1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Bipartidismo sentimental

La derecha no nos devolverá los derechos que sacrifiquemos

Si la izquierda ministerial no entiende que los derechos constitucionales son un mínimo que hay que proteger incluso con la vida, es que no ha entendido que las clases altas ejercen sus libertades simplemente por el poder del dinero

Xandru Fernández 2/05/2020

<p>Pablo Casado, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida en el homenaje a los héroes del 2 de Mayo. </p>

Pablo Casado, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida en el homenaje a los héroes del 2 de Mayo. 

PP

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Alguien, no recuerdo quién, planteó al comienzo de la crisis covid-19 que, si esto llega a ocurrir con un gobierno del PP, la izquierda no habría respetado el confinamiento y se habría manifestado sin tregua por tierra, mar y aire.

Si por “izquierda” entendemos los partidos que actualmente forman el gobierno de España, no creo que hubiera sido así. Estoy casi seguro de que el PSOE habría apoyado las medidas del gobierno aun estando en la oposición, o al menos me parece verosímil que así fuera, de acuerdo con la trayectoria de ese partido en el pasado reciente. Incluso con mayor solemnidad y formas menos broncas que las del PP de Casado.

La dureza del confinamiento y nuestra docilidad hacen pensar que aquí funcionan mecanismos de legitimación de las políticas públicas muy particulares

Pero no creo que ni los dirigentes ni los simpatizantes de Unidas Podemos hubieran aceptado de buen grado una limitación tan drástica y prolongada de los movimientos de la población y una escalada de destrucción de empleo tan alarmante. Cierto que un gobierno del PP no habría tal vez tomado ni la mitad de las medidas que ha aprobado el actual Ministerio de Trabajo, pero está por ver que estas últimas le hubieran parecido suficientes a la militancia de Unidas Podemos de no venir avaladas por la firma de Yolanda Díaz. Es una duda que no podemos, de ninguna manera, disipar, por más que sea bastante razonable preguntarse qué hubiéramos acabado privatizando esta vez si no llega a ser por Yolanda Díaz y la presión de la grada izquierda del ejecutivo.

De lo que estoy mucho más seguro es de que la limitación del derecho de manifestación este Primero de Mayo por el Tribunal Constitucional habría sacado a la calle a docenas y aun a cientos de personas legítimamente indignadas. Con pandemia o sin ella. Y si no vemos a esos manifestantes en otros países con gobiernos más de derechas que el nuestro es, sencillamente, porque en ellos no se han limitado ni cercenado derechos fundamentales (léase Alemania o Francia) o porque las calles están en manos de fundamentalistas religiosos o de extrema derecha reclamando justo lo contrario: la suspensión de los mecanismos de la representación parlamentaria (léase Estados Unidos o Brasil).

Aun tratándose de una situación excepcional y transitoria, y aun dando por válida la justificación científica de las medidas adoptadas durante el confinamiento, la dureza de este en el territorio español, en comparación con la mayoría los de países europeos, y la docilidad con que los ciudadanos nos hemos plegado a ellas, hacen pensar que aquí funcionan mecanismos de legitimación de las políticas públicas muy particulares. Hay dos que me interesa explorar, aunque sea por encima. Uno de ellos es la identificación de lo público con lo colectivo. El otro, el bipartidismo de los sentimientos.

Es muy llamativo que, desde el principio de la crisis, se haya tendido a identificar lo público (aquello que no es de nadie y todos pueden usar y es, por tanto, gestionado por el Estado) con lo colectivo (aquello que pertenece a muchas personas que deben ponerse de acuerdo sobre su uso común). Se vio en la polémica, hoy ya extinguida, sobre la limitación de movimientos en las llamadas “zonas comunes” de los edificios de viviendas (azoteas, escaleras, portales). A la inversa, se volcó en el espacio público la vivencia colectiva y se asumió que la excepcionalidad del momento, convenientemente adornada con lenguaje bélico y trágico, permitía invadir las calles, ya que no pisándolas, sí atronándolas: de los aplausos en las ventanas (que pasaron rápidamente de ser un gesto de reconocimiento a la labor del personal sanitario a convertirse en una forma de exhibir y expedir certificados de buena vecindad) a la instalación de karaokes y discotecas improvisadas durante dos, tres, cuatro horas, a nadie pareció importarle demasiado que la vigilancia de las medidas de confinamiento pasara de las manos de la policía a las de la llamada “policía de los balcones”. Establecimientos privados, como supermercados o tiendas de alimentación, hicieron suyas las aceras donde se formaban las colas para entrar, algo difícilmente criticable dadas las circunstancias, sin bien el tránsito por esas aceras quedó sujeto a tener la condición de cliente: consumidor antes que ciudadano. Se permitió, además, e incluso se alentó que las decisiones sobre cómo hacer uso de los propios derechos durante el estado de alarma quedaran al albur de la policía o el ejército. Nadie vio nada incorrecto en que los militares patrullaran las calles con vehículos blindados, por ejemplo. Es inevitable preguntarse si ese silencio se hubiese producido con un gobierno de un signo político diferente.

Y a esto me refiero con la expresión, no demasiado elegante, lo reconozco, de “bipartidismo de los sentimientos”. Aun aceptando que es difícil concebir un sentimiento moral ajeno por completo a mediaciones de tipo político, como si nuestros valores y nuestro sentido de lo virtuoso pudieran construirse al margen de categorías políticas, intereses de clase y razonamientos de corte ideológico, no es menos cierto que no siempre la sombra política de nuestra dignidad moral tiene que coincidir con la agenda de un partido o un gobierno. Para que esto ocurra, tienen que concurrir circunstancias muy diversas. En nuestro caso, se han producido, a la vez, tres de ellas, que explican por qué la oposición a la dureza del confinamiento ha sido tan tibia o, al menos, sotto voce. En primer lugar, la renuncia de buena parte de la izquierda española a desarrollar una agenda más ambiciosa que la que permitía la colaboración de Unidas Podemos con el PSOE, motejando de “infantilismo” cualquier iniciativa o principio que no quedara cubierto por la Realpolitik en curso. En segundo lugar, la asunción, también por parte de la izquierda, del discurso de que todo lo que no sea uniformemente español es insolidario y de derechas. En tercer lugar, la aceptación (de nuevo por una parte bastante numerosa de la izquierda española) de la imagen que las derechas han elaborado sobre sí mismas y difunden porque, en el fondo y en la superficie, las beneficia: que las libertades son caprichos, que la izquierda quiere cercenarlas y que solo la derecha las defiende frente a las intromisiones del gobierno en lo privado, lo familiar y lo individual.

Nadie vio nada incorrecto en que los militares patrullaran las calles. Es inevitable preguntarse si ese silencio se hubiese producido con un gobierno de un signo político diferente 

Lo cierto es que, de esos tres factores, es el tercero el que ha aflorado con una fuerza insólita en el mapa político y sentimental de la sociedad española. El primero ya lo habíamos visto operar en el contexto de las negociaciones para formar gobierno en 2019 y todo hacía prever que sería difícil sacudírselo de encima durante unos cuantos años. El segundo lo vimos conformarse e imponerse durante la llamada “crisis catalana” de 2017 y a esa debilidad de la izquierda para entender y articularse en una España territorialmente compleja se encaraman ahora no solo los llamados “nacionalismos periféricos” (típica etiqueta de la Cultura de la Transición que deberíamos ir ya jubilando) sino también los discursos populistas sobre la “España vaciada”, displicentemente infravalorados por la izquierda ministerial. El tercero, en cambio, no lo habíamos visto hasta ahora, o al menos no de un modo tan explícito e inquietante, por todo lo que implica de dejar en manos de la derecha más extremista la defensa de valores que, en Europa, solo han estado a salvo cuando los ha hecho suyos la izquierda.

Cierto que hay que andar bastante ayuno de sentido común para creerse que dos partidos genéticamente emparentados con el franquismo como el PP y Vox pueden llegar a convertirse en paladines de libertad alguna. Pero el sentido común se construye colectivamente (por eso es común) y en el contexto de choques de fuerzas antagónicas (por eso es un sentido). Si la izquierda ministerial no entiende que los derechos constitucionales, de por sí bastante endebles, son un mínimo que hay que proteger incluso con la vida, y no un lujo ocioso que solo las clases altas disfrutaran, es que no ha entendido que las clases altas no necesitan que las leyes blinden sus libertades, que las ejercen simplemente por el poder del dinero. Si la izquierda ministerial entiende todo eso pero está dispuesta a mirar provisionalmente a otra parte si mientras tanto caen algunas migajas de la mesa de los señoritos, debería prever que el menor desequilibrio en la correlación de fuerzas puede devolver esas migajas a la bandeja donde estaban sin por ello revertir la pérdida de derechos que se consintió a cambio de ellas. Y si la única manera que tiene la izquierda ministerial de reaccionar a las amenazas de las elites financieras y empresariales es luciendo las galas de la suficiencia moral y diluyendo la fuerza persuasiva de los argumentos científicos hasta convertirlos en pura expresión de adhesión a un partido, no tardaremos en cosechar en las urnas y en las calles los frutos de esa irresponsabilidad. Y serán las clases más desprotegidas las que acabarán pagando esa estrategia suicida.

No, a la derecha no le interesa lo más mínimo que defendamos nuestro derecho a manifestarnos. Las libertades que reclama alimentan tanto como los menús infantiles de Telepizza que distribuyen en la Comunidad de Madrid. Y es evidente que, por mucho que Abascal se ponga en plan Milicia de Michigan, un gobierno de derechas, con o sin Vox, habría decretado un confinamiento y unas medidas como mínimo similares a las que decretó Pedro Sánchez. Donde debe notarse la diferencia, y ese es el guante que la izquierda ministerial tiene que recoger, es en la defensa a ultranza de unas libertades que la derecha estaría dispuesta a sacrificar en cualquier momento. Si el paisaje cambia y la crisis económica se agrava, lo único que puede garantizar que el Estado defienda a los más débiles es esa arquitectura de derechos que, por frágil, siempre hay que cuidar como si estuviera en cuarentena.

Alguien, no recuerdo quién, planteó al comienzo de la crisis covid-19 que, si esto llega a ocurrir con un gobierno del PP, la izquierda no habría respetado el confinamiento y se habría manifestado sin tregua por tierra, mar y aire.

Si por “izquierda” entendemos los partidos que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí