1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El Ministerio

Imaginar el postcapitalismo

Se puede y se debe soñar ambiciosamente porque el simple hecho de excitarnos por el futuro nos va a hacer querer moldearlo en las direcciones que más nos gusten

Luca Dobry 5/05/2020

<p><em>Resumiendo</em>, de Juan Diego Thielen. Acrílico sobre papel. </p>

Resumiendo, de Juan Diego Thielen. Acrílico sobre papel. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Bueno, está claro que el mundo se va al carajo. Que el virus ha demostrado que capitalismo = muerte o, al menos, = nihilismo temerario envuelto en capas de cinismo insoportable. Que no queda defensa posible de que la vida como la teníamos montada pre-virus fuese la mejor posible, en términos absolutos. Que el sistema (qué palabro) debe cambiar, o es barbarie. Aunque me decía una amiga el otro día que ella no ve tan claro que toda persona en plena o media capacidad cognitiva prefigure ideas de este tipo en relación a la situación-virus. Que quizá muchos quieren volver a la normalidad sin más, seguir con su vida. Le dije que quizá tenía razón, que seguramente tenía razón, pero la intuición, fuente poco científica pero valiosa, me dice otra cosa. Una encuesta de YouGov en Reino Unido encontró que el 91% de los encuestados no quería que las cosas volvieran a ser tal cual como antes. En Reddit acabo de leer el siguiente comentario sobre esta noticia: “It's like getting woken up from the matrix”. El New York Times está a tope con el tema deep system-change

El Zeitgeist es así: quiere imaginar vidas radicalmente distintas, porque la que conocemos se ha demostrado disfuncional. La clase política va por otro lado, claro. Nada ahí, ¡pantomima! La tele española… qué espanto. El nivel de la discusión en lo que respecta a miradas generales, reflexivas, es lamentable. He puesto las noticias de La Sexta un par de veces: parecen clips pedagógicos para niños y ancianos. Sed buenos, quedaos en casa. ¡Chhht!

La peña Sopa de Wuhan ha hecho su trabajo (¿Sabéis a lo que me refiero? Ese pdf con el all-star team de la teoría crítica que ha rulado por whatsapp), pero ahora que sus argumentos dejan de ser locamente provocativos para el status quo, parecen estar algo desarmados. Años de literatura intentando convencernos de que capitalismo = mal, mal todo (mal la economía, mal el arte, mal la poesía, mal el sexo, mal el género, mal la racialización, mal la desterritorialización), y ahora que está claro, pues, ¿qué proponéis? Nos falta eso.

La manera de hacer conquistas duraderas es formular una premisa clara y cultivarla, hasta que sea tomada como irrefutable, y la sociedad la termine adaptando

Sí, el mundo todo mal. Pero también el mundo maleable. Hay poderes muy gordos, pero ¿no vemos que al final los que ocupan esos puestos son tan miserables como nosotros? Es decir: son tan poco o mucho menos brillantes que nosotros, protegidos por edificios de costumbrismo y poder, que al final son eso: etéreos, puro aire. Son hombres blancos, mayores y algo verdes*, más bien torpes, que no lo sueltan. Pero se les puede sacar. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca acabó ganando la alcaldía de la capital catalana, so to speak. El desahuciado le ganó a La Caixa. Que luego bueno, democracia representativa es trampa y todo lo pudre, sí. Pero se aprende. Premisa = acción = victoria. Esa victoria fue producto de un momento, de una clarividencia social. Y aún en contra del aparato banquero-corporativo-mediático se habían cultivado algunas ideas que habían calado. Esta era muy clara: los bancos y sus juntas directivas de hombres blancos, mayores y algo verdes la liaron parda, hundieron el país, se despidieron enjugándose el sudor con el cheque-adéu de varios millones de euros públicos, mientras seguían pidiendo a la policía que echara, con toda violencia necesaria, a las familias deudoras de sus hogares primarios. Miles y miles cada día. Miles y miles. Suicidios, no aparecen en prensa. Pero la PAH ganó las elecciones en Madrid, Barcelona y Valencia. Queríamos algo muy básico: no echéis a la peña de su casa para luego malvenderla en masa a fondos buitre de vete a saber dónde, o para cambiarlos por turistas depredadores de todo lo que vive más de dos días. Y un poco ganamos ¿eh? Pero no ha sido hasta ahora (interesante, ¿no?), hasta este momento, que por fin ha quedado claro: no desahucios por impago (la virgencita, que se mantenga). 

Pero me he desviado mucho. Venía a decir. Hoy de nuevo necesitamos proposiciones positivas. Y para encontrarlas nos faltan ideas, nos falta imaginación. La manera de hacer conquistas duraderas es formular una premisa clara, como un verso de significado inconfundible, y cultivarla, hasta que sea tomada como irrefutable, y la sociedad la termine adaptando (normalmente en detrimento del extremo privilegio, claro). Cosas como; las mujeres deben poder votar o no es democraciasi no todo el mundo puede ir a la universidad no hay igualdad; si enfermo, o me quedo embarazada, y no puedo trabajar, no debería ser abandonada a mi suerte. Y así, se van erigiendo edificios de civiltà

Dado el contexto antropoceno, internet y la entropía del capitalismo obsoleto, ¿qué soñamos ahora? Me da la sensación de que estamos soñando poco, y ahora mismo es casi un deber. Porque ponte que viene una crisis económica vastísima, que podría ser. ¿Vamos a esperar sentados, mientras nuestras condiciones de vida se precarizan aún más, a que el sistema nos devuelva los trabajos que hemos perdido? ¿Verdad que no? Yo no me lo puedo imaginar, la verdad. Algo tiene que pasar. Pero… ¿qué?

Proclamar afectos comunistas es decir: hubo un momento en que la humanidad creyó en la posibilidad de vivir compartiendo y no compitiendo, y seguimos creyendo que vale la pena articular mundos alrededor de esa idea

En la esfera memética absurda abunda una lectura: reconexión consigo mismo, y después con la Tierra, en cierto grado. Self-care por un tubo. Y la naturaleza se está curando. Están muy bien ambas cosas, las comparto. Pero en última instancia no formulan nada. El mainstream está en esas, demasiado atrapados en el matrix. Algo aprecian, pero a ellos les ha funcionado hasta ahora, pues ¿qué tipo de realidades radicalmente distintas podrían imaginar, en las que su identidad (proyectada) actual se mantuviera intacta? Luego hay esta segunda capa, diciéndolo ya como un mantra: el capitalismo está roto. En el sarcasmo memético también abunda la retórica commie: “Debido a la menor polución del cielo, el espectro del comunismo puede verse asolando a Europa”. En esta estamos muchos, yo creo. Pero claro, es una posición algo frustrante, porque te dices: capitalismo obsoleto… ¿qué lo sustituye? Y ese es el quid de la cuestión: de alguna manera, está la hoja en blanco. En el vacío que deja un sistema económico que ha permeado casi hasta la última frontera de tus moléculas, ¿qué se erige? 

Hasta ahora la modernidad ha sido capaz de producir una grandilocuente alternativa: acabó fallando, por varias razones. Claro que comunismo leninista no. El afecto comunista es por provocar. Proclamar afectos comunistas es decir: hubo un momento en que la humanidad creyó en la posibilidad de vivir compartiendo y no compitiendo, y seguimos creyendo que vale la pena articular mundos alrededor de esa idea. Ostia, que Jorge Javier Vázquez está diciendo que “este es un programa de rojos y maricones”: ¡Hasta el Sálvame Deluxe es queer y comunista! Y apostilló: “Y el que no quiera verlo que no lo vea”. El ex-CEO de Microsoft también. No es broma. Podría convertirse en el nuevo lema: salvémonos- exijo estar deluxe y no en la mierda

Ojo que no digo que la posibilidad de erigir formas radicalmente distintas de vida sea inmediata y aguarde una conquista fácil, por el simple ímpetu de ella. Sino que sin sueños no hay dirección. Cuando uno no conoce sus sueños, es lo primero que busca, ¿no? ¿Cómo es tu mundo ideal? O siendo menos pretenciosos: con las evidencias que observas, ¿qué se te ocurre que se podría hacer mejor? Háblalo, dale vueltas, piensa en maneras de realizarlo. Empezaremos a coincidir en cosas, a hacer increíbles descubrimientos no de IA sino de IC (inteligencia colectiva≠ inteligencia artificial). Estoy seguro, vendrá esta ola de creatividad. 

El capitalismo tardío, lejos de lograr automatizar la producción como se había previsto que tenía que pasar hace ya muchos años ha creado un ejército de trabajos superfluos, inútiles o directamente improductivos

Hace poco he descubierto a este antropólogo anarquista, David Graeber, al que echaron de Yale por radical, y ahora ejerce en la London School of Economics. Como buen anarquista, cree en la acción directa, más que en la delegación política de las voluntades populares. Le gusta decir: “Si a una región le falta agua y necesita un pozo y la autoridad local no puede o no quiere construirlo, vas y lo construyes tú, y ya veremos si intentan pararte”. Es un razonamiento que parece un poco simplista pero es eficaz. Pero me interesan sobre todo otras dos cosas que dice. Bueno dice varias pero aquí quería traer dos. Una es la que expone en su último libro: Bullshit Jobs. La teoría es esta: el capitalismo tardío, lejos de lograr automatizar la producción como se había previsto que tenía que pasar hace ya muchos años, para que todos trabajáramos menos y pudiéramos dedicarnos a perseguir nuestros propios proyectos, placeres, visiones e ideas, ha creado un ejército de trabajos superfluos, inútiles o directamente improductivos, para poder seguir apoyando su narrativa emocional en la escasez y la supuesta meritocracia: el trabajo determina tu valor como miembro de la sociedad. Pero en realidad, “grandes cantidades de gente, en Norte América y Europa especialmente, se pasan su vida laboral entera realizando tareas que secretamente creen que no necesitan ser realizadas. El daño moral y espiritual que se deriva de esta situación es profundo: es una cicatriz que rasga nuestra alma colectiva. Y sin embargo, nadie habla de ello”. Más allá de los trabajos puramente productivos, como los del operario de fábrica, el basurero, la enfermera o el mecánico, un ejército entero de CEOs, managers de capital privado, lobbistas, RRPPs, servicios financieros, consultores de varios tipos, etc., aportan muy poco a lo que es la necesidad social de producir y redistribuir bienes necesarios o incluso accesorios para la vida colectiva (en este sentido, incluso un poeta aporta más que un abogado corporativo). 

¿No te pasa, que piensas que el tuyo es en cierta medida un bullshit job? A mí me pasa a menudo. Déjame explicar: no digo que piense necesariamente que mi trabajo sea inútil ni que el tuyo lo sea, sino que a veces pienso en que no veo una relación clara entre el hecho de tener tantas comodidades vitales—una casa, agua corriente, calefacción, electrodomésticos de todo tipo, ropa para elegir estilo según mi humor, aviones en los que puedo viajar y portátiles sobre los que puedo trabajar—y el producto directo de mi trabajo. Es decir: ¿qué hago yo, que sea tan valioso como para merecer como retribución todas estas comodidades? Lo cierto es que este tipo de racionamiento pertenece a una lógica capitalista arcaica (o sea de manual de economía neoclásica): ‘recibo tanto como aporto a la sociedad, mediante un preciso sistema de precios, que adjudica a toda actividad su justa retribución económica’. Pero la realidad es que tengo todas estas comodidades porque los avances tecnológicos y sociales que hemos logrado lo permiten: hemos logrado erigir un sistema de bienestar en el que se da por sentado (a pesar que en los últimos veinte años esto se está poniendo en tela de juicio) que todo el mundo merece ser tratado en un hospital si enferma, o que podamos ir a la universidad aun sin recursos económicos, o que no nos puedan cortar el suministro de agua. También hemos desarrollado cosas como antibióticos y smartphones de manera tal que ya son súper baratos de producir y todos los podemos tener (sí, la cadena productiva del smartphone es infernal, desde la extracción del litio hasta las fábricas de Foxconn, pero lo que digo es: la tecnología existe y es barata, el problema son las prácticas capitalistas de acumulación y explotación que intervienen en su ciclo productivo). No se debe a mi aportación concreta, sino que en tanto que miembro de la sociedad, disfruto de las comodidades que colectivamente hemos sabido crear.

 La entropía del capitalismo es esto: el mundo está organizado de acuerdo a una visión obtusa, y es que la única forma de administrar las cosas de la vida son los precios, algo que es falso

¿Y no apreciáis esta cosa de que hoy en día, en el contexto cosmopolita—donde se da la mayor concentración de comodidades—hay este feeling de que el objetivo es lograr un ‘trabajo’ que poco tenga que ver con la producción real de los sustentos vitales? Todos (bueno, muchos, al menos en mi entorno) aspiramos ser reconocidos en última instancia como creative directors. O sea, artistas. Entes preocupados por la producción de belleza y no de materia. Es decir, ya vivimos mentalmente en este mindset de que todo está dado, y que el estadio último de la felicidad humana es poder simplemente crear, libremente. Es esto el postcapitalismo: que los avances técnicos ya deberían poder permitir que una mayor parte de la sociedad se dedique solo a hacer lo que le haga  más feliz, porque no tenemos que estar todos haciendo tareas directamente útiles para el sustento material/esencial de nuestras vidas. Y ojo, porque es importante tener en cuenta que la grandísima mayoría de estos avances que mencionaba no se dieron por la motivación de una investigadora de hacerse rica con una patente: no, se dieron porque a la o las personas involucradas en este u otro descubrimiento les hacía feliz precisamente eso, encontraban la gran alineación de sus chakras vitales descubriendo la penicilina o el microprocesador o las placas fotovoltaicas. Porque se habían generado las condiciones para que estas personas pudieran hacer su propio arte (y en muchos casos, contrario a lo que la retórica imperante sobre las maravillas del capitalismo y sus avances técnicos consideran, estas condiciones fueron creadas por subvenciones públicas y no por inversiones privadas de motivación for profit). 

Y aquí llego a la segunda reflexión interesante que hace Graeber. Según lo ve él, su generación (boomer) es una de sueños frustrados. A principios de siglo XX ya se creía que para finales de ese siglo se habría automatizado tanto todo, que casi nadie tendría que trabajar, o trabajar muy poco. Pero no solo eso, sino que en los sesenta, los setenta y los ochenta, las proyecciones oníricas sobre la técnica y la colectividad eran grandiosas: la colonización de Marte, los monorraíles autónomos, los aviones a la velocidad del sonido, la energía limpia, los robots humanoides y sensibles producidos en masa, etc. Pero nada de eso ha pasado. Ninguna de esas cosas que le enseñaron a soñar a esa generación se han producido. En cambio, cada vez más los objetivos de la ilustración (de la ingeniería, de la medicina, de la matemática, de la intelectualidad en general) se han puesto, no al servicio de avances para el bien de la humanidad, tomada en su totalidad, sino de la declaración trimestral de beneficios de las corporaciones para las que toda esta gente trabaja –se ve por ejemplo en la universidad, que ya no es un lugar de culto del conocimiento por el conocimiento, sino que es ahora el campo de entrenamiento para la mejor y más óptima adaptación de los pupilos al mercado laboral.  La entropía del capitalismo es esto: el mundo está organizado de acuerdo a una visión obtusa, y es que la única forma de administrar las cosas de la vida son los precios, algo que es falso, pues sabemos por la propia experiencia cuánto hacemos no-por-dinero. Me gusta esta reflexión de Graeber sobre los sueños frustrados del sci-fi setentero porque me hace pensar en lo siguiente: se puede y se debe soñar ambiciosamente, porque el simple hecho de excitarnos por el futuro nos va a hacer querer moldearlo en las direcciones que más nos gusten. A toda nueva realidad precede una proyección de esta. 

¿Y si un trabajador de cualquier empresa fuera convertido directamente en accionista de esta, cobrando por dividendo y no por salario? Imagínate el Glovo rider que empezara en 2016 y ahora fuera dueño de un 1% de sus acciones

La revolución rusa empezó porque se morían de hambre y de frío pero también porque un sueño colectivista y de futuros fantásticos les ardía dentro –y malas praxis aparte, acabaron enviando un cohete a la luna. Sí, empecemos porque no echen a la gente de sus casas para dárselas a lucrar al hijo de Aznar y Botella, exijamos ya mismo la regularización de toda persona migrante que resida y trabaje ahora mismo en la penínsulabloqueemos el salario de todo el personal sanitario y de limpieza a niveles pre-crisis y exijamos para ellos contratos laborales fijos y seguros. Pero en el camino, vayamos soñando. Propongo: ¿y si exigiéramos que un tercio del gasto militar anual en España pasara a dedicarse a I+D? Imagínate la de cosas maravillosas que podríamos desarrollar con eso. ¿Y si exigiéramos una revisión retroactiva del expolio de Iberdrola y Repsol en los hogares españoles y en todo el mundo, y les hiciéramos ayudar a pagar el desarrollo de la transición energética, para luego declarar la energía un bien común y municipalizarla? ¿Y si legisláramos la imposibilidad de que un directivo cobre más de diez veces el salario del peor pagado de sus empleados? ¿Y si un trabajador de cualquier empresa fuera convertido directamente en accionista de esta, cobrando por dividendo y no por salario? Imagínate el Glovo rider que empezara con ellos en 2016 y ahora fuera dueño de un 1% de sus acciones. O lo mismo con Cabify, no sé. ¿Y si sentenciáramos que no está permitida la ultra-especulación sobre la vivienda primaria o el local comercial, fijando un límite del margen de beneficio que un inversor o propietario pueda obtener de esta actividad? ¿Y si el indicador de la salud de nuestra economía estuviera ligado no al PIB sino a la calidad del aire, a la (des)igualdad de la renta per cápita, y al número de homicidios machistas?

Por todo esto, insisto, hacen falta nuevos sueños descabelladamente ambiciosos. Pidamos la luna, literalmente. No está dicho que con un 50% de ‘desempleo’ tuviera que quebrar el funcionamiento básico de la sociedad. No está dicho que no podamos generar nuevas y excitantes tecnologías que permitan una transición hacia un modelo productivo verde que no signifique desescalaje de las comodidades sino incluso mejora y mayor abundancia de estas. No está dicho que necesitemos un estado-nación para coordinar todo esto. Hasta ahora la mayor baza argumental de los defensores del sistema ha sido esta: ¿si no es capitalismo, entonces qué? No existe otro sistema mejor, y si lo hay dímelo tú. Pues joder, vamos a pensar en cómo responder a esta interjección. Tiene que haber mil maneras e ideas locas y sexys que se nos ocurran para redibujar nuestro mundo, y ahora es un deber, repito. Se va la economía al carajo y se va el clima al carajo: es un imperativo. A pensar, a sentir y a hacer realidades de nuestros sueños.

––––––– 

*  Una nota: sí, hay mujeres poderosas en consejos de administración. Y no ser un hombre blanco mayor no significa por supuesto que te descalifiques como miembro de la casta privilegiada neoliberal, como tampoco pasa a la inversa: ser hombre blanco mayor no te convierte automáticamente en opresor y defensor de la desigualdad. Hay mujeres (aunque no tanto negros y jóvenes) en la Comisión Europea y en el BCE o el FMI, claro. Pero la norma sigue siendo esta: hombres blancos mayores, y algo verdes. Es un edificio del patriarcado muy claro. Y mientras esta homogeneidad se mantenga, difícilmente habrá cambios. ¿O no estamos cansados de ver el mismo tipo de rostros y apariencias en estos aparatos del poder profundo? ¿Qué hay de esta movida de que los países liderados por mujeres les ha ido mucho mejor en la crisis del corona? Interesante, ¿no?

Bueno, está claro que el mundo se va al carajo. Que el virus ha demostrado que capitalismo = muerte o, al menos, = nihilismo temerario envuelto en capas de cinismo insoportable. Que no queda defensa posible de que la vida como la teníamos montada pre-virus fuese la mejor posible, en términos absolutos. Que el...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. marta.tornero-rubio

    Hola, Luca: Gracias por este bellísimo artículo. He tenido que suscribirme inmediatamente después de leerlo, porque quiero apoyar la energía, el esfuerzo y la inventiva de personas como tú. Imaginar es clave, así como también la acción directa. Vita activa y vita contemplativa, como el filósofo Byung-Chul Han nos hace ver una y otra vez: no es posible la una sin la otra, y el mundo en el que estamos inmersos se ha obsesionado con la acción vacía y carente de significado profundo. Es por eso que existen los "bullshit jobs", en muchos casos son trabajos que no se derivan de una verdadera contemplación de lo que es necesario, bueno y bello. Me hace gracia que califiques así tu trabajo. Si te refieres a la escritura, no hay trabajo más importante en estos tiempos. Sin embargo, entiendo perfectamente lo que dices. Muchos de nosotros en esta posmodernidad sentimos que nuestro trabajo es una cosa etérea, insustancial, que no se corresponde con las cosas más tangibles de las que disfrutamos. Son estos "trabajos de mierda" los que al final resultan no-esenciales en crisis como la que vivimos. Según estos criterios, yo también tengo un trabajo así, aunque me siento afortunada de trabajar para una de estas empresas en las que priman la cooperación, el espíritu de servicio y la ganancia de la colectividad. Creo que lo más difícil va a ser imaginarnos actuando en conjunto, como nodos de una red, y no como individuos. Nos han adoctrinado fantásticamente en el culto del ego y nos cuesta mucho relacionarnos con los demás y transigir con todo aquello que es puramente ajeno, totalmente Otro. Preferiríamos no tener que hacerlo (como diría Bartleby). No sabemos hacerlo. Tenemos poca tolerancia a lo que no es un calco nuestro. Sin embargo, será necesario que redescubramos al Otro, con todo lo que nos resulta incomprensible de él, y veamos la humanidad común que compartimos. Solo así pueden las acciones colectivas tomar forma y convertirse en algo más grande que la unión de sus partes, como el movimiento Extintion Rebellion o las comunidades de permacultura que van surgiendo espontáneamente por todo el país. El individuo también importa, claro está. Hay centenares de decisiones puramente individuales que podemos tomar y que, si tan solo un 3,5% de nosotros tomáramos, supondrían el cambio que queremos ver (este número lo tomo de Erica Chenoweth y su estudio sobre los movimientos no violentos). Podemos imaginar que elegimos de acuerdo con el mundo en el que queremos vivir mañana: hacernos voluntarios de una ONG o asociación que proteja a los más desfavorecidos; salir al monte a plantar árboles, uniéndonos a un proyecto de repoblación; abandonar nuestro "bullshit job" y hacer algo más tangible por el planeta (esto ya que cada cual decida, aunque investigar sobre permacultura es un buen primer paso); hacernos veganos, para no apoyar más una industria que explota el medioambiente, a las personas, a los animales y la salud... Será el baile conjunto de contemplación y acción, y de acción individual y colectiva, la que nos lleve a esa utopía que hoy debemos atrevernos a imaginar. Gracias de nuevo por tu artículo, Marta

    Hace 1 año 8 meses

  2. yaguitom

    Hacía tiempo esperaba este artículo. Esperaba en cierto modo a que alguien expresara, como yo no alcanzo, parte sustancial de mis pensamientos. No sé si se tiene una conciencia real de la cantidad de imaginación y orden que hacen falta para construir ese futuro al que querer avanzar alegremente. Algunos apuntes: 1 ¿Sería más conveniente enfocarse en construir al mismo tiempo que se imagina? 2 Creo que sería valiente eliminar los estados de alegalidad e ilegalidad derivados de la inmigración, tránsito de personas libre ya, por favor. 3 Legalización de las drogas (y nos ganamos unos euros) 4 Una educación socializada que ponga encima de la mesa contenidos políticos. ¿Cómo esperar que seamos capaces de tomar decisiones políticas, cuándo la mayor parte de la población es completamente ajena al ruedo político? 5 Fomento agresivo de la repoblación rural, un regresar de aquellas políticas de barriadas obreras. 6 Y cómo último punto ¿Cómo satisfacer/modular la necesidad de orden que subyace en todos nosotros? ¿Con qué nuevas o viejas o reinventadas herramientas? Para acabar quería hablar del miedo que no se ve entre tus líneas y que como no aparece, proyecta una sombra más oscura. El miedo se huele más en la derecha, porque sabe que su tinglado se derrite. (¿Es una expresión de instinto de supervivencia que subyace ancestral incluso en las mentes más liberales y privilegiadas?)Pero se puede oler en la calle ya, a veces asomando por una ventana donde una mujer hace dos meses que no sale (Y quizá tarde otros tres), un millar de niños que no entienden nada de lo que ocurre porque nadie sabe explicárselo. Hay que enfrentar el miedo como lo que es, una reacción necesaria ante la incertidumbre y si hace falta enarbolarla y ponerle guirnaldas, que más vale que construyamos un lindo jardín para jugar todos, porque lo que queda del viejo mundo va a arder; se pongan como se pongan.

    Hace 1 año 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí