1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL DECAMERÓN (XXXIII)

Jornada trigésimo tercera: Covid-Torniquete

La única esperanza es que la crisis sea tan bestia que obligue a la UE y a sus Estados a plantearse el sentido de la vida –de la UE– y su ideología neolib, que aumentó hasta la catástrofe la crisis en el Sur, en 2008

Guillem Martínez Madrid , 26/04/2020

<p>La delgada línea roja.</p>

La delgada línea roja.

G. M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Prosigo con mi yo de 10 años. Que me habla de “ruido de una máquina de coser, tarde perlada / de cansancio, cortinas fantasmales, / unánime el pasillo hacia el balcón”. Fantásticos versos del Gimferrer de los 70, que evocan la infancia y una madre sólo con ruidos y objetos. Pero, ahora que caigo, ¿tu has leído a Gimferrer, pollo? “Yo soy tú, burru”. En todo caso, tanto él como yo –es decir, yo y yo–, llevamos días escuchando el rumor de una máquina de coser. Supongo que añoramos a mamá. Si bien mamá no se ponía en la máquina de coser ni jarta de garnacha. Deportes en el micro-piso, hoy combates tagalos. Básicamente, una pelea de toda la vida, con variantes preciosistas –ta agalo, debe de decir, en chino inventado, el jugador que consigue agarrar al otro por los, ejem, güevos, de ahí el nombre–. Es doloroso en extremo. Pero, de la risa, no duele. Luego invertimos varias horas en hablar del Ferrari que nos compraremos cuando seamos mayores. Como queda claro, no tenemos ni idea de economía. De ahí el interés de este artículo redactado por dos niños de 10 años.

2- Prima, por lo demás, el buen rollo covid. Las curvas bajan, los pajaritos cantan, las faldas se levantan. Hay hoteles-hospital en MAD y BCN, montados a toda leche cuando el Ejército Rojo rodeaba ambos Berlines que, verbigracia, están a menos del 50% de ocupación. Mucho, para un hotel en estos días, pero muy poco para un hospital en estos días. No hay datos claros, salvo los contactos personales, esa cosa que filtra en tu vida el azar, pero por esos contactos/azares me da la impresión de que personas ancianas, que tenían vetada su hospitalización en MAD y Cat, ahora acceden a las UCIs con cierta normalidad, incluso. Y lo que es mejor, salen de ellas. Yupi. Estos datos, que se tendrán que ordenar y contrastar en el futuro, indican que se ha sacrificado a una generación de ancianos, para evitar el colapso de las UCIs, cuando el marrón. Una generación cuya primera memoria fue la postguerra, y cuya última memoria ha sido otra escasez, ideada también por la ideología del beneficio. Una generación dolorosamente capicúa, con un guión simétrico, como en los dramas griegos.

3- Por lo demás, el paso del tiempo permite evaluar ya algunas políticas gubernamentales en lo económico. No es económico, pero sí es económico: al parecer, la vuelta al trabajo de los trabajadores no esenciales de hace ya más de una quincena no se ha traducido en nuevas infecciones. O, por ahora, en un gran paso hacia atrás. Yupi. Por otra parte, se empiezan a notar y a poder evaluar las primeras actuaciones del Gobierno ante la crisis económica. Del 11-M al 31-M, hubo unas 900.000 bajas en la SS. Despidos, vamos. En 2008 se produjo un número similar de despidos, descomunal. Pero, glups, en los primeros seis meses, no en una quincena. Lo que dibuja la brutalidad de la cosa. En la actualidad, hay unos cuatro millones de trabajadores en modo ERTE –en 2008 hubo sólo algo más de un millón–. De una manera u otra, el SEPE –el pagano de las ayudas– ha multiplicado por seis su volumen de gestión de prestaciones. El saldo de la SS, a fecha del 13-A, era positivo. Vivir para ver. Por la cosa ERTE, pero también por la vuelta al trabajo de la industria, la construcción y algunos servicios, y por el primer sector, que está cosechando frutas de colores. Se ha contenido, en fin, la catástrofe, mayor y más condensada que en 2008. Y se ha repartido y paliado algo en este primer golpe. Se ha impedido, al menos en este momento, que cuatro millones de trabajadores se fueran al paro, y se ha posibilitado que esos cuatro millones, cuando esto vuelva a algo parecido a la vida, accedan al gasto. El BBVA Research considera que, con todo ello, se ha reducido la caída del PIB en un 3,5%. Ahora sólo es de chorrocientos puntos. Hablo –piticlín, piticlín– con Bruno Estrada, economista y chico CTXT, autor de un articulete con las cifras que les he transcrito. “Literalmente, el Gobierno ha intervenido el mercado laboral. Se ha evitado la catástrofe, si bien no se sabe hasta cuándo. Pinta mal, por ejemplo, el sector hostelería y el del turismo. Se tendrán que plantear algún tipo de medidas sectoriales al respecto”. Recapitulando las medidas, me dice: “Se ha hecho un torniquete”, esa cosa que no es la solución, pero que te pueden mantener vivo hasta ella.

4- Quedan flecos. El Gobierno de MAD ha repartido, en marzo, tantas raciones de alimentos como en todo 2019. Se supone que se trata de parados sin prestación. O/y autónomos. Otro fleco que queda son los inquilinos, pagadores de alquiler en impago, desordenado o en el orden relativo de los sindicatos de inquilinos. Un torniquete, algo grande y exótico, no visto antes en una crisis, es solo un torniquete. Como se dice al final del anterior punto, permite mantener la vida.

5- Lo que nos lleva a la pregunta: ¿qué es la vida? A lo que Espronceda responde “¿Qué es la vida? / Por perdida ya la di /cuando el yugo del esclavo / como un bravo sacudí”. Lo que, a su vez, tampoco nos orienta mucho. En caso de hundimiento del Titanic, como es el caso, la vida es un bote salvavidas, como su nombre indica. Un bote supone un gasto. Alto, tanto que el Titanic, como los Estados previos a la pandemia, carecía de ellos. Lo que nos lleva a pensar que la vida es gasto. Y, su contrario, naufragio y austeridad. El gasto debe ser profundo, de economía de guerra, para poder sacar el torniquete y operar, salvarte la pierna y, ya puestos, ponerte un par de prótesis de silicona. Que siempre anima. Un Titanic hundido supone un Titanic nuevo. Y mejor. O estamos perdidos.

6- Este jueves, gracias a la reunión de jefes de Estado de la UE, se supo más de dónde vendrían las cantidades que aseguren el gasto y la reconstrucción. Es decir, que no se sabe nada. Lo que tiene guasa. Sí, se habló de un Fondo de Recuperación. Y de que podría ser de 1,5 billones. Pero no se pusieron de acuerdo en si será un crédito –chungo; esa vía huele a intervención–, o a fondo perdido –esa vía huele a improbable; si se produce, habrá que leer la letra pequeña; vamos, que será un beso, pero tal vez con burundanga–. Ni de dónde saldrá la pasta. Hay un fondillo de la UE para Estados con renta inferior a la media, creado por iniciativa de Alemania, para ir teniendo mercados que le compren las chuches que fabrica. Estaban presupuestados unos 330.000 millones en siete años. Igual la pasta puede salir de ahí. Y de créditos. Se especula que la Presidencia rotativa de Alemania puede ser el momento en el que la UE se ponga las pilas y haga algo. Es decir, decidirse por la deuda, o la deuda con juego de sartenes. No habrá mutualización vía eurobonos, en todo caso. Habrá, al menos por un tiempo, esa suerte de mutualización mangui, pero efectiva, que consiste en que el BCE compre deuda como si no hubiera un mañana. Igual no la hay, como la UE no ofrezca algo más allá de la deuda pura y dura.

7- La posibilidad de que la UE se ponga las pilas es remota. Consiste en alejarse de una tradición. Algo que ya ha hecho. Políticas de gasto, keynesianas, parecidas a lo que en el siglo XX se llamó socialismo democrático, han vuelto, zas. Estaban, literalmente, prohibidas por la UE. La única esperanza es, paradójicamente, que la crisis sea tan bestia que obligue a la UE y a sus Estados a plantearse el sentido de la vida –de la UE– y la ideología neolib de la UE, que aumentó hasta la catástrofe la crisis en el Sur, en 2008. Parece que, en ese sentido, están pasando cosas, ignoro con qué repercusión futura. La Comisión, por ejemplo, está despenalizando herramientas prohibidas por la Comisión en otros tiempos. Como la nacionalización. Hay un borrador al respecto. Y, posiblemente, un acuerdo que aparecerá este mismo mes. E, importante, presionado por Italia, Francia, pero también Alemania. Italia tiene prisa por nacionalizar Alitalia. Francia, Orange, Air France y Renault. Y Alemania, Lufthansa y Adidas, las zapatillas del pueblo, a partir de ahora. ¿Supone eso una vuelta al Léon Blum way of life? No. Igual es incluso lo contrario. Evitar la compra de empresas por especuladores –chinos, por ejemplo–, y mantenerlas calentitas hasta que vuelvan a ser un negocio de especuladores rostros-pálidos. En contra de esta vía a la nacionalización está Holanda y, curiosamente, Calviño, me dicen. 

8- Se están utilizando fórmulas que antaño sirvieron para dibujar un mundo mejor, si bien para renovar el mundo de siempre, me temo. Sería bueno que alguien hiciera política en este contexto. O se la quedará el mundo de siempre. ¿Hay margen para la política en la UE? En 2008 no lo hubo. Ahora la política, el itinerario progresista en esta crisis, puede consistir en el gasto –defendido por la UE–, sin la represión de la deuda y la intervención –que no está claro que sea lo que nos espera en la última casilla–.

9- El Gobierno empieza a hablar de desconfinamiento. Ha marcado cuatro criterios para acceder a él. A) que la tasa de hospitalización sea menor del 30%, que b) hayan transcurrido dos semanas con una tasa de contagio inferior a 1, que c) la tasa de incidencia sea menor de dos nuevos casos por 100.000 habitantes, y que d) estén libres el 50% de las camas UCI. También ha facilitado un porrón de condicionantes más, que más que ilustrar el paso al desconfinamiento, ilustran lo que ha pasado en la crisis sanitaria. Es decir, lo que no ha pasado. Algunos de esos condicionantes: las CC.AA. deben tener la capacidad de hacer pruebas a todos los sintomáticos –emoticono carita llorando de risa–, b) la capacidad para evaluar los casos leves en 24H, o c) capacidad para notificar diariamente al menos el 90% de los nuevos casos, bajas o ingresos en UCIs. Es decir, estadísticas.

10- No mucha información sobre la desconfination. Se sabe que, tras la salida de los niños, esto será, escenográficamente, imparable. Una semana después, por ejemplo, se podrá pasear y correr, y hacer actividades deportivas en la ciudad. Como la caza del gamo. Supongo que, no obstante, se seguirá el modelo italiano –nos parecemos mucho; en Lombardía, el epicentro europeo de la covid-19, ha trascendido que sólo el 1% de la población ha tenido acceso a algún test–. La cosa, allí, estará vertebrada en cuatro planos. Las mascarillas/la distanciación. Los covid-hospitales –ellos lo llaman así, instituciones sanitarias que han renunciado a otro monocultivo–, los test de anticuerpos y la app. Estos dos últimos cacharros mosquean. Es decir, los test pueden dar lugar a un carnet de anticuerpos –si los hubiere. Es decir, a restricciones de la libertad individual. Fascistoides. Y la app elegida, al parecer, es un coladero de la intimidad. Ya veremos. La UE, por cierto, estaba trabajando en una app chachi, en código abierto. El lunes, informaba El Salto, enviaron al equipo a paseo, y le dieron la franquicia a Google/Apple. Yupi. En Italia, como en Esp, se renuncia a la unidad geográfica determinada. Los pasos adelante, o hacia atrás, depende, se harán en micro-territorios. Incluso menores que un municipio, si es el caso. 

11- En Cat se aprovechará la fase para exhibir mayor preparación y meditación que el Estado. Algo sencillo, pues no tienes que tenerla, sino sólo exhibirla, comunicarla, propagandear.

12- Creo que mi yo de 10 años se va a pirar con su mamá, ese rumor de máquina de coser en tarde perlada, que nunca cosió. Me da envidia. Las mamás, incluso las que no saben coser, cosen cosas rotas, que tenemos por ahí dentro, creo recordar. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí