemos encontrado a ningún gitano de Perpiñán que participara en ese encuentro”, sostiene Aumaitre.

Más allá del origen, la pandemia se ensañó con esta comunidad. Debido a la pobreza, se trata de una  población “con factores de riesgo, como niveles de obesidad y diabetes más elevados que la media”, asegura el jefe de los servicios de enfermedades infecciosas. Una de las particularidades ha sido que “los enfermos eran más jóvenes de lo habitual, con varios casos de hombres de 30 o 40 años”, recuerda Oustrière. De hecho, la primera víctima de covid-19 en la capital de la Catalunya Norte solo tenía 24 años.

“Cuando empezaron los contagios, nos dimos cuenta rápidamente de la amenaza que representaba para esta comunidad”, afirma Aumaitre. El hospital de Perpiñán triplicó el número de camas de reanimación y multiplicó por diez las que disponía en los servicios de enfermedades infecciosas. “Hemos podido atender a todos los enfermos en condiciones óptimas”, añade el doctor. Además, impulsaron dos centros ambulatorios en los distritos gitanos. También se puso a su disposición un hotel para aislar a los contagiados. “Pero muchos de ellos no quisieron encerrarse ahí. No fue una buena solución”, considera Meziani, quien lamenta el escaso material de protección, como mascarillas, que se proporcionaba a los enfermos con síntomas leves al inicio de la epidemia.

Tras un mes y medio de cuarentena, cuya desescalada empezará el 11 de mayo, también se ha degradado la situación social en Sant Jaume. “Cada vez nos encontramos con más personas que nos dicen que se han quedado sin dinero y que no les queda casi nada en la nevera”, lamenta Oustrière, sobre la cruda realidad en un barrio en que el 60% de las familias se encuentran bajo el umbral de la pobreza. Muchos de sus habitantes vivían de empleos informales, como vendedores ambulantes, hojalateros o lampistas. Pero todas estas actividades quedaron paralizadas. Aquellos pequeños comercios, que antes les permitían comprar a crédito, dejaron de hacerlo. Una urgencia social que se ha visto compensada con el reparto voluntario de alimentos. 

La pandemia acentúa la pobreza y el racismo

El tejido asociativo sirvió, asimismo, para atenuar las consecuencias más graves. El colectivo Le fil à métisser no solo atendió a los enfermos gitanos en sus domicilios, sino que también les ofreció asistencia psicológica a través de una línea telefónica y con conversaciones de grupo en las redes sociales. Tras el desconfinamiento, “preveo que el 80% de las personas de esta comunidad sufrirán síntomas de ansiedad”, sostiene la psicóloga Shereen Defour, que colabora con esta asociación. Además de la angustia por el virus, muchos de ellos no pudieron despedirse de sus seres queridos. Y esto “resulta muy duro, ya que el vínculo familiar es fundamental para los gitanos”, recuerda Meziani.

La ultraderechista Reagrupación Nacional fue la fuerza más votada con el 35% de los sufragios en la primera vuelta de las municipales el 15 de marzo

Este grupo es doblemente víctima de esta crisis, tanto por el incremento de la pobreza como de la xenofobia. Cuando se supo el fuerte impacto en esta comunidad, proliferaron mensajes en redes en los que se consideraba que el origen del virus no era chino, sino gitano. “Hay mucho racismo en Perpiñán”, lamenta Meziani, sobre una localidad donde la ultraderechista Reagrupación Nacional fue la fuerza más votada con el 35% de los sufragios en la primera vuelta de las municipales el 15 de marzo. “A una de mis pacientes, que es diabética, uno de los especialistas del hospital se negó a atenderla si no iba a la consulta con mascarilla”, explica Defour, quien considera que esta exigencia se debía a “su condición de gitana”.

“También se nos ha acusado de no respetar el confinamiento”, reconoce Meziani. Una desconfianza xenófoba que también ha sido habitual en el resto de Francia con los habitantes de la banlieue. No obstante, en el caso de los gitanos, en realidad “se encuentran hiperconfinados”, asegura la psicóloga de Le fil à Métisser. “Tienen mucho miedo al virus y la mayoría de ellos dicen que no llevarán a sus hijos a la escuela el 11 de mayo”, cuando empezará una vuelta al colegio voluntaria en Francia.

Como reconoce Meziani, este aislamiento no es un hecho ajeno en la historia de esta comunidad: “El confinamiento no resulta ninguna novedad para los gitanos, ya que hace tiempo que nos encontramos confinados dentro de la sociedad”.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí