1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ESTADO SOCIAL Y DE DERECHO

Paisajes para después de una pandemia

Tenemos una tarea inaplazable para restaurar o construir de nuevo alguna de las columnas que sostienen el estado del bienestar

José Antonio Martín Pallín 15/05/2020

<p>Atención a pacientes de covid en el Hotel Plaza 15.</p>

Atención a pacientes de covid en el Hotel Plaza 15.

Francisco Avia (Hospital Clínic de Barcelona)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Para escoger el título de estas reflexiones me he inspirado en un libro de mi admirado Juan Goytisolo, titulado Paisajes para después de una batalla. En estos tiempos convulsos que estamos viviendo a causa de la pandemia del coronavirus se han utilizado metáforas bélicas para describir el despliegue sanitario y los confinamientos domiciliarios; se habla de una guerra en la que resultaremos vencedores si conseguimos arrinconar al virus y  reanudar la normalidad perdida. Para librar con éxito una batalla de estas dimensiones, es imprescindible combinar la inteligencia de los gobernantes con el buen sentido del pueblo.

La inteligencia de los gobernantes debe ser cuestionada, en una sociedad democrática, siempre con racionalidad y lucidez. El buen sentido del pueblo se ha demostrado, mayoritariamente, más que suficientemente probado. En estos momentos que nadie podía prever al iniciarse la legislatura y la formación de un Gobierno de Coalición, el Ejecutivo ha tenido que aparcar su programa para enfrentarse a una situación tan complicada como inesperada. La aceleración de la pandemia le ha llevado a tomar la inevitable decisión de declarar el estado de alarma, con las restricciones y limitaciones de todo género que necesariamente conlleva.

La derecha extrema y la extrema derecha han decidido que su única aportación, “útil y solidaria”, pasa por sembrar el odio y la descalificación

Gran parte de la oposición, la derecha extrema y la extrema derecha, en lugar de centrarse en el peligro común que a todos nos acecha y aportar soluciones para la tragedia que todos estamos viviendo, ha pensado que debía aprovechar el momento para derribar un Gobierno que considera “ilegítimo”. El Partido Popular y Vox han decidido que su única aportación, “útil y solidaria”, pasa por sembrar el odio y la descalificación, sacando de su guardarropía los viejos ropajes de la guerra civil que sabe que todavía están arraigados en algunos sectores de nuestra sociedad. Para adobar su discurso, hace al Gobierno responsable de toda clase de torpezas e, incluso, en un ejercicio  descabellado, irracional e impúdico, le atribuye la responsabilidad de la muerte de los miles de fallecidos. Creen haber encontrado un caldo de cultivo idóneo para cuestionar, a ultranza, sin plantear alternativas, cualquier medida que se adopte para afrontar, de la mejor manera posible y factible, los distintos frentes –sanitarios, económicos y sociales– que inevitablemente provoca una pandemia. 

Todos los filósofos, economistas y politólogos se han puesto a repensar cuál puede ser nuestro futuro después de una pandemia mundial de estas características. Se ha acuñado y ha calado entre la opinión pública el término nueva normalidad, expresión que no comparto. Se trata de buscar salidas a la situación excepcional en la que nos ha colocado el explosivo impacto del coronavirus. En plena pandemia sanitaria, intelectual, política y económica que el virus ha originado, comienzan a surgir iniciativas y propuestas que nos demuestran que nada nuevo nos acecha en un futuro incierto y que lo racional y lógico es buscar fórmulas para  consolidar ideas e  iniciativas que había sido postergadas y que ahora se nos presentan como apremiantes e insoslayables.

Cuando podamos retomar la totalidad de nuestras actividades y relaciones nos vamos a encontrar con un paisaje ciertamente desolador. Un campo sembrado por un número de cadáveres difícil de asimilar, que han regresado a la tierra en forma de cenizas. Al mismo tiempo, muchos pilares que sostenían nuestra sociedad, que ya daban muestras inequívocas de agrietamiento, prácticamente se han derrumbado por la presión insoportable del coronavirus.

Los muertos y sus familiares solamente pueden esperar nuestra condolencia y nuestro homenaje, pero tenemos una tarea inaplazable para restaurar o construir de nuevo alguna de las columnas que sostienen el estado del bienestar. Si no nos ponemos a la tarea y no nos enfrentamos a los obstáculos que, con toda seguridad, opondrán los poderes hasta el presente dominantes, seríamos responsables de transmitir la sensación de que todo lo sucedido ha sido en vano, un mal sueño, como si hubiéramos estado en una sedación que ha durado varios meses. Todos los que hemos pasado por este trance en alguna ocasión, sea o no duradera, no tenemos conciencia de lo que estaba sucediendo a nuestro alrededor mientras nos encontrábamos bajo los efectos de los narcóticos.  Pero al despertar nos encontramos con una realidad que no era nueva, sino el reencuentro con lo que habíamos dejado en el momento de entrar en la UCI. Nuestra tarea consiste en recuperar la normalidad, tratar de modificarla y evitar el peligro de recaer en la vieja anormalidad.

Dentro de este clima, a veces irrespirable, contemplo con optimismo la puesta en marcha, en el Congreso de los Diputados, de una Comisión para la Reconstrucción Social y Económica con la finalidad de consensuar medidas para hacer frente a todas las consecuencias, presentes y futuras, del coronavirus. El presidente Patxi López ha invitado a los participantes a huir de la polémica y actuar “con sentido de Estado”. “Esto no es una sesión de control”, ha recordado. “Nuestro objetivo consiste en buscar acuerdos ante una crisis que se va a agravar y que tendrá efectos devastadores si no hacemos nada”. López ha señalado como metas “reforzar el sistema sanitario y el de bienestar para mejorar la igualdad, tomar medidas para la recuperación de la economía, tejer una red de solidaridad y protección social y conseguir que Europa sea Europa para el rescate ciudadano”. También ha invitado a los diputados a “buscar el mejor diagnóstico y actuar con responsabilidad, apostando por el trabajo conjunto”.

Comparto prácticamente en su integridad este discurso porque ha señalado, con precisión, los pilares a los que me refería. Han sido dañados de tal manera que no creo que haya ninguna parte de la sociedad que no esté de acuerdo con estas propuestas. Ojalá puedan llegar a un acuerdo sobre estas bases que me parecen elementales e irrenunciables.

Somos una sociedad muy dada a magnificar nuestras conquistas y con escasa capacidad crítica. Se proclamaba, con énfasis “patriótico”, que disfrutábamos de uno de los mejores sistemas sanitarios de el mundo. El choque brutal con la realidad nos ha demostrado que tenemos los mejores médicos y sanitarios, equiparables a los de cualquier otro país desarrollado. Lamentablemente, la estructura del sistema público de salud, la cobertura médica universal y la atención primaria se habían venido abajo debido a una política deliberada de recortes, basados en la austeridad de las cuentas públicas y la potenciación del sector privado.

El virus neoliberal ha debilitado la sanidad pública a costa de una sanidad privada que no podemos decir que funcione mal, pero que no resulta accesible a todos los ciudadanos y que, por otro lado, tiende al ajuste en inversiones en medios materiales y en salarios con la finalidad, en pura lógica neoliberal,  de obtener el mayor beneficio económico posible.

Lo único “positivo” de la pandemia ha sido su expansión universal y, por desgracia, la magnitud de sus efectos devastadores. Ningún país que quiera salir adelante puede renunciar a estudiar las carencias y articular la forma de ponerles remedio. Si queremos disfrutar de una sanidad eficaz y universal debemos comprometernos a intensificar, lo que sea necesario, la dotación presupuestaria y dar prioridad al sistema público. Una vez consensuado este extremo serán los técnicos los que deban diseñar la manera de convertirla en un eficaz servicio público, independientemente de la rentabilidad económica. Un servicio público debe retribuir dignamente a sus servidores. El salario más bajo debería superar el doble del salario mínimo interprofesional. 

Siempre me ha llamado la atención el debate que existe en nuestro país sobre dos clases de impuestos que me parecen inobjetables: el patrimonio y las herencias

El sistema educativo también necesita de un nuevo enfoque basado en una educación pública y en una reducción paulatina de la enseñanza concertada para que, sin grandes traumas ni sobresaltos, pasemos a un sistema equiparable, por ejemplo, al de Francia o de nuestro vecino Portugal. Es decir, una escuela pública basada en los valores cívicos y constitucionales, gestionada por profesionales debidamente retribuidos que dediquen su vocación a este importante pilar de cualquier sociedad que quiera tener perspectivas de futuro. Una vez más, aparece el factor inversión y su plasmación en los presupuestos generales del Estado. Es un mandato constitucional que redunda en beneficio del interés general y además respeta el derecho de los padres a elegir un sistema de enseñanza pública o privada que deseen para sus hijos, sin que en ningún caso se puedan relegar los valores constitucionales.

La tragedia se ha cebado en los centros asistenciales y residencias de personas mayores, atrapadas en un sistema basado exclusivamente en la rentabilidad económica. Los especuladores financieros deben ser expulsados de este sector. El número y la calidad de la residencias, la capacidad de personas que pueden ser acogidas, las dotaciones médicas y sanitarias, son un objetivo irrenunciable que deben comandar y  dirigir las Administraciones públicas. El sector privado, si desea atender esta necesidad, debe ajustarse estrictamente al cumplimiento de las reglas y normas reguladoras. Las carencias del presente han sido clamorosas, intolerables y en algunos casos criminales. Una vez más,  inversión y sobre todo un derroche de generosidad, respeto y cuidado.

Estaríamos escribiendo en el agua si no reformamos, a fondo, el sistema tributario. Los expertos que trabajan en los servicios de la gestión tributaria del Estado han denunciado, con precisión técnica y grandes dosis de valor, las carencias del sistema y su ineficacia a la hora de recaudar los tributos legales y de evitar los fraudes fiscales. Por supuesto que tendrán que ser los políticos los que fijen las pautas del sistema tributario, pero sin olvidar que la Constitución, que algunos tanto invocan, impone un sistema tributario justo, inspirado en los principios de igualdad y progresividad.  Siempre me ha llamado la atención el debate que existe en nuestro país sobre dos clases de impuestos que me parecen inobjetables: el patrimonio y las herencias. El impuesto sobre el patrimonio existe en muchos países cercanos y ciertamente en otros se sustituye por otras alternativas. Me gusta el nombre que tenía en Francia: Solidaridad sobre la fortuna. Con seguridad, el coronavirus hará reflexionar a muchos sobre su necesaria implantación. El impuesto de sucesiones es quizá el más antiguo en la historia de la civilización y tiene su origen en Derecho Romano. Por supuesto se deben modular y ajustar a las miles de variantes que se presentan en la vida diaria. En todo caso debe ser un impuesto nacional y me causa asombro y un profundo rechazo que alguien lo califique de confiscatorio. No entiendo que se hable de solidaridad y que se permita que algunas Comunidades se conviertan en “paraísos fiscales”. 

El mantenimiento de la situación actual es un factor de corrosión del sistema democrático. La insolidaridad no tiene cabida en un Estado social y democrático de Derecho.

Para escoger el título de estas reflexiones me he inspirado en un libro de mi admirado Juan Goytisolo, titulado Paisajes para después de una batalla. En estos tiempos convulsos que estamos viviendo a causa de la pandemia del coronavirus se han utilizado metáforas bélicas para describir el despliegue...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Martín Pallín

Es abogado de Lifeabogados. Magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí